Inicio Internacional COP26: Creciente apoyo a las ideas socialistas en las manifestaciones de Glasgow

COP26: Creciente apoyo a las ideas socialistas en las manifestaciones de Glasgow

74
0
Compartir

[Imagen: Un puesto del Partido Socialista de Escocia (CWI) durante la manifestación de la COP26 del pasado fin de semana]

8 de noviembre de 2021

Oisin Duncan, Partido Socialista de Escocia (CIT)

Un puesto del Partido Socialista de Escocia (CIT) durante la manifestación de la COP26 del pasado fin de semana
Del 5 al 6 de noviembre, Glasgow fue testigo de algunas de las mayores movilizaciones políticas desde el ataque de la pandemia de covirus. El catalizador fue la cumbre patronal COP26, un foro para encontrar «soluciones» para limitar el calentamiento global, pero sobre todo para salvar el sistema capitalista.

La marcha del viernes, de hasta 20.000 personas, fue una manifestación abrumadoramente juvenil organizada por Viernes por el Futuro, con una enorme apertura a las ideas de que es necesario un cambio sistémico de la podredumbre del capitalismo impulsada por los beneficios.

La manifestación del sábado, organizada por la Coalición COP, fue más numerosa, con cerca de 70.000 personas, y no tan joven. Sin embargo, era evidente la falta de fe generalizada en que la CP pueda ofrecer una solución viable para la gran mayoría de la humanidad.

Esta conciencia fue reflejada por la figura global de las huelgas climáticas juveniles, Greta Thunberg, con sus comentarios en George Square el viernes. Acertadamente, afirmó que «no podemos resolver una crisis con los mismos métodos que nos han traído hasta aquí en primer lugar», continuando con un llamamiento a «recortes drásticos de las emisiones anuales como nunca se ha visto en el mundo». El mensaje de Thunberg de que los líderes políticos son todos «Bla, Bla, Bla» caló en muchos.

La pregunta, a la que Greta aún no responde, es cómo se va a hacer esto si los gobernantes capitalistas están a cargo de la economía y, por lo tanto, del proceso. El propósito de la participación del Partido Socialista de Escocia en la manifestación era responder a esa pregunta con nuestra demanda central de construir un movimiento de masas de la clase obrera para el cambio socialista para poner fin al cambio climático.

El último informe del IPCC confirma la validez científica de esta demanda. Mientras los grupos de presión empresariales y los políticos corruptos hablan del problema para aparentar que lo abordan, millones de jóvenes y trabajadores en Escocia y a nivel internacional ven cómo se juega con nuestro futuro ante nuestros ojos.

Increíblemente, la industria de los combustibles fósiles tiene más delegados en la COP26 -más de 500- que cualquier otra nación. Más de 100 empresas de combustibles fósiles están representadas.

A nuestras docenas de activistas se unieron en las marchas los compañeros de nuestro partido hermano inglés y galés, el Partido Socialista (CWI), levantando la bandera de las ideas socialistas como confiscar los beneficios de los grandes contaminadores y verterlos en energía renovable controlada democráticamente y de propiedad pública. Esto formaría parte de un plan socialista de producción necesario para garantizar una vida digna a todos. No más beneficios para los multimillonarios y sus servidores políticos, ¡necesitamos la propiedad pública y el control obrero de la industria!

Es significativo que los jóvenes del movimiento climático estén cada vez más abiertos a los métodos de la lucha de clases, como lo demuestran los jóvenes huelguistas que se unen a los piquetes de trabajadores de la limpieza y el retorno de esta solidaridad por parte de un fuerte contingente del GMB de Glasgow en la marcha del viernes.

Este es un desarrollo bienvenido para el Partido Socialista de Escocia, que ha estado pidiendo una orientación a la clase obrera organizada como la clave para los jóvenes radicalizados por la crisis climática. Hemos estado planteando esta idea desde que se produjeron las primeras huelgas climáticas en 2018.

Ideas anticapitalistas y socialistas

Otro paso importante es el creciente apoyo a las ideas anticapitalistas, y socialistas, ambas presentes en las manifestaciones del viernes y el sábado. Nuestro partido, junto con los compañeros asistentes de Newcastle, Carlisle y Londres, tuvo un impacto colorido y disciplinado en las marchas.

En nuestros gazebos rojos, las banderas y pancartas de «cambio socialista para acabar con el cambio climático» -que vendimos a cambio de donaciones- y los folletos, fueron muy solicitados por cientos de jóvenes, en particular.

Los compañeros del Partido Socialista de Escocia hablaron durante horas a través de nuestros sistemas de megafonía en ambos días, popularizando una solución socialista a la crisis climática. Explicamos que no puede haber capitalismo sin destrucción del clima. La necesidad de acabar con el dominio de los multimillonarios y las grandes empresas es fundamental para la lucha contra el cambio climático. La construcción de un movimiento de masas de trabajadores y jóvenes es esencial para barrer el capitalismo y construir un mundo socialista. Nuestras peticiones que pedían la incautación de los beneficios mediante la nacionalización de las principales empresas contaminantes, bajo el control de los trabajadores y el apoyo a los trabajadores de los contenedores de basura en huelga en Glasgow, fueron muy populares.

Fuimos la única organización de izquierdas en las manifestaciones que planteó claramente estas ideas. Muchas otras presentaron mensajes contradictorios, pidiendo un cambio de sistema en lugar de un cambio socialista.

El entusiasmo por las ideas socialistas audaces e intransigentes se reflejó en los 262 ejemplares del periódico socialista que se vendieron en las marchas y en las 700 libras esterlinas en donaciones que recibimos en nuestros puestos gracias a pancartas, chapas, folletos y en solidaridad con nuestras ideas. También se distribuyeron más de 6.000 ejemplares de nuestro folleto. Más de cincuenta personas rellenaron tarjetas para afiliarse al Socialist Party Scotland.

El interés por las ideas socialistas se reflejó también en nuestra reunión después de la manifestación del sábado, a la que asistieron 50 jóvenes y trabajadores. Muchos de ellos asistieron a su primera reunión socialista, y se mostraron entusiasmados con el potencial de las ideas socialistas para resultar transformadoras no sólo de la crisis climática, sino de toda la sociedad.

Al enarbolar nuestras consignas a favor de un cambio socialista para acabar con el cambio climático, proporcionamos un marcador en el debate que tiene lugar fuera de la COP sobre el mejor camino a seguir. Se puede pedir disculpas por un sistema que se nutre de la explotación del planeta y de los trabajadores, o abogar por una ruptura fundamental con ese sistema.

Hasta ahora no hemos convencido a todos los movilizados por el movimiento climático de nuestro programa, pero tuvimos un impacto importante en los eventos del pasado fin de semana. Las noticias de la BBC del viernes por la noche mostraron nuestra influencia, con nuestras pancartas en las noticias nacionales. Los puntos alentadores a destacar son la apertura a nuestras ideas, la voluntad de los jóvenes de comprometerse con las batallas que libra el movimiento obrero y la creciente desconfianza hacia todo el establishment capitalista.

Nuestro partido y el Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT) llevan décadas organizando a la clase obrera y a la juventud para construir un movimiento capaz de enfrentarse a la patronal y a su sistema.

La crisis medioambiental provocada por la avaricia capitalista desenfrenada es sólo uno de los ejemplos más claros de cómo ese sistema no ofrece ningún futuro para la gran mayoría de la humanidad. A juzgar por la evidencia del pasado fin de semana, los trabajadores y los jóvenes están sacando cada vez más esa conclusión. Les pedimos que discutan con nosotros, se unan a nuestro partido y luchen por una transformación socialista de la sociedad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here