Inicio Análisis y Perspectivas Una oportunidad perdida: Un relato desde dentro sobre el liderazgo de Jeremy...

Una oportunidad perdida: Un relato desde dentro sobre el liderazgo de Jeremy Corbyn en el Partido Laborista

130
0
Compartir

13 de febrero de 2021

Peter Taaffe (publicado por primera vez en Socialism Today, número 245, febrero de 2021)

Imagen: El ex líder de la izquierda del Partido Laborista, Jeremy Corbyn (Foto: Garry Knight/Wikimedia Commons)

This Land – The Story of a Movement, de Owen Jones, es un importante relato sobre el ascenso y la caída de Jeremy Corbyn, su ejército de seguidores y su colosal efecto en el movimiento obrero. El hecho de que provenga de una persona “de dentro” del propio movimiento de Corbyn lo hace especialmente interesante. Proporciona información importante no sólo sobre cómo se desarrolló el movimiento de Corbyn, particularmente en la cima, sino también sobre cómo se desintegró posteriormente ante la implacable oposición de la derecha dentro del Partido Laborista.

A pesar de sus desacuerdos con el Partido Socialista, Owen Jones da la razón a nuestras críticas políticas sobre las ideas y los métodos de Corbyn y, en particular, sobre los que le rodean, entre los que se encuentra el propio Owen Jones. Describe con detalle gráfico los numerosos errores y torpezas políticas cometidas por Corbyn y sus asesores -como Owen Jones-. Esto significó que se perdieron muchas oportunidades para un crecimiento significativo y sostenido del movimiento de Corbyn, y particularmente para un avance decisivo en la creación de un nuevo partido de masas de la clase trabajadora.

El autor tenía la ventaja de ocupar una vía interna en el amplio y heterogéneo campo de Corbyn. Sus raíces históricas están en el movimiento obrero, incluyendo a sus padres Ruth Aylett y Rob Jones. Aunque reconoce en otra parte la influencia de la política de su padre, no menciona ni una sola vez en este libro que ellos, ambos marxistas y partidarios del Militant, desempeñaron un papel destacado en el Militant en Londres y Sheffield durante un período. Rob fue asistente/investigador en el sindicato de ingenieros, lo que le permitió ejercer una influencia positiva sobre Hugh Scanlon, el prominente y poderoso secretario general de izquierdas del sindicato, en una etapa crucial de la batalla contra los ataques del gobierno tory de Heath a los sindicatos en la década de 1970. Owen Jones, sin embargo, tomó un camino diferente al de sus padres, convirtiéndose en un individuo de izquierdas y autor.

Razones objetivas del corbynismo
El libro trata de explicar el desarrollo y el eventual estancamiento y desaparición del corbynismo. Sin embargo, aunque se revelan algunas informaciones muy útiles, el autor no saca conclusiones marxistas claras. Tampoco ofrece ningún consejo político eficaz para trazar el camino a seguir. Esto es un fracaso, dado que una nueva generación de jóvenes está pidiendo a gritos una perspectiva socialista y revolucionaria en una Gran Bretaña en crisis. El propio Jones destaca con hechos y cifras la enfermedad del capitalismo británico, paralizado por el doble efecto de la devastadora pandemia mundial y la crisis económica. Esto ha profundizado y prolongado el sufrimiento por el que han pasado la clase obrera y su base del movimiento obrero, probablemente el peor desde hace más de cien años.

Jones sitúa correctamente el ascenso del movimiento de Corbyn a través de una serie de cambios objetivos en la perspectiva política de la clase obrera y del movimiento obrero. Esto incluyó un importante sector de la juventud radicalizada, en gran medida pequeñoburguesa, combinado con una revuelta de los miembros del Partido Laborista, así como un importante sector de sindicalistas que luchan contra las ideas y los métodos de la derecha.

También está de acuerdo con el análisis del Partido Socialista -aunque nunca lo admitió públicamente- de que hubo un intento consciente de desbaratar cualquier movimiento de la clase obrera y de la izquierda radical mediante la inyección artificial de “guerras culturales” o “políticas de identidad”. En el caso de Gran Bretaña, esto se centró en las cuestiones de la Unión Europea (UE), y en particular en las ideas de los partidarios del “leave”, así como de muchos, quizás incluso la mayoría, del campo del “remain”. El propio Partido Socialista sufrió una escisión en sus filas a causa de la “política de la identidad”, originalmente una construcción política artificial de las universidades en los Estados Unidos, que caracterizamos como las fábricas ideológicas de los burgueses. Luchamos tenazmente en nuestras propias filas y en el movimiento obrero contra estas falsas ideas, porque representaban un intento de poner las ideas y el programa de la política de identidad en lugar de una clara alternativa de clase y socialista.

Errores sobre la Unión Europea
Jones escribe correctamente: “Una división constitucional sobre la relación de Gran Bretaña con la Unión Europea (UE) se convirtió en una guerra cultural en toda regla que resultó mortal para un proyecto político fundado en la idea de que la verdadera división que importaba era entre el pueblo y el establishment”. Nosotros expresaríamos esta idea en términos de clase más claros que Jones: que la verdadera división era entre la clase trabajadora y sus aliados, y el pequeño puñado que constituía la clase dominante y los propietarios de los medios de producción. En ningún momento Jones articula una clara oposición de clase a la UE. Tampoco Corbyn o sus partidarios llamaron claramente a una oposición obrera y socialista a la UE y al sistema capitalista que la apoyaba. La UE -como poder colectivo de las grandes empresas europeas- fue un instrumento brutal de opresión de clase desde su creación, tanto de la clase obrera como incluso de grandes sectores de la clase media. Sin embargo, los programas de la oposición, con la excepción de la izquierda marxista, nunca cuestionaron de forma clara o coherente el carácter capitalista de la UE. La élite de los capitalistas seguiría dominando la UE, tanto si Gran Bretaña salía como si se quedaba.

La alternativa real no era ni el “permanecer” ni la idea de la “retirada” sobre la base capitalista existente. La verdadera alternativa de clase que proponíamos era la adopción de una oposición de clase a todas las formas de capitalismo, y en su lugar la alternativa de unos Estados Unidos democráticos y socialistas de Europa. Cualquier otra solución “inteligente”, situada dentro de los confines del capitalismo, haría que el movimiento obrero se viera obligado en la práctica a cumplir las órdenes de los partidarios de la permanencia o la salida del capitalismo.

Por desgracia, Jones descarta sumariamente la idea de una salida socialista con argumentos endebles. Esto dio lugar a un completo embrollo, con diferentes y opuestas tendencias dentro del movimiento obrero cantando diferentes melodías a las diferentes alas del capitalismo. Esto condujo a una confusión total. Si se hubiera adoptado un programa de clase, se habría evitado que el movimiento obrero, y en particular el Partido Laborista, se viera empujado o asociado con el bando pro-capitalista del “leave” -incluyendo el desagradable grupo de fanáticos derechistas de Nigel Farage y el Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP)- o con los partidarios pro-capitalistas del “remain”, particularmente en el llamado “muro rojo” de las circunscripciones laboristas que se estaban inclinando hacia los tories debido a la indecisión de Corbyn sobre la UE.

¿Cuál era la mejor manera de defender a Corbyn?
El naufragio final del “proyecto Corbyn” fue provocado por una serie de factores, entre los que destaca lo que Jones describe como la “campaña de difamación -contra Corbyn- sin precedentes en la historia política británica. Las consecuencias fueron devastadoras… Pero el proyecto Corbyn también se disparó a sí mismo en el pie repetidamente”. Originalmente, señalamos que el movimiento de Corbyn representaba la posibilidad de que surgiera un nuevo partido de masas de la clase obrera. En efecto, era el comienzo de un nuevo partido de masas en proceso de formación. Que pudiera o no realizar su potencial dependía de si era capaz de reunir en su bandera a los mejores elementos de lucha, que buscaban un punto de referencia socialista para oponerse a un capitalismo enfermo y en decadencia incapaz de satisfacer las demandas básicas de la juventud y la clase obrera.

Buscamos estrechar lazos con el movimiento de Corbyn. Con este fin, los dirigentes del Partido Socialista se reunieron con Jon Lansman, el destacado líder de la organización Momentum, que apoya a Corbyn, poco después de la victoria electoral de Corbyn como líder original en 2015. Propusimos que Lansman y su organización estuvieran dispuestos a abrir las filas del movimiento de Corbyn y del Partido Laborista a todos aquellos sectores genuinos de la izquierda dispuestos a luchar por un verdadero partido socialista. Esto podría haber representado los primeros pasos hacia la creación de una fuerza masiva de izquierda en torno a Corbyn capaz de derrotar decisivamente a la derecha.

Esto fue rechazado por Lansman. Se opuso a que nos uniéramos a la nueva fuerza de Corbyn a menos que nosotros, el Partido Socialista, disolviéramos nuestro periódico y organización, y ocultáramos nuestro programa. Fue notable que ninguna otra organización de izquierda se enfrentara a un ultimátum similar. Lansman no sugirió, por supuesto, la liquidación de su propia organización, Momentum. Su enfoque inherentemente selectivo era antidemocrático y burocrático y demostraba su incapacidad para construir una nueva fuerza democrática viable en la izquierda. Propusimos que Corbyn diera los primeros pasos para crear los inicios de una nueva fuerza de masas invitando a todos los sectores genuinos y democráticos de la izquierda que estuvieran de acuerdo con las líneas generales de un programa socialista y de izquierda a unirse al laborismo. Los simpatizantes del Partido Socialista, con nuestro poderoso historial de enfrentarse y derrotar a los tories en movimientos de masas como el impuesto electoral y la batalla de Liverpool, habrían contribuido enormemente a la fuerza y eficacia de la izquierda.

También comparamos lo que estaba ocurriendo en el Partido Laborista en Gran Bretaña en torno a Corbyn con lo que le estaba ocurriendo a la socialdemocracia en toda Europa, y en cierta medida en todo el mundo. La devastadora crisis del capitalismo había servido para radicalizar la base de los nuevos partidos, con la aparición, en algunos casos, de una izquierda potencialmente poderosa políticamente. Tal fue la situación de Syriza en Grecia, Podemos en España y el Bloque de Izquierda en Portugal. Pero los errores y los cálculos políticos erróneos de las direcciones de la “izquierda” hicieron que se perdiera temporalmente la oportunidad de crear una base sólida para la izquierda y, en última instancia, de ganar estos partidos para un programa socialista y marxista completo.

¿Cómo podría haberse fortalecido el corbynismo?
Owen Jones da muchos ejemplos de las debilidades fundamentales del movimiento de Corbyn, empezando por el propio Jeremy, y su falta de claridad en el programa y la organización. El acceso de Corbyn al liderazgo del Partido Laborista estuvo determinado tanto por la situación general en Gran Bretaña y en todo el mundo, como por las nuevas reglas del Partido Laborista en las que uno podía registrarse como simpatizante y votar por “el precio de una pinta de cerveza”. La nueva generación de jóvenes aprovechó esta oportunidad con ambas manos, apartando a los blairistas de derechas y a sus aliados. El movimiento de Corbyn representaba inicialmente la aparición de un nuevo partido de masas, “en proceso de formación”. No había surgido como un partido alternativo de los trabajadores o de la izquierda totalmente formado, aunque sin duda representaba el potencial de un nuevo partido de masas de la clase obrera.

El Partido Socialista, junto con otras organizaciones de la izquierda, deseaba participar en este importante proyecto. Sin embargo, como se anticipó en la discusión anterior con Lansman, esto fue rechazado por los líderes en torno a Momentum, incluido Owen Jones. Otras organizaciones tuvieron que permanecer al margen. Esto indicaba un miedo morboso al debate y la discusión genuinos, y a la clarificación de ideas, que podrían rearmar políticamente las filas del movimiento obrero en un momento crucial. Nuestro modelo alternativo a la construcción burocrática de Lansman se encontraba irónicamente en el nacimiento del propio Partido Laborista, que se desarrolló originalmente como una federación de diferentes organizaciones políticas con un alto grado de tolerancia en la discusión y el debate de ideas y el camino a seguir para el movimiento obrero y la clase trabajadora.

Owen Jones también escribe que su “libro tiene como objetivo proporcionar una evaluación clara de los muchos fracasos y errores de la era Corbyn”, pero lamentablemente no ha proporcionado tal claridad. No ofrece ninguna explicación real de los fracasos, aparte de señalar el trágico vilipendio de Jeremy Corbyn, que fue utilizado para desacreditarlo por los portavoces del capitalismo tanto dentro como fuera del movimiento obrero.

La verdad es que el movimiento de Corbyn, casi accidental, que estalló en la escena política británica, logró movilizar a decenas de miles de jóvenes y trabajadores, y ofreció el potencial para la transformación completa de la relación de fuerzas dentro del movimiento obrero. Pero esto no se llevó a cabo. Se desaprovecharon las oportunidades. La derecha no se enfrentó eficazmente.

Los blairistas no se reconcilian
Jones da muchos ejemplos de las tácticas sucias de los blairistas de derechas, firmemente instalados en el Partido Laborista Parlamentario (PLP), para tratar de impedir el éxito de Corbyn, incluyendo su lenguaje groseramente insultante, y sus métodos viciosos. Diane Abbott, una estrecha partidaria de Corbyn, declaró que su objetivo no era sólo derrotar políticamente a Corbyn, sino “destruirlo como hombre”. A pesar de su modesto comportamiento, Jeremy representaba un poderoso símbolo que desafiaba los principios básicos del capitalismo y sus agentes dentro del movimiento obrero.

La aplastante derrota de la derecha en las contiendas por el liderazgo, tanto en 2015 como en 2016, debería haber sido utilizada para movilizar a una membresía masiva para derrotarlos políticamente a través de argumentos, y luego seguir adelante para consolidar y transformar el partido en una dirección socialista. Las filas del Partido Laborista clamaban por la introducción inmediata de la reelección obligatoria de todos los diputados laboristas, lo que, de haberse aprobado, sin duda habría consolidado políticamente el apoyo de Corbyn tanto dentro como fuera del Partido Laborista. También habría sido una oportunidad de oro para atraer a los sindicalistas de base en oposición a algunas direcciones sindicales de derechas vendidas, que estaban apoyando abiertamente a la derecha anti-Corbyn en el PLP y entre los afiliados.

Las capas de la izquierda combativa deberían haberse unido a la membresía de la izquierda del Partido Laborista para llevar a cabo cambios duraderos. Esto es lo que defendimos semana tras semana en las páginas de nuestro periódico semanal, The Socialist, y Socialism Today. Fuimos ignorados, mientras que la izquierda de Corbyn trató de ganar todo tipo de elementos dudosos entre el PLP, algunos de los cuales se hicieron pasar por “izquierda”, pero eran, en realidad, miembros no reconstruidos de la derecha laborista, o antiguos izquierdistas que se habían pasado a la derecha. Uno de estos individuos fue “Sir” Keir Starmer, el actual “líder” casi invisible del PLP. Es un escándalo que este individuo, que actúa como una herramienta de la clase dominante cada vez que habla en el parlamento, sea el abanderado “público” de los trabajadores. Sin embargo, aceptó el apelativo semifeudal de “Señor”.

Una cosa está absolutamente clara, ya ha demostrado que es incapaz de reflejar la indignación de clase de los trabajadores ante el terrible colapso económico y social en Gran Bretaña, e incapaz de tomar las medidas decisivas de la clase trabajadora que son necesarias para proporcionar una alternativa. Sin embargo, en su juventud fue un “trotskista”, de la pseudovariedad, hay que añadir. Más tarde se convirtió en el Director de la Fiscalía y persiguió, en nombre de la clase dominante británica, a los heroicos jóvenes que en 2010 ocuparon la sede de los Tories en protesta por el aumento de las tasas de matrícula. Ha continuado estos métodos en su persecución de Corbyn al prohibirle la entrada al PLP. Una criatura así debería ser automáticamente excluida de un puesto de liderazgo en el movimiento obrero.

Prácticamente cada página del libro de Owen Jones revela los podridos métodos de la derecha y la pseudoizquierda que odian a Corbyn. Al mismo tiempo, demuestra, una y otra vez, la determinación de los miembros ordinarios de la izquierda de unirse a la juventud para tratar de lograr un cambio decisivo en el carácter combativo del Partido Laborista.

Nunca debe olvidarse hasta dónde llegó la derecha para tratar de desacreditar a Corbyn y a todos los socialistas que apoyaron sus ideas y su programa. El increíble detalle dado por Jones de sus métodos es en sí mismo suficiente para desacreditar completamente a la derecha amargada, que buscó minuciosamente “pruebas” para la eliminación de Corbyn. Este era su objetivo desde el primer día en que Jeremy Corbyn fue elegido inesperadamente como líder laborista.

Lo que este libro demuestra de manera irrefutable es que la derecha nunca se reconciliará con un liderazgo de izquierda potencialmente eficaz, destinado a cambiar el laborismo en un partido capaz de atraer la participación y el apoyo masivos de la clase trabajadora. Todos los intentos de algunos líderes sindicales, incluso hoy, de encontrar un modus vivendi -un acuerdo- para “trabajar juntos” con Starmer, no llegarán a nada. Sin embargo, Corbyn dejó entrever lo que él y sus partidarios eran capaces de lograr a través de la muy exitosa campaña electoral general de 2017. Esta estuvo marcada por la audaz y radical exigencia de la cancelación de las tasas de matrícula, que recabó un enorme apoyo de los jóvenes, en particular de los estudiantes, y de aquellos que estaban a punto de ir a la universidad.

El gran éxito relativo de 2017 para los laboristas no hizo más que aumentar el odio y la oposición a Corbyn por parte de la derecha, especialmente del PLP. Por ejemplo, Alan Johnson, exlíder sindical convertido en diputado laborista y ministro del gabinete, como muestra Owen Jones, estaba claramente amargado y decidido, por las buenas o por las malas, a eliminar cualquier desafío real al control de la derecha sobre el movimiento sindical y laboral. Da un ejemplo de cómo después de que Corbyn fuera elegido líder, Johnson dejó claro hasta qué punto apoyaba a Blair y las políticas de la derecha laborista: “El desprecio de Johnson por la izquierda era visceral. En la votación parlamentaria que aprobó la acción militar en Siria en diciembre de 2015, el diputado laborista de izquierdas Clive Lewis no pudo conseguir un asiento en la cámara y se sentó en el escalón en el que estaba sentado Johnson. Lewis saludó a Johnson pero recibió un insulto en la boca. Lewis protestó que los miembros de Momentum no eran todos desagradables o de hecho ‘trots’ como Johnson había acusado”.

Los abusos, las mentiras, las distorsiones de la derecha frenética, eran los inevitables “gastos generales” del movimiento de Corbyn. Los bolcheviques también se habían enfrentado a calumnias sin precedentes por parte de sus oponentes terratenientes y capitalistas. Lo mismo ocurrió con el Militant en Liverpool. Se abusó de los concejales de Liverpool por desafiar a Thatcher y los brutales recortes que intentó infligir a la ciudad. Sin embargo, derrotamos a Thatcher en Liverpool, y una vez más después, sobre el odiado impuesto electoral. Estas batallas y victorias finales fueron producto de una revuelta de masas organizada y dirigida por el Militant, con un considerable sacrificio por parte de los trabajadores de a pie en Liverpool y a nivel nacional. Los concejales estaban dispuestos a llegar hasta el final para derrotar a la propia “dama de hierro”.

De forma bastante vergonzosa, Corbyn fue difamado y vilipendiado con las mentiras sobre el “antisemitismo” que dijeron la prensa y sus acólitos dentro del movimiento obrero, como Margaret Hodge y otros. Esta absurda acusación se esgrimió contra Corbyn y la izquierda como un dispositivo para dividir al laborismo. No había ni un ápice de verdad en estas acusaciones, pero eso no disuadió a los órganos capitalistas de las grandes empresas. Esto representa uno de los capítulos más vergonzosos de la historia reciente del movimiento obrero.

Ninguna injerencia capitalista en las organizaciones obreras
Un principio cardinal de la organización de la clase obrera es que nunca debemos permitir que la clase dominante o sus representantes determinen la política, el programa y las normas de comportamiento del movimiento obrero. Esto incluye a los sindicatos, las sociedades cooperativas, los partidos políticos, etc. Desde los inicios del Partido Laborista y de los sindicatos, los pioneros rechazaron implícitamente los intentos del Estado capitalista, de los gobiernos o de sus representantes de interferir y determinar el programa, la política o el funcionamiento del movimiento obrero.

Esencialmente, para la clase obrera sigue siendo una cuestión de “su moral y la nuestra”. Por eso nos oponemos a que el Estado capitalista interfiera en los sindicatos mediante feroces leyes antisindicales. En este caso no reconocemos el derecho de la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos (EHRC) a establecer las reglas de lo que es aceptable en lo que respecta al antisemitismo. Esta gente puede tener la opinión que quiera, pero nosotros mantenemos nuestro derecho a rechazar completamente la acusación de antisemitismo sobre la base de las pruebas más endebles o incluso inexistentes. Corbyn nunca fue antisemita, como han señalado incluso muchos comentaristas independientes.

El Partido Socialista y Socialism Today han refutado las mentiras y la desinformación perpetradas por la derecha del movimiento obrero y sus partidarios pro-capitalistas. Una carta publicada en la London Review of Books también refuta en detalle las viles acusaciones de antisemitismo lanzadas contra Jeremy Corbyn. La carta señalaba cómo la EHRC es “un organismo de aficionados designado políticamente que carece de equilibrio político y es conocido por los prejuicios declarados públicamente de varios de sus comisarios”. Owen Jones también sugiere erróneamente que el propio Karl Marx era culpable de un elemento de antisemitismo debido a una serie de referencias jocosas que hizo en privado y que nunca fueron destinadas a ser publicadas, y que él mismo hizo como alguien de origen judío.

El punto central que deseamos subrayar aquí es que este libro puede tener alguna información útil sobre los acontecimientos en torno al movimiento de Corbyn, pero no traza el camino a seguir para la generación actual o la siguiente para crear los cimientos de un nuevo partido de masas de la clase obrera según líneas socialistas y marxistas. Esa tarea sólo puede ser llevada a cabo por un movimiento obrero que esté armado con un programa y objetivos socialistas claros, y una membresía de base políticamente consciente capaz de organizar todos los medios para un cambio decisivo en la sociedad. La tarea consiste en aprender del movimiento de Corbyn -tanto sus puntos fuertes como sus puntos débiles- para poder rearmar políticamente al movimiento obrero y convertirlo en una poderosa fuerza de cambio.

Si el Partido Laborista continúa hacia la derecha se convertirá en un callejón sin salida político para los trabajadores y los jóvenes, y un número creciente de trabajadores buscará una alternativa. A los que dicen que hay que dar otra oportunidad a los laboristas, algunos jóvenes ya han respondido: “¿Por qué?

Este libro demuestra la determinación de la derecha laborista, atada de pies y manos al capitalismo, de utilizar todo su poder para derrotar cualquier movimiento que busque cambiar el laborismo en una dirección socialista. Desgraciadamente, también muestra cómo la izquierda de Corbyn también ha quedado en evidencia. Por lo tanto, reunamos a todas las organizaciones e individuos de la izquierda genuina para formular un programa democrático y socialista, y pongamos manos a la obra para reconstruir el poder político de la clase obrera británica a través de un nuevo partido de masas que vuelva a poner el socialismo firmemente en la agenda.

This Land – The Story of a Movement, de Owen Jones, publicado por Allen Lane, 2020, £20

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here