Inicio Internacional Cae Kabul: Un golpe devastador para EEUU y el imperialismo occidental –...

Cae Kabul: Un golpe devastador para EEUU y el imperialismo occidental – El sufrimiento de los afganos continúa bajo los talibanes

500
0
Compartir

Niall Mulholland.

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

 

El domingo 15 de agosto, los talibanes llegaron a la capital de Kabul, forzando al gobierno de Ashraf Ghani, respaldado por Estados Unidos, a abandonar el poder. Miles de habitantes intentaron desesperadamente subir a los aviones para huir de la fuerza islámica de línea dura. Después de que Ghani huyera del país, los combatientes talibanes tomaron el control del palacio presidencial vacío y abandonaron los puestos de policía en Kabul. Los talibanes liberaron a miles de reclusos de la tristemente célebre prisión de la base aérea de Bagram, un símbolo odiado de la ocupación occidental.

 

Tras décadas de ocupación militar imperialista occidental apoyando a regímenes títeres, la capital cayó sin dar batalla. Tal era la falta de apoyo al régimen de Ghani entre la población, en su conjunto, y la profunda impopularidad de décadas de tropas occidentales sobre el terreno.

 

Está claro que la mayoría de los afganos no desean el regreso del gobierno de los talibanes en Afganistán. Sin embargo, los talibanes han explotado la desmoralización de gran parte de las masas ante sus atroces condiciones, así como el enorme enfado por la corrupción. Los islamistas de línea dura prometen ofrecer la «ley y el orden» y la «seguridad» que tantos anhelan.

 

La caída de Kabul es un golpe devastador para Estados Unidos y para todas las potencias agrupadas en la OTAN, que invadieron Afganistán en 2001. Es una debacle humillante para el imperialismo occidental. Las imágenes televisivas de Kabul echan por tierra la idea, cuidadosamente promovida por los ideólogos capitalistas desde el colapso de los regímenes estalinistas en la antigua Unión Soviética y en Europa del Este, de que el poder militar estadounidense era imparable y podía imponer el «Nuevo Orden Mundial» en todas partes. El plan de «construcción de la nación» para Afganistán está en ruinas, ya que los talibanes vuelven al poder justo antes del vigésimo aniversario de los atentados del 11 de septiembre.

 

Durante semanas, los talibanes capturaron franjas de Afganistán, enfrentándose a poca resistencia. El ejército nacional afgano no estaba preparado para luchar y morir por el muy impopular y represivo régimen de Ghani. Como todas las instituciones bajo los regímenes títeres de Estados Unidos, el ejército afgano estaba plagado de chanchullos y corrupción. En muchos casos, los soldados estaban semidesnutridos y sólo disponían de escasas existencias de armamento y munición.

 

Los señores de la guerra hicieron tratos con los talibanes que avanzaban y no se unieron a la «causa perdida» del asediado gobierno de Ghani, ni siquiera en el norte del país, tradicionalmente antitalibán.

 

Miedo y terror en Kabul

Con la llegada de los talibanes a Kabul, el miedo y el terror se han apoderado de muchos residentes. La última vez que los talibanes gobernaron Afganistán, entre 1996 y 2001, impusieron su estricta interpretación de la ley islámica, que implicaba la prohibición de que las mujeres recibieran educación o trabajaran, la lapidación de las mujeres acusadas de adulterio, la realización de ejecuciones públicas y el corte de las manos de los ladrones acusados.

 

En el periodo previo a su victoria, los talibanes han indicado que van a «moderar» su gobierno. Uno de sus principales líderes, el mulá Baradar, declaró que están en conversaciones con «otros líderes afganos» sobre la formación de un «gobierno islámico abierto e inclusivo». El mulá Baradar admitió que «hemos alcanzado una victoria que no se esperaba… ahora se trata de cómo servir y asegurar a nuestro pueblo y garantizar su futuro y una buena vida lo mejor posible».

Combatientes talibanes en el palacio de gobierno

 

Queda por ver hasta qué punto esto es mera propaganda conveniente de los líderes talibanes. «Al comienzo de esta transición [al poder]», comenta el veterano corresponsal Patrick Cockburn, «puede que a los talibanes les interese mostrar una cara moderada y no despertar la oposición en casa o en el extranjero con ejecuciones públicas y palizas» (Independent, Londres, 16/08/21). Sin embargo, incluso un régimen talibán supuestamente «moderado» será profundamente reaccionario y opresivo hacia las mujeres y otras personas.

 

Lo más probable es que los talibanes quieran evitar enfrentamientos directos con el imperialismo occidental mientras consolidan su dominio. Su victoria relámpago no significa que los talibanes tengan raíces profundas y un apoyo universal en todo el país. Afganistán está formado por varios grupos étnicos y tribales, como los tayikos, uzbekos, hazaras, y los pastunes, de los que los talibanes obtienen la mayor parte del apoyo. Los talibanes tendrán que intentar llegar a acuerdos con muchos de estos grupos si quieren mantenerse en el poder. Si no lo consiguen, podría abrirse el camino a un nuevo conflicto y a una nueva ronda de sangrienta guerra civil, con la posibilidad de que el país se desintegre.

 

Un recrudecimiento de los atentados terroristas islámicos derivados de la victoria de los talibanes es, evidentemente, una preocupación acuciante para las potencias regionales y occidentales. Los talibanes tienen facciones más alineadas con Al Qaeda. Sin embargo, no es en absoluto seguro que los talibanes vuelvan a permitir que Afganistán se convierta en una plataforma de lanzamiento para que los grupos terroristas islámicos tramiten atentados contra sus supuestos enemigos. Es posible que los talibanes intenten frenar o contener a las fuerzas islámicas yihadistas para que no utilicen Afganistán para tramar atentados que puedan invitar a los ataques militares occidentales. La relación entre los talibanes y el ISIS es tensa y no está claro hasta qué punto el grupo terrorista islámico puede desarrollarse en Afganistán. No obstante, los gobiernos occidentales están seriamente preocupados por un nuevo repunte de los atentados terroristas internos, ya que la victoria de los talibanes actúa, como mínimo, como un acicate para diversos grupos terroristas islámicos en todo el mundo.

 

Las potencias occidentales se apresuran

Las potencias occidentales están ahora desesperadas en respuesta a la llegada de los talibanes al poder, tratando de encontrar si hay algún modus operandi que puedan tener con los nuevos gobernantes en Kabul. Después de todo, cuentan con el represivo régimen islámico saudí como aliado. Desde que Trump hizo su «trato» con los talibanes, y Biden anunció la salida total de todas las fuerzas estadounidenses para el 11 de septiembre, Estados Unidos había presionado para que las partes afganas llegaran a un acuerdo, con la participación de los talibanes, durante las fallidas conversaciones en Doha. Está claro que las potencias occidentales pueden vivir con regímenes islámicos reaccionarios, contrarios a las mujeres y a la clase trabajadora, como sus estrechos aliados de los Estados del Golfo, siempre que no se interpongan en sus intereses vitales a nivel regional o mundial.

 

La «guerra contra el terrorismo» no fue más que el pretexto para la invasión imperialista de Afganistán en 2001. Después de todo, la creación de Al Qaeda surgió del apoyo de Estados Unidos a los combatientes muyahidines contra las fuerzas de la Unión Soviética en Afganistán durante la década de 1980. La ocupación de Afganistán por parte de las fuerzas occidentales en 2001 fue una parte crucial de los esfuerzos de Estados Unidos y otros «socios de la coalición», como Gran Bretaña, para aumentar su influencia y control de Asia Central.

 

Repercusiones de largo alcance

La victoria de los talibanes tendrá repercusiones de gran alcance en la región. Un efecto inmediato puede ser una nueva ola de refugiados que puede desestabilizar a los países vecinos y que acabará afectando también a Europa.

 

La asunción del poder por parte de los talibanes es una ventaja para los servicios militares y de inteligencia de Pakistán, que tienen vínculos muy estrechos con los talibanes. Durante décadas, Pakistán sirvió de base para los líderes talibanes. Sin embargo, el gobierno de Pakistán se enfrentará ahora a un régimen desestabilizador e imprevisible en sus fronteras.

 

China y Rusia se alegrarán de ver el regreso de las fuerzas occidentales de Afganistán. Los talibanes han asegurado a los Estados chino y ruso que el personal de sus embajadas está a salvo en Kabul. Pero tanto China como Rusia temerán que un Afganistán gobernado por los talibanes pueda servir de impulso a las minorías islámicas secesionistas de sus países y estimular los ataques terroristas internos de los grupos terroristas islámicos.

 

Mientras que los sucesos de Kabul representan un serio golpe al prestigio y la influencia de Estados Unidos, la OTAN y el imperialismo occidental, la clase trabajadora y los pobres de Afganistán se quedan con las nefastas consecuencias de décadas de ocupación y ahora el regreso de los talibanes. No hay nada remotamente progresista en los talibanes o en los señores de la guerra y los líderes tribales y étnicos con los que los talibanes tratarán de llegar a acuerdos para gobernar.

 

El CIT siempre ha defendido que la autoorganización y la acción independientes de la clase trabajadora son esenciales en Afganistán. Esto implica la construcción de organizaciones de masas de la clase trabajadora y de los pobres, con un programa de cambio socialista fundamental, que luche por el poder para acabar con la pesadilla de las guerras, las invasiones, la pobreza y la opresión.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here