Inicio Internacional Rusia: El referéndum sobre la constitución tiene como objetivo mantener a Putin...

Rusia: El referéndum sobre la constitución tiene como objetivo mantener a Putin en el poder

94
0
Compartir

Alexander Dmitriev, CIT en Rusia.

[Imagen: El presidente Putin, dirigiéndose a la Asamblea Federal Rusa, enero de 2020 (Foto: Wikimedia commons)]

El 25 de junio comenzó la votación en el referéndum para decidir el futuro destino del presidente de Rusia, Vladimir Putin. La votación de una larga lista de enmiendas a la constitución durará casi una semana, terminando el 1 de julio, con la promesa de que el resultado se anunciará el mismo día.

Detrás de las bellas palabras sobre las enmiendas se encuentra la disposición de extender el reinado de Putin hasta 2036. En una reunión de la Duma Estatal, la primera cosmonauta femenina en la historia del mundo y diputada a tiempo parcial de la Duma Estatal, Valentina Tereshkova, propuso que el período transcurrido de Putin no se contabilizara cuando se adoptara la nueva Constitución. Sus términos de gobierno deberían ser calculados sólo desde el momento en que se adoptara.

Inmediatamente se produjo una reacción de enojo. La gente quería cambiar el nombre de las calles que se llamaban Tereshkova y empezó a decir que era la primera y última mujer cosmonauta soviética porque era incompetente durante el control de la nave espacial.

El pueblo de Rusia no sacará nada de votar por los cambios. Sólo los círculos gobernantes se beneficiarán. En primer lugar, las nuevas enmiendas a la Constitución esencialmente no cambian nada y tales iniciativas ya están aprobadas por la legislación rusa. En segundo lugar, este voto está siendo usado por los círculos gobernantes sólo para confirmar la relación entre los rusos y el gobierno actual y cualquier resultado no dañará a los círculos gobernantes, de ninguna manera.

Entre las enmiendas previstas está “La consolidación de los valores tradicionales”. Un clip de propaganda de la agencia de noticias estatal (FAN) sobre homosexuales sacando a un niño de un orfanato ganó mucha atención en Internet antes de que fuera borrado por YouTube. Trata de asustar a los rusos para que crean que si no votan por las enmiendas, los niños de los orfanatos estarán en “riesgo”, adoptados por parejas homosexuales. Las nuevas enmiendas establecen que la única familia es la unión de un hombre y una mujer.

También le da al ruso el estatus de “el idioma de una nación que forma un estado”. Las nuevas enmiendas darían prioridad al ruso y han enfurecido a algunas de las minorías nacionales dentro de las fronteras de Rusia, como los tártaros, los bashkires y los sajones. Sus tradiciones culturales están amenazadas y tienen problemas para estudiar en sus idiomas en la escuela, siendo sustituido por el ruso.

Para endulzar el proyecto, los cambios constitucionales incluyen “garantías sociales”. Hablan de establecer un salario mínimo, para todos, no inferior al nivel de un salario digno. También incluyen la indexación de las pensiones y los beneficios sociales.

Pero tales estipulaciones ya han sido consagradas en la ley. En 2017 se firmó un decreto que aumentaría el salario mínimo al nivel mínimo de subsistencia a partir de 2019. Las pensiones y las prestaciones sociales también están indexadas en el papel, aunque es difícil saber cómo funciona esto en la práctica. Las enmiendas a la Constitución sobre la indexación no cambiarán nada.

Las cuestiones de la preservación de los valores familiares y el idioma ruso no son aceptables. Pocos pueden decir con seguridad cuántas personas han sido encarceladas por propaganda sobre relaciones homosexuales y cuántas personas en Rusia no pueden hablar ruso.

¿Qué piensa la gente?

Demasiadas traiciones han sido experimentadas por los trabajadores rusos en los últimos dos años. Las autoridades obviamente entienden que sus medidas antisociales no pasarán fácilmente. Una de las razones para tener el voto es sondear la opinión del pueblo y, si es posible, legitimar la continuación del gobierno de Putin.

Incluso si la mayoría de los rusos votan en contra – y algunas encuestas indican que podría ser el caso – es difícil imaginar que habrá algún resultado positivo significativo. Después de la votación, los círculos gobernantes tratarán de adoptar su propio curso particular de todos modos.

Si hay una mayoría de votos a favor, se establecerá la legitimidad del gobierno actual y se mantendrá la situación actual del país.

Si hay una mayoría de votos en contra, los círculos gobernantes tomarán medidas especiales para demostrar que respetan esta “democracia” y los intereses del pueblo. Nuevos pseudo-cambios comenzarán, como un cambio de gobierno después del Año Nuevo. El gobierno hará concesiones temporales, y, después de 2024, el actual presidente será probablemente reemplazado por una nueva cara que es literalmente la “cara” que continúa el mismo carácter de gobierno de Putin.

Las encuestas varían mucho. SuperJob, un think tank independiente, cita un 42% en contra de las enmiendas y sólo un 18% que planea votar a favor. El más popular Levada Center cita cifras que muestran que el 44% de los rusos aprueban las enmiendas constitucionales, el 32% las desaprueba. El pro-gobierno VTsIOM cita cifras que muestran que el 61% está listo para apoyar las enmiendas y el 21% planea votar en contra.

Boicot

Varias organizaciones de la oposición de izquierda en Rusia, como en las últimas elecciones presidenciales, piden un boicot y dicen que no importa si este boicot es ‘activo’ o ‘pasivo’. La expresión “boicot activo” es contradictoria, ya que el boicot es una acción pasiva.

El boicot puede parecer a algunos activistas de izquierda como una posición en la que todos ganan, como en el caso del “boicot activo” de la elección de Putin en 2018. Abogaron por un boicot para demostrar su desafío a los gobernantes. Pero esto también puede jugar a favor de las autoridades. El número de votos “a favor” en relación con los votos “en contra” aumenta con el nivel de abstención.

Los partidarios del boicot argumentan que cuanto más baja es la participación, más ilegítima se vuelve la regla de Putin. Como prueba, señalan los diversos métodos utilizados por las autoridades para aumentar la participación.

El burocrático llamado Partido Comunista durante mucho tiempo no pudo decidir su posición sobre el referéndum constitucional. Al principio apoyaron las reformas sociales prometidas. Luego propusieron boicotear el referéndum y ahora llaman a votar en contra. Hicieron su propia propuesta para un referéndum sobre las enmiendas. A pesar de que sus enmiendas contienen muchas palabras sobre el apoyo social, algunas de sus enmiendas tienen una connotación nacionalista. En particular, y no muy diferente de las medidas de Putin, proponen dar al pueblo ruso el estatus de “pueblo formador de estado”, superior a otras nacionalidades dentro de la Federación Rusa.

Las elecciones cuestan mucho dinero. Se gastan grandes recursos de la élite política y de las empresas en las elecciones: la campaña preelectoral y los esfuerzos por mantener el nivel de confianza del pueblo en el gobierno. En cualquier caso, bajo nuestra llamada democracia – tanto genuina como imaginaria – las elecciones son sacrosantas. Si la gente no quiere votar, las autoridades sólo aumentan artificialmente la participación por diversos medios. Hay una constante represión, detenciones en las reuniones e intimidación.

La sociedad rusa se ve privada de oxígeno: los medios de expresión de la opinión en forma de protestas y la libertad de crítica en los medios de comunicación e Internet. Muchas personas decidirán que la única manera de expresar su insatisfacción es votar NO a las enmiendas de la Constitución.

Obviamente, la única salida al final es no jugar con las reglas de las autoridades. Sin embargo, en esta etapa, habría sido mejor unir los campos dispersos del “NO” y el “Boicot”. No unieron sus campos y actuaron como un frente unido. Es muy fácil para las autoridades poner un círculo alrededor de los nombres de los opositores y revolucionarios.

Algunos sondeos de opinión recientes muestran sólo un poco más del 40% a favor de Putin y sus propuestas. Por eso no quiso posponer más el referéndum. Putin también quería mantener los sondeos abiertos durante casi una semana para poder influir en la votación en curso.

El gobierno no cumplirá las demandas de los trabajadores, pero muchos trabajadores decidirán que pueden hacer oír sus sentimientos votando “No”! Es cierto que muchos trabajadores boicotearán como protesta, pero probablemente muchos más votarán No en esta situación para hacer una protesta activa.

Estamos en un punto muerto en Rusia, y la única manera de empezar a romperlo es protestar y organizar la movilización de los trabajadores. La situación puede cambiar. En 2011, al principio, no hubo grandes protestas, pero pasó un poco más de tiempo y todo el país empezó a hervir. La izquierda no estaba preparada para tal giro de los acontecimientos. Es hora de construir un verdadero partido de trabajadores que pueda luchar por una alternativa socialista al capitalismo oligárquico en Rusia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here