Inicio Formación Política “Fui, soy, seré” – 150º aniversario del nacimiento de Rosa Luxemburgo

“Fui, soy, seré” – 150º aniversario del nacimiento de Rosa Luxemburgo

546
1
Compartir

[“Rosa Luxemburgo” (Imagen: Cassowary Colorizations/ CC)]

Caspar Loettgers, Mainz (CIT en Alemania)

4 de marzo de 2021.

Este año se celebra el 150 aniversario del nacimiento de Rosa Luxemburgo (5 de marzo), una de las figuras políticas más famosas del siglo pasado. Para el movimiento obrero internacional, es reconocida como una socialista entregada, cuyo sacrificio y aportaciones teóricas al marxismo la convierten en una de las revolucionarias más destacadas de la historia. La proximidad de la fecha de su nacimiento con el Día Internacional de la Mujer (8 de marzo) significa que este año, más que nunca, la valiente vida de Rosa Luxemburgo y sus ideas revolucionarias serán de gran interés para muchos trabajadores y jóvenes.

La “Rosa Roja”, como se la conoció en el movimiento obrero, nació en 1871 en Zamość, en la Polonia gobernada por los rusos. Se convirtió en una activista política a una edad temprana, uniéndose al grupo del “Segundo Proletariado” cuando aún estaba en la escuela. Debido a estas actividades, Luxemburgo se vio obligada a huir a Suiza poco después de terminar sus estudios en 1888. En 1898 se trasladó a Alemania para trabajar en el SPD (Partido Socialdemócrata Alemán), que, a diferencia del SPD alemán de hoy, se estaba convirtiendo en un partido de masas de la clase obrera. En aquella época, los socialdemócratas tenían una clara orientación anticapitalista, invocando la doctrina marxista. Pero ya había indicios de que se estaba produciendo una ruptura entre el programa y la práctica del partido.

Algunos dirigentes del SPD empezaron a revisar la posición marxista de principio del partido. El SPD había salido de la ilegalidad -impuesta entre 1878 y 1890- por las represivas “leyes antisocialistas”, y estaba ganando rápidamente miembros y apoyo. Pero la presión sobre el partido para que “revisara” su legado marxista era cada vez mayor. Cada vez más, los principales miembros y representantes elegidos del SPD se alejaron de las ideas revolucionarias, argumentando que el capitalismo podía superarse gradualmente mediante reformas individuales.

Poco después de su llegada a Alemania, Rosa Luxemburg se sumó a la polémica, adoptando una postura decisiva contra el “revisionismo”. En su notable obra, “Reforma o revolución”, Luxemburg diseccionó los argumentos reformistas de Eduard Bernstein y defendió el programa y los métodos del marxismo.

Rosa Luxemburg hablando en un acto político

 

¿Reforma o Revolución?

Muchas figuras destacadas del SPD temían que tanto la legalidad obtenida por el partido como su rápido crecimiento pudieran estar en peligro. Este temor y el crecimiento de un aparato cada vez más burocrático fueron algunos de los factores que los llevaron a evitar cada vez más una clara confrontación con el sistema. Argumentaban que sería posible superar el capitalismo gradualmente, en contraposición al camino revolucionario trazado por Marx y Engels. Rosa Luxemburgo escribió: “Los que… favorecen el método de la reforma legislativa en lugar de, y en contradicción con, la conquista del poder político y la revolución social, no eligen realmente un camino más tranquilo, más sosegado y más lento hacia el mismo objetivo, sino un objetivo diferente. En lugar de lograr un nuevo orden social, la meta pasa a ser simplemente el cambio cuantitativo del viejo orden”.

Mientras el SPD seguía llamándose formalmente un partido revolucionario, las tendencias reformistas que acomodaban al partido con el capitalismo crecían, tanto en el partido, como en el sindicato que dirigía. Este proceso revisionista quedó plenamente expuesto con la capitulación final de la fracción parlamentaria del SPD cuando votó a favor de los “créditos de guerra” necesarios para financiar el papel del imperialismo alemán durante la Primera Guerra Mundial. En diciembre de 1914, Karl Liebknecht fue el primer representante en el Reichstag (parlamento) que votó en contra de los créditos de guerra.

Desgraciadamente, hoy en día en Alemania siguen prevaleciendo las ideas reformistas. Por ejemplo, el DIE LINKE (Partido de la Izquierda), que todavía es considerado por algunos como una alternativa de izquierda en el parlamento alemán (Bundestag), está diluyendo cada vez más su programa y abandonando posiciones anticapitalistas inequívocas para parecer más “corriente” y “creíble”. Su principal motivo es ser visto como un socio de coalición fiable para el SPD y los Verdes, ahora totalmente procapitalistas. Este planteamiento sigue siendo muy cuestionado en el seno de DIE LINKE y en su organización juvenil por aquellos que integran la Organización Socialista Solidaridad (CIT en Alemania), que siguen hasta hoy los pasos de la Rosa Roja.

Gobierno

La primera vez que el movimiento obrero abordó seriamente la cuestión de la participación en el gobierno fue en 1899, en Francia, cuando el “socialista” Alexandre Millerand fue nombrado ministro del gobierno pro-capitalista de Waldeck-Rousseau. En una serie de artículos sobre “La crisis socialista en Francia”, Luxemburg expuso su rigurosa oposición a la idea de que la participación en el gobierno no era diferente de la participación en el parlamento. Argumentó: “De hecho, no hay ninguna analogía, sino una completa contradicción: los socialistas entran en el parlamento para luchar contra el dominio de la clase burguesa, al entrar en el gobierno burgués asumen la responsabilidad de las acciones de este dominio de clase”.

Del mismo modo, muchos elementos reformistas dentro de DIE LINKE argumentan hoy en día que el progreso para la clase obrera puede lograrse a través de la participación en el gobierno burgués, mientras que, al mismo tiempo, apoyan los movimientos sociales en contra de tales gobiernos. Pero la lucha por las reformas sociales no es lo mismo que asumir la responsabilidad de las políticas del gobierno capitalista.

Especialmente ahora, en la crisis más profunda del capitalismo desde los años 30, estar en el gobierno significa asumir la responsabilidad de las medidas diseñadas para rescatar el capitalismo. Si  DIE LINKE participara en el gobierno nacional con el SPD y/o los Verdes, es probable que muchos lo vieran inicialmente como una oportunidad para aplicar políticas mejores y más izquierdistas. Pero las expectativas pronto se verían frustradas. Inevitablemente, un gobierno así introduciría medidas contra los intereses de la clase trabajadora. En el mejor de los casos, este cumplimiento podría atribuirse inicialmente a la incompetencia, pero si no hubiera ningún cambio en la política con el tiempo, la mayoría de los trabajadores llegaría a la conclusión de que DIE LINKE es un partido del establishment como todos los demás, que abandona los principios políticos y aplica medidas contra la clase trabajadora para mantenerse en los cargos políticos.

Debido a las políticas apoyadas por DIE LINKE, donde participa localmente en gobiernos de coalición federal-estatal, como en Turingia, la mayoría de la gente ya no lo considera una alternativa a los partidos capitalistas tradicionales.

DIE LINKE tiene una fundación afiliada que lleva el nombre de Rosa Luxemburgo. Si fuera más allá y se tomara en serio sus ideas, DIE LINKE supondría una oposición decidida a todos los partidos capitalistas del Bundestag. Apoyaría los movimientos de protesta y las luchas obreras, y propondría un programa de reivindicaciones socialistas.

Los avances logrados a través de la lucha de masas en los últimos años serán atacados una vez que la clase dominante se reagrupe y contraataque. Ya es evidente que se están socavando importantes conquistas, como la jornada laboral máxima y los periodos mínimos de descanso en la sanidad, por ejemplo. Por lo tanto, la dirección del DIE LINKE debería explicar que el progreso a largo plazo sólo es posible si se acaba con el capitalismo. Esta es una campaña que puede ser llevada a cabo por un partido socialista en la oposición, pero no por un partido encadenado a acuerdos de coalición diseñados para gestionar y mantener el sistema capitalista.

Rosa Luxemburgo no se hacía ilusiones al respecto: “El papel de la socialdemocracia, en la sociedad burguesa, es esencialmente el de un partido de oposición. Sólo puede entrar en el gobierno sobre las ruinas de la sociedad burguesa”.

 

La huelga de masas

La revolución rusa de 1905 tuvo un profundo efecto en las discusiones del movimiento obrero internacional de la época. Aunque fue aplastada, este acontecimiento reforzó el ala revolucionaria. Hubo amplios debates sobre las lecciones de 1905, por ejemplo, el papel de la huelga de masas.

En el periodo previo a la revolución de 1905, las huelgas masivas ya habían sacudido el Imperio Ruso: las huelgas individuales se extendieron rápidamente como un incendio. Rosa Luxemburgo reconoció que la acción política de una huelga de masas es una de las herramientas más importantes de la clase obrera en su lucha por la liberación.

La derecha del SPD y los dirigentes sindicales de la época rechazaron esta posición, argumentando que las huelgas de masas sólo son posibles cuando toda la clase obrera está organizada y las arcas de los sindicatos están llenas hasta los topes. En este día santificado, la clase obrera podría entonces vencer al capitalismo con una poderosa huelga general. Pero el advenimiento de ese “día decisivo” es una ilusión absoluta y no es más que un soplo para someter a las bases.

La lucha por el cambio real significa participar en las luchas que surgen y dirigirlas mostrando una salida a la crisis. Pero al hacerlo, los socialistas deben partir siempre del nivel de conciencia actual y ofrecer ideas sobre cómo dar los siguientes pasos necesarios en la lucha. Rosa Luxemburgo explicó: “La expresión de la voluntad de las masas en la lucha política no puede mantenerse artificialmente en el mismo nivel o en la misma forma durante un período prolongado. La lucha debe intensificarse, acelerarse y adoptar formas nuevas y más eficaces. Una vez encendida, la acción de masas debe avanzar. Si el partido que dirige la lucha no muestra la determinación necesaria en un momento dado o no arma a las masas con las consignas necesarias, entonces inevitablemente se producirá cierta desilusión, se disipará el ímpetu y el movimiento se derrumbará”.

La situación actual no es diferente. Los dirigentes sindicales se niegan a coordinar las luchas para intensificar la acción y fomentar el cuestionamiento y la comprensión de las relaciones capitalistas existentes. En su lugar, siguen atrapados en la idea de la colaboración social y la cogestión, lo que, en las condiciones de la crisis actual, significa que no se pueden defender ni los puestos de trabajo y los salarios ni las condiciones laborales, sino que se están abandonando pieza por pieza. Lamentablemente, DIE LINKE tampoco cumple con la tarea de ofrecer a los sindicatos una alternativa de lucha.

 

Organización revolucionaria

A pesar de lo excepcional que era, Rosa Luxemburg era, como cualquier líder marxista, falible. Podemos aprender de los errores que cometió en su valiente vida de lucha política. Su mayor error fue no reconocer lo suficientemente pronto la necesidad de construir una oposición socialista revolucionaria organizada contra las crecientes corrientes reformistas en el SPD y el movimiento obrero. Sin embargo, se encontró con un fenómeno totalmente nuevo. La aprobación de los préstamos de guerra por parte de la fracción del SPD escandalizó tanto a Lenin que al principio pensó que se trataba de una noticia inventada.

No fue hasta 1914 que Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht fundaron el “Grupo Internacional” (conocido a partir de 1916 como “Grupo Espartaco”) para reunir a la oposición socialista en el SPD y el movimiento obrero. No fue hasta la Nochevieja de 1918, y por tanto semanas después de la Revolución de Noviembre en Alemania, cuando se celebró el congreso fundacional del Partido Comunista Alemán (KPD). En consecuencia, la dirección del joven KPD no tenía la experiencia necesaria para sacar las conclusiones correctas en ese tormentoso periodo.

En enero de 1919, después de que el entonces gobierno del SPD provocara un intento prematuro de insurrección por parte de los trabajadores de Berlín, Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht fueron detenidos y asesinados por miembros de los Freikorps (fuerzas paramilitares irregulares de derecha respaldadas por el Estado) con el conocimiento de la dirección derechista del SPD de Ebert y Noske. Fue un golpe terrible para el KPD y para todo el movimiento obrero, que perdió a dos de sus líderes más capaces.

La creación de un partido revolucionario, los bolcheviques, y su capacidad para ganar el apoyo de las masas, fueron cruciales para el éxito de la Revolución Rusa de octubre de 1917. La posterior degeneración burocrática de la Unión Soviética se debió principalmente al fracaso de la revolución socialista en Alemania y en todo el mundo.

A menudo se presenta a Luxemburgo como una opositora a la Revolución de Octubre porque criticó algunas de las ideas teóricas de los bolcheviques, en particular, sobre la cuestión de la autodeterminación nacional. Sin embargo, Rosa defendió enérgicamente la revolución en Rusia y luchó por extender la revolución en Alemania. Escribió al final de sus notas críticas con algunos aspectos de la política bolchevique “Todo lo que un partido puede reunir, en una hora histórica, en términos de coraje, resolución, visión revolucionaria y coherencia, fue entregado en toda su extensión por Lenin, Trotsky y sus camaradas. El honor revolucionario y el compromiso con la acción que faltaban por completo en la socialdemocracia de Occidente se encontraban en los bolcheviques. En realidad, su insurrección de octubre no sólo salvó la revolución rusa, sino también la integridad del socialismo internacional”.

Rosa Luxemburgo es, sin duda, una de las más grandes revolucionarias socialistas que ha visto el mundo. Hoy debemos defender su legado y luchar por un mundo socialista.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here