Inicio Internacional El estado de ánimo revolucionario en el Líbano después de la horrible...

El estado de ánimo revolucionario en el Líbano después de la horrible explosión

192
0
Compartir

[Imagen: Protesta en Beirut, 18 de octubre de 2019 (Foto: Shahen books/CC)]

por Judy Beishon.

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

La peor explosión de la historia del Líbano, el martes 4 de Agosto en el puerto de Beirut, causó una horrible devastación tanto de la vida como de la infraestructura. Más de 157 personas murieron, muchas están desaparecidas y alrededor de 5.000 heridas. Todo el puerto quedó completamente destruido y los cristales y balcones de los edificios de toda la ciudad volaron, en una explosión que se oyó hasta en Chipre y Damasco.

Las muertes y heridas de la explosión son sólo el comienzo del inmenso sufrimiento humano que resultará de ella. Se estima que el número de personas sin hogar ha llegado a ser de medio millón. El puerto era la principal ruta de importación de alimentos al país, por lo que se espera que haya más hambre, que ya estaba aumentando antes de este evento. También habrá riesgos para la salud debido a las sustancias químicas cancerígenas que se lanzaron al aire, y menos hospitales para tratar a los heridos y afectados, ya que los hospitales se encontraban entre los edificios destruidos.

Este terrible desastre se produce en un momento de profunda crisis económica en el Líbano, recientemente exacerbada por la pandemia del coronavirus. La reacción en las calles fue casi inmediatamente de gran enojo. Rápidamente quedó claro que la catástrofe no era un accidente inevitable – los hechos inicialmente conocidos apuntan a una negligencia criminal, en el mejor de los casos. Una gran cantidad de nitrato de amonio altamente explosivo había sido confiscado de un barco e increíblemente fue dejado en un almacén del puerto durante seis años. El jefe de la aduana libanesa, Badri Daher, afirma que envió seis cartas al poder judicial a lo largo de los años para pedir una decisión de revender, exportar o poner en uso el material explosivo.

Los bomberos que valientemente fueron a enfrentar las primeras llamas reportadas, murieron en la segunda explosión masiva que siguió. También ha sido la clase obrera la que ha estado en la primera línea de las operaciones de búsqueda y limpieza y la que ha organizado la ayuda a los sin techo. Algunos lo han hecho como parte de los servicios públicos debilitados por la austeridad, pero en la mayoría de los casos, se ha hecho de forma voluntaria.

Hay una enorme ira, amargura y un estado de ánimo revolucionario. Junto con el trabajo de rescate, se reanudaron inmediatamente las protestas contra la élite corrupta que se escondía visiblemente, temerosa de la gente.

“¿Qué estado? … ¿Dónde están?”, dijo Melissa Fadlallah a un periodista de la Agencia France-Presse mientras barría el vidrio. Llevamos nueve meses intentando arreglarlo, pero ahora lo haremos a nuestra manera”, añadió. Otro, Mohammad Suyur, que también estaba barriendo los escombros, expresó la indignación que la gente siente hacia los funcionarios del gobierno: “Todos están sentados en sus sillas y con aire acondicionado, mientras la gente se desgasta en la calle. Lo último que les importa en el mundo es este país y la gente que vive en él. No podemos soportar más esto. Esto es todo. Todo el sistema tiene que desaparecer”. Dijo que los activistas reanudarían el movimiento de protesta que comenzó el otoño pasado.

El movimiento irresistible de 2019

Se refería al amplio movimiento que estalló en septiembre de 2019, que llegó a involucrar a 1,3 millones de personas, el 20% de toda la población. Uno de los detonantes fue un nuevo impuesto sobre el uso de WhatsApp y otras plataformas de medios sociales de voz por Internet. Pero surgió una ira muy arraigada sobre muchos temas: la falta de servicios y empleos, la corrupción flagrante, la inflación del precio de los alimentos, el deterioro de la infraestructura… sería difícil pensar en un aspecto de la sociedad que no fuera causa de descontento. La falta de servicios incluía al servicio de bomberos, que no tenía el equipo necesario para apagar los devastadores incendios forestales que ardían en ese momento.

Masivas Protestas en el Líbano, Octubre del 2019

La enorme brecha entre ricos y pobres también fue un factor determinante: el 0,1% superior, alrededor de 3.000 personas, ganan aproximadamente la misma cantidad de ingresos nacionales que el 50% inferior, alrededor de 2 millones de personas. Todas estas cuestiones han llevado a los manifestantes a exigir el fin del actual “sistema político” y un cambio total.

No es sorprendente que el Líbano fuera uno de los primeros países en tener un resurgimiento de la lucha tras el estallido de Covid-19. Ya en abril de 2020 los manifestantes volvieron a las calles, después de un mes de contención, obligados por las condiciones de pobreza y hambre a las que se enfrentaban.

Los manifestantes se han unido por encima de las divisiones religiosas sectarias, un gran paso adelante en un país que una vez fue desgarrado por el derramamiento de sangre sectaria y cuyo sistema político se basa oficialmente en la política religiosa.

El periódico británico The Guardian cita a un general militar retirado, Khalil Hellou, diciendo: “La credibilidad de esta clase dirigente está acabada, terminada. Ni siquiera sus partidarios creen en ellos. No hay estrategia, no hay una misión clara y no hay visión” (06-08-2020).

El gobierno podría ser expulsado de nuevo, como lo fue el último, pero ¿qué lo reemplazará si el movimiento no se organiza para tomar el futuro en sus propias manos? Existe un vacío.

Los comités de acción de emergencia deben ser elegidos democráticamente de inmediato en todas las comunidades y lugares de trabajo, que pueden unirse para organizar acciones de apoyo y solidaridad, supervisar la ayuda, los alimentos y el refugio a todos los afectados y discutir el camino a seguir.

Además, el movimiento de masas ya ha ilustrado la necesidad de un partido político no sectario y de clase obrera que sea independiente de todos los organismos e intereses procapitalistas. Ese partido se necesita urgentemente. Tendría que debatir y elaborar un plan de acción para abordar la reconstrucción de vidas e infraestructuras tras la catástrofe, vinculado a un programa de reivindicaciones socialistas para transformar auténtica y completamente la sociedad. Una de las demandas cruciales tendría que ser la de una asamblea constituyente revolucionaria en la que los auténticos delegados de los trabajadores decidan sustituir todo el sistema político actual por un nuevo gobierno formado por delegados de los lugares de trabajo y las comunidades locales, responsables ante quienes los elijan y sujetos a revocación en cualquier momento por el voto de quienes los elijan.

El imperialismo francés

Los acontecimientos en esa dirección – hacia la clase obrera del Líbano que lidera el camino de la transformación de la sociedad – es lo que los capitalistas libaneses y sus amigos internacionales están decididos a tratar de impedir.

El Presidente francés Emmanuel Macron se apresuró a viajar a Beirut después de la explosión del puerto, para encontrarse rodeado de llamamientos a una revolución para derribar el régimen actual. Se sintió obligado a responder: “No puedo iniciar una revolución, depende del pueblo libanés. Apoyaré al pueblo pero no interferiré en la política libanesa”.

Macron en su reciente visita a Beirut

Sin embargo, con estas palabras, se posiciona para tratar de asegurar que un movimiento revolucionario se mantenga dentro de los límites seguros para el capitalismo, es decir, que no se mueva para derrocarlo. Lejos de no interferir, está a la vanguardia de los intentos de intervención de las potencias occidentales y puede añadirse que, sin duda, en su propio caso, quiere aprovechar la situación para desviar la atención de su difícil situación y sus problemas en Francia.

Su interferencia en nombre del capitalismo francés -un antiguo “amo” colonial del Líbano- es en parte mediante el uso de la ayuda como soborno e instrumento. Declaró: “La ayuda no irá a manos corruptas. Hablaré con todas las fuerzas políticas para pedirles un nuevo pacto”. Además, la interferencia más influyente ha sido a través de otros medios económicos. Como explicó The Times: “En los últimos meses Francia ha liderado el camino al proponer un paquete de apoyo económico a cambio de reformas estructurales para hacer frente a la crisis financiera del país” (07.08.2020). Las llamadas reformas estructurales son una referencia a los ataques al sector público y a los recortes en los subsidios a la gente común que son exigidos por el FMI como precio para un rescate.

No son sólo los representantes del imperialismo francés los que se apresuran a ser vistos reflejando el estado de ánimo popular en el Líbano y declarando que el “cambio” debe tener lugar, sino que la propia élite gobernante del Líbano está actuando de manera similar. Tras la explosión del puerto, Bahaa Hariri, hijo del ex primer ministro Rafic Hariri y hermano de Saad Hariri, el primer ministro expulsado por el movimiento de protesta en enero de 2020, dijo: “Esta relación simbiótica y en bancarrota entre los funcionarios y los señores de la guerra debe llegar a su fin. Y llegará a su fin. Necesitamos una investigación internacional que no esté bajo el control del gobierno”.

Los llamamientos a una investigación internacional, hechos aquí por un miembro rico de la dinastía Hariri, son cortinas de humo. Ciertamente, el pueblo libanés no confía en las instituciones propias del país en ningún caso, incluida la capacidad de realizar una verdadera investigación y justicia. Como señaló el periodista Robert Fisk en el periódico UK Independent (5.8.20): “Ningún asesinato político importante en el Líbano -de presidentes, primer ministro o ex primer ministro, de miembros del parlamento o de partidos políticos- se ha resuelto nunca, en su historia”.

Reconociendo esto, la ONG Human Rights Watch también ha pedido “expertos internacionales para llevar a cabo una investigación independiente”.

Sin embargo, los investigadores internacionales se limitarían a los parámetros establecidos por los intereses de los gobiernos capitalistas que los nombran, que a su vez patrocinan a una u otra parte en la lucha por el poder sectario en la cúspide de la sociedad libanesa. Además, en Beirut sólo tendrían acceso a la información que la autoridad y el gobierno local de ese lugar decidieran darles. Esto, con el trasfondo de que virtualmente todos los políticos libaneses actualmente en el poder son considerados como ladrones por la población.

Sólo una investigación de los representantes de las organizaciones de trabajadores, incluidos los sindicatos, podría llegar al fondo de lo que ha ocurrido, mediante la realización de una investigación dirigida democráticamente que tendría que ser independiente de todos los intereses capitalistas y del establishment.

Crisis económica

Los representantes de los trabajadores también deben examinar cómo la élite y las grandes empresas han saqueado la economía y dejado al Banco Central en la bancarrota. La grave situación económica se vio agravada por la crisis mundial de 2008-09 y la guerra en la vecina Siria, y ahora se ha visto aún más afectada por la pandemia del coronavirus.

En mayo, el Financial Times (Reino Unido) resumió la situación resultante como: “El 70% de los activos de un sistema bancario inflado se prestaron a un Estado insolvente y cleptocrático, que el mes pasado dejó de pagar su deuda externa” (4.5.20).

La moneda libanesa ha caído en picado a una velocidad dramática en los últimos meses, llevándose consigo los ahorros de la gente común. Oficialmente está fijada en 1.500 liras libanesas por un dólar estadounidense, pero en realidad se ha hundido hasta 10.000 por dólar.

Mientras tanto, los súper-ricos han movido miles de millones de dólares a relativos refugios en el extranjero.

Entre las medidas que un nuevo partido de trabajadores tendría que incluir en su programa se encuentran la nacionalización de los bancos y otras instituciones financieras, el repudio de las deudas externas y el control de los capitales en los grandes movimientos de dinero.

Hasta ahora, la élite gobernante sólo ha hecho concesiones muy limitadas al movimiento de protesta. Estas han incluido que los principales partidos políticos cambien sus representantes en el gobierno. Los salarios de los ministros se redujeron en un 50% y los de los jueces y funcionarios del gobierno se limitaron.

El sistema de reparto de poder sectario, introducido al final de la guerra civil de 1975-90, permanece intacto. Está disfrazado de “democracia”, pero la gente común lo considera como un conjunto de 18 “mini-dictaduras”. La cifra 18 es el número de sectas reconocidas oficialmente, entre cuyos elementos principales se comparte el poder. Muchas de ellas son dinastías familiares basadas en una rama particular de la religión y redes de patrocinio corruptas.

Repartiendo la “culpa

El primer ministro Hassan Diab y el presidente Michel Aoun, claramente deseosos de desviar la culpa de la explosión lejos del gobierno, han dicho que los culpables pagarán por ello. Sin embargo, parece que la causa principal del desastre fue principalmente la negligencia criminal de las autoridades – hasta el nivel más alto – lo que significó que el material explosivo quedó en el corazón de la ciudad.

Se ha especulado que el almacén fue inicialmente incendiado accidentalmente por una chispa de un soldador o tal vez por fuegos artificiales, lo que podría haber sido el caso. También se ha especulado sobre si el fuego inicial fue iniciado por terroristas, o posiblemente por agentes del Estado israelí. El Gobierno israelí negó rápidamente toda participación, pero no está fuera de la posibilidad de que pudiera haber estado tratando de impedir que el nitrato de amonio terminara en manos de Hezbolá, que es un agente central del Gobierno del Líbano y considerado un enemigo importante por el régimen israelí. Los medios de comunicación occidentales se apresuran a condenar cualquier posible implicación israelí como una noticia falsa, pero al comentar las recientes explosiones inexplicadas en Irán, han sido más abiertos. Por ejemplo, el Washington Post escribió el mes pasado: “La participación israelí en la explosión de Natanz no sería sorprendente”, ya que Natanz es un sitio nuclear iraní.

Cualquiera que sea la verdad detrás de la terrible explosión de Beirut, el sufrimiento en muchos aspectos diferentes que está soportando la abrumadora mayoría de la gente en el Líbano – el 99,9% – incluyendo a los refugiados palestinos de Israel-Palestina y más recientemente 1,5 millones de refugiados sirios, debe terminar a través de la unidad y la lucha de los trabajadores.

Robert Fisk escribió sobre el Líbano: “Así que aquí está una de las naciones más educadas de la región con el más talentoso y valiente -y generoso y bondadoso- de los pueblos, bendecida por las nieves y las montañas y las ruinas romanas y la mejor comida y el mayor intelecto y una historia de milenios. Y sin embargo no puede hacer funcionar su moneda, suministrar su energía eléctrica, curar a sus enfermos o proteger a su pueblo.”

Su primera frase es apta, y la segunda también, si se ajusta ligeramente para cambiar el tema de la misma. No es el “Líbano” el que no puede dirigir su país, sino su decadente, podrida y rapaz clase dirigente la que no puede hacerlo. Eliminarla es una tarea urgente del movimiento obrero, que inspiraría colosalmente a las masas oprimidas de todo el Oriente Medio y más allá, adelantando el día en que ellas también puedan cambiar y controlar las riendas del poder.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here