Inicio Medio Ambiente Capitalismo = Catástrofe climática

Capitalismo = Catástrofe climática

525
0
Compartir

Dave Murray.

Publicado en The Socialist, periódico semanal del Socialist Party (CIT en Inglaterra y Gales)


Primero la buena noticia: todavía es posible evitar un apocalipsis climático. ¿Y las malas noticias? Ya es demasiado tarde para evitar la catástrofe climática.

Este es el veredicto del último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas, publicado antes de la cumbre internacional sobre el clima que se celebrará en Glasgow el próximo mes de noviembre.

El informe de 2018 del IPCC nos dio el práctico eslogan “1,5 para seguir vivo”, señalando que incluso un aumento de 1,5 °C en las temperaturas medias globales por encima de los niveles preindustriales tendría efectos desastrosos en el ecosistema, pero permitiría que el calentamiento global se estabilizara y la vida humana sobreviviera.

El último informe muestra que ya estamos en +1,1°C, que estamos a punto de superar los 1,5°C y que nos dirigimos a los 3°C, a partir de los cuales se producen una serie de “puntos de inflexión”. Esto llevaría al planeta a un efecto invernadero desbocado, que sería irreversible y podría hacer inviable la vida humana.

El informe del IPCC de este año nos dice que, independientemente de las reducciones de carbono que se lleven a cabo, vamos a alcanzar 1,5ºC en 2030.

Esto nos dice lo que ya sabemos. Hemos visto las inundaciones mortales que han arrasado comunidades en Alemania, los Países Bajos y Bélgica, los incendios forestales que han arrasado franjas de California, Australia, Rusia, Grecia y Turquía, y la ola de calor sin precedentes en el noroeste del Pacífico estadounidense. Gracias a la falta de acción de los gobiernos capitalistas para reducir las emisiones, se esperan más acontecimientos de este tipo.

Por supuesto, nuestros gobernantes no se callan. Con el gobierno del Reino Unido como anfitrión de las conversaciones de la “Conferencia de las Partes” de la ONU (COP26), podemos esperar ver un montón de fotos en los parques eólicos y el anuncio de nuevos y ambiciosos objetivos de reducción de carbono. Lo que no veremos es ninguna acción significativa para cumplir esos objetivos.

La COP26 debería afrontar el hecho de que el sistema de “tope y comercio” -la venta del derecho a bombear gases de efecto invernadero a la atmósfera- ha sido un completo fracaso. De hecho, Canadá ha aumentado sus emisiones de carbono desde que aceptó los “Acuerdos de París”.

La actuación del gobierno británico es un poco mejor. Es cierto que se ha producido una reducción del 29% de las emisiones de carbono en la última década (principalmente debido a la continua desindustrialización), pero esto sigue dejando un 20% por debajo de su objetivo para 2030.

La respuesta del primer ministro conservador, Boris Johnson, es anunciar nuevos y ambiciosos objetivos, al tiempo que da luz verde a nuevas prospecciones de petróleo y gas, a una nueva mina de carbón y a una gran ampliación de la red nacional de carreteras.

Llamada a la acción

El aspecto de “buena noticia” del informe del IPCC debería ser una llamada a la acción. Pero aunque evitar la catástrofe climática redunda en los intereses estratégicos del capitalismo, sus líderes políticos parecen decididos a seguir adelante con planes de cambio climático que ya han fracasado.

Para que la acción sea significativa, tenemos que luchar por un cambio de dirección. Pero no basta con pedir a los villanos de esta historia que cambien su forma de actuar. El capitalismo es la crisis climática.

Sólo la clase obrera, que no tiene nada que ver con el capitalismo pero cuyo poder colectivo puede detener la producción capitalista, es la clave para cambiar la sociedad. Armada con un programa para la transformación socialista de la sociedad, puede llevar a cabo la reconstrucción global que puede salvarnos de un infierno climático.

Se puede sustituir el caos del capitalismo por una planificación socialista democrática de la economía, para satisfacer las necesidades de la humanidad y del medio ambiente.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here