Inicio Internacional Yemen: la otra zona de guerra hipócritamente minimizada por las potencias occidentales

Yemen: la otra zona de guerra hipócritamente minimizada por las potencias occidentales

401
0
Compartir

[Imagen: Más de 150.000 personas, entre ellas decenas de miles de civiles, han muerto en la guerra de Yemen, incluida la campaña de bombardeos dirigida por Arabia Saudí. Foto: Wikipedia/CC]

Elaine Brunskill, 7 de Abril de 2022.

Artículo de The Socialist – Semanario del Partido Socialista, (CIT en Inglaterra y Gales)

Durante semanas, el horror de la brutal invasión de Ucrania por parte de Putin ha dominado las noticias. Junto a esta carnicería, también se ha producido la actual guerra civil en Yemen. Sin embargo, esta guerra despiadada en Yemen, y toda la hipocresía que la rodea, han sido dejadas de lado. Yemen es la guerra olvidada.

Limitado por Arabia Saudí y Omán, Yemen tiene una importancia estratégica al estar situado en el estrecho que une el Mar Rojo con el Golfo de Adén, por el que pasan la mayoría de los envíos de petróleo del mundo. El carácter crucial de estas rutas se puso de manifiesto con el caos provocado, y la pérdida de miles de millones de dólares diarios, por un solo buque portacontenedores que bloqueó el Canal de Suez en marzo de 2021.

Yemen había estado bajo la esfera de influencia de Arabia Saudí. Sin embargo, la Primavera Árabe de 2011 iluminó el cielo, dando durante un tiempo a los trabajadores y a los que viven en la pobreza extrema una visión de una alternativa a los podridos regímenes autoritarios del norte de África y de Oriente Medio.

Inspirado por estos levantamientos, la presión masiva de la población de Yemen obligó al presidente del país, Ali Abdullah Saleh, respaldado por Arabia Saudí, a entregar el poder a su adjunto, Abdrabbuh Mansur Hadi.

Ambos regímenes habían estado sumidos en la corrupción, pero la falta de una alternativa obrera dejó un vacío político, que llevó a los Houthis chiítas del norte de Yemen, apoyados por Irán, a derrocar a Hadi, respaldado por Arabia Saudí. Esto provocó la formación de una coalición liderada por Arabia Saudí, que incluía a los Emiratos Árabes Unidos y a otros países del norte de África y de Asia occidental, que actuó contra los houthis. Esto ha alimentado una guerra civil en curso y ha desencadenado una importante crisis humanitaria en Yemen.

Doble estándar

En las últimas semanas, Joe Biden ha calificado a Putin de “dictador asesino” y “matón puro”, que está “librando una guerra inmoral contra el pueblo de Ucrania”. Incluso se ha salido del guión y parece que ha instado a los que rodean a Putin a echarlo del Kremlin, mientras que, al mismo tiempo, permite al régimen saudí librar una terrible guerra en Yemen.

Biden, como candidato a las elecciones presidenciales de 2020, se pronunció contra la terrible situación en Yemen. Criticó al anterior presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por dar un cheque en blanco a Arabia Saudí y prometió poner fin a todo el apoyo estadounidense a las operaciones ofensivas en Yemen, incluidos los acuerdos de armas pertinentes. En su primer discurso como presidente, subrayó: “Esta guerra tiene que terminar”.

Pero, al igual que Boris Johnson, las críticas de Biden al brutal régimen saudí del príncipe heredero Mohamed bin Salman Al Saud se han visto matizadas por la necesidad de Occidente de aumentar la producción de petróleo saudí, tras haber impuesto sanciones a las exportaciones de petróleo ruso, que han aumentado las presiones inflacionistas sobre los precios.

Desde la escalada del conflicto en marzo de 2015, la vida en Yemen se describe como una lucha diaria por la supervivencia. La ONU calcula que unos 30 millones de personas, casi el 80% de la población, necesitan ayuda humanitaria.

La economía se ha paralizado y la escalada de los precios de los alimentos ha dejado a más de 13 millones de personas en peligro de morir de hambre. Además, la guerra en Ucrania, que es uno de los principales exportadores de trigo (en conjunto, Rusia y Ucrania representan el 29% del comercio mundial de trigo), afectará aún más a Yemen. Aunque es un exportador de trigo, Yemen obtiene alrededor de un tercio de su trigo de Ucrania.

Desde el inicio del conflicto, Yemen ha sido objeto de una “guerra sucia”. Al igual que los ataques de Putin en Ucrania, el régimen saudí ha sido castigado por matar a civiles en ataques aéreos. Según la agencia de Naciones Unidas Unicef, 10.000 niños han muerto o han quedado mutilados desde que comenzaron los combates. Eso equivale a cuatro niños, cada día.

En el cargo, las promesas de Biden sobre Yemen fueron abandonadas rápida y discretamente. La venta de armas, junto con el servicio de los aviones utilizados para atacar objetivos yemeníes, ha continuado con Arabia Saudí.

En noviembre de 2021, el Departamento de Estado notificó al Congreso un nuevo acuerdo de armas con Arabia Saudí por valor de 650 millones de dólares. El gobierno de Biden afirma que las armas que se venden son de naturaleza “defensiva”. Sin embargo, la Dra. Natalie Goldring, que es la representante en la ONU del Acronym Institute for Disarmament Diplomacy para cuestiones de armas convencionales y comercio de armas, sostiene que las armas tienen capacidades tanto defensivas como ofensivas.

Mientras que, en su campaña electoral presidencial, Biden declaró que Arabia Saudí era un “estado paria” que pagaría el precio de las bárbaras violaciones de los derechos humanos, (incluyendo el brutal asesinato y desmembramiento del periodista saudí Jamal Khashoggi), su administración ha suavizado ahora su enfoque, pidiendo una “recalibración” con un régimen saudí manchado de sangre.

Un papel vergonzoso

El gobierno británico también ha desempeñado un papel absolutamente vergonzoso en el suministro de armas a Arabia Saudí. La Campaña contra el Comercio de Armas (CAAT) informa de que las ventas británicas de armamento y equipo militar en los últimos seis años, durante el transcurso de la sangrienta guerra civil de Yemen, son tres veces mayores de lo que se pensaba. Empresas como BAE Systems tienen la sangre del pueblo yemení en sus manos.

El CAAT ha esbozado un sistema opaco de “licencias abiertas” que ha ocultado la verdadera cifra. Así, en lugar de los 6.700 millones de libras de ventas de armas publicadas por el Departamento de Comercio Internacional, ahora se estima que se han vendido a los saudíes equipos y servicios militares por valor de más de 20.000 millones de libras desde 2015.

Estas exportaciones se firmaban mientras Boris Johnson era ministro de Asuntos Exteriores. Johnson, el autoproclamado defensor de la libertad, que recientemente visitó a Mohamed bin Salman, pareció no inmutarse por la reciente ejecución de 81 personas, a pesar de las promesas del príncipe heredero de “modernizar” su sistema judicial.

En represalia a la brutal guerra de Rusia en Ucrania, Johnson ha confiscado algunos activos de oligarcas rusos, incluido el anterior propietario del club de fútbol Chelsea, Roman Abramovich. Sin embargo, en respuesta a la venta del Newcastle United al Fondo de Inversión Pública Saudí, en medio de su sangrienta participación en Yemen, la entonces secretaria de Comercio del Reino Unido, Liz Truss, desestimó las preocupaciones sobre la venta, diciendo que era puramente un “asunto comercial”.

Antes de la venta del Newcastle United por 300 millones de libras, se ha revelado que el príncipe heredero de Arabia Saudí había enviado personalmente un mensaje de texto a Johnson, pidiéndole que interviniera y “corrigiera” la “decisión equivocada” de la Premier League de no permitir que la adquisición siguiera adelante.

Líderes mundiales como Biden y Johnson también han sido cómplices del “lavado deportivo”, al permanecer en silencio mientras el régimen saudí acogía la Fórmula 1 en un intento de oscurecer la manchada reputación del régimen.

En Ucrania, Yemen y otras regiones del mundo devastadas por la guerra, no se puede confiar en los políticos e instituciones capitalistas. Sus lealtades y políticas exteriores están estrechamente ligadas a sus propios intereses y beneficios imperialistas. En Yemen y más allá, las brasas de la Primavera Árabe pueden volver a encenderse, con valiosas lecciones de las revoluciones de 2011 que preparan a las masas para futuras luchas; lo más importante, la necesidad de construir partidos obreros independientes con un programa para acabar con el sistema de explotación del capitalismo. En última instancia, para los trabajadores y los que viven en la pobreza, sólo un programa socialista puede empezar a unir a los trabajadores y superar las divisiones étnicas

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here