Inicio Formación Política ¿Qué es el marxismo? Una introducción

¿Qué es el marxismo? Una introducción

70
0
Compartir

28 de abril de 2022, Judy Beishon

[Imagen: Estatua de Marx y Engels en Oak Park, Kirguistán (Foto: Wikimedia Commons)]

En los próximos números, Socialism Today, la revista mensual del Partido Socialista (Comité por una Internacional de los Trabajadores en Inglaterra y Gales) publicará el contenido de cinco nuevos folletos de Introducción al Marxismo. Se basan en una serie que se imprimió por primera vez en 2003, pero tienen en cuenta el contexto de la época actual, y en algunas secciones se ha adoptado un nuevo enfoque en la forma de presentar las ideas. Comenzamos con la introducción a la nueva serie, escrita por JUDY BEISHON.

Las ideas marxistas contenidas en esta serie de breves folletos son tan vitales hoy como cuando fueron expuestas brillantemente por primera vez por Karl Marx y su colaborador Friedrich Engels en el siglo XIX.

Desde entonces, su clara explicación de los fallos del capitalismo como sistema y de por qué no puede ofrecer un futuro decente a la humanidad y al planeta ha superado la prueba del tiempo. En las últimas décadas se ha producido un empeoramiento de las crisis económicas, un aumento de la desigualdad, niveles masivos de desplazamiento y el creciente impacto del cambio climático. Más recientemente, la pandemia de Covid-19 ha puesto de manifiesto el fracaso de los gobiernos capitalistas a la hora de destinar suficientes recursos a la salud pública, ya sea para medidas preventivas o tratamientos.

Ninguna de las fallas sistémicas que existían en la época de Marx y Engels se ha resuelto. Por el contrario, se han desarrollado más y han tomado una forma más aguda en muchos aspectos. Hoy vivimos en una época de inmensa agitación, de acontecimientos que avanzan rápidamente y de grandes tensiones entre las clases dominantes del mundo.

El impacto de la crisis capitalista sobre las vidas y los medios de subsistencia de la inmensa mayoría de la población de todo el mundo -las clases trabajadoras y las clases medias- no ha quedado sin luchas en forma de movimientos y levantamientos de masas, incluso en los últimos años. Nunca ha sido más urgente armar políticamente esas luchas con ideas marxistas, para proporcionar las herramientas para una clara comprensión del panorama económico, social y político, y de las tareas necesarias para cambiar la sociedad.

Eso es lo que puede proporcionar el uso de las ideas marxistas: obtener claridad sobre los acontecimientos y los procesos; y utilizar las lecciones de las luchas obreras del pasado para comprender la necesidad de construir organizaciones obreras que sean independientes de los intereses capitalistas y capaces de llevar a la clase obrera al poder.

Los componentes

La gente que no está familiarizada con el marxismo podría pensar que se trata esencialmente de teoría económica. Ciertamente, los escritos de Marx sobre las formas de explotación de los trabajadores por parte de los empresarios y las contradicciones de todo el sistema son de vital importancia. Pero todo el conjunto de ideas marxistas es mucho más que eso, son también ideas científicas para entender la sociedad humana y los fenómenos naturales del pasado, del presente y del futuro.

Tres de los folletos de nuestra serie tratan sobre lo que el revolucionario ruso Vladimir Lenin denominó «las tres partes que componen el marxismo». Son: El «materialismo histórico», un análisis de la historia humana basado en las condiciones materiales; el «materialismo dialéctico», la filosofía marxista; y la «economía marxista», el funcionamiento del capitalismo.

El cuarto folleto trata del Estado capitalista; el quinto se centra en cómo los trabajadores tendrán que organizarse y actuar para cambiar la sociedad: «El papel de un partido revolucionario».

Para desarrollar sus ideas socialistas científicas, Marx y Engels estudiaron los escritos de socialistas, economistas y filósofos del pasado, y de aquellos con los que fueron contemporáneos, con el fin de basarse en los mejores aspectos de las conclusiones de esos autores y descartar lo que juzgaban incorrecto. Analizaron los escritos filosóficos alemanes, incluidos los de Georg Hegel, despojándolos del idealismo que contenían. Para la economía, una fuente importante fueron las obras de autores ingleses, y para lo último del pensamiento socialista se fijaron especialmente en las ideas elaboradas en Francia.

Sin embargo, Marx subrayó que la economía, la historia y la filosofía no pueden separarse del todo como áreas de conocimiento. Cada una de ellas debe situarse en el contexto de las otras dos y más, por ejemplo, la economía debe situarse en un marco histórico, político y social y adoptar un enfoque dialéctico de la misma.

Su propósito central, junto con el de Engels, era entender por qué las cosas son como son y cómo se pueden cambiar. ¿Qué hay detrás de los cambios que se producen? ¿Cómo se pueden evaluar y reconocer los diferentes tipos de sociedad? ¿Qué fuerzas pueden llevar a un cambio en las sociedades, y qué tipo de cambio?

El Manifiesto Comunista

El Manifiesto Comunista, escrito por Marx y Engels y publicado por primera vez en 1848, reunió sus innovadoras conclusiones de forma concisa, analizando y resumiendo lo que es el capitalismo, con sus contradicciones intrínsecas, y dejando claro que la clase obrera tendría que moverse para deshacerse de él. Cortaban la confusión de socialistas y reformistas que no reconocían claramente las clases y las fuerzas de clase en la sociedad, y lo que eso significa para el sistema en su conjunto y la lucha por el socialismo.

El análisis marxista del siglo XIX no puede repetirse simplemente palabra por palabra hoy en día sin tener en cuenta las diferentes condiciones, el lenguaje, etc., de la época actual. Además, como Marx y Engels eran muy conscientes, algunas de sus ideas eran exploratorias y, con razón, no consideraban ninguna de sus posiciones como un análisis «acabado»; hacerlo no habría sido un enfoque marxista.

Pero en su sustancia y mensaje el marxismo no ha sido superado durante los más de 170 años posteriores. Sólo ha sido completado, para tener en cuenta los numerosos desarrollos posteriores de las sociedades humanas -económicos, políticos, sociales y medioambientales- que han tenido lugar. Sus ideas fundamentales siguen siendo tan válidas hoy como cuando se formularon y siguen siendo una herramienta crucial para entender el periodo actual y lo que puede venir.

La Revolución Rusa

Lenin, líder de la revolución rusa de 1917 junto con León Trotsky, al inaugurar un monumento a Marx y Engels en 1918, dijo «El gran servicio histórico mundial de Marx y Engels reside en el hecho de que demostraron mediante un análisis científico la inevitabilidad de la caída del capitalismo y su transición al comunismo».

En octubre de 1917, los trabajadores de Rusia llevaron a cabo por primera vez en la historia una revolución que eliminó el capitalismo. La propiedad pública de la industria, las instituciones financieras, etc., y una economía planificada, sustituyeron a una economía de mercado que se había basado en la propiedad privada. Sin embargo, el control democrático de los trabajadores se erosionó en los años posteriores a la revolución. Esto fue consecuencia de que el nuevo Estado obrero quedó aislado en el mundo tras el fracaso de los intentos de revolución en Occidente. Además, la población rusa sufrió una pérdida devastadora de vidas e infraestructuras en la guerra civil posterior a la revolución, que llegó tras la enorme devastación de la primera guerra mundial.

Una eliminación exitosa del capitalismo en una economía capitalista desarrollada habría permitido suministrar a Rusia ayuda, bienes y tecnología vitales. Sin eso, no se daban las condiciones para el socialismo, incluido el fin de la pobreza y las privaciones. En su lugar, llegó el desarrollo de un estado obrero «deformado» dirigido por Stalin. Cuando Lenin se acercaba al final de su vida, advirtió contra el desarrollo de la burocracia estalinista. Trotsky tuvo que pasar más de una década en el exilio, durante la cual explicó cómo y por qué surgió el estalinismo, antes de ser finalmente asesinado por uno de sus agentes en agosto de 1940.

El estalinismo fue el resultado de un conjunto particular de circunstancias y condiciones históricas y no niega el veredicto de Marx y Engels de que el capitalismo, en su forma más desarrollada, había creado incluso en su época suficiente capacidad productiva y tecnología para fundamentar la base del socialismo. Esto es cierto en un grado aún mayor hoy en día. En todo el mundo, la capacidad industrial y agrícola es suficiente para satisfacer las necesidades de todos los habitantes del planeta, al tiempo que los desarrollos tecnológicos -actuales y futuros- podrán revertir la degradación medioambiental. Pero sólo sobre la base del socialismo, cuando las sociedades dejen de estar dirigidas por los intereses lucrativos de las clases dominantes capitalistas.

Además, Marx y Engels, y más tarde Lenin y Trotsky, señalaron las medidas que los trabajadores podrían introducir democráticamente para ayudar a salvaguardar el desarrollo de una burocracia después de una transformación socialista.

Esto incluía las lecciones de la Comuna de París de 1871. Señalaron que los trabajadores parisinos, durante ese levantamiento de dos meses, habían decidido que todos los funcionarios debían ser elegidos y estar sujetos a la revocación por parte de los que los eligieron, y que sólo debían recibir un salario obrero.

La organización de los trabajadores en la actualidad

Marx y Engels no previeron que en el siglo XXI el capitalismo seguiría existiendo en todo el mundo, sin ser barrido aún por las movilizaciones masivas de la clase obrera. Sería un error interpretarlo como una sobreestimación de la capacidad de los trabajadores para organizarse y transformar la sociedad. Más bien se debió inicialmente a la joven etapa de los movimientos obreros y, a medida que éstos crecían, se debió a las repetidas insuficiencias y traiciones de los dirigentes de los movimientos y partidos obreros que se oponían a las ideas revolucionarias del marxismo. Además, durante décadas, el estalinismo en la URSS trabajó para impedir una transformación exitosa hacia el socialismo democrático en cualquier país donde tuviera influencia sobre el movimiento obrero, ya que ese resultado habría llegado a amenazar su propio régimen represivo y autoritario.

Hoy en día, es necesario volver a desarrollar partidos políticos de masas basados en la clase obrera, pero con líderes que estén a la altura de la tarea de representar los intereses de los trabajadores, lo que tiene que significar mantener una completa independencia de los intereses capitalistas. Esos partidos se construirán en un mundo en el que el capitalismo está mostrando su podredumbre en todas partes, y con un alto grado de vinculación entre las economías, una cantidad sin precedentes de comunicación electrónica entre la gente común y corriente, y con los trabajadores enfrentándose prácticamente en todas partes a ataques a su nivel de vida.

No es de extrañar que las élites capitalistas de todo el mundo hayan intentado disuadir a los trabajadores y a los jóvenes de recurrir a las ideas marxistas, asociando perniciosamente el marxismo con el monstruoso régimen de Stalin y otros que tenían un modelo similar. A los capitalistas les interesa tratar de presentar su sistema como la forma más elevada posible de sociedad humana, y se vieron impulsados en ese burdo engaño cuando los regímenes estalinistas se derrumbaron y se restauraron las economías capitalistas de mercado en esos países.

Así, aunque los estudiantes de la escuela y la universidad pueden encontrar el marxismo incluido en sus cursos de política y economía, a menudo se enseña utilizando material «educativo» que lo tergiversa y trata de invalidarlo. Las instituciones educativas de la sociedad capitalista son, por supuesto, producto del sistema en el que existen y están bajo la influencia de sus intereses.

Para todos los interesados en las ideas socialistas, la lectura de los folletos de Introducción al Marxismo puede ser el inicio del antídoto necesario. Pueden ser un punto de partida útil sobre la «ciencia» del socialismo que hay detrás de esas ideas: el «socialismo científico».

Son las ideas en las que se basan el Partido Socialista y el Comité por una Internacional de los Trabajadores (CWI), y nos encontramos con un número creciente de personas -especialmente jóvenes- que están interesadas en saber más sobre ellas.

Por último, a pesar de la importancia de conocer las ideas marxistas, el objetivo de ese aprendizaje debe ser traducir las ideas en acción, como siempre defendieron Marx y Engels. Por lo tanto, los folletos de Introducción al marxismo no sólo pretenden que los lectores adquieran conocimientos, discutan las ideas que contienen y lean más material socialista. Sino también, para animar a los lectores a unirse al Partido Socialista, a educarse como miembros del partido y a involucrarse en las actividades del partido, para que las ideas puedan ser utilizadas para construir concretamente el movimiento obrero y las fuerzas del marxismo dentro de él.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here