Inicio Historia y Teoría A 30 años del abortado golpe de estado en la Unión Soviética

A 30 años del abortado golpe de estado en la Unión Soviética

182
0
Compartir

[ Imagen:  Tanques en las calles de Moscú durante el intento de golpe de Estado, 19 de agosto de 1991]

Han pasado treinta años desde que se produjo un infausto golpe de Estado contra Mijaíl Gorbachov, presidente de lo que aún se conocía como la Unión Soviética (URSS). Terminó en tres días. A finales de 1991, la propia URSS ya no existía y su economía estatal y burocráticamente planificada estaba firmemente encaminada hacia la restauración capitalista.

 

Clare Doyle

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

 

 

Desde las primeras horas de la mañana del 19 de agosto de 1991, como era tradición en la URSS en tiempos de crisis, los canales de televisión de la Unión Soviética no emitieron más que música clásica y el Lago de los Cisnes, el ballet.

 

Sólo por la tarde, a las 17:00 horas, la «banda de los ocho» -máximos dirigentes militares y civiles- celebró una conferencia de prensa televisada para explicar su actuación. La presidió el vicepresidente de la Unión Soviética, Gennady Yanayev; sus manos entrelazadas temblaban visiblemente.

Líderes del intento de golpe

 

Explicó que Gorbachov estaba enfermo y que su misión era mantener el orden. De hecho, se estaban moviendo para adelantarse a la firma de un «Nuevo Acuerdo de la Unión» elaborado con vistas a descentralizar el poder a las quince repúblicas de la URSS. No se trata, dijo, de frenar el proceso de privatización, sino de ralentizarlo.

 

La mera visión de las tropas en las calles y la amenaza a los frágiles brotes de democracia que habían comenzado a finales de los años 80 enfurecieron a la masa de la población. Se informa de que están estallando huelgas en varios lugares.

 

En Leningrado, miles de personas se dirigieron al Palacio Mariinsky, sede del gobierno elegido localmente, y levantaron barricadas utilizando cualquier cosa disponible. Dos días más tarde, el 21 de agosto, una gran multitud llenó la Plaza del Palacio para escuchar al alcalde Anatoly Sobchak declarar que el mando militar local estaba del lado de la «democracia» junto con el KGB local, que en realidad había organizado la masiva concentración.

 

En Moscú, se volcaron autobuses y se levantaron barricadas para bloquear el paso de los tanques y los soldados hacia el Kremlin. Tres hombres murieron en los enfrentamientos. El entonces popular Boris Yeltsin se subió a un tanque frente a la Casa Blanca de Moscú entre trabajadores, soldados y policías que se habían negado a apoyar el intento de golpe de la vieja guardia. Yeltsin era el recién elegido líder del recién creado parlamento de la Federación Rusa, la mayor y más poblada república de la Unión Soviética. Su estrella seguía ascendiendo mientras la influencia de Mijaíl Gorbachov entraba en franco declive.

 

Yeltsin despachó enviados en avión a Crimea, donde Gorbachov había sido puesto bajo arresto domiciliario por los golpistas en su casa de vacaciones. El mundialmente conocido presidente de la URSS regresó a Moscú, un hombre humilde que sabía que sus días en el cargo estaban contados.

Boris Yeltsin

 

A finales del 21 de agosto, el intento de golpe de estado había terminado. Los dirigentes fueron arrestados, todos menos uno, el ministro del Interior, Boris Pugo, que ya se había suicidado. El Partido Comunista en el poder fue prohibido y el único órgano decisorio de la URSS, el Congreso de los Diputados del Pueblo, fue disuelto. Se abrió la puerta al rápido restablecimiento del capitalismo en Rusia y en todas las repúblicas de la URSS.

 

El 25 de diciembre de 1991, Gorbachov anunciaba su dimisión y la disolución definitiva de la «Unión Soviética». Aceptaba la realidad de que la mayoría de las repúblicas ya habían declarado su independencia: los Estados bálticos antes del golpe y el resto en rápida sucesión en los cuatro meses siguientes.

 

La derrota del golpe de agosto de 1991 aumentó las esperanzas de los trabajadores. Gorbachov había estado experimentando con reformas desde arriba -Glasnost («Apertura») y Perestroika («Reestructuración») – para evitar la revuelta desde abajo. Pero, aunque permitieron el debate, no lograron insuflar nueva vida a la vasta economía gestionada por la burocracia.

Mijail Gorbachov

 

A finales de la década de 1980, los trabajadores y sus familias en toda la URSS sufrían graves dificultades. Las colas de personas con fichas de racionamiento del gobierno permanecían durante horas frente a los «supermercados» cuyos estantes estaban casi vacíos. La burocracia de 20 millones de personas, en su mayoría miembros del Partido Comunista en el poder, había seguido viviendo bien y se estaba desarrollando un resentimiento especial contra una capa de «nuevos ricos».

 

Mijail Gorbachov había sido elegido secretario general del partido gobernante en 1985 y presidente de la URSS -la «Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas»- en 1988.

 

 

 

El Estalinismo

La URSS nunca pudo convertirse en una federación de Estados verdaderamente socialistas, como había sido el poderoso objetivo de sus fundadores revolucionarios. La democracia obrera no había podido desarrollarse plenamente en la terrible situación de una economía y una agricultura destrozadas por años de guerra mundial y civil. La perspectiva de enlazar con los estados obreros de los países capitalistas desarrollados se desvaneció a medida que se perdían las revoluciones en otros lugares.

En una situación de escasez, los funcionarios controlaron la distribución, ganaron cada vez más poder y, en ausencia de un control real desde abajo, comenzaron a asegurarse de que ellos y sus familias estuvieran efectivamente al frente de la cola. Encabezada por Stalin y su entorno, esta capa consolidó rápidamente su poder tras la muerte del líder del Partido Comunista, Vladimir Lenin, en 1924. La burocracia cada vez más elitista, que se había desarrollado, llevó a cabo una contrarrevolución política

 

El fracaso de las revoluciones posteriores en los países industrializados desarrollados y, más tarde, el sabotaje activo por parte de Stalin y la camarilla burocrática gobernante de los intentos de llevarlas a cabo en Francia, España y otros lugares, significó la rápida degeneración del estado obrero en la «Unión Soviética».

 

Esta agrupación dirigida por Stalin se aferró al poder mediante la supresión del debate y el control democráticos y, cada vez más, un brutal reino del terror. Se produjo la colectivización forzada de la agricultura, el exterminio gradual de toda la oposición, incluso mediante los horribles juicios de purga de los principales bolcheviques y otros, y los gulags (campos de concentración). León Trotsky -co-líder con Lenin de la revolución socialista de 1917- dirigió políticamente la oposición marxista al estalinismo y fue asesinado en México en 1940.

 

Lo que se había desarrollado en la Unión Soviética era una dictadura de partido único; no tenía ningún parecido con el socialismo o el comunismo, pero gobernaba oficialmente en nombre de la clase obrera. El Partido Comunista ya no era un verdadero partido con discusión y debate, sino que se convirtió en una hoja de parra para la élite, celebrando reuniones escenificadas con decisiones inevitablemente unánimes para justificar su pretensión de poder.

 

Las impresionantes cifras de crecimiento económico alcanzadas en la URSS -el aumento del 250% de la producción industrial entre 1929 y 1935- se debieron enteramente a la planificación y a la propiedad estatal de la economía, aunque dirigida burocráticamente, y a los enormes sacrificios exigidos a la clase obrera y al campesinado.

 

Lo que llegó a ser una burocracia de 20 millones de personas siguió viviendo a costa de la clase obrera con un lujo considerable.

 

Como argumentó León Trotsky en su maravilloso libro «La Revolución Traicionada» (1936), sin el oxígeno necesario del control y la gestión democrática de los trabajadores, la vasta economía planificada comenzaría a frenarse a medida que se volviera más compleja.

 

Se plantearía crudamente una situación «o bien». Trotsky escribió sobre «dos tendencias opuestas… creciendo». El atasco podría romperse de dos maneras. O bien la clase obrera se movería para reclamar el control y la gestión de la sociedad llevando a cabo una revolución política contra Stalin y su camarilla. O bien, elementos de la élite burocrática se moverían para llevar a cabo una contrarrevolución social – estableciendo el capitalismo empezando por tomar los bancos y las principales industrias en sus manos, posiblemente utilizando las cooperativas como una «forma transitoria de propiedad» para proporcionar una cobertura inicial para robar los activos de propiedad estatal.

 

Una cosa o la otra

En «The Rise of Militant», Peter Taaffe -secretario político del Partido Socialista- cita un discurso de Terry Fields, el difunto diputado laborista y partidario de Militant (precursor del Partido Socialista), que se dirigió a una reunión de 600 trabajadores de toda Rusia, entre ellos muchos mineros del carbón en huelga, en Novokuznetsk en la primavera de 1990.

 

Terry fue recibido calurosamente por la conferencia al expresar la amplia solidaridad de la clase obrera internacional. Pasó a la cuestión del mercado, con el objetivo de disipar las ilusiones de que el capitalismo para ellos sería como el de Gran Bretaña, Suecia o Estados Unidos.

 

Terry explicó que sería más bien como el de América Latina, que traería desempleo masivo, hiperinflación y dictadura. Entonces le interrumpió un trabajador diciendo: «¡Ya estamos hartos!». Muchos mineros del nuevo sindicato independiente de la época tenían la idea de que vender su carbón en el mercado mundial sería más rentable para ellos que proporcionar una buena vida a los jefes del partido en Moscú.

 

Muchos compararon su difícil situación con la de los trabajadores de una Europa aparentemente todavía en auge. Compararon al indeciso Gorbachov con la «Dama de Hierro» Thatcher, sin saber lo que estaba infligiendo a la clase obrera en Gran Bretaña.

 

Thatcher había derrotado a los mineros británicos utilizando las fuerzas masivas del Estado contra su huelga de un año (y ayudada por la negativa del Partido Laborista de derechas y de las cúpulas sindicales a proporcionar una solidaridad efectiva). Había conseguido que los tribunales derrotaran a los populares concejales socialistas de Liverpool que se habían negado a aceptar sus órdenes de recortar puestos de trabajo y servicios. Se enfrentó a 18 millones de trabajadores (organizados por la campaña All Britain Anti-Poll Tax Union, dirigida por Militant) que se negaron a pagar su inicuo impuesto electoral, ¡y perdió!

Thatcher también había dado su apoyo al antiguo líder sindicalista y disidente pro-capitalista Lech Walesa en Polonia, quien, en ausencia de una alternativa de la clase trabajadora, se había convertido en presidente polaco en 1990 y estaba procediendo a establecer una economía de mercado.

 

Punto de inflexión

En la «Unión Soviética» de 1990, unos cuantos estalinistas de línea dura abogaban por volver a los métodos militares-policiales del pasado. Un tal coronel Alksnis abogaba por un «Comité de Salvación Nacional» que sustituyera a Gorbachov, pero que también bloqueara el camino de Boris Yeltsin. Pero los que ya estaban en la cúspide eran partidarios de la «transición al mercado». El más conocido era Grigory Yavlinsky, con su programa «500 días». Los discípulos del «monetarista» de derechas estadounidense Milton Friedman, como Yegor Gaidar y Anatoly Chubais, que defendían la «terapia de choque» capitalista, no eran, lógicamente, muy populares.

 

Pero las esperanzas de muchos estaban ahora depositadas en Boris Yeltsin. Como secretario del Partido Comunista de Moscú, había roto el molde: viajando en transporte público en lugar de en las limusinas de la burocracia del partido y haciendo campaña por la abolición del «artículo 6» de la constitución de la URSS, que sólo permitía el funcionamiento de un partido. A pesar de su destitución como líder de Moscú en el 87, su popularidad siguió aumentando. Miles de personas se agolpaban en las salas de reuniones para oírle hablar, mientras que otros miles le escuchaban por los altavoces en las reuniones al aire libre.

 

En el famoso verano de 1991, el capitalismo se filtraba en la vasta economía de la «Unión Soviética». Las cooperativas llevaban tiempo rompiendo el monopolio de las empresas estatales. Los grupos de sindicalistas independientes no discuten el control obrero de las empresas estatales, sino planes para garantizar una participación justa de los trabajadores en las empresas privadas. Los bancos comerciales y las empresas mixtas ya estaban invadiendo la economía planificada estatal bajo la dirección de Mijail Gorbachev y su primer ministro, Nikolai Ryzhkov. Sus días estaban contados.

 

El significado del golpe

La idea de que los ocho veteranos del partido y del ejército que anunciaron una «situación de emergencia» en agosto de 1991 lo hicieron para evitar la contrarrevolución capitalista en la «URSS» es totalmente errónea. Lo admitieron cuando dijeron que sólo querían una restauración capitalista más «gestionada», quizás en la línea que la dirección del «Partido Comunista» chino había empezado a experimentar, creando una economía capitalista de Estado.

 

Sin embargo, algunos miembros de la dirección del CIT en aquel momento insistieron en que había que apoyar el intento de golpe de Estado para defender la propiedad y la planificación estatales. Más tarde modificaron su posición, pero a finales de ese año se separaron de la mayoría.

 

Los miembros del CIT que vivían en Rusia en ese momento habían dejado perfectamente clara su oposición a la restauración capitalista y a sus principales defensores, como Boris Yeltsin. Habíamos estado en las barricadas en Moscú y en lo que se conocía como Leningrado (ahora San Petersburgo).

 

Habíamos sido testigos del vuelco de autobuses por parte de los trabajadores para bloquear el paso de los tanques en Moscú, de la confraternización de los soldados, de la construcción de barricadas en Leningrado y de la concentración de miles de personas en la Plaza del Palacio de Invierno y en la Casa Blanca en Moscú.

Barricadas en Moscú

 

El enfoque de los socialistas del CIT en ese momento era «¡Abajo el golpe!» «No al mercado capitalista», «¡Sí a la democracia obrera y al auténtico socialismo!». Advertimos del peligro de que, como ya se ha visto en Europa central y oriental, los elementos pro-capitalistas intentaran explotar la ira y las demandas de los trabajadores para abrir el camino a la restauración capitalista.

 

En el Militant y otras publicaciones se presentaron informes de testigos oculares y mantuvimos nuestras advertencias sobre lo que significaría el capitalismo. Señalamos el inevitable resurgimiento de los conflictos nacionales, como muy pronto se vio en Chechenia, Georgia, Ucrania, el Cáucaso.

 

Las consecuencias

Tres años después del intento de golpe de Estado de 1991, las advertencias del CIT, expresadas por Terry Fields en Novokuznetsk, resultaron correctas.

 

A medida que los antiguos burócratas del partido, ahora convertidos en gánsteres-capitalistas, se apoderaban de las cúpulas de la economía, incluidos los principales bancos, el desempleo se disparó. La inflación alcanzó el 2.400% en 1992-93 y, en otoño de 1993, Boris Yeltsin enviaba tanques contra la Casa Blanca para bombardear su propio parlamento. Tras las batallas que siguieron a ese ataque en Moscú, murieron al menos 147 personas, incluidos miembros de las fuerzas armadas.

 

Los testigos presenciales de estos hechos -que formaban parte del propio golpe de Estado de Boris Yeltsin- expresaron su rabia y conmoción en una reunión pública organizada poco después por Democracia Obrera, el CIT en Rusia. En la ciudad del norte, ahora conocida como San Petersburgo, más de un centenar de personas escucharon también a Tony Saunois, secretario del CIT, hablar de lo que el retorno del capitalismo -el «capitalismo salvaje»- significaba para la gran mayoría de la población de la antigua Unión Soviética.

Ya se había producido un drástico colapso de la economía, la esperanza de vida había caído en picada y la pobreza general había aumentado, mientras que una banda de antiguos burócratas del partido se había abierto paso literalmente hasta la propiedad de todos los principales bancos y empresas con Boris Yeltsin como «protector». Esto es lo que siguió al «Golpe de agosto» de 1991, no un futuro halagüeño de democracia y abundancia para todos.

 

Repercusiones

A pesar de que el estalinismo era una caricatura grotesca del socialismo, su colapso y el de la propia Unión Soviética fueron acompañados por un triunfalismo generalizado por parte de los representantes del capitalismo. Se regodeaban de que ya no había alternativa a su sistema de propiedad privada y beneficio privado. Francis Fukiyama llegó a llamarlo «El fin de la historia».

 

Todo esto tuvo graves consecuencias para el movimiento obrero, ya que los dirigentes derechistas de los sindicatos y de los partidos socialdemócratas y «comunistas» abandonaron cualquier conversación sobre alternativas socialistas. No supieron explicar que lo que había existido en los antiguos estados estalinistas no era socialismo. En algunos casos, las organizaciones que pensaban que no tenían futuro, simplemente se disolvieron.

 

La idea de que el socialismo era un objetivo realista se desvaneció. En la década de los noventa, rara vez se escucharon demandas de nacionalización o incluso de intervención estatal en favor de los trabajadores.

 

En todos los Estados emanados de la Unión Soviética, los años de colapso económico y de penurias fueron seguidos por una cierta recuperación de los peores aspectos de los años noventa. Pero si se suponía que la reintroducción del capitalismo iba a ir acompañada de alguna forma de democracia, las ilusiones se desvanecieron sin duda. La mayoría de las antiguas repúblicas de la URSS no tienen más que regímenes autocráticos en los que se amañan las elecciones y se silencian las críticas en los medios de comunicación y en las calles.

 

La nueva generación que no conoce nada de los años 90 puede tolerar la estabilidad, incluso la dictadura, durante un tiempo si se mantiene el nivel de vida. Pero puede producirse una explosión de ira por alguna injusticia concreta e incluso un movimiento generalizado contra el autoritarismo.  Si la vida de la mayoría no mejora, los trabajadores y los jóvenes cuestionarán y desafiarán el gobierno de las camarillas privilegiadas que se autoperpetúan y de los oligarcas súper ricos.

 

Perspectivas

El actual gobernante autocrático de Rusia, Vladimir Putin, que llegó al poder en 2000, es un descendiente político directo del último dictador, Boris Yeltsin. El año pasado manipuló descaradamente un cambio en la constitución para poder permanecer en el poder casi indefinidamente.

 

Putin y el puñado de oligarcas súper ricos que le rodean tienen mucho que perder si se ven obligados a abandonar el poder. Su despiadado trato al político de la oposición burguesa, Alexei Navalny, provocó protestas masivas, especialmente de jóvenes, y grandes enfrentamientos con la policía antidisturbios, en pueblos y ciudades de toda Rusia en enero de este año. En septiembre se celebrarán nuevas elecciones parlamentarias amañadas y no se resolverá nada para el sufrido pueblo ruso.

 

Es necesario luchar por los derechos democráticos básicos -libertad de expresión, de reunión, de organización y de protesta- y por unas elecciones libres y justas. Los sindicatos verdaderamente democráticos son vitales para renovar las luchas de los trabajadores, libres de la injerencia del Estado o de los propietarios-ladrones oligarcas. Hay que luchar por el renacimiento, después de generaciones, de un partido obrero de masas genuinamente socialista en Rusia, y en todas las antiguas repúblicas de la URSS. Sólo entonces, a través de la lucha contra el capitalismo y toda la miseria que conlleva, puede abrirse la perspectiva de una nueva confederación de repúblicas genuinamente socialistas.

 

La profunda crisis del capitalismo mundial en 2008-9 lo expuso como un sistema que no puede satisfacer ni siquiera las necesidades básicas de la mayoría de la población. Engendra guerras, guerras civiles, hambrunas y desastres medioambientales. La crisis aún más profunda provocada por la pandemia de Covid hoy ha puesto de manifiesto todo lo que está podrido en el sistema capitalista, en el que los ricos se hacen más ricos mientras millones mueren.

 

Las ideas de lucha y de socialismo democrático, por las que lucha constantemente el CIT, vuelven a estar a la orden del día. Entender lo que es el socialismo, y lo que no es, es vital para convencer a las nuevas generaciones de que luchen por el fin del capitalismo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here