Inicio Internacional Los nigerianos sufren una crisis del costo de la vida: ¡organízarse y...

Los nigerianos sufren una crisis del costo de la vida: ¡organízarse y movilízarse en acciones masivas ya!

86
0
Compartir

9 de mayo de 2022

Periodistas del Movimiento Socialista Democrático (CIT en Nigeria)

[Imagen: Miembros del Movimiento Socialista Democrático (CIT Nigeria), sección del Estado de Oyo, en un acto del Primero de Mayo, a principios de este mes.]

Normalmente, los nigerianos no son ajenos al sufrimiento. Pero si hay que decir la verdad, el tipo de sufrimiento y miseria que han experimentado las masas de nigerianos en los últimos meses no tiene parangón. La amarga verdad es que el gobierno capitalista de Buhari/Osinbajo All Progressives Congress (APC) ha fracasado y el hambre acecha ahora al país. Con una tasa de inflación oficial del 15,7%, muchas familias se enfrentan a la inanición, ya que no pueden permitirse el lujo de comprar alimentos básicos, por no hablar de la ropa y la vivienda. En medio de los crecientes signos de desintegración de la sociedad, este sufrimiento se ha vuelto insoportable. Las masas no pueden soportarlo más. Hay que hacer algo drástico para detener la inflación galopante y asegurar que los pobres se salven de la inanición.

Las masas están enfadadas, pero no hay una idea clara de lo que hay que hacer. Mientras el APC ha empeorado la vida, el Partido Democrático de los Pueblos (PDP) y otros partidos pro-capitalistas no tienen políticas que beneficien a la masa de nigerianos. El Movimiento Socialista Democrático (MDS) llama a la acción de las masas ahora para empezar a exigir un límite a la subida de precios, reducir los precios del gasóleo, el gas de cocina y el queroseno, aumentar los salarios, distribuir democráticamente los subsidios de emergencia en efectivo a los pobres, acabar con la inflación galopante y realizar una inversión pública masiva en la producción de productos básicos. En cada calle, los jóvenes y los elementos de la clase trabajadora que se enfrentan al pellizco deben unirse para formar democráticamente comités de acción para organizar las protestas. Como demuestra la protesta #EndSARS de octubre de 2020, un solo ejemplo de protesta puede desencadenar un movimiento nacional y los comités de acción pueden convertirse en el liderazgo democrático de dicho movimiento nacional. ¡No necesitamos esperar ni un día más! ¡Que la lucha comience ya!

Precios elevados

Los precios de los productos básicos, como el grano, los cereales, la leche, el pan, el aceite de palma, el aceite vegetal, las verduras, la gasolina, el queroseno, el gas de cocina, la leña, el transporte, el detergente, etc., se han disparado un 200% en los últimos dos años. A pesar de todos estos aumentos, los salarios se mantienen en el mismo nivel de 30.000 netos de salario mínimo al mes, e incluso éste sigue sin pagarse en algunos estados tres años después de la aprobación del nuevo salario mínimo. Con la devaluación del naira y la inflación, el salario mínimo de 30.000 nairas vale menos de la mitad de su valor de hace un año. Muchas familias trabajadoras, después de comprar un poco de comida, pagar las facturas de los servicios públicos y otros artículos de primera necesidad, no tienen nada o muy poco de su salario o ingresos para pasar el mes.

El naira se cambia ahora en el mercado negro a casi 600 nairas por dólar, frente a los 268 nairas por dólar de hace 7 años. Esto se debe a las múltiples devaluaciones de la moneda, así como a una serie de otras políticas económicas ruinosas. Esto ha provocado un aumento de los costes de producción en un entorno que ya es extremadamente difícil para la producción económica. Ahora los productores y fabricantes descargan la crisis sobre los hombros de los consumidores, cuyo poder adquisitivo se ha hundido con la caída del valor de la moneda. En las ocasiones en que los fabricantes se niegan a aumentar los precios por cualquier motivo, se aseguran de reducir drásticamente el tamaño y la calidad de la mercancía mientras la venden al mismo precio. Si bien el aumento de los precios puede reportar hasta cierto punto ganancias y beneficios a los fabricantes, importadores y mayoristas a pesar de la difícil coyuntura económica, no puede decirse lo mismo de los minoristas y pequeños comerciantes, que en su mayoría sobreviven gracias a sus ingresos diarios. El bajo poder adquisitivo y los elevados precios provocan con el tiempo un descenso del consumo de productos básicos, incluso de los esenciales. Esto se traduce invariablemente en bajas ventas para los pequeños comerciantes y en su empobrecimiento junto al resto de los pobres.

Combatir el abuso de precios

Aunque no cabe duda de que los fabricantes, los importadores y los comerciantes mayoristas están sintiendo la presión, esto no justifica totalmente los actuales aumentos exorbitantes de los precios de los bienes y servicios. La especulación, el acaparamiento y la manipulación de los precios son claramente un factor en algunos de los aumentos de precios. Por ejemplo, alrededor de febrero de este año, los comerciantes de petróleo impusieron unilateralmente un aumento no oficial del precio de los productos petrolíferos en los surtidores tras la retirada del gobierno de la subvención del combustible, que habría llevado el precio del combustible a unos 302 N por litro. Durante unos dos meses (febrero y marzo de 2022), los comerciantes llevaron el precio del combustible en el surtidor de 165 N por litro a más de 200 N por litro. En el mercado negro, se vendía a 500 N o más. No había ninguna razón justificada para esta subida, ya que el gobierno seguía pagando a los importadores subvenciones para compensar las diferencias de precio y de tipo de cambio. Esta singular acción, un clásico atraco del poder empresarial, que se asemeja a un sabotaje económico, aún no ha sido castigada hasta ahora. De hecho, una reciente investigación de la Asamblea Nacional sobre una acusación presentada por el propio gobierno federal contra algunos comercializadores de petróleo por la importación de combustible adulterado en febrero, que provocó la escasez de combustible y el aumento de los precios, curiosamente no encontró culpable a ningún comercializador de petróleo.

Este es un buen ejemplo de que no todas las subidas de precios están justificadas y de por qué no podemos aceptar sin más todas las subidas de precios como inevitables. La verdad es que las masas están en realidad entre el molino del gobierno capitalista y los productores capitalistas, importadores, comerciantes mayoristas y especuladores, todos los cuales están dispuestos a explotar a las pobres masas por cada gota de beneficio posible. Tenemos que saber qué parte del aumento de los precios de las verduras, los tomates, los cereales y otros alimentos se debe realmente a su mayor coste de producción y qué parte se debe a la acción de los especuladores que acaparan los productos agrícolas para hacer subir los precios. Por eso es necesario controlar los precios. En Lagos, por ejemplo, los alquileres están por las nubes y muchas familias de clase media y trabajadora se ven obligadas a abandonar sus pisos relativamente decentes para irse a apartamentos en mal estado debido a un repentino aumento del 100% del alquiler. La pregunta es: ¿por qué el alquiler de un edificio construido hace décadas debe subir de repente un 100%? ¿Cómo se explica la inflación cuando el edificio no es de nueva construcción?

Por eso, y por muchas otras cosas, necesitamos que se formen democráticamente «Comités de Control de Precios» en las comunidades para que se ocupen de estos temas y organicen actividades, como reuniones masivas, peticiones y protestas, para garantizar el suministro de productos básicos y resistir el acaparamiento y las subidas de precios injustificadas. Al mismo tiempo, debe lanzarse una campaña realmente decidida para aumentar los salarios y garantizar que los pobres tengan lo básico para vivir. Aunque el control de los precios no puede lograrse plenamente en el capitalismo porque la clase capitalista siempre se resistirá y encontrará nuevas formas de eludir cualquier control, una campaña y una lucha de este tipo pueden ayudar a exponer la avaricia del sistema, asegurar un alivio inmediato y construir una comprensión colectiva de por qué es necesaria una alternativa.

Aumenta el desempleo

Para empeorar las cosas, el desempleo está aumentando, con muchos desempleados o subempleados. Algunos de los que perdieron sus puestos de trabajo durante la pandemia de Covid-19 no los han recuperado, mientras que el aumento del coste de producción y otros factores están obligando a las empresas a recortar trabajadores o a cerrar. Este estado de cosas supone una mayor pauperización para las desafortunadas familias cuyos sostenes perdieron sus empleos. Esto ha provocado frustración, con un aumento de las tasas de suicidio y de la violencia doméstica.

En las últimas semanas, Nigeria se ha visto inundada de noticias sobre una violencia incalificable contra las mujeres y las niñas. Esto no es en absoluto sorprendente. Como suele ocurrir, las mujeres se llevan la peor parte de la crisis económica, ya que se convierten en presa fácil para desahogar la frustración derivada de las dificultades económicas a las que se enfrentan las familias trabajadoras y pobres. Al mismo tiempo, dada la gravedad de la crisis, muchos niños en edad escolar van ahora a la escuela sin almuerzo ni dinero de bolsillo.

No «estamos juntos en esto»

A pesar de los problemas económicos, la riqueza de los multimillonarios nigerianos más ricos sigue aumentando. La 36ª clasificación anual de Forbes de las personas más ricas del planeta muestra que tres de los multimillonarios nigerianos aumentaron su riqueza en 2022. El hombre más rico de África, Aliko Dangote, vio aumentar su riqueza de 11.500 millones de dólares en 2021 a 14.000 millones en 2022. Asimismo, Mike Adenuga, el segundo hombre más rico de Nigeria, aumentó su riqueza de 6.100 millones de dólares a 7.300 millones. Para no ser menos, Abdulsamad Rabiu, el tercer nigeriano de la lista, vio mejorar su fortuna de 4.900 millones de dólares a 6.900 millones. Forman parte de la lista de Forbes de 2, 668 multimillonarios del mundo que aumentaron su riqueza a pesar de «las guerras, la pandemia y la atonía de los mercados» (Channels TV, 7 de abril de 2022).

A su lado están los políticos capitalistas corruptos, que evidentemente no sienten la presión de la crisis económica. En su Consejo Ejecutivo Nacional (NEC), el gobernante All Progressive Congress (APC) fijó el precio de su formulario de expresión de interés/nominación presidencial en la friolera de 100 millones de N. Sólo esta cantidad puede satisfacer las necesidades inmediatas de cientos de familias trabajadoras y pobres que se enfrentan a la inanición. Sin embargo, hay decenas de aspirantes a la presidencia, incluidos funcionarios electos y ministros en activo del gobierno de Buhari, que ya están comprando los formularios sin rechistar. Según los informes, «llovieron nairas» en una reciente reunión de campaña entre el vicepresidente Osinbajo, que es candidato a la presidencia, y los delegados del estado de Oyo del APC, ya que cada participante supuestamente recibió un mínimo de 250.000 nairas cada uno sólo por estar presente. Este obsceno despliegue de riqueza por parte de los políticos capitalistas y la élite empresarial merece la justificada indignación de los hambrientos y desposeídos.

Por una huelga general de 48 horas

Hacemos un llamamiento a los dirigentes del Nigeria Labour Congress (NLC) y del Trade Union Congress (TUC) para que abandonen el estéril método de hacer llamamientos a un gobierno que, a todos los efectos, hace oídos sordos a los llamamientos. Está claro que el gobierno de Buhari/Osinbajo APC ha perdido la cabeza. De momento, nada funciona en el país. Las universidades públicas están cerradas desde hace meses, mientras que los trenes son atacados por bandidos y terroristas a voluntad. Mientras escribimos, unos 168 pasajeros del ataque al tren de Kaduna del 28 de marzo siguen desaparecidos. Sin embargo, los ministros de Transporte, Educación y Trabajo, responsables de estos tristes acontecimientos, han declarado su intención de presentarse a la presidencia a pesar de su evidente fracaso.

Es sorprendente que el NLC y el TUC sigan creyendo que este tipo de gobierno pícaro escuchará los llamamientos. En lo que a nosotros respecta, el único lenguaje que entiende el gobierno de Buhari es el de la lucha. Si los dirigentes del NLC y del TUC están realmente preocupados por el sufrimiento que padecen los trabajadores y las masas nigerianas, como han dicho repetidamente en sus comunicados de prensa, lo mejor que pueden hacer es declarar, como primera medida, una huelga general de 48 horas y una protesta masiva. Dicha huelga general, si está bien movilizada, puede galvanizar un movimiento de masas para empezar a luchar y a plantear exigencias al gobierno con el fin de obtener algunas concesiones para las masas que sufren.

Por lo tanto, pedimos que se creen comités de acción de los trabajadores y de la sociedad civil para comenzar inmediatamente a movilizar y planificar dicha acción. Instamos a que, a diferencia de las luchas anteriores que se suspendieron precipitadamente en el último minuto, la decisión sobre cuándo suspender la huelga se tome en los congresos democráticos de trabajadores y en los órganos apropiados del movimiento.

Construir una alternativa política obrera

Esta huelga general también puede sentar las bases para la construcción de un movimiento de masas y una alternativa política para echar al gobierno del APC de Buhari/Osinbajo y poner en marcha un gobierno de los trabajadores y los pobres armado con políticas socialistas. Sólo un gobierno así puede tomar las medidas necesarias para detener la crisis económica en beneficio de la clase obrera y las masas pobres.

Esto es así porque lo que la actual crisis económica demuestra por encima de todo es que el capitalismo seguirá dando lugar a la profundización de la desigualdad, a una carrera hacia el fondo y a la miseria masiva para la mayoría de las masas mientras unos pocos tienen más riqueza de la que necesitan. Ya en 2017, Oxfam declaró que la riqueza combinada de los cinco hombres más ricos de Nigeria -29.900 millones de dólares- podría acabar con la pobreza extrema en el país. Esto es aún más cierto hoy en día viendo la enorme riqueza acumulada por solo cinco multimillonarios nigerianos. Por eso necesitamos el socialismo, un sistema social y económico basado en la propiedad común de la economía y la riqueza de la sociedad bajo un plan democrático para satisfacer las necesidades de todos.

En lo que a nosotros respecta, si bien es correcto, como resolvieron las recientes conferencias políticas del NLC y del TUC, que la clase trabajadora participe en las elecciones generales de 2023, esto no significa necesariamente que las masas trabajadoras tengan que soportar el insoportable sufrimiento durante los próximos 13 meses, más o menos, que le quedan a esta administración, por lo que es necesario actuar ahora para defender y mejorar el nivel de vida.

Pero la auténtica participación de los trabajadores en las elecciones no significa que los dirigentes sindicales hagan tratos para apoyar a los políticos oportunistas o arribistas que dicen apoyar algunas de las demandas de los laboristas. Con demasiada frecuencia, en los Primero de Mayo o en las elecciones, hemos visto a políticos decir que apoyan a los laboristas para luego no hacer nada cuando han sido elegidos. De hecho, es necesario construir urgentemente una alternativa política obrera de masas ahora, no sólo para preparar la intervención en las próximas elecciones, sino también para dirigir una lucha de masas para librar a Nigeria de la élite gobernante prebendal y corrupta, cuyas catastróficas políticas económicas capitalistas es lo que se ha combinado con factores externos como la pandemia del Covid-19 y la actual invasión rusa de Ucrania para poner a Nigeria y a los nigerianos en la situación en la que nos encontramos.

Por desgracia, el intento de empezar a construir una fuerza de este tipo se ha visto bloqueado por la reciente cancelación del registro del Partido Socialista de Nigeria (SPN) por parte del INEC. Ahora algunos líderes laboristas hablan de volver a intentar trabajar con el llamado Partido Laborista, un partido formado inicialmente por el NLC pero que fue completamente tomado por políticos capitalistas dispuestos a vender su apoyo. Si las elecciones generales de 2023 se celebran como está previsto, algo que no es 100% seguro, entonces apenas habrá tiempo para transformar realmente el Partido Laborista para convertirlo en un partido plenamente democrático y no montado, purgado de arribistas, que luche por el pueblo trabajador.

Sin duda, la victoria del APC, del PDP o de cualquier nueva alianza en 2023 no resolverá los problemas básicos de Nigeria, ya que todos ellos apoyan al capitalismo. Sin embargo, el hecho es que, a pesar de sus enormes recursos humanos y materiales, el capitalismo ha fracasado en el desarrollo de Nigeria y en la satisfacción de las necesidades básicas de la gran mayoría del pueblo. Por lo tanto, ese partido de masas de los trabajadores debe construirse sobre un programa socialista y ser capaz de movilizar a los trabajadores y a los jóvenes para construir un movimiento de masas para una revolución socialista que derrote al capitalismo en Nigeria. Esto es para que, con políticas socialistas, pueda organizar y utilizar los enormes recursos humanos y materiales del país para empezar a acabar con la situación de pobreza masiva, desigualdad, inseguridad, crisis étnica, falta de vivienda, desempleo, etc.

Concluimos llamando a acciones masivas en apoyo a las siguientes demandas:

  • Por un tope al aumento de precios. Creación de comités democráticos de control de precios para garantizar el suministro de productos básicos e impedir la subida de precios. Inversión pública masiva en la producción de productos básicos
  • Subvención de emergencia en efectivo a las familias pobres y a los pequeños y medianos comerciantes.
  • Invertir el aumento de los precios de la gasolina, el gasóleo, el queroseno y el combustible de aviación; poner fin a la desregulación
  • Invertir el aumento de la tarifa eléctrica. Poner fin a la privatización del sector eléctrico
  • Por un programa de choque inmediato para construir nuevas refinerías públicas
    Aumentar el salario mínimo a 100.000 N al mes. Pagar los salarios y pensiones atrasados
  • Anular el aumento de las tasas escolares. Hacer que la educación pública sea asequible para todos.
    Satisfacer las demandas de ASUU, SSANU, NASU, NAAT y ASUP. Reabrir las universidades ya.
  • Pagar los subsidios de desempleo mensuales a los parados
  • Nacionalización de los puestos de mando de la economía bajo control y gestión democráticos

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here