Inicio Internacional Macron: ¡No te dejaremos cinco años más en el poder!

Macron: ¡No te dejaremos cinco años más en el poder!

401
0
Compartir

27 de abril de 2022

Gauche Révolutionaire (Izquierda Revolucionaria), CIT en Francia.

Emmanuel Macron ha ganado las elecciones presidenciales contra Marine Le Pen. Los planes de los capitalistas funcionaron, simplemente, forzando una repetición de la segunda vuelta de 2017. Increíblemente, Macron fue capaz de ganar de nuevo a pesar de las políticas viciosas que llevó a cabo en contra de los intereses de la mayoría de la población y de la ira acumulada. Una vez más, fue la presencia de Le Pen en la segunda vuelta lo que permitió a Macron pasar.

Macron obtuvo el 58,54% de los votos emitidos frente al 41,46% de Le Pen. El porcentaje de votos obtenidos por Macron, en proporción al número total de personas inscritas para votar, fue sólo del 38,52%. Esta cifra tiene en cuenta el índice de abstención especialmente elevado para estas elecciones (28,01%) y los votos en blanco (4,57%) y los votos nulos (1,62%). Es el resultado más bajo desde el de Georges Pompidou en 1969, un año después de la gran huelga general de mayo-junio de 1968.

Así que no es una gran victoria. Y ya las elecciones legislativas de mediados de junio parece que serán bastante reñidas, como una tercera vuelta. Sin embargo, Macron va a seguir adelante con sus políticas y parece querer hacerlo rápidamente, sobre todo en la reforma de las pensiones, empujando la edad de jubilación de 62 a 64 o 65 años.

La ira es grande

Le Pen ha ganado 2,6 millones de votos y Macron ha perdido 1,9 millones respecto a 2017. Ante la ausencia del izquierdista Jean-Luc Mélenchon en la segunda vuelta, una vez más, el voto de protesta contra Macron se expresó en vano con el voto a Marine Le Pen. Por ejemplo, ella y su Rassemblement National (RN) nunca convocarán huelgas contra las políticas de Macron. Fue una expresión de la inmensa ira acumulada contra las políticas de Macron en los últimos cinco años. Macron perdió más de 300.000 votos en Île-de-France, 100.000 en Hauts-de-France y 120.000 en el Grand Est.

Además, la mayoría de los votos a Le Pen fueron emitidos en las regiones más desfavorecidas, que han sufrido los ataques de las políticas neoliberales y el cierre de fábricas. Qué mejor ejemplo que Guadalupe, que ha votado a Le Pen [después de haber votado a Mélenchon en la primera vuelta] a pesar de que no ha conseguido poner un pie allí desde hace mucho tiempo.

Sin embargo, no hubo una marea a favor de la RN. Muchos jóvenes y votantes de izquierda se negaron a considerar el voto a Le Pen como el voto anti-Macron que ella decía representar. Votar a Le Pen significaba una política aún más autoritaria, violenta, racista y antiobrera. Algunos de estos votantes eligieron a Macron frente a Le Pen, con la idea de elegir contra qué enemigo luchar. Además, muchos se negaron a elegir. Además de los «votos en blanco», los votos nulos y las abstenciones son especialmente importantes.

Derrotar a Macron y sus políticas

Macron tiene, pues, una pequeña base para gobernar. Intentará ganarse a la derecha tradicional y a una parte de los ecologistas. Todas las fuerzas de la oposición miran hacia las elecciones legislativas de dentro de sólo seis semanas. Mélenchon ha sido el primero en indicar que la revancha electoral en «la tercera vuelta» es posible votando a Unión Popular (UP). Esta última (plataforma electoral de Mélenchon) está en discusión con el EELV (Ecologistas), el PCF (Partido Comunista de Francia) y el NPA (Nuevo Partido Anticapitalista) para encontrar un acuerdo sobre un programa de gobierno, una coalición que rompa limpiamente con el Parti Socialiste (PS) y sus políticas a favor de los capitalistas.

El PCF cometió un estúpido error estratégico al presentar a su propio candidato, Fabien Roussel, en las elecciones presidenciales y pensar que podría hacerlo mejor dejando fuera de juego a Mélenchon. Roussel obtuvo un resultado muy modesto, pero sus 800.000 votos habrían bastado sin duda para que Mélenchon pasara a la segunda vuelta, ya que perdió ante Le Pen por sólo 400.000 votos. El objetivo del PCF era mantener sus viejas alianzas con el actual Parti Socialiste cuando éste no tiene una política diferente a la de Macron (que fue ministro del PS con Hollande-Valls). Las políticas compatibles con Macron eran las más importantes a combatir, y la unidad en la primera vuelta de todas las fuerzas de izquierda que querían luchar contra Macron y el capitalismo habría cambiado el resultado.

Ahora el reto es muy duro para que la Unión Popular, aunque se amplíe, pueda conseguir la mayoría de los 577 escaños parlamentarios. Contrarrestar eficazmente a Macron y sus políticas sólo será posible en conjunción con un alto nivel de lucha obrera y organizando a los que quieran luchar en un partido obrero de masas.

Frente a Macron y Le Pen-Zemmour, ¡hay que convertir los 7,7 millones de votos a Mélenchon en una fuerza de lucha!

La Unión Popular/Francia Insumisa está recibiendo una atención considerable por parte de un sector de jóvenes y trabajadores. El programa de UP ha permitido plantear reivindicaciones vitales como la congelación y la bajada de los precios, la jubilación a los 60 años como máximo, el aumento de los salarios (con el salario mínimo en 1.400 euros), el aumento de las prestaciones, verdaderos servicios públicos en la educación, la sanidad, los transportes, la energía y los servicios médicos. No debemos abandonar a todos los que participaron en las elecciones, sobre todo porque Macron no va a parar sus ataques y los medios de comunicación patronales volverán a atacar a Mélenchon y a los Insumisos. Le Pen y Zemmour también seguirán con su propaganda racista. Le Pen seguirá fingiendo que defiende al pueblo mientras que, de hecho, está en contra del aumento del salario mínimo.

La campaña para el parlamento adquiere un carácter importante para expresar políticamente la ira de los trabajadores y los jóvenes. Los próximos meses pueden ser muy importantes. Este período será decisivo para enfrentar a los capitalistas si, al mismo tiempo, se organizan luchas en los lugares de trabajo, en las escuelas y en los barrios contra Macron y sus políticas.

El 1 de mayo debe dar el pistoletazo de salida de esta orientación con manifestaciones masivas en todas las ciudades de Francia de los sindicatos, de la Unión Popular y de las organizaciones y asociaciones que luchan contra las discriminaciones racistas y sexistas… Y los sindicatos deben hacer de este 1 de mayo el lanzamiento de una lucha organizada y hacer un llamamiento a una gran jornada de huelga unitaria de advertencia que tenga lugar ya en mayo contra Macron y, en particular, contra el aumento de la edad de jubilación a los 64 o 65 años.

La Unión Popular, si se amplía en torno a un programa más claramente anticapitalista y combativo, puede jugar un papel esencial al ser una herramienta para involucrar en la lucha a todos los que quieran resistir. Hay que desarrollar estructuras: comités locales, instancias de coordinación en los departamentos y regiones, encuentros nacionales, debates sobre el programa y las actividades, con reuniones periódicas que inviten a los jóvenes y a los trabajadores a organizarse.

También hay que debatir la necesidad de un nuevo partido democrático, de masas y de lucha de la juventud y los trabajadores para combatir a Macron y el capitalismo. Esto es fundamental para ganar, un paso hacia un partido combativo de trabajadores y jóvenes que luchen por el socialismo. Este es el sentido del trabajo de Gauche Révolutionnaire en las próximas semanas. ¡Únete a nosotros!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here