Inicio Formación Política Cómo los gánsteres capitalistas de Rusia se hicieron con el poder

Cómo los gánsteres capitalistas de Rusia se hicieron con el poder

129
0
Compartir

El brutal régimen de Putin surgió en condiciones de anarquía económica mientras se formaba una nueva clase capitalista en medio del colapso de la economía previamente planificada. Peter Taaffe reseña un libro reciente que describe gráficamente lo sucedido.

 

Peter Taaffe

Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

www.socialistworld.net

 

Catherine Belton, antigua periodista del Financial Times, ha escrito una crítica devastadora sobre el ascenso y la consolidación del régimen estatal-capitalista de Putin, tras el colapso del estalinismo a principios de los noventa. Este libro es una lectura esencial para todos aquellos que deseen comprender exactamente cómo Vladimir Putin, un funcionario muy menor del KGB en sus orígenes, con sus raíces en el estalinismo, fue capaz de construir lo que ahora es, en efecto, un «estado mafioso» -pero a una escala monumental comparada con la mafia italiana- y que ha llevado a la terrible devastación en Ucrania.

 

Describe con acierto y con los detalles más escabrosos cómo el «KGB original» pudo transformarse de parte de la podrida burocracia estalinista en una máquina estatal capitalista. En efecto, la antigua KGB ha sido capaz, a través de Putin y su rama de la policía secreta estalinista con sede en Leningrado-San Petersburgo, de llevar a cabo el mayor robo de fuerzas productivas de la historia tras el colapso del estalinismo. Este estado de la KGB, agrupado en torno a los siloviki (hombres fuertes) de Leningrado, logró durante un período concentrar el poder y una cantidad considerable de las fuerzas productivas en sus propias manos.

 

La autora describe cómo Putin evolucionó de ser un policía secreto cuya casta tenía como objetivo defender el régimen estalinista, sobre todo contra la posibilidad de un levantamiento de la clase obrera. En este proceso, imprimió su propio carácter político al gobierno y al Estado que ahora personifica. Como dijo uno de sus compinches de Putin, «ha sido enviado por Dios para salvar el país». Catherine Belton explica que, al mismo tiempo, «servían a su antojo». Estos «yes-men» comprendieron la profunda hipocresía del sistema, la falsa democracia representada por el partido gobernante del Kremlin, Rusia Unida, y lo profundamente corrupto que se había vuelto. Fueron utilizados como vehículos para el enriquecimiento propio. Estaba muy lejos de los principios anticapitalistas y antiburgueses del Estado soviético al que una vez sirvieron. Esta gente [los que apoyaron a Putin] es una mezcla de ‘homo sovieticus’ y del capitalismo salvaje de los últimos 20 años. Han robado mucho para llenarse los bolsillos. Todas sus familias viven en algún lugar de Londres. Cuando dicen que tienen que aplastar a alguien en nombre del patriotismo lo dicen sinceramente. Sólo que si es Londres su objetivo, primero sacarán a sus familias».

Estas criaturas «que trabajan en el Kremlin dicen ahora -con absoluta sinceridad- lo estupendo que es hacerse tan rico… En los años 90 esto era inaceptable. Había que hacer negocios o trabajar para el país. Ahora los ministros reparten licencias para ganar dinero. Y por supuesto, todo esto viene del jefe. La primera conversación que tiene Putin con un nuevo empleado del Estado es, aquí está tu negocio. Compártelo sólo conmigo. Si alguien te ataca, te defenderé… y si no lo haces [es decir, utilizar tu puesto como negocio], eres un idiota».

 

Belton indica además el profundo cinismo y los personajes ávidos de poder que rodean a Putin, con una declaración: «Mira a la gente que rodea a Putin… Los miro y no creen en nada. Entienden que todo es una mierda. Rusia Unida es una mierda, las elecciones son una mierda, el presidente es una mierda… y luego suben al escenario y dicen lo genial que es todo. Todos los brindis que hacen… son una total mentira… hay tal cinismo… están robando de todos lados. Luego salen y hablan de cómo Putin está luchando contra la corrupción. Los miro y pienso que esto es el fin».

Belton resume la situación registrando un franco intercambio entre dos burócratas del círculo de Putin que se echan atrás ante el sistema que ayudaron a crear. Este sistema se tradujo en «el ascenso al poder de la cohorte del KGB de Putin, y cómo mutaron para enriquecerse en el nuevo capitalismo». Es la historia del apresurado traspaso de poder entre Yeltsin y Putin, y de cómo permitió el ascenso de un «estado profundo» de hombres de seguridad del KGB que siempre estuvo al acecho durante la era de Yeltsin, pero que ahora emergió para monopolizar el poder durante al menos 20 años y para acabar poniendo en peligro a Occidente».

Boris Yeltsin y Vladimir Putin

Concluye que «el sistema que crearon los hombres de Putin era un capitalismo híbrido del KGB que buscaba acumular dinero en efectivo para comprar a los funcionarios de Occidente [que] tras el final de la Guerra Fría habían olvidado hace tiempo las tácticas soviéticas del pasado no muy lejano. Los mercados occidentales abrazaron la nueva riqueza procedente de Rusia y prestaron poca atención a las fuerzas criminales del KGB que había detrás. El KGB había forjado una alianza con el crimen organizado ruso hace mucho tiempo, en vísperas del colapso soviético, cuando miles de millones de dólares en metales preciosos, petróleo y otros productos básicos fueron transferidos del Estado a empresas vinculadas al KGB. Desde el principio, los agentes de inteligencia extranjera del KGB trataron de acumular «dinero negro» para mantener y preservar la influencia entre las redes que se creían demolidas por el colapso soviético. Durante un tiempo, bajo el mandato de Yeltsin, las fuerzas del KGB permanecieron ocultas en un segundo plano, pero cuando Putin subió al poder la alianza del KGB emergió y enseñó los dientes».

 

De la oscuridad de Dresde a Moscú

Belton continúa describiendo cómo Putin pasó de ser un operador de poca monta en Dresde, en Alemania del Este, y más tarde en Berlín, en el momento del colapso del estalinismo, a convertirse en el principal individuo del proceso que ha dado lugar a la actual catástrofe y a todos los horrores que la han precedido.

 

A finales de los años 90, los jóvenes magnates que habían sido producto de este colapso empezaron a convertir el legado del pasado, de caída de la producción y de profundas deudas, en un cierto crecimiento de las economías de la antigua Unión Soviética, pero habían contribuido a «crear estos nuevos multimillonarios a través de los préstamos por opciones de compra de acciones [que] nunca perdonarían ni olvidarían y serían el núcleo para la posterior revancha del KGB…». El KGB estaba entonces en la sombra y era capaz de controlar gran parte del flujo de dinero de los pozos petrolíferos de la nación… pero habían sido burlados y las riendas financieras se las habían quitado de las manos. Este fue un punto de inflexión en el que los nuevos magnates de la nueva y vasta riqueza petrolera de Rusia dieron lugar a la creación de los oligarcas, que ejercieron una considerable influencia sobre el debilitado gobierno de Yeltsin. Los miembros restantes de los servicios de seguridad de la vieja guardia fueron expulsados, y se produjo una carrera por adquirir esta nueva riqueza». Sin embargo, como comentó un antiguo funcionario de alto nivel de los servicios de inteligencia extranjeros: «Los oligarcas olvidaron con quién tenían una deuda».

 

En la prisa por apuntalar su nueva riqueza acumulada, uno de los nuevos ricos, Mijaíl Jodorkovski, que procedía de la antigua burocracia, «no se dio cuenta de que cerca, en San Petersburgo, había un escalofrío en el aire». Las cosas se estaban gestionando de forma diferente. Aisladas de la fiebre del oro del boom económico de Moscú, las fuerzas del KGB ejercían un control mucho mayor en la ciudad, donde la economía era más dura y oscura, en la violenta lucha por el dinero. El grupo que se hizo con el control de la ciudad formaba parte de un nexo entre el crimen organizado y los hombres del KGB que llegó a dominar San Petersburgo en la década de 1990, y Putin estaba en el centro de todo ello.

 

A diferencia de Moscú, donde permanecían en gran medida en la sombra, eran mucho más visibles: «La economía de San Petersburgo era mucho más pequeña que la de Moscú, la batalla por el dinero en efectivo era más feroz, y la oficina del alcalde tenía tentáculos que se extendían a la mayoría de los negocios». La razón principal de la potencia del alcance del KGB fue que el alcalde, Anatoly Sobchak, dejó que Putin se encargara de la visión general del día a día del comercio junto con otro destacado burócrata. Catherine Belton comenta: «En el caos del colapso soviético las instituciones del poder parecían fundirse. Los grupos de delincuencia organizada pasaron a llenar el vacío dirigiendo chanchullos de protección, extorsionando a las empresas locales y apoderándose del comercio».

Anatoly Sobchack y Putin

En este mundo turbio y violento, Sobchak estaba fuera de su alcance, pero el antiguo agente del KGB, Putin, se sentía completamente a gusto y era comprendido por los delincuentes que le rodeaban. Juntos formaron una alianza. El sistema se había derrumbado, pero una parte de él había permanecido, en particular la alianza entre Putin, sus aliados del KGB y el crimen organizado, que «dirigía gran parte de la economía de la ciudad en su propio beneficio». Disponían de un fondo para sobornos que tenía sus raíces en los planes de trueque de las empresas dirigidas por el KGB. Se trataba del grupo de crimen organizado Tambov de San Petersburgo. Era un negocio, según un oficial local del FSB, que consistía en «asesinatos y asaltos». Finalmente, Sobchak fue asesinado cuando Putin se trasladó a Moscú.

 

Los mafiosos de San Petersburgo tomaron el control. Comenzaron a privatizar el grupo Tambov. Lo hicieron comprando acciones a los trabajadores pobres del puerto que las habían recibido como vales del gobierno, como la participación que tenían en la empresa nacionalizada. Esto se convirtió en un modelo para el conjunto de la antigua economía soviética. Como comenta el autor: «A medida que Putin y sus hombres de la KGB se fueron afianzando en el control de la economía de la ciudad, empezaron a soñar con sus propios sueños burgueses». En el proceso de consolidación de su posición, Putin encajó a su antiguo socio mayoritario Sobchak, cuyo eventual asesinato podría atribuirse al propio Putin. Utilizó sus actividades criminales burocráticas como plataforma de lanzamiento para alcanzar el poder definitivo en Moscú y el resto de Rusia.

 

El colapso económico

Mientras tanto, bajo el régimen de Yeltsin, los problemas económicos derivados de la disolución de la economía planificada se hicieron cada vez más evidentes. Con Yeltsin, el país se precipitaba hacia el retorno del mercado y, al mismo tiempo, hacia un inminente desastre económico. Los antiguos miembros del KGB, incluido Putin, se reunieron en agosto de 1998 con una declaración de que el KGB volvería pronto al poder: «No vamos a decir quién es, pero es uno de los nuestros, y cuando sea presidente, habremos vuelto».

 

Como ejemplo del despilfarro de los recursos del pueblo ruso, Catherine Belton recoge que «al parecer, Yeltsin se gastó un millón de dólares durante una visita oficial a Budapest, en Hungría». No es de extrañar entonces que la popularidad de Yeltsin estuviera en su punto más bajo, el 4%.  Al mismo tiempo, se reconstruyó el Kremlin con el uso de 50 kg de oro puro comprado para decorar los salones, y 662 metros cuadrados de la más fina seda para cubrir las paredes. El Kremlin iba a ser transformado a su «gloria de la época zarista» como un marcado contraste con décadas de «gobierno comunista». «Cuando todo estuvo terminado, los líderes extranjeros que visitaron el lugar, como Bill Clinton y el canciller alemán Helmut Kohl, quedaron sobrecogidos por la grandeza».

 

Los nuevos ricos hicieron todo lo posible para consolidar el papel de Putin, en particular los oligarcas que se habían beneficiado enormemente bajo Yeltsin y, como consecuencia, la brecha entre ricos y pobres se amplió enormemente. Una estimación afirmaba que «casi el 50% del PIB de la nación era producido por las empresas de sólo ocho familias». Y añadía: «Si las cosas seguían así, pronto controlarían el 50%… y todos los beneficios irían a parar a los bolsillos privados». No se pagaban impuestos. Era un saqueo puro y duro… un camino a ninguna parte». De hecho, era un camino hacia un futuro muy rico para los oligarcas y los nuevos ricos, que florecieron bajo el gobierno de Yeltsin, y aún más cuando Putin estaba firmemente asentado en el poder.

 

Putin utilizó su posición para consolidar su poder paso a paso, tanto en la propia Rusia como en las regiones autónomas de la antigua URSS, que se encontraron con nuevos supergobernadores responsables ante Moscú y el propio Putin. De hecho, Boris Berezovsky, representante de la nueva élite, afirmó que Putin era «un dictador». El autor de este libro «vio que era un dictador antes que nadie».

 

Hay increíbles detalles sobre los métodos estalinistas de Putin para eliminar a toda la oposición, en particular a los que estaban en su círculo inmediato. Las secciones del libro que tratan de la amenaza de Jodorkovski, el defensor de una privatización aún mayor, son esclarecedoras. Jugó con el apoyo de los nuevos ricos, pero su apuesta le salió mal. Salió en televisión para denunciar el crecimiento de la corrupción estatal, argumentando que el nivel de corrupción en el país había alcanzado el 10% del PIB, 30.000 millones de dólares al año. Esto ocurría en un momento en que la recaudación fiscal anual se estimaba en un 30% del PIB. Putin desplegó todas sus armas contra Jodorkovski, que había denunciado la excesiva concentración de poder en manos del presidente. Esto provocó toda la ira de este último y del Estado que controlaba, lo que finalmente condujo a la caída de Jodorkovski y a su encarcelamiento durante diez años.

 

En el momento de su detención, Jodorkovski era el hombre más rico de Rusia. Su detención provocó una gran conmoción entre los nuevos ricos. Un oligarca declaró que los nuevos ricos «no pueden decir que son los legítimos propietarios. La privatización no creó una propiedad legítima». Los demás oligarcas lo entendieron bien. Ninguno de ellos afirmó ser el propietario de la empresa. Comprendieron que sólo eran titulares». Belton afirma que lo ocurrido con Jodorkovski fue una venganza por los años 90, cuando el KGB se vio obligado a esperar al margen: «Lo que está ocurriendo ahora con Putin es la revancha del KGB… El KGB creó la oligarquía. Tuvieron que servirla. Ahora se están vengando». Podían justificar sus acciones, dice el autor, «diciéndose a sí mismos que estaban impidiendo la entrega de los activos petroleros más ricos del país a Occidente». Esto fue suficiente en su momento, junto con el encarcelamiento de Jodorkovski, para alinearse con el régimen de Putin.

 

Esto llevó a una situación en la que «toda la oligarquía se inclinaba ante [Putin] y le ofrecía esto y aquello y acudía a él para pedirle permiso para la más mínima cosa». Las constantes reverencias, las reverencias, se le subieron a la cabeza a Putin. Empezaba a «creerse sus poderes como nuevo zar». Se envalentonó para tomar decisiones más duras y autoritarias, pero también para cometer terribles errores como la guerra contra Chechenia y el posterior baño de sangre. Esto es comparable a la monumental torpeza que se ha demostrado en el actual ataque a Ucrania, que parece que puede ser enormemente contraproducente.

 

Consolidación del centro ruso

La pérdida de Ucrania en la «revolución naranja» de 2004-2005 fue muy sentida por la burocracia central rusa. Ucrania había sido la tercera república soviética más grande después de la propia Rusia y Kazajstán. Se había invertido mucho en la industrialización de Ucrania, que antes era una región agrícola, pero que se transformó en un importante centro de fabricación de productos de defensa, vitales para el suministro a Rusia. Además, Ucrania era una ruta de tránsito vital para las exportaciones más estratégicas de petróleo y gas de Rusia. Alrededor del 85% de las exportaciones de gas ruso a Europa se enviaban a través de la red de gasoductos de Ucrania. Al mismo tiempo, la península de Crimea seguía siendo importante para los intereses militares del Estado ruso, especialmente como base naval.

 La revolución naranja supuso un golpe para los planes del Kremlin,  ya que se inició la separación de Ucrania de Rusia. Putin argumentó públicamente que «el colapso de la Unión Soviética había sido la mayor tragedia del siglo XX». Con esto, no se refería a una tragedia desde el concepto original de Lenin, Trotsky y los bolcheviques. Por el contrario, los líderes de la revolución rusa defendían una unión totalmente voluntaria de las diferentes naciones en una colaboración fraternal que se uniera para el beneficio mutuo de todas las nacionalidades unidas. Los elementos de coacción fueron introducidos posteriormente por el estalinismo para mantener a las nacionalidades dentro de una supuesta «federación» estalinista no democrática. Sin embargo, una vez que la Unión Soviética se derrumbó, y con ella la economía planificada, para ser sustituida por el capitalismo salvaje, las nacionalidades comenzaron a separarse por la fuerza de lo que se convirtió para ellas en la negación de sus legítimos derechos nacionales y democráticos.

Revolución Naranja

Durante la revolución naranja, los manifestantes tomaron el control y crearon una ciudad de tiendas de campaña en Kiev, que fue respondida con prohibiciones y disparos. Un alto funcionario del gobierno ruso declaró entonces «que si Ucrania seguía inclinándose hacia Occidente, Rusia estaba dispuesta a ir a la guerra por Crimea para proteger su base militar allí y a la población de etnia rusa». Fue entonces cuando Putin y sus agentes denunciaron por primera vez a los dirigentes de este movimiento como «neonazis» sin prueba alguna, una treta que se repite una vez más para justificar la actual invasión.

 

Al mismo tiempo, los oligarcas, que eran la base firme de Putin, acumulaban una inmensa riqueza. Tuvieron que buscar más allá. La fuga de capitales hacia las cuentas bancarias occidentales se había vuelto alucinante. Una estimación de los expertos capitalistas «descubrió que 800.000 millones de dólares habían sido escondidos en el extranjero desde el colapso soviético, más que la riqueza de toda la población rusa». Esto les permitió no sólo «vivir como la nueva nobleza rusa, sino también crear almacenes estratégicos de dinero negro». Este dinero en efectivo era útil para todo tipo de inversiones, incluyendo la compra de propiedades deseables en todo el mundo. Londres se vio favorecida hasta el punto de que, bajo los gobiernos tories, y especialmente bajo el régimen «benévolo» de Boris Johnson, pronto se conoció ampliamente como «Londongrado».

 

La manía de despilfarrar de Putin se reveló en el gasto en proyectos de vanidad como los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, que llegaron a ser tres veces y media más caros que el proyecto de la NASA de enviar un rover a Marte.

 

La monumental corrupción atrajo inevitablemente a sinvergüenzas afines, como Donald Trump. En 2008, un magnate ruso apareció en el horizonte para ayudar a Trump con asistencia financiera para cubrir sus legendarias deudas. A su vez, cuando Trump ganó las elecciones presidenciales en 2016, escribe Belton, «al principio los rusos no podían creer su suerte. Las escenas en el parlamento ruso eran estruendosas. Cuando un legislador entró corriendo en la sesión parlamentaria esa mañana para gritar la noticia de que Trump había ganado, toda la sala se puso en pie en un estridente aplauso. Esa noche se sirvió champán». Un diputado nacionalista ruso declaró: «Es fenomenal lo cerca que están [Putin y Trump] el uno del otro cuando se trata de política exterior». Belton plantea entonces una pregunta intrigante: «¿Había realizado Rusia una operación monumental para instalar a su hombre en la Casa Blanca?»

 

Un régimen inestable

El sangriento drama de Ucrania sigue desarrollándose en el momento de escribir este artículo. Sin embargo, una cosa es cierta: cuando Putin, hinchado como una rana toro, lanzó por primera vez esta invasión, creyó que podría barrer la resistencia de las masas ucranianas y la ira del resto del mundo. Sin embargo, actualmente, en lugar de desfiles victoriosos, las bolsas de cadáveres de las tropas rusas están siendo devueltas, avivando una oposición que ya está creciendo. Esto, a su vez, ha llevado a Putin a ir aún más lejos en su represión de Ucrania. Está tratando de utilizar los mismos métodos y los mismos generales del ejército que se desplegaron en Siria, que bombardearon salvaje e indiscriminadamente Alepo en la actual guerra civil de ese país.  Estos métodos sólo servirán para indignar aún más a la opinión pública mundial contra Rusia y almacenar una resistencia aún mayor de Ucrania.

Invasión de Rusia a Ucrania

Los trabajadores rusos redescubrirán las tradiciones socialistas de 1905 y 1917, y del estado obrero democrático original que surgió antes de ser aplastado por las pesadas botas de Stalin y el régimen burocrático. Putin desea mantener un régimen cuasi-estalinista, pero sobre una base de clase diferente, es decir, un capitalismo caduco. Sin embargo, en comparación con 1917, la sociedad rusa es ahora desarrollada y avanzada, con una clase obrera educada que encontrará intolerable el régimen de Putin. Lo mismo ocurre con las masas de Europa del Este, China y el resto del mundo.

 

Con la inmensa información que contiene el libro de Catherine Belton, hemos intentado demostrar aquí que el futuro de Rusia y de Europa del Este no pasa por los métodos políticos de un régimen estalinista aferrado al capitalismo caduco.

 

A pesar de los horrores de esta guerra, la clase obrera, y en particular su nueva generación, aprenderá poderosas lecciones sobre cómo evitar cometer los errores de sus antepasados y no confiar en los llamados hombres fuertes, sino en su propio poder y en el control democrático.

 

Caracterizamos a la Rusia de Putin como un régimen capitalista corrupto que inevitablemente chocará frontalmente con las masas trabajadoras tanto de Rusia como de los países que antes estaban bajo el talón del estalinismo de Moscú. Todos los elementos principales de una economía planificada han desaparecido y lo que tenemos es una dictadura velada, con los adornos de un parlamento títere, que preside un régimen capitalista.

 

Además, ha mostrado su apetito «imperialista» con la invasión de Ucrania, pero sobre todo con las acciones sangrientas del último período. No existen los impedimentos y controles sobre Putin y su gobierno que normalmente se asociarían a un régimen democrático-burgués. Catherine Belton relata numerosos ejemplos de carácter devastador. Ella da el ejemplo del «banco estatal para proyectos especiales del Kremlin vinculado a un oscuro banco de Crimea dirigido por un amigo de la infancia de Putin» que estaba involucrado en la banca en la sombra y en esquemas de «dinero negro». Incluso se propuso «regalar un ático de 50 millones de dólares a Putin», en lo que, increíblemente, participó Trump. El autor afirma: «El KGB al menos creía que había reclutado a Trump».

 

¿Qué significa todo esto para la lucha en curso en Ucrania, para la clase obrera, tanto allí como en todo el mundo?  Nos enfrentamos a una situación sin precedentes en Ucrania y Europa del Este, que a su vez ha iniciado uno de los períodos más convulsionados en la historia del capitalismo. Putin, antes de esta guerra, pensaba que tenía una carrera clara para imponer sus métodos no sólo en Rusia sino en los estados de la antigua Unión Soviética. Pero en lugar de un Putin triunfalista que domina la escena, ha iniciado una guerra que puede tener consecuencias incalculables para Europa y el resto del mundo.

 

El régimen de Putin es claramente capitalista en sus métodos y en su apetito por nuevas conquistas. También ha tratado de apoyarse en China para obtener socorro y ayuda material. Aunque caracterizamos a la Rusia de Putin como un régimen capitalista inequívocamente voraz, establecemos algunas diferencias importantes entre Rusia y China. El régimen de Pekín es también un régimen «capitalista de Estado», pero de carácter muy peculiar. Aunque existen muchas similitudes con Rusia, hay algunas diferencias llamativas. Aunque China tiene uno de los mayores números de millonarios y multimillonarios del mundo, el Estado sigue ejerciendo una poderosa influencia en la regulación de la evolución de la industria y la sociedad. Esto permite que el Estado aparezca, a diferencia de Rusia, como un poderoso regulador en la dirección de la industria y el mantenimiento de una cierta planificación «socialista». Sin embargo, esta situación no puede continuar para siempre sin que los trabajadores chinos derroquen a la burocracia o sin que se produzca un régimen capitalista cada vez más normal. Esto, a su vez, no se decidirá sólo dentro de las fronteras de China, sino que estará influenciado poderosamente por los acontecimientos internacionales, como los que estamos presenciando en Rusia y Europa del Este en la actualidad.

 

El Partido Socialista de Gran Bretaña y el CIT dan un apoyo inequívoco a las masas que sufren en Rusia, China y el mundo. Los acontecimientos que estamos presenciando dejarán una impresión indeleble en las masas trabajadoras. Putin y los suyos, al mostrar la cara sangrienta del capitalismo, están dando una poderosa lección a los pueblos del mundo de que sólo una Confederación socialista de Europa y del mundo puede eliminar la guerra y el sufrimiento para siempre.

 

  • Los hombres de Putin: Cómo el KGB se apoderó Rusia y se enfrentó a Occidente

         Libro de Catherine Belton

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here