Inicio Economía ¿Estallará la burbuja de China?

¿Estallará la burbuja de China?

249
0
Compartir

Hannah Sell, de Socialism Today.

Revista mensual del Socialist Party (CIT en Inglaterra y Gales)

 

A diferencia de muchos otros aspectos de la política exterior estadounidense, la elección de Biden no ha provocado un cambio de rumbo fundamental en lo que respecta a China. Sin embargo, en lugar del quijotesco e inconsistente aumento unilateral de las tensiones de Trump, Biden está tratando de construir una coalición de potencias mundiales detrás del imperialismo estadounidense, con el objetivo de levantar un cortafuegos contra el mayor ascenso de China.

 

¿Es eso posible? ¿Cuáles son los límites del continuo ascenso de China? Uno de los libros recientes más útiles sobre la economía china es China, de Thomas Orlik: The Bubble That Never Pops (La burbuja que nunca estalla). Este libro, que estuvo en China durante once años como economista jefe para Asia de Bloomberg, aunque no está escrito desde un punto de vista socialista, sino desde el del capitalismo occidental, ofrece una imagen útil del carácter contradictorio de China y de su relación con el crecimiento económico del país en el pasado y, hasta cierto punto, en el futuro.

 

El título del libro de Orlik podría indicar que piensa que el crecimiento de China va a continuar sin interrupción. Pero no es así. Sin poner una escala de tiempo a las futuras crisis, predice que llegarán, citando al difunto economista capitalista alemán Rudi Dornbusch que “las crisis tardan en llegar más de lo que se puede imaginar, pero cuando llegan, suceden más rápido de lo que se puede imaginar”.

 

Sin embargo, señala algunas de las características únicas de China que le han permitido crecer desde 1989, cuando su “PIB era sólo el 2,3% del total mundial”, hasta el 15% en 2015, y se prevé que alcance el 19% en 2024. Aunque está escrito desde un punto de vista de clase opuesto, su libro confirma el análisis del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT) sobre China.

 

Hace más de una década, en 2007-2008, hubo un debate en el CIT sobre el carácter del régimen chino, incluso en las páginas de Socialism Today. Un punto de vista -principalmente defendido por personas que desde entonces se han separado del CIT- era que China ya se había convertido en una economía capitalista “de pleno derecho”, que estaba completamente integrada en la economía capitalista mundial. En ese momento, la dirección del CIT argumentó que, aunque la dirección del viaje -hacia un régimen capitalista “normal”- era obvia, aún no se había completado totalmente y que China seguía siendo un régimen “híbrido” de transición.

 

Más tarde, en nuestra reunión del Ejecutivo Internacional de 2012, llegamos a un acuerdo sobre una definición de China como una forma única de capitalismo de Estado. No obstante, por debajo de la fórmula común, seguían existiendo diferentes enfoques que son relevantes para la evolución actual. Dado que incluso durante el debate estuvimos de acuerdo en la dirección de China, podría parecer que estas cuestiones carecen de importancia. Sin embargo, como argumentamos en su momento, estas diferencias aparentemente secundarias podrían tener importantes consecuencias. Argumentamos que sería erróneo basarse en una perspectiva única de que China se desarrollaría en líneas puramente capitalistas, sin que se produjeran giros en la dirección del régimen. Por el contrario, la clase obrera debía estar preparada para diferentes escenarios, incluyendo la posibilidad de que, ante una profunda crisis económica, el régimen pudiera volver a intervenir mucho más en la economía para asegurar su supervivencia.

 

Desde entonces, dos grandes crisis del capitalismo mundial, primero la de 2007-2008 y luego la catástrofe de Covid, han provocado efectivamente un giro hacia una mayor intervención económica por parte del Estado chino. Por ejemplo, a partir de 2014, la proporción de activos industriales en manos de empresas estatales puso fin a un largo declive y comenzó a aumentar como resultado de que el régimen les diera prioridad sobre los competidores privados. Desde entonces se han producido otros movimientos en esa dirección, y es posible que haya otros más decisivos en el futuro. En general, aunque el capitalismo chino se ha desarrollado más que en el momento de nuestro debate, el Estado chino también ha aumentado su control, centralizando el poder en torno a Xi Jinping, y manteniendo poderosas palancas con las que dirigir la economía, incluidas las partes de ésta que están en manos privadas.

 

La intervención del Estado, en alza

El libro de Orlik reconoce el carácter único de China y cómo éste le ha ayudado a capear las tormentas económicas. Concluye que “si las fuerzas subyacentes, la energía y la imaginación fallan, los responsables políticos de China también pueden recurrir a los recursos inusuales de un Estado de partido leninista. El principal de ellos es la capacidad de cambiar la política de forma decisiva, exhaustiva y sin tener en cuenta las sutilezas procesales o legales. Esto se puso de manifiesto en la respuesta a la gran crisis financiera”. Aunque el brutal régimen chino no se parece en absoluto al auténtico leninismo, que defendía el desarrollo de una economía planificada bajo el control democrático de los trabajadores, es correcto señalar las capacidades únicas del Estado chino. Como dice Orlik, “los responsables políticos de China no son omniscientes ni omnipotentes. Sin embargo, disponen de un conjunto de herramientas inusualmente amplio y poderoso para gestionar la economía y el sistema financiero”.

 

Un ejemplo concreto que ofrece es la forma en que el estado chino pudo hacer frente parcialmente a la gigantesca burbuja inmobiliaria que se desarrolló en la primera mitad de la década pasada. Explica que “de 2011 a 2016, China construyó más de 10 millones de apartamentos al año. La demanda fue en promedio de menos de 8 millones de unidades. En la brecha entre estas dos cifras: ciudades fantasmas de inmuebles vacíos, cascarones de cemento de rascacielos que arruinan el borde de las grandes ciudades y urbanizaciones terminadas sin luces a la vista”. Por lo tanto, “la consecuencia, si se hubiera dejado al mercado a su aire, tendría que ser una importante contracción de la oferta y una caída de los precios, a medida que se restablecía el exceso de capacidad, pero sólo a costa de una crujiente corrección del PIB”.

 

Sin embargo, “el mercado no fue abandonado a su suerte”. Por ejemplo, en Guiyan, la capital de la provincia de Guizhou, “se derribaron viejas propiedades, como parte de un programa masivo de limpieza de barrios marginales”. En total, se demolió el 5% del parque de viviendas de Guiyan, y el gobierno pagó a los residentes una indemnización que significó que “los habitantes de los barrios marginales podían permitirse mudarse a uno de los nuevos rascacielos”. Para asegurarse de que lo hicieran, la indemnización no se pagó a los residentes, sino que “se pagó directamente al promotor una vez que los residentes decidieron qué apartamento querían ocupar”. La misma pauta se repitió en todo el país, con los bancos estatales financiando el desalojo de chabolas.

 

A pesar de un par de ejemplos individuales, Orlik no destaca realmente el trastorno y, para algunos al menos, la miseria que supuso que esas políticas se aplicaran desde arriba, sin control democrático, con el objetivo fundamental de desinflar la burbuja inmobiliaria, en lugar de satisfacer las necesidades de vivienda de la población. No obstante, reconoce correctamente que el Estado chino pudo intervenir para paliar los efectos de la burbuja inmobiliaria en una medida que no se vería en un país capitalista “normal”.

 

Su libro fue escrito, obviamente, antes de Covid, pero el éxito de China a la hora de hacer frente a la pandemia -al menos en relación con la mayor parte del mundo- podría citarse como otro ejemplo. China, el país donde comenzó la pandemia, tuvo una tasa de crecimiento oficial del 6,5% para 2020, mientras que todas las demás economías importantes sufrieron una grave contracción. Incluso si la cifra del 6,5% es inexacta, está claro que China estaba a la cabeza de la tabla de clasificación para hacer frente al virus. China contuvo el virus introduciendo estrictos cierres en los lugares donde se encontraban incluso pequeños grupos de casos. El carácter tan represivo del Estado fue un factor que contribuyó a la eficacia de las medidas de contención, pero no el único. A diferencia de Gran Bretaña o Estados Unidos, donde la necesidad de ganarse la vida obligaba a amplios sectores de la clase trabajadora a ignorar las normas de autoaislamiento, China tenía una política de entrega de alimentos y bienes a quienes tenían que aislarse. Eso no quiere decir que funcionara bien -los residentes de una ciudad a la que se ordenó el aislamiento tuvieron que recurrir a las redes sociales para informar de que se estaban muriendo de hambre debido a la falta de entregas de alimentos-, pero aun así fue mucho más eficaz que las medidas adoptadas por las principales potencias capitalistas occidentales. La eliminación de Covid en China, donde comenzó, podría haber sido posible, si no fuera porque se está convirtiendo en algo endémico en el resto del mundo.

 

Sector financiero

Orlik concentra gran parte del libro en el sector financiero chino. Los acontecimientos han evolucionado desde su publicación, pero confirman su análisis. Señala que los paquetes de estímulo que el Estado chino puso en marcha tras la crisis financiera de 2007-08, mucho mayores que los de otros países, condujeron a niveles de endeudamiento increíblemente altos, de modo que en 2017 “para el conjunto del país, la deuda del gobierno, las empresas y los hogares era del 260% del PIB, tan alta como la de Estados Unidos”. Continúa diciendo que “cerca de 4 de cada 10 yuanes del ingreso nacional” fueron “requeridos para el servicio de la deuda”, más alto que en Estados Unidos.

Pero mientras la mayoría de los comentaristas occidentales predecían el estallido de la burbuja china, Orlik señala los “puntos importantes” que China ha tenido a su favor. “Como nación, China ahorra casi la mitad de sus ingresos; una cuenta de capital controlada significa que es difícil trasladar esos ahorros al extranjero. En consecuencia, la gran mayoría va a parar al sector bancario nacional”, que puede, por tanto, “contar con una entrada constante de financiación nacional barata”. Las crisis financieras suelen comenzar cuando se agota la financiación de los bancos. En China es poco probable que eso ocurra”.

 

El sistema bancario chino sigue dominado por los cuatro grandes bancos estatales. Sin embargo, Orlik señala la creciente inestabilidad del sistema como resultado de los “productos de gestión de la riqueza” privados. Estos son ofrecidos por las empresas de tecnología financiera como Ant Group y Tencent, y han succionado dinero de los bancos estatales al ofrecer tipos de interés más altos. A finales de 2016 eran “equivalentes a cerca del 19% de los depósitos bancarios”.

 

Orlik ilustra cómo los intereses del Estado chino pueden verse amenazados por esto. Describe cómo “a principios de 2017, Yuebao de Alibaba (parte Ant Group) se convirtió en el mayor fondo del mercado monetario del mundo, con 1,3 billones de yuanes en activos bajo gestión. Se trata de fondos que, sólo unos años antes, los bancos habrían contado como depósitos baratos. Ahora tenían que pagar una prima para tomarlos prestados de los gestores de activos de Alibaba”.

 

El señala que cuando el Grupo de Seguros Anbang fue efectivamente cerrado por los reguladores chinos en 2017. ¿Por qué, se pregunta, “tomaron medidas tan duras y tan públicas”? Su conclusión es que esto no fue -al menos principalmente- el resultado de luchas políticas internas, sino porque “Anbang estaba jugando con el sistema regulatorio de China, aprovechando su condición de empresa de seguros para absorber financiación barata, y utilizarla para ir en una juerga de adquisiciones” y poner en peligro la estabilidad económica. En otras palabras, el Estado chino estaba interviniendo en las partes del sector financiero dominadas por el sector privado para mantener la estabilidad general del sistema y defender así su propio poder.

 

Desde que se publicó el libro se han tomado medidas más importantes para frenar a las empresas de tecnología financiera. El Grupo Ant es ahora la mayor empresa privada de China y la novena del mundo. Su salida a bolsa estaba prevista por 37.000 millones de dólares a finales de 2020, lo que la habría convertido en la mayor del mundo. Se retiró drásticamente por orden del Estado chino, y desde entonces el fundador de Ant -Jack Ma- ha desaparecido en gran medida de la vista pública. Su empresa ha recibido la orden de reestructurarse. El Estado chino también exige que Ant Group entregue sus datos a una empresa de calificación crediticia controlada por el Estado. Otras grandes empresas financieras tecnológicas han recibido órdenes de hacer lo mismo.

 

Estos son ejemplos importantes del análisis del CIT sobre el carácter único del Estado chino. El libro de Orlik es una descripción muy útil de cómo todavía “el Estado domina la economía, con los mayores bancos y empresas industriales siguiendo la dirección de los planificadores individuales más que la de los accionistas, y los reguladores interviniendo en los mercados antes del desayuno, el almuerzo y la cena”. Sin embargo, no intenta analizar lo que esto significa para el carácter o el futuro de China.

 

¿Cómo ha llegado China hasta aquí?

A pesar de que describe casualmente al Estado chino como “leninista”, reconoce que hoy no es comparable a la Unión Soviética antes de 1990. Cita al hijo de Deng Xiaoping (líder de China entre 1978 y 1989) diciendo que su padre pensaba que el último presidente de la Unión Soviética, Mijaíl Gorbachov, era “un idiota”. Orlik resume con precisión las razones del desprecio de Deng: “El error de Gorbachov: intentar una reforma política y económica – glasnost y perestroika – al mismo tiempo. Como resultado, perdió el control de las palancas del poder, perdiendo tanto el control político como su capacidad de arreglar la economía. En el caso de China, Deng eligió un camino diferente, asegurándose de que el Partido Comunista mantuviera su monopolio del poder y utilizando ese poder para dirigir el camino hacia una economía más eficiente”.

 

A diferencia de la Unión Soviética, donde, en 1917, una revolución dirigida por la clase obrera derrocó con éxito el capitalismo y estableció un estado obrero democrático que quedó aislado y luego degeneró, el partido-estado comunista chino estaba deformado desde su creación. El estalinismo fue el punto de partida del régimen chino. Desde el principio, mientras defendía la economía planificada, el estado era relativamente independiente, no estaba sujeto a los controles democráticos de la clase obrera.

 

Sin embargo, la poderosa revolución de 1949, basada en el campesinado pobre, derrocó al latifundismo y al capitalismo, lo que dio lugar a importantes logros para la clase obrera y el campesinado pobre; en particular, el “cuenco de arroz de hierro” (seguridad del empleo), además de las disposiciones en materia de educación, sanidad y bienestar proporcionadas por las empresas estatales y las comunas de las aldeas. En la actualidad, esto ha sido destruido casi por completo. Aunque algunos elementos siguen existiendo formalmente, la seguridad en el empleo está destrozada, y la educación y la sanidad estatales no están disponibles para los trescientos millones de trabajadores migrantes que han dejado sus hogares para encontrar trabajo, a menudo sin otra opción que hacerlo debido a la creciente automatización de la agricultura que destruye los trabajos agrícolas. Se ven obligados a pagar por todos los aspectos de la vida. Incluso si regresan a su pueblo natal, donde todavía tienen derecho formal a los servicios públicos gratuitos, los servicios pueden no existir. Entre 2000 y 2015, casi ¾ partes de las escuelas primarias rurales -más de 300.000 en total- se cerraron definitivamente.

Deng Xiaoping

 

Ya en la década de 1970, el estado burocrático bajo Deng comenzó a dar algunos pasos hacia la introducción de las relaciones de mercado, socavando la economía planificada nacionalizada. Al igual que Gorbachov en la Unión Soviética, estas medidas se tomaron empíricamente para tratar de superar la crisis económica que se había desarrollado bajo la criminal mala gestión de la economía planificada por parte de la burocracia. Tras el colapso del estalinismo en la Unión Soviética y en Europa del Este, cuando el capitalismo parecía reinar triunfalmente en todo el mundo, la poderosa maquinaria estatal china fue mucho más allá, introduciendo relaciones capitalistas a gran escala y proponiéndose “criar” una clase capitalista china. Sin embargo, aprendiendo de la implosión que había tenido lugar en Rusia, se esforzaron por mantenerla bajo la dirección del estado. Incluso hoy en día el régimen no es simplemente el agente represivo o el sirviente de la clase capitalista china -recién formada, históricamente hablando-. El estado chino, producto del maoísmo-estalinismo, tiene un amplio grado de autonomía para fomentar y dirigir el desarrollo del capitalismo de la manera que mejor preserve su propio poder.

 

No hay ninguna analogía histórica que se pueda aplicar plenamente a la China actual. Sin embargo, Marx y Engels describieron la compleja relación entre la “superestructura” del estado y sus fundamentos económicos, y cómo, en determinadas condiciones, un poder estatal que se equilibra entre las clases sociales (un Estado “bonapartista”) puede desempeñar durante un período un papel autónomo en el patrocinio del desarrollo de la industria capitalista y el fomento del desarrollo de una clase capitalista. En Alemania, durante la década de 1870, por ejemplo, Otto von Bismarck -basado en el Estado monárquico prusiano, la élite del ejército y los terratenientes Junker- promovió el desarrollo de las fuerzas capitalistas como base necesaria para el aumento del poder militar y económico del imperialismo alemán.

 

Escisiones por delante

Esta situación no puede continuar indefinidamente. Hasta ahora, la clase capitalista en desarrollo ha aceptado en gran medida los dictados del estado que la creó. Sin embargo, sería erróneo imaginar que, por ejemplo, los carnés del Partido Comunista impedirán automáticamente que Jack Ma u otros como él se rebelen en un momento dado contra las restricciones que se les imponen, e intenten tomar el control total de la sociedad china, tratando de movilizar a las clases medias y trabajadoras detrás de ellos con llamamientos a la “democracia”.

 

Hasta la fecha, el éxito relativo de la economía china en comparación con el capitalismo occidental ha animado a los capitalistas chinos a aceptar el statu quo. Además, tanto ellos como el Estado chino son conscientes de que las divisiones en la cúpula podrían ser el detonante de una revuelta de la clase trabajadora desde abajo. No obstante, las nuevas crisis económicas, especialmente si conducen -como podrían- a nuevos pasos del Estado chino para tomar medidas más decisivas contra sectores de la clase capitalista, podrían llevar a un conflicto abierto entre los capitalistas y una parte de la maquinaria estatal.

 

Orlik no se ocupa de las perspectivas de desarrollo de la lucha de clases, más allá de un revelador comentario de que “la clase media ha consentido el gobierno de partido único con tal de seguir enriqueciéndose”. No sólo la clase media, sino todas las clases de la sociedad, han “consentido” el gobierno del PC, y un gigantesco aumento de la desigualdad, porque, en conjunto y en general, el nivel de vida ha aumentado, aunque siga habiendo una enorme pobreza. Esto ha permitido al Partido Comunista Chino, con más de 90 millones de miembros, mantener una importante base social.

 

Orlik también sólo esboza algunas de las posibles crisis que podrían hacer estallar la burbuja china. Señala el peligro de un colapso financiero, sobre todo por el papel desestabilizador del sector financiero privado. También plantea que ya se necesitan cantidades cada vez mayores de inversión impulsada por la deuda para alimentar unos niveles de crecimiento cada vez menores. En el pasado, China ha superado sus problemas con un rápido crecimiento, pero, en el contexto del aumento de los aranceles y la desaceleración económica mundial, “será difícil volver a hacer el mismo truco”.

 

Otra de las cuestiones importantes que plantea es la posible crisis derivada de los intentos de China de pasar de depender de la fabricación y el ensamblaje con baja intensidad de mano de obra a una industria nacional más avanzada, al tiempo que desarrolla su propio mercado interno.

 

Vuelve a señalar el papel del estado a la hora de intentar que China ascienda en la cadena de valor. Explica que “al llegar a la presidencia en 2013, Xi Jinping heredó un Estado que ya se estaba inclinando hacia la planificación industrial y un papel más amplio del Estado en la dirección de la recuperación tecnológica de China. Una vez en el poder, impulsó aún más esa dirección”. Se destinaron enormes recursos. “En 2017 China gastó 444.000 millones de dólares en investigación y desarrollo”. Solo Estados Unidos gastó más. Como resultado, “hubo más inventos. El número de patentes triádicas -patentes consideradas lo suficientemente valiosas como para ser registradas en Estados Unidos, Europa y Japón- de los inventores chinos pasó de 87 en 2000 a 3.890 en 2016. Esta cifra sigue siendo considerablemente inferior a las 14.220 de Estados Unidos, pero la aceleración es impresionante”.

 

Orlik se centra en las consecuencias potencialmente negativas de tener éxito en el ascenso de la cadena de valor. Señala cómo en los países capitalistas occidentales, durante los últimos cuarenta años, “los avances tecnológicos han ido acompañados de un aumento de la brecha entre ricos y pobres, a menudo con consecuencias desgarradoras para la armonía y el orden político”, ya que el aumento de la productividad ha dado lugar a un menor número de trabajadores en la industria manufacturera, y a un mayor número de trabajadores desempleados o en empleos mal pagados en el sector de los servicios. En China, este proceso estaría teniendo lugar con un punto de partida de un mercado interno todavía relativamente limitado. Según el Banco Mundial en 2019, el PIB per cápita de China era de 16.092 dólares anuales, frente a los 62.530 dólares de Estados Unidos. La cuota de consumo del PIB chino era sólo un 2% mayor en 2019 que en 2007. Su limitado mercado interno significa que todavía depende en gran medida de las exportaciones, por lo que el aumento de los aranceles y las barreras lo golpean con fuerza.

 

Orlik no discute hasta qué punto el estado chino, enfrentado a una revuelta masiva como resultado de este proceso, podría tomar medidas para tratar de limitar el descenso de los salarios, apuntalando su apoyo entre la clase trabajadora a través de golpes al sector privado.

 

Tampoco saca conclusiones sobre hasta qué punto China puede conseguir llegar a la cima de la cadena de valor frente a los intentos de Estados Unidos de bloquearla. China es la segunda potencia mundial, pero sigue estando muy por detrás de Estados Unidos. A estas alturas, cinco de las seis empresas más valiosas del mundo siguen siendo estadounidenses, mientras que la empresa china más importante es la séptima, y sólo tiene dos entre las veinte primeras. El dólar sigue siendo la moneda de reserva mundial.

 

La debilidad de China queda demostrada por su continua dependencia de EE.UU. para los semiconductores, vitales para producir smartphones, ordenadores, coches modernos y mucho más. A estas alturas, el equipo necesario para producirlos es prácticamente un monopolio estadounidense. Sólo el año pasado, China tuvo que importar semiconductores por valor de 350.000 millones de dólares. El Estado está invirtiendo desesperadamente en el desarrollo de una industria nacional de semiconductores, pero todavía tiene una capacidad muy limitada para producir los chips más avanzados.

 

Agitación mundial

Sin embargo, los intentos de Estados Unidos por bloquear el desarrollo de China están plagados de dificultades. Los días en los que Estados Unidos tenía un dominio abrumador en la escena mundial, como ocurrió inmediatamente después del colapso de la Unión Soviética, han terminado. No hay un apoyo automático a la posición de Biden por parte de otras grandes potencias occidentales. El presidente francés Macron, por ejemplo, dijo a principios de este año que sería contraproducente “unirse en conjunto contra China”, mientras que la canciller alemana Angela Merkel ha declarado que está en contra de la “construcción de bloques”.

 

Fundamentalmente, sus dudas se deben al alto nivel de integración de la economía mundial y al importante papel que desempeña China en ella. Los gobiernos presionados por Estados Unidos para que dejen de utilizar productos chinos se enfrentan a un verdadero dilema. Por ejemplo, en los últimos tres años, Estados Unidos ha llevado a cabo una campaña contra la empresa china Huawei. Sin embargo, de los 170 países que utilizan sus productos, sólo una docena los ha prohibido hasta ahora.

 

China es también el mayor acreedor del mundo, habiendo prestado enormes sumas principalmente a los países neocoloniales para financiar proyectos de infraestructura construidos por China a través de la Iniciativa de la Franja y la Ruta. También posee alrededor de 1,1 billones de dólares (4%) de la deuda pública estadounidense, cuya venta podría sumir a Estados Unidos en una crisis, con graves consecuencias para la economía mundial, incluida China.

 

Sin embargo, a pesar de los claros peligros que supone para la economía mundial en su conjunto el aumento del conflicto con China, está claro que, en esta época de crisis capitalista, el imperialismo estadounidense en declive se ve impelido a seguir en esa dirección para intentar defender sus intereses frente a su rival más cercano. El resultado no será una victoria a corto plazo para una de las partes, sino más bien un período de intensificación de la inestabilidad y el conflicto, ya que las grandes potencias del mundo luchan por el dominio, pero son incapaces de reclamarlo con decisión.

 

En este contexto, el régimen chino no podrá seguir capeando todas las tormentas que se avecinan. Mientras que la demanda china, aunque parcialmente financiada por el aseguramiento del sistema financiero mundial por parte del Tesoro estadounidense, actuó como puntal de la economía mundial en la gran recesión de 2007-08, y China ha capeado la crisis de Covid mejor que otros, es poco probable que afronte tan bien la próxima crisis global. La centralización del poder en torno a Xi Jinping da una impresión de fuerza, pero podría convertirse muy rápidamente en su contrario a medida que se desarrolla la crisis económica y social. Entonces saldrían a relucir todas las fuerzas centrífugas entre las diferentes regiones de China, pero sobre todo entre las clases.

 

La voz de la poderosa clase obrera china aún no se ha hecho oír del todo. El estado chino está, con razón, aterrorizado por las consecuencias de ese cambio. La tarea crucial para la clase obrera será desarrollar sus propias organizaciones, incluyendo nuevos pasos hacia el desarrollo de sindicatos independientes y de un partido de masas de la clase obrera, armado con un programa para la transformación socialista de la sociedad. Esto requiere luchar por la nacionalización de las grandes corporaciones privadas y de los bancos, combinada con un programa de control y gestión democrática de los trabajadores que reúna al sector estatal en un verdadero plan de producción socialista. El crecimiento de China es un factor de desestabilización del capitalismo mundial; el crecimiento de la clase obrera china impulsará la lucha por un auténtico socialismo democrático.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here