Inicio Análisis y Perspectivas Protestas en Cuba – ¿Qué representan?

Protestas en Cuba – ¿Qué representan?

568
1
Compartir

[Imagen: Protestas en La Habana, Cuba]

El 11 de julio, Cuba fue sacudida por las protestas más grandes que se han producido desde las protestas del “Maleconazo” que estallaron en 1994. Las protestas de 1994 siguieron al colapso de la ex URSS y al corte abrupto de la ayuda a Cuba. El resultado fue una asombrosa caída del 30% en el PIB cubano y la introducción de lo que Fidel Castro denominó en ese momento el “período especial”.

 

Tony Saunois

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

 

Las protestas de julio de 2021 sin duda han sido pregonadas por el imperialismo, pero pueden representar un cambio decisivo en la situación en Cuba. Es posible que hayan escandalizado a algunos de la izquierda que miraron a Cuba como una alternativa al capitalismo y se opusieron al poder del imperialismo estadounidense. Muchos han mirado los impresionantes avances logrados en Cuba después de la revolución de 1959/60 en salud, educación, alfabetización y otras áreas. El CIT ha defendido constantemente las conquistas realizadas por la revolución. Al mismo tiempo, hemos criticado los métodos burocráticos de gobierno de arriba hacia abajo y la ausencia de una auténtica democracia obrera y de un control y una gestión democrática de obreros de la economía nacionalizada. Desafortunadamente, la mayoría de los logros de la revolución se han erosionado durante los últimos treinta años. Por lo tanto, es necesario que los socialistas evalúen con precisión lo que se está desarrollando en Cuba y extraigan lecciones cruciales de ello.


Las protestas del 11 de julio se producen a raíz de una nueva y dramática crisis económica que se ha acelerado y agravado por la pandemia y el embargo impuesto por el imperialismo estadounidense. En 2020, la economía se contrajo al menos un 11%. La pandemia de COVID-19 devastó la economía, que dependía cada vez más del turismo. La pobreza aumentó drásticamente, y el hambre asomó la cabeza por primera vez desde la revolución de 1959/60.

La crisis se ve agravada en gran medida por el vengativo embargo impuesto por el imperialismo estadounidense en 1960, que fue intensificado por Trump y ahora continúa bajo Biden. Esto se vio agravado por el colapso del turismo debido a las consecuencias de la pandemia. El CIT y todos los socialistas desde el principio han luchado contra el embargo y exigen que se levante. Se han producido cortes de energía, escasez de alimentos y una disminución drástica del nivel de vida. Sin embargo, la crisis también se ha visto agravada por la mala gestión burocrática de la economía, la falta de un control y una gestión genuinamente democráticos de los trabajadores y las políticas equivocadas adoptadas históricamente por el régimen.

No se sabe con certeza cómo se desarrollará la situación en los próximos meses. Sin embargo, el régimen cubano dirigido ahora por el presidente y primer secretario Miguel Díaz-Canel enfrenta su mayor amenaza desde la revolución.


El régimen enfrenta esta crisis cuando, por primera vez, no hay un Castro en la dirección oficial. Los Castro, especialmente Fidel, y otros líderes de la revolución, tenían una autoridad inmensa debido a la revolución, de la que carece la dirección actual. La reacción inicial del régimen fue denunciar a los manifestantes como “criminales”, “delincuentes” y “contrarrevolucionarios”. Esto se modificó posteriormente para reconocer que existen quejas reales. Significativamente, se informó que Raúl Castro había sido incluido en una reunión gubernamental para discutir la situación.

 Las preguntas cruciales que se plantean ahora son qué se esconde detrás de las protestas actuales: ¿sus participantes son simplemente contrarrevolucionarios reaccionarios que trabajan junto con los exiliados cubanos de Miami y el imperialismo estadounidense? ¿Cuál es el futuro del régimen cubano y qué actitud deben adoptar los socialistas ante estos desarrollos? Estas preguntas han provocado debates y discusiones en la izquierda socialista a nivel internacional. Algunos simplemente han descartado las protestas como contrarrevolucionarias y prestaron un apoyo acrítico o virtualmente acrítico al régimen.


La amenaza de la contrarrevolución

 La amenaza de una contrarrevolución capitalista plena es ahora sin duda una seria amenaza. Si ocurriera, sería un golpe para la clase trabajadora internacional. Las clases capitalistas a nivel internacional lo utilizarían para intensificar su ofensiva ideológica contra la idea del socialismo. Sin embargo, surge la pregunta de por qué se plantea esta amenaza. La respuesta a esto radica en los métodos burocráticos, las políticas equivocadas y las oportunidades perdidas por parte del régimen. Esto ha dejado a Cuba aislada, pero disfrutando de la simpatía y el apoyo de muchos trabajadores y jóvenes de todo el mundo, que continúan viéndolo como un desafío al capitalismo, especialmente al imperialismo estadounidense.

 La revolución de 1959/60 contó con el apoyo entre la masa de la población cubana. Barrió con la odiada dictadura de Batista, que era una marioneta del imperialismo estadounidense. Antes de la revolución, Cuba se había convertido en un patio de recreo para los ricos y poderosos de Estados Unidos, en particular con sus playas, casinos y burdeles. Millones saludaron la victoria de las fuerzas guerrilleras de Castro cuando marcharon hacia La Habana, siendo recibidos por una huelga general. La idea original de Castro no era romper con el capitalismo sino establecer un “capitalismo progresista” “moderno”. El Che Guevara defendió la idea del socialismo desde el principio, aunque no tenía una comprensión elaborada de cómo se lograría y qué clase lo lideraría.

 Sin embargo, el imperialismo estadounidense no toleraría al régimen de Castro cuando implementó reformas a las que se opusieron y lo golpeó una y otra vez. El nuevo régimen respondió tomando medidas cada vez más radicales. En una serie de medidas de ojo por ojo, se nacionalizó la economía y se extinguió el capitalismo, y Cuba se declaró “socialista”. Esto despertó un entusiasmo masivo, especialmente en el mundo neocolonial. Sin embargo, el nuevo régimen en Cuba fue atraído cada vez más al campo de la burocracia estalinista que gobernaba la entonces URSS, que aprobó un acuerdo comercial favorable con La Habana. A través de esto, el régimen de Castro introdujo reformas masivas. A pesar de la ausencia de un control y una gestión genuinamente democráticos de los trabajadores, el régimen era inmensamente popular.


Pero, desde el principio, no gobernó sobre la base de un sistema genuino de democracia obrera con control y gestión democráticos de los trabajadores. Las organizaciones de masas que se construyeron, especialmente los Comités de Defensa de la Revolución, los CDR, aunque inicialmente gozaron de un alto nivel de participación de los trabajadores y por un tiempo gozaron de autoridad, fueron en efecto correas de transmisión del gobierno más que organizaciones democráticas independientes del poder de los trabajadores.

Esto condujo a zig zig económicos y graves errores. Se tomaron medidas represivas contra quienes lo criticaron, incluso desde la izquierda. Sin embargo, durante un largo período de tiempo, el régimen continuó disfrutando de un apoyo social masivo. Esto se reflejó en la capacidad del régimen para aferrarse al poder incluso después del colapso de la URSS hace treinta años y sus devastadores efectos sobre la economía cubana.

Dado el catastrófico colapso económico que ha tenido lugar, lo sorprendente es que las grandes protestas no hayan estallado antes. En 1994, Fidel Castro, al reunirse con los manifestantes del “Maleconazo”, pudo usar su autoridad para estabilizar la situación, y prometió algunas reformas. Hoy el régimen enfrenta una situación diferente y carece de la autoridad de Castro u otros líderes. Los métodos burocráticos represivos y sofocantes han alienado cada vez más a los jóvenes que, a diferencia de sus mayores, no han experimentado los logros de la revolución. Solo han soportado décadas de tropezar de una crisis a otra. Para un régimen socialista supuestamente revolucionario perder el apoyo de la juventud es una característica peligrosa y negativa. Además de la crisis económica, también hay sed de apertura y expresión democráticas. Esto se reflejó en las protestas de artistas y músicos antes de los hechos del 11 de julio. La demanda de más derechos y expresión democráticos también es un factor poderoso que socava el régimen.


El imperialismo occidental está tratando de ganarse el apoyo de la juventud cubana. George Bush ha instado al uso de tecnología que permita a la juventud cubana acceder a internet. Frente a la crisis económica y el estancamiento previo a la pandemia, y la pérdida de petróleo barato que consiguió cuando Chávez encabezó el régimen venezolano, el gobierno cubano ya había dado algunos pasos adicionales para introducir medidas pro-capitalistas y permitir la propiedad privada en sectores de la economía del país. Los sectores de la economía a los que se les permitió estar en manos privadas aumentaron de 127 a 2000.

Es cuestionable hasta qué punto esto se ha desarrollado y el Estado probablemente retiene el control de los sectores decisivos de la economía. Sin embargo, estas medidas, junto con la introducción de la doble moneda, el peso y el peso convertible cubano (CUC), hace casi treinta años, han aumentado enormemente la desigualdad, ya que los del sector turístico y otros utilizan el dólar. Ahora el gobierno eliminó el CUC y abrió tiendas que aceptan dólares con tarjeta bancaria. Esta dolarización parcial de la economía se está utilizando como un paso más pro capitalista. Aparte de la terrible situación económica, otro factor que ha alimentado las recientes protestas, es el empeoramiento de la situación sanitaria durante la pandemia. Inicialmente, el régimen manejó la situación relativamente bien y logró movilizar al reconocido sistema de salud cubano y su ejército de médicos y profesionales de la salud capacitados. Sin embargo, desesperado por obtener ingresos del turismo, el gobierno en noviembre del año pasado se abrió y permitió la entrada de turistas extranjeros desde los EE. UU., trayendo consigo la variante Delta del virus. Como resultado, las infecciones se han disparado. Esto es en el contexto de que solo alrededor del 15% de la población ha sido completamente vacunada con dos dosis.

Las protestas que estallaron el 11 de julio parecían haber incluido un elemento de contrarrevolucionarios de derecha, con algunos vínculos con exiliados cubanos en Miami. Se inició una intensa campaña en redes sociales bajo el lema #SOSCuba. Estas fuerzas han adoptado el lema “Patria y vida” – Patria y vida – una versión distorsionada del lema de Castro, “Patria o muerte”.

Estos elementos sin duda estuvieron presentes en las protestas. Al mismo tiempo, otros salieron a las calles frustrados, exigiendo vacunas, fin de los cortes de energía, fin de la escasez y fin de la dictadura y más democracia. Al mismo tiempo, no reportado en la mayoría de la prensa capitalista occidental, algunos partidarios del gobierno vienen a defender las oficinas del Partido Comunista, en algunas áreas, reflejando que el régimen conserva una capa de apoyo.


Lecciones del colapso de los estados estalinistas

Es probable que en todas las manifestaciones haya una conciencia política confusa y mixta. Muchos que protestan por la crisis económica y exigen más democracia no exigirán un retorno al capitalismo. Sin embargo, sin un programa alternativo socialista revolucionario organizado para combatir el imperialismo y, al mismo tiempo, establecer un sistema genuino de democracia obrera, un movimiento puede transformarse en restauración capitalista, de una forma u otra. Un proceso similar tuvo lugar en la RDA (la antigua Alemania del Este) y otros estados estalinistas de Europa del Este y la URSS. El proceso de restauración capitalista en estos países no comenzó con manifestaciones exigiendo un retorno al capitalismo. Las protestas fueron por los derechos democráticos y el fin de la escasez y el estancamiento económico y el declive.

 La ausencia de organizaciones de la clase trabajadora con un programa para eliminar la burocracia y reemplazarla con gobiernos obreros basados ​​en el control y la gestión democráticos de la economía planificada por parte de los trabajadores, y la atracción de niveles de vida más altos en Europa occidental, resultó en los movimientos que se transformaron en el proceso de restauración capitalista, que abrazaron franjas de la antigua burocracia.

Un proceso similar puede desarrollarse ahora en Cuba, especialmente con Biden en la Casa Blanca en lugar de Trump. Se podría atraer una capa a la idea de eliminar el régimen, abrir la economía y poner fin al embargo, como un medio para poner fin a la devastadora crisis que existe. Sin embargo, tal proceso no resultaría en que las masas cubanas elevaran su nivel de vida. Estarían sumidos en la indigencia frente a las masas en el resto de América Latina. Una complicación en el proceso de restauración capitalista es la perspectiva de que ex terratenientes y cubanos capitalistas en Miami regresen a Cuba para reclamar lo que ellos o sus familias perdieron durante la revolución. Los cubanos más reaccionarios de Florida, los llamados ‘gusanos’, exigen una intervención militar. Los alcaldes de Miami y del condado de Miami-Dade han invocado la “doctrina Monroe”, pidiendo a Biden que intervenga militarmente. Aunque es muy poco probable que Biden esté de acuerdo con sus demandas, es una advertencia de cómo podrían desarrollarse los eventos. Incluso si sectores de la burocracia cubana estuvieran preparados para apoyar la restauración capitalista, se arriesgarían a perder poder y riqueza ante los exiliados. Tal escenario plantea la posibilidad de que se desarrollen enfrentamientos e incluso elementos de una guerra civil. En la RDA, la antigua burocracia estalinista fue simplemente barrida y el capitalismo alemán se hizo cargo. En los otros estados de Europa del Este y en la URSS, los ex burócratas estalinistas simplemente saquearon los recursos estatales y muchos se convirtieron en oligarcas capitalistas.


Otros sectores de las clases capitalistas a nivel internacional, como la UE y Canadá, han optado, en realidad, por una restauración capitalista “progresiva” en Cuba, que se ha estado llevando a cabo. El CIT se opone a la restauración capitalista en Cuba o cualquier intervención del imperialismo, lo que representaría un serio revés o derrota para la clase trabajadora. Pero inscribir esto en nuestro programa no es suficiente. Algunos de la izquierda argumentan que el régimen cubano no ha tenido más alternativa que implementar las políticas que ha emprendido debido al embargo estadounidense y al aislamiento del régimen. Cualquier gobierno socialista revolucionario puede encontrarse aislado y obligado a tomar medidas temporales de emergencia para salvaguardar su posición. Los bolcheviques se encontraron en esta situación en Rusia después de 1917. Tomaron medidas de emergencia, incluida la Nueva Política Económica (NEP) en 1921, un paquete de emergencia que permitió una reintroducción temporal de algunos métodos económicos capitalistas, principalmente en los sectores agrícolas. Al mismo tiempo, se mantuvo el monopolio estatal del comercio exterior.

Los bolcheviques, bajo el liderazgo de Lenin y Trotsky, vieron esto como una retirada a corto plazo impuesta por la situación a la que se enfrentaron con el aislamiento de la revolución, particularmente después de la derrota de la revolución alemana en esa etapa, y el impacto de la guerra civil que se había desatado en la joven Unión Soviética. La NEP fue un paso temporal necesario para ganar tiempo estabilizando la economía e impulsando la producción de alimentos y no se consideró como un programa duradero. Este no es el enfoque del régimen cubano, que considera las medidas pro capitalistas que ha introducido como el camino a seguir y no plantea la cuestión de la difusión de la revolución socialista.


El rol  internacional de Cuba

Los métodos y el programa incorrectos del régimen cubano históricamente han servido para aislar al régimen. En numerosas ocasiones, fue posible que la revolución socialista se hubiera llevado a cabo en otros países de América Latina y Centroamérica. La revolución cubana, en su apogeo de popularidad, planteó la idea del internacionalismo y la revolución internacional. Esto se reflejó en la “Segunda Declaración de La Habana” publicada en febrero de 1962, que mostró hasta qué punto se estaba desarrollando el proceso revolucionario. Posteriormente, se desplegaron fuerzas cubanas en el sur de África para apoyar la lucha contra las intervenciones del régimen del apartheid sudafricano en la región.

El sentimiento de internacionalismo que se desarrolló en el apogeo de la revolución también se ha reflejado en el despliegue de médicos cubanos durante la pandemia a otros países, como también se vio antes de la pandemia. Sin embargo, el sentimiento internacionalista no estaba ligado a la idea de luchar por una revolución socialista por parte de la clase trabajadora.

El Che Guevara buscó extender la revolución. Desafortunadamente, miró hacia la idea de un ejército guerrillero en lugar de la clase trabajadora para llevar a cabo una revolución socialista.

Castro y el régimen, sin embargo, utilizaron las intervenciones como parte de una estrategia para obtener una ventaja geopolítica o esferas de influencia, particularmente para la burocracia en la URSS. Esto permitió que el régimen cubano desarrollara un gran número de seguidores, particularmente en el mundo neocolonial. Tomó el manto del “antiimperialismo”, que le ganó cierto apoyo. Sin embargo, esto no era parte de un programa de lucha de clases para derrotar al imperialismo o los regímenes reaccionarios burgueses / feudales que gobernaban en los países neocoloniales. Bajo la bandera del “antiimperialismo”, ha respaldado a los regímenes iraní, norcoreano y otros.

Tras la masacre de los tamiles en Sri Lanka, en 2009, Cuba apoyó una resolución de la ONU que respaldaba el sangriento régimen de Mahinda Rajapaksa. Cuando otros movimientos revolucionarios se desarrollaron en el continente, el régimen cubano usó su influencia para alentar a la dirección a intentar aplicar el freno y presionó para que no derrocara el capitalismo y el latifundismo. Castro visitó Allende en Santiago antes del golpe de Estado en Chile en 1973. Ante una audiencia de cientos de miles, Castro le entregó a Allende una ametralladora. Sin embargo, al mismo tiempo, Castro y sus seguidores chilenos aconsejaron a Allende que frenara la revolución y no provocara una reacción de la derecha.


En 1979, en Nicaragua, cuando los sandinistas tomaron el poder y derrocaron la dictadura de Somoza, una vez más el régimen cubano presionó a los sandinistas para que se limitaran a la “revolución democrática” y no rompieran con el capitalismo.

Más recientemente, con los levantamientos revolucionarios en Venezuela bajo Chávez, Bolivia bajo Morales y Ecuador bajo Correa, si estos regímenes hubieran roto con el capitalismo e introducido gobiernos obreros y campesinos democráticos, basados ​​en una economía planificada nacionalizada, habría sido posible romper el aislamiento y unirnos en una federación socialista de repúblicas independientes junto a Cuba.

Este podría haber sido un primer paso para electrizar el continente y ganar el apoyo de la clase trabajadora en toda América Latina e internacionalmente. Trágicamente, esta oportunidad también se perdió. Nuevamente fueron los dirigentes cubanos los que desaconsejaron ir “demasiado lejos” y provocar una reacción capitalista. El ALBA regional bolivariano era poco más que un bloque comercial y no era comparable con una federación voluntaria de estados socialistas.

Una federación socialista daría los pasos iniciales para integrar las economías y planificarlas para utilizar los recursos y planificar la producción. Esto no era lo que representaba el ALBA. Una federación socialista así no habría podido resolver todos los problemas económicos y sociales y aún se habría enfrentado al coloso del imperialismo estadounidense y sus sanciones. Sin embargo, habría estado en una posición mucho más fuerte para hacerlo y podría haber actuado como un faro para la clase trabajadora en otros países, como Brasil, Argentina y Chile. Una nueva ola revolucionaria se está desarrollando en América Latina. Sin embargo, con la elección del presidente de izquierda en Perú, Pedro Castillo, el régimen cubano emitió declaraciones diciendo que la tarea era acabar con el neoliberalismo y no con una transformación socialista.


Programa por la democracia obrera y el socialismo 

Los socialistas se oponen al embargo estadounidense contra Cuba y cualquier intento de intervención imperialista o restauración capitalista. Al mismo tiempo, es necesario luchar por el establecimiento de un verdadero sistema de control y gestión democrática de los trabajadores y por los derechos democráticos. Los capitalistas y el imperialismo hablan hipócritamente de la necesidad de la “democracia” en Cuba. Con esto se refieren a la restauración capitalista ya la introducción de la corrupta “democracia capitalista”, que está controlada por la clase dominante.

El CIT y los socialistas defienden la conquista de los derechos democráticos para el pueblo cubano, pero no como la clase capitalista defiende hipócritamente. La lucha por los derechos democráticos de la clase trabajadora, los pobres y los jóvenes en Cuba es crucial. El CIT apoya a los comités en cada lugar de trabajo y comunidad, elegidos con delegados sujetos a destitución inmediata. Todos los funcionarios también deben ser elegidos y estar sujetos a una revocación inmediata y recibir no más que el salario promedio de los trabajadores calificados.

La clase obrera y la masa de la población deben elaborar un debate completo para elaborar un plan económico de emergencia para hacer frente a la crisis. Tiene que haber un fin al sistema de partido único, con el derecho de todos los socialistas y del pueblo a organizar partidos y grupos políticos, si rechazan tomar las armas para apoyar el imperialismo estadounidense o la restauración capitalista. Es necesario establecer tribunales populares para abrir los casos de los presos políticos actualmente encarcelados por el régimen. Los trabajadores y los jóvenes deben tener derecho a producir periódicos y revistas sin control estatal, junto con acceso gratuito a Internet.

Apoyamos el derecho de los trabajadores a formar sindicatos independientes, que funcionen democráticamente. Dicho programa, vinculado con un llamado a la clase trabajadora de América Latina y los Estados Unidos por apoyo y solidaridad, y unirse en una lucha para establecer una federación socialista de América Latina y las Américas, es el camino a seguir para prevenir la restauración capitalista y la contrarrevolución.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here