Inicio Análisis y Perspectivas El capitalismo global en su situación más peligrosa desde la década de...

El capitalismo global en su situación más peligrosa desde la década de 1930

686
0
Compartir

«En esta época, el capitalismo no es capaz de desempeñar ni siquiera un papel relativamente progresivo en el avance de las necesidades de la humanidad y, de hecho, del propio planeta»

Robin Clapp.

Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

Artículo publicado en The Socialist, semanario del Partido Socialista (CIT en Inglaterra y Gales)

 

Durante más de un año, la pandemia Covid-19 ha causado estragos en todo el mundo, provocando más de 2 millones de muertes y desatando enormes crisis económicas y sociales. El año 2021 ha marcado el comienzo de nuevas cuarentenas en el Reino Unido, Alemania y muchos otros países, mientras que de California a Tokio el virus aún no es controlado y su mutación sigue aumentando.

El Banco Mundial predice que el PIB (producción total) mundial se habrá reducido en un 5,2% durante 2020, un descenso dos veces más profundo que el de la «Gran Recesión» de 2007-09. Esto marca la mayor contracción económica mundial desde 1945.

Los países en desarrollo se enfrentan a un tsunami de deuda, ya que el Banco Mundial estima que los ingresos de los gobiernos africanos se han desplomado entre el 12% y el 16% desde marzo. Zambia se ha convertido en el primero de los varios países de ese continente que probablemente incumplirá su deuda.

El pasado mes de mayo, Unicef advirtió que, si el ingreso mundial per cápita disminuyera en un 20%, lo que parece probable; el número de personas extremadamente pobres en los países en desarrollo podría aumentar en 420 millones, acabando con una década de logros en la lucha contra la pobreza.

 

Si bien la crisis del Covid-19 está en camino de convertirse en la cuarta peor recesión mundial de las 14 que se han producido en los últimos 150 años, no obstante, sólo ha sido el catalizador para poner de manifiesto profundos desequilibrios estructurales latentes en el capitalismo.

Una nueva desaceleración económica sincronizada ya era muy probable el año pasado, poco más de una década después de que los adivinos del capitalismo trataran de asegurarnos que el crack financiero de 2007 y la recesión que le siguió fueron acontecimientos «únicos».

 

En esta época, el capitalismo no es capaz de desempeñar ni siquiera un papel relativamente progresivo en el avance de las necesidades de la humanidad y, de hecho, del propio planeta. Cada vez más esclerótico, no puede aprovechar plenamente las maravillas de la inteligencia artificial ni aplicar programas de acción multilaterales que puedan empezar a contrarrestar eficazmente el cambio climático.

Cuando se adoptan nuevas tecnologías, éstas no conducen inexorablemente a la creación de nuevos empleos, sino al desempleo, al subempleo crónico o a empleos de cero horas que pagan salarios mínimos o menos.

 

EE.UU. bajo el presidente electo Biden volverán a entrar en los Acuerdos sobre el Cambio Climático de París, pero poco resultará de esto. Los últimos dos años han mostrado los peligros de ignorar el aumento constante de los eventos climáticos extremos. Sin embargo, las naciones-estado capitalistas en competencia continuarán evadiendo la responsabilidad de lidiar con esta crisis.

Al depender en gran medida del «capital ficticio» especulativo, en su mayor parte alimentado por la deuda, el centro de gravedad de las economías occidentales, especialmente de los Estados Unidos y el Reino Unido, ha pasado de la producción real a lo que a menudo se asemeja a gigantescos esquemas financieros Ponzi (estafas de inversión fraudulentas).

El último año ha puesto de relieve una vez más que el capitalismo es una barrera para el progreso humano. La privatización de la prestación de servicios de salud y la codicia del mercado se han combinado para socavar las respuestas médicas eficaces a la pandemia.

La urgente tarea histórica de la clase obrera ahora es intensificar la construcción de nuevos partidos de masas y partidos revolucionarios de trabajadores y jóvenes, equipados con programas socialistas, y transformar los sindicatos en organizaciones combativas de lucha. Sólo el socialismo ofrece una salida a la espiral de crisis creada por el sistema de lucro.

Algunos de los estrategas serios del capitalismo tenían una idea de la precariedad subyacente de su sistema. Un sistema que descansa cada vez más en la deuda y que desde 2008 se ha visto respaldado por más de una década de tasas de interés ultra-bajas y billones de dólares de programas gubernamentales de flexibilización cuantitativa.

 

Desigualdad

Kristalina Georgieva, jefa del Fondo Monetario Internacional, advirtió en enero de 2020 que los niveles sin precedentes de desigualdad salarial y social y la inestabilidad del sector financiero estaban carcomiendo los elementos vitales del sistema.

Comparó la economía actual con los «rugientes años 20» que culminaron con el gran desplome del mercado de valores de 1929. Añadió que los nuevos problemas, como el cambio climático y el aumento de las tensiones comerciales, hacían que los próximos diez años se caracterizaran probablemente por el malestar social y la volatilidad del mercado financiero. Georgieva concluyó: «Si tuviera que identificar un tema al comienzo de la nueva década, sería una creciente incertidumbre».

Los desafíos abundan para el capitalismo en esta era. Las rivalidades geopolíticas y económicas con China significan que los EE.UU. ya no pueden asumir el papel de superpotencia unipolar.

La victoria de Biden en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos y cualquier programa de estímulo posterior que la administración revele no se convertirán en locomotoras para la recuperación mundial, como ocurrió después de 1945.

Esto refleja la posición relativamente débil de los Estados Unidos en un mundo en el que el surgimiento de China como superpotencia económica y política competidora ha comenzado a cambiar de manera decisiva el equilibrio de las relaciones internacionales. Al mismo tiempo, los Estados Unidos se ven obligados a seguir su enfoque de «América primero» para tratar de invertir el peligroso malestar económico y social en el que se han hundido.

Biden ha desbaratado la idea de un retorno integral al comercio libre de aranceles sin trabas. Mientras que sus comentarios están dirigidos a su electorado nacional, también contienen advertencias apenas disimuladas al régimen de China.

 

China y los Estados Unidos

Todos los sectores de la clase capitalista estadounidense están obsesionados con la amenaza que China representa para sus intereses económicos, estratégicos y geopolíticos. Para 2022, según las previsiones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la economía de EE.UU. será del mismo tamaño que en 2019, pero la de China será un 10% más grande.

Esto ha supuesto una gran presión sobre el modelo de globalización sin restricciones que tanto gustan a los gobiernos neoliberales de derechas, que desde 2009 ha empezado a tartamudear e incluso a invertirse parcialmente.

La pandemia marcará un punto de inflexión en la política y la geopolítica, así como en la economía. El mundo emergerá a partir de 2020 en una era de competencia de grandes potencias, aún más intensa.

Una encuesta realizada por el grupo de expertos del Instituto McKinsey en mayo del año pasado, encontró que el 93% de las empresas buscaban hacer más resistentes las cadenas de suministro. Estas empresas están preocupadas no sólo por las guerras comerciales y otras conmociones, sino también por su huella ambiental y las normas laborales. Estos son más fáciles de monitorear cerca de casa.

 

La aparición de gobiernos populistas de derecha inestables en la India, Turquía, Brasil y otros lugares son expresiones del nuevo período volátil que se está abriendo. Esto se caracteriza, sobre todo, en los Estados Unidos, donde el régimen capitalista de Trump ha pisoteado instituciones multilaterales como las Naciones Unidas, la Unión Europea, la OTAN e incluso la Organización Mundial de la Salud.

La administración de Biden se enfrentará los mayores retos que un presidente ha tenido que afrontar desde 1945.

 

Rescates

Abandonando la ortodoxia neoliberal, el gobierno de los EE.UU., como en otras partes, se ha visto obligado por la pandemia a rescatar a las empresas enfermas – «capitalismo zombi» – y las redes bancarias y financieras, con enormes paquetes de ayuda.

Estos rescates han sido diseñados poniendo los intereses de los trabajadores en la parte inferior de la lista de prioridades, y están impulsados principalmente por la necesidad urgente de estabilizar el sistema. Actualmente, la Reserva Federal y el Tesoro de los EE.UU. están respaldando el 11% de toda la deuda empresarial de los EE.UU.

Los bancos centrales comenzaron a asumir la tarea de crear dinero a través de la flexibilización cuantitativa, para comprar deuda soberana y de empresas, en 2008. En el último año, se ha recurrido a esto de nuevo con gran fuerza – ¡salvo que esta vez usando una calculadora que parece que nunca se queda sin ceros!

Casi una quinta parte de todos los dólares existentes han sido creados este año. Los balances de los bancos centrales de Estados Unidos, Gran Bretaña, Japón y la zona euro han aumentado más del 20% de sus PIB combinados desde que comenzó la crisis, principalmente para comprar deuda pública. Esto es políticamente necesario ahora para estabilizar el barco, pero mañana los capitalistas buscarán recuperar estos gastos vertiginosos a través de un fuerte giro hacia la austeridad.

 

Mientras que el confinamiento ha sido desastroso para algunos sectores, en particular la hotelería y las aerolíneas, la gente que se ha quedado en casa ha pasado más tiempo en línea, comprando, mirando y trabajando.

 

Acciones de alta tecnología

Estas han sido buenas noticias para los grandes gigantes de la tecnología de Silicon Valley como Apple, Amazon, Facebook, Google y Netflix, que han obtenido enormes beneficios en los últimos meses a medida que el mundo ha acelerado su movimiento online. El jefe de Amazon, Jeff Bezos, ha tenido una excelente pandemia, convirtiéndose en la primera persona en la historia en valer 200 mil millones de dólares.

En el otro extremo de la escala, los datos de la Universidad de Harvard revelan que en agosto había un 2% menos de puestos de trabajo en los EE.UU. que pagaban más de 60.000 dólares al año que en enero. Pero los trabajos que pagaban menos de 27.000 dólares eran un 16% más escasos.

La Reserva Federal espera que el desempleo no vuelva a su tasa pre-pandémica del 4% hasta 2023. Los analistas de Goldman Sachs creen que sólo lo hará en 2025, mientras que siguen siendo ingenuamente optimistas en cuanto a que el despliegue del programa de vacunación se realizará sin problemas, con el 40% de los estadounidenses recibiendo su vacuna en marzo.

La economía de los Estados Unidos se derrumbó con una tasa anual revisada del 31,4% entre abril y junio, su mayor contracción desde 1945. A pesar de una recuperación del 7,4% desde el cierre de la primavera, las cifras oficiales del PIB del tercer trimestre mostraron que el tamaño de la economía seguía estando casi un 4% por debajo de su peak anterior.

La recuperación económica de los Estados Unidos en el trimestre de verano se debió enteramente a la enérgica escala de los paquetes de estímulo acordados por el Congreso en la primavera, por un valor del 14% del PIB.

 

Biden ahora tiene la intención de implementar un «Plan de Acción de Emergencia» para salvar la economía. Utilizando la legislación de tiempos de guerra conocida como la Ley de Producción de Defensa, obligará a las empresas de EE.UU. a fabricar equipos de protección personal, suministros médicos, ventiladores y cualquier otra cosa que los EE.UU. necesite para hacer frente a la pandemia.

Aunque es probable que el Reino Unido entre en una doble recesión, los mercados de valores del mundo desarrollado parecen estar aumentando en una dirección opuesta. Entre principios de abril y finales de agosto, los mercados bursátiles mundiales subieron un 37%, impulsados por el aumento de las acciones de tecnología.

El director de inversiones de UBS Global dice que el repunte de Wall Street y la caída del dólar estadounidense «están siendo impulsados principalmente por las políticas del banco central de añadir una liquidez sin precedentes a los mercados a través de una renovada flexibilización cuantitativa y de tipos de interés ultra bajos».

La razón de este aparente rebote que desafía a la gravedad es simple: los mercados de valores están en gran medida desvinculados de la economía real, en particular en el Reino Unido, y ya no proporcionan principalmente capital para la inversión productiva.

Los tipos de interés para los ahorradores apenas están por encima de cero. En algunos países, los tipos de interés (rendimientos) de los bonos del Estado se han vuelto negativos, lo que significa que los inversores tienen que pagar al Estado por el privilegio de poner su dinero en un activo seguro.

Para los inversores que creen que las acciones están sobrevaloradas, hay oro o bitcoin – que se ha disparado a más de 25.000 libras esterlinas por unidad en el último período, ya que los especuladores buscan ganancias en papel, aunque con un riesgo muy alto.

Después de la caída de Wall Street en 1929 no hubo ninguna burbuja especulativa importante durante 50 años, pero desde 1990 ha habido una en promedio cada seis años. La economía mundial se asemeja a un polvorín gigante, susceptible a cualquier chispa pasajera.

El veterano financiero Jeremy Grantham, que predijo la caída en 2007, advierte: «El largo, largo mercado alcista desde 2009 ha madurado finalmente en una burbuja épica en toda regla. Con una sobrevaloración extrema, aumentos explosivos de los precios, emisiones frenéticas y un comportamiento inversor histéricamente especulativo, creo que este acontecimiento quedará registrado como una de las grandes burbujas de la historia financiera, junto con la Burbuja de los Mares del Sur [1720], 1929 y 2000».

Individualmente, cualquiera de estas cuestiones -una economía mundial que lucha con tasas de productividad históricamente bajas, mercados financieros divorciados de la realidad, tensiones geopolíticas, un retroceso del multilateralismo, crisis de deuda irresolubles, niveles de desigualdad cada vez mayores y un planeta recalentado- sería un desafío. Juntos representan la coyuntura más peligrosa desde el decenio de 1930.

Analizando las causas de la Gran Depresión, el socialista revolucionario ruso, León Trotsky, escribió en 1932: «La actual crisis económica es una expresión indudable del hecho de que el capitalismo mundial ha sobrevivido como sistema… aunque el funcionamiento automático de las leyes del mercado puede conducir a un ablandamiento de la crisis después de un año o dos, volverá de nuevo en un tiempo comparativamente corto con fuerza redoblada… las clases dominantes curarán la crisis con un nuevo diezmo económico de Europa y un fortalecimiento del proteccionismo y el militarismo».

Este análisis se aplica hoy en día con igual fuerza. El capitalismo sólo ofrece más pobreza, guerras, enfermedades y racismo, que son sus excrecencias naturales.

Sólo la clase obrera tiene la capacidad de librar al planeta de estas amenazas. Para ello, tenemos que construir poderosas fuerzas socialistas para transformar y crear un siglo XXI digno de ese nombre.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here