Inicio Internacional Inflación y caída del nivel de vida: síntomas de un sistema de...

Inflación y caída del nivel de vida: síntomas de un sistema de lucros en crisis

147
0
Compartir

Hannah Sell. Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

Artículo de The Socialist, semanario del Partido Socialista (CIT en Inglaterra y Gales)

[Imagen: Un banco de alimentos en una iglesia católica de Londres]

Se prevé que este año, 2022, se produzca la mayor caída del nivel de vida en el Reino Unido desde 1956. La inflación, según el índice de precios al por menor, se sitúa ya en el 8,2% y se prevé que siga aumentando a lo largo del año. El aumento de los precios de la energía y los alimentos está dejando a un número cada vez mayor de personas de la clase trabajadora en la disyuntiva de calentarse o comer.

Los economistas y políticos capitalistas están divididos en cuanto a la forma de abordar las múltiples crisis a las que se enfrenta su sistema. Sin embargo, hay una cuestión en la que están abrumadoramente unidos: que sean los trabajadores los que carguen con la peor parte.

Sería demasiado increíble, incluso para los políticos tories, afirmar que son las subidas salariales las que han provocado el actual aumento de la inflación. Pero eso no impide una campaña sostenida contra cualquier aumento de los salarios de los trabajadores para contrarrestar la inflación.

Andrew Bailey, gobernador del Banco de Inglaterra, lo expresó con crudeza, exigiendo «ver una moderación de las subidas salariales» como la forma de «superar este problema más rápidamente». Sin duda, Bailey, con 575.000 libras al año, no necesita una subida salarial para poder pagar su factura del gas, pero la historia es diferente para el resto de nosotros.

Los comentaristas capitalistas criticaron a Bailey por lo burdo de su declaración, pero no por su contenido. Por ejemplo, Martin Wolf, columnista jefe de economía del Financial Times, escribió: «Este comentario fue ciertamente impopular y probablemente inútil. Pero analíticamente tenía razón. Cuanto más traten los asalariados de restablecer su poder adquisitivo en una economía golpeada por estas pérdidas impuestas desde el exterior, mayor será la inflación y más despiadado el necesario apretón monetario».

Continuó diciendo: «Si la gente juega a pasar el paquete, insistiendo en aumentar los sueldos y salarios para compensar la reducción de los ingresos reales, los resultados serían o bien una compresión de los beneficios, lo que perjudicaría a la inversión, o bien provocar una espiral inflacionista, que perjudicaría a casi todo el mundo.»

¿Tiene razón? ¿La consecuencia inevitable de que los trabajadores luchen con éxito por aumentos salariales va a ser crear más miseria? La respuesta es un claro e inequívoco «no». Es más, la única manera de evitar un mayor debilitamiento dramático de los niveles de vida de la clase trabajadora es que el movimiento sindical lidere una lucha seria para luchar por aumentos salariales reales en todos los ámbitos.

El caos capitalista

El capitalismo es un sistema caótico y no planificado, basado en la propiedad privada de una pequeña minoría -la clase capitalista- de la industria, los bancos, la ciencia y la técnica. No está impulsado por ningún plan racional, sino por la sed de beneficios de esta pequeña minoría. En última instancia, ese beneficio proviene de la explotación de la clase obrera. Sin embargo, la clase obrera no tiene nada que decir en las decisiones económicas tomadas por el gobierno tory o por aquellos cuyos intereses defiende: los propietarios de la industria y los banqueros.

El actual aumento de la inflación tiene una serie de causas, incluyendo las enormes sumas inyectadas en la economía por los gobiernos para evitar el desastre económico durante la pandemia, el inevitable aumento de la demanda a medida que las economías se reabrieron, y la interrupción de las cadenas de suministro mundiales causada por las medidas de Covid y los acontecimientos posteriores – sin olvidar la guerra en Ucrania.

El aumento mundial de los precios de la energía, que ha repercutido en los precios de otros productos básicos, es un factor importante. Esto en sí mismo tiene múltiples causas. La invasión rusa de Ucrania ha desencadenado nuevas subidas, que se suman a las derivadas del aumento de la demanda de energía al levantarse las restricciones de Covid.

Sin embargo, esto no quiere decir que los actuales aumentos de precios sean simplemente «actos de Dios» en los que las compañías energéticas no han desempeñado ningún papel. Por el contrario, se están obteniendo grandes beneficios con el aumento de nuestras facturas. Por ejemplo, sólo dos productores de petróleo y gas del Reino Unido, Neptune y Harbour, acaban de pagar 1.200 millones de dólares en dividendos a sus accionistas. Con sede en el Mar del Norte, ninguno de los dos ha visto aumentar sus costes de producción, pero eso no les ha impedido aprovechar la oportunidad de la subida de los precios mundiales para hacer dinero rápido.

En total, alrededor del 50% del gas británico procede del Mar del Norte, pero el aumento de los costes para los consumidores en Gran Bretaña es tan elevado como en países como Alemania, que dependen más de Rusia.

No sólo los grandes accionistas y especuladores se están forrando con el aumento de los precios de la energía a corto plazo, sino que además se ha producido un fracaso total durante muchas décadas a la hora de invertir los grandes beneficios obtenidos, sobre todo en energías limpias, lo que ha preparado el terreno para la crisis actual.

La falta de inversión no sólo se aplica a la industria energética. El temor de Martin Wolf a que una «reducción de beneficios» provoque una caída de las inversiones es irrisorio. Su propio periódico, el Financial Times, señaló en febrero: «Es difícil sobreestimar la falta de crecimiento del gasto de capital en el Reino Unido, en comparación con la economía en general, su tendencia histórica u otros países». En otras palabras, los niveles de inversión ya están en niveles muy bajos.

Enormes ganancias

Esto no se deriva de una falta de ganancias para invertir. Al contrario, en 2019, por ejemplo, las empresas del FTSE 100 pagaron un récord de 110.000 millones de libras en dividendos a los accionistas, el doble que una década antes.

Esto es una condena al capitalismo moderno, particularmente en Gran Bretaña. En sus inicios, a pesar de las inevitables crisis periódicas que le son intrínsecas, y a pesar de su brutal explotación, el sistema hizo avanzar a la sociedad. El afán de maximizar sus beneficios empujó a los capitalistas a invertir en el desarrollo de las fuerzas productivas, la ciencia y la técnica. Hoy es más rentable guardar el dinero en el banco o apostarlo en los mercados financieros.

Y tienen mucho dinero para poner en el banco. En Gran Bretaña, alrededor de 250.000 millones de libras esterlinas al año (a precios de 2020) desde 1980 hasta hoy se han transferido de los bolsillos de la clase trabajadora a la clase capitalista. Ese proceso ya estaba en marcha antes de la Gran Recesión de 2007-08 y se ha acelerado desde entonces. No hay nada inflacionario en que los trabajadores logren, a través de la lucha, obligar a los empresarios a transferir parte de esa enorme riqueza de nuevo a los bolsillos de la mayoría.

Martin Wolf y sus compañeros argumentan que, en respuesta al aumento de los salarios, los empresarios no tendrían más remedio que aumentar el precio de sus productos, creando así una espiral inflacionaria. Sin embargo, de hecho, los capitalistas siempre aumentan los precios hasta el máximo que pueden conseguir y seguir vendiendo sus productos, como demuestra gráficamente el actual aumento de los precios de la energía.

A la inversa, no bajan los precios porque su mano de obra cobre menos, sino sólo si se ven obligados a hacerlo para poder vender sus productos. Los salarios de los trabajadores que ensamblan iPhones en China han aumentado, pero todavía sólo ganan alrededor de 2 libras por hora, mientras que el iPhone 13 cuesta la friolera de 750 libras.

El capitalismo es cada vez más un sistema en crisis. La guerra en Ucrania es el último ejemplo horrible de las crecientes tensiones entre las principales potencias capitalistas, y el consiguiente aumento de las barreras comerciales. Y dentro de eso el capitalismo británico -una potencia de segunda categoría- se está quedando más atrás que sus rivales.

Carrera hacia el fondo

Durante las últimas décadas, los sucesivos gobiernos capitalistas -Tory y New Labour- han fomentado una «carrera hacia el fondo», confiando en los bajos salarios y la superexplotación para hacer que el capitalismo británico sea «competitivo». Por supuesto, ningún país puede ganar la «carrera hacia abajo»; siempre hay trabajadores peor pagados en otro lugar. Ahora este gobierno tory habla de boquilla de «nivelación», pero en realidad está permitiendo que los salarios reales se hundan mucho más a través de la austeridad «inflacionaria».

No hay ninguna perspectiva de que el capitalismo mundial, y no digamos el británico, entre en una era de crecimiento sostenido y ofrezca mejoras sostenidas en el nivel de vida de la clase trabajadora. Por el contrario, nos enfrentamos a un período difícil e incierto, con una nueva recesión por delante en una etapa determinada.

Aunque una cierta cantidad de inflación puede ser útil para la clase capitalista -como herramienta para hacer que la clase trabajadora pague los gastos de la crisis de Covid y también para rebajar el valor real de las deudas históricas- están desesperados por evitar que crezca más o que continúe a largo plazo. Sin embargo, dados los enormes niveles de endeudamiento de la economía británica, cualquier intento de recortar la inflación mediante subidas significativas de los tipos de interés podría desencadenar una nueva recesión. Por ejemplo, el 20% de las empresas son «zombis», que sólo pueden hacer frente al pago de los intereses de la deuda incluso con el bajo nivel actual de los tipos de interés.

Y sean cuales sean las medidas que tomen el Banco de Inglaterra y el Gobierno, no podrán evitar automáticamente una mayor inflación. Cualquier devaluación de la libra esterlina, por ejemplo, provocaría un nuevo aumento de los costes de los productos importados.

¿Qué conclusiones debe sacar el movimiento obrero de todo esto? En primer lugar, lanzar una lucha decidida por aumentos salariales al menos acordes con la inflación para todos. La manifestación sindical nacional del 18 de junio debería convertirse en una demostración de fuerza masiva, y utilizarse como plataforma de lanzamiento para una acción coordinada sobre la cuestión salarial.

Y como el Nuevo Laborismo de Starmer no está dispuesto a luchar por los intereses de la clase trabajadora, también es necesario que los sindicatos empiecen a construir un nuevo partido obrero de masas para tener una voz política.

La lucha contra la austeridad de la inflación debe organizarse en torno a un programa de lucha, que incluya:

  • Un salario mínimo de 15 libras por hora para todos, sin exenciones. Por aumentos automáticos del salario mínimo vinculados a los ingresos medios o a la inflación, lo que sea más alto
    Para que todas las tarifas salariales se incrementen automáticamente, como mínimo, en consonancia con las subidas de precios. Aumentar sustancialmente las pensiones y otras prestaciones para compensar la inflación.
  • Como primer paso para luchar contra la inflación desde el punto de vista de la clase trabajadora, crear comités populares, que incluyan a los sindicatos y a los grupos de consumidores, para controlar los precios y medir los aumentos reales del coste de la vida para los trabajadores.
  • Abrir los libros de contabilidad de las empresas, especialmente de las grandes empresas que dominan la economía, para determinar sus costes reales, sus beneficios, las retribuciones y primas de los ejecutivos, etc.
  • Nacionalización inmediata de las grandes empresas de petróleo y gas, para que sean gestionadas como empresas públicas bajo el control y la gestión de los trabajadores, para satisfacer las necesidades de la mayoría de la sociedad, y para llevar a cabo un gran cambio a la energía limpia y verde, sin ninguna pérdida de puestos de trabajo, salarios o condiciones
  • Renacionalizar las empresas de electricidad, gas y agua, para que sean gestionadas democráticamente bajo el control y la gestión de los trabajadores para satisfacer las necesidades de la sociedad
  • Nacionalizar los bancos y las instituciones financieras, para proporcionar créditos baratos para el desarrollo planificado de la industria y los servicios, y para proporcionar créditos baratos para la vivienda y las pequeñas empresas.
    La nacionalización debe llevarse a cabo con una compensación mínima, sobre la base de la necesidad demostrada de los accionistas.
  • Por un nuevo partido obrero de masas, basado en los sindicatos, que aglutine a los trabajadores, los jóvenes y los activistas de los centros de trabajo, y las campañas comunitarias, medioambientales, antirracistas y contra los recortes, para ofrecer una alternativa política combativa y socialista a los partidos pro-grandes empresas.

Por último, es necesario sacar la conclusión de que no podemos permitirnos este sistema podrido. Las medidas anteriores, junto con la cooperación internacional con los trabajadores de otros países, serían pasos hacia la planificación socialista democrática de la economía, la única respuesta al caos dominado por las ganancias del capitalismo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here