Inicio Internacional Francia: El voto de la alianza de la izquierda muestra el potencial...

Francia: El voto de la alianza de la izquierda muestra el potencial para derrotar a Macron a través de las luchas

58
0
Compartir

Periodistas de la Gauche révolutionnaire (CIT en Francia)

 

La primera vuelta de las elecciones legislativas (el 12 de junio pasado) dio buenos votos a la alianza de izquierda NUPES [Nueva Unión Popular Ecológica y Social, encabezada por Jean-Luc Mélenchon] y reafirmó el apoyo a Mélenchon en las elecciones presidenciales de abril pasado, en las que obtuvo 7,7 millones de votos.

Había liderado una campaña con un programa que recogía las aspiraciones de los trabajadores y del conjunto de la población, incluyendo la reivindicación de un aumento salarial y un salario mínimo de 1.500 euros al mes, las pensiones a los 60 años, la defensa de los servicios públicos y el aumento de los impuestos a los ricos y a las multinacionales para pagar todo eso.

La prensa capitalista lleva semanas arremetiendo contra estas medidas, que, como es lógico, considera «irreales» y «peligrosas» para … los capitalistas y las multinacionales. El premio al miedo se lo lleva el llamado «especialista en economía» de BFM TV, que dijo: «Si hay una congelación de precios, habrá escasez … Un panadero ya no hará baguettes, sino sólo panes especiales».

La coalición de Emmanuel Macron, «Ensemble», la derecha de Les Républicains (LR) y la ultraderecha -Rassemblement National (RN) de Marine Le Pen y Reconquête de Eric Zemmour- se vieron acechados por un espectro común: la posible victoria de una coalición de izquierdas que demuestre a los trabajadores y a los jóvenes que no tienen por qué sufrir políticas antisociales.

El voto de NUPES ha sido de casi 6 millones, a pesar de una altísima abstención, del 52%, sobre todo en las pequeñas ciudades obreras y en los barrios populares. El voto de NUPES se equipara al de Macron, cuyo voto está en franco descenso respecto a 2017. Su coalición, Ensemble, que agrupa a La République en Marche (LaREM), el Movimiento Democrático (MoDem) y otros diversos partidos de «centro», obtuvo 5,8 millones de votos, frente a los 7,5 millones de esos mismos partidos en 2017.

Este es el primer estímulo. Es muy posible, eligiendo el máximo número posible de candidatos de NUPES el 19 de junio [es decir, en la segunda vuelta de las elecciones legislativas], impedir que Macron tenga mayoría en la Asamblea Nacional, lo que sería un verdadero fracaso para el «presidente de los ricos».

 

NUPES: una campaña militante

Los candidatos de NUPES se presentan a la segunda vuelta en 406 circunscripciones. En 278 circunscripciones se enfrentarán a un candidato de Ensemble. En 63 se enfrentarán a RN; en 29 a la derecha de LR. NUPES es, por tanto, en 370 circunscripciones, la fuerza de oposición a los partidos pro-capitalistas, desde Macron hasta la extrema derecha. Aunque algunos de sus candidatos son muy débiles en su apoyo a las medidas clave de NUPES sobre los salarios o las pensiones, está claro que hacer todo lo posible para garantizar que NUPES gane en estas circunscripciones es un paso esencial para poner los intereses de los trabajadores y de la gran mayoría de la población.

Los resultados de NUPES han sido muy desiguales. Sus buenos votos han sido a menudo en zonas donde se han mantenido los grupos de France Insoumise [FI, creada por Mélenchon en 2016], o donde los militantes del Partido Comunista [PCF] o de EELV [Verdes] han liderado la campaña. Como ya escribimos en nuestro análisis de las elecciones presidenciales, allí donde no se han mantenido los grupos de activistas de France Insoumise (FI), debido a la falta de estructuras, era difícil recuperar el terreno perdido. Esto, por desgracia, confirma lo que ya decíamos en 2017, que es esencial que FI tenga estructuras locales, regionales y nacionales, que operen de forma colectiva y democrática.

Esto será aún más esencial una vez pasadas las elecciones, tanto si NUPES obtiene la mayoría en la Asamblea Nacional (y por tanto forma gobierno) como si es la principal fuerza de oposición a Macron, con 150 o 200 diputados.

 

Por un lado, esta campaña legislativa ha visto cómo miles de jóvenes y trabajadores se han volcado en el apoyo a NUPES, aprendiendo a hacer prospección puerta a puerta y manteniendo debates para convencer sobre el programa y las reivindicaciones. Esto ha mostrado cierta energía militante que querrá una realidad concreta, en lugar de la pasividad, en los próximos meses. Por otro lado, también hay miles de personas entre los 6 millones de votantes que se comprometerán más si FI se transforma en una fuerza política estructurada, capaz de discutir, decidir y, a través de ello, asumir con persistencia la defensa de nuestros intereses.

Muchos ven también que la secuencia electoral es sólo un primer paso y que no será suficiente para cambiar las cosas de forma duradera. Los capitalistas, las multinacionales, los políticos burgueses y los medios de comunicación harán todo lo posible para bloquear las acciones parlamentarias de un gobierno NUPES. Y Macron tratará de mantener sus políticas incluso con una fuerte oposición de NUPES contra él.

 

Por lo tanto, debemos prepararnos para una lucha de masas y organizarnos para construirla, y así avanzar en nuestras reivindicaciones sobre los salarios, las pensiones o los servicios públicos.

 

En el próximo período hay que construir un verdadero nuevo partido de masas de lucha, de los trabajadores y de la juventud, contra el capitalismo. Un partido así permitiría también la discusión colectiva sobre la verdadera alternativa que necesitamos para sustituir al capitalismo. No será posible conformarse con unas pocas nacionalizaciones, aunque son esenciales, especialmente en los sectores de la salud y la energía. Es necesario un plan para que los principales sectores de la economía pasen a ser de titularidad pública, para que se planifique de forma democrática y ecológica, bajo el control y la gestión de los trabajadores, vinculados al conjunto de la población. Estos son los ejes de la lucha por el socialismo que proponemos para el debate más allá de la lucha por la victoria electoral del 19 de junio.

 

Las ganancias de Le Pen

Como se ha dicho anteriormente, hay regiones donde NUPES no ha conseguido ser la principal oposición a Macron. Es el caso de los Pirineos Orientales, del Gran Este, de algunas regiones desfavorecidas de la costa atlántica y del sureste, y de una parte de Hauts-de-France como el Pas-de-Calais. La ultraderecha de Le Pen ha visto aumentar sus votos hasta los 4,2 millones, frente a los 2,9 de 2017. Hay que añadir los 960.000 votos de Reconquête, el partido de extrema derecha de Zemmour, que sin embargo no se ha clasificado para la segunda vuelta.

 

Marine Lepen, líder de extrema derecha

La RN lidera en 110 circunscripciones. Aunque es poco probable que obtenga un gran número de diputados y ha retrocedido significativamente en los lugares donde los candidatos del NUPES eran especialmente combativos en cuestiones sociales, tiene presencia. Y puede ser un peligro si no se logra estructurar en torno a FI una verdadera oposición de los trabajadores y de los jóvenes a las políticas de Macron.

Este último podría no conseguir la mayoría (289 escaños) en la Asamblea. Y la derecha tradicional de Les Républicains continúa su declive con sólo 42 candidatos que salen adelante cuando en 2007 tenía 320 diputados. Está claro que LaRem/Ensemble y LR se apoyarán mutuamente para mantener los escaños, especialmente frente a NUPES, lo que complicará la elección para muchos candidatos. Aquí también será esencial la cuestión de tener un programa suficientemente combativo en materia social y contra el capitalismo, así como la necesidad de construir y estructurar France Insoumise.

NUPES: una coalición inestable

No se puede decir que algunos de los partidos que participan en NUPES vayan a defender realmente las reivindicaciones que plantea.

El PCF hizo una fuerte campaña en muchos aspectos, planteando también la nacionalización de EDF [electricidad] y Engie [gas]. Por ello, muchos de sus diputados salientes obtuvieron votos muy elevados, superando el 30 o el 40%. Y de los 50 candidatos del PCF en NUPES, 32 están en la segunda vuelta. Pero el PCF no puso la misma energía en todas partes, sobre todo allí donde las federaciones locales del Parti Socialiste (PS) mantuvieron sus candidaturas contra el NUPES. La línea de retroceso que se había utilizado para justificar la candidatura de Fabien Roussel [PCF] en las elecciones presidenciales no desapareció en todas partes, ni mucho menos. Pero los militantes del PCF pueden contribuir a que las reivindicaciones salariales y la congelación de los precios figuren realmente entre las primeras preocupaciones de los diputados de NUPES.

De las 100 circunscripciones asignadas a Europa Ecológica-Los Verdes (EELV), hay 76 que se han clasificado para la segunda vuelta. Pero EELV está, en el fondo, bastante en contra de reivindicaciones como la limitación de los precios (en particular de los carburantes, aunque el aumento del precio de la gasolina sólo afecta a los más desfavorecidos) o está a favor de la aplicación de impuestos que, de nuevo, tocan sobre todo a los trabajadores (es el caso de la imposición de certificados de calidad del aire de los vehículos, como en Rouen). Además, sabemos que EELV tiene una visión desconectada de la realidad de la Unión Europea, pensando que podría cambiarla, cuando en realidad es un órgano de colaboración de los principales países capitalistas de Europa para llevar a cabo sus políticas neoliberales.

Campaña de NUPES

Por último, el Partido Socialista acabó jugando su habitual doble juego. Por un lado, la dirección nacional aceptó el acuerdo NUPES, y por otro, hubo federaciones del PS que mantuvieron sus propios candidatos. En 13 circunscripciones, fue incluso el candidato del PS el que hizo eliminar al candidato de NUPES. En la 4ª circunscripción de Seine-Maritime, en la que Laurent Fabius [antiguo primer ministro del PS] era el diputado, el PS llevó a cabo una virulenta campaña contra NUPES, ya que para este partido lo principal era mantener su poder local en la aglomeración de Rouen.

Djoudé Mérabet, que ya era alcalde de Elbeuf y vicepresidente de la metrópoli, sólo perdió ante la candidata de NUPES, Alma Dufour, por 167 votos. Fue una dinámica campaña de NUPES que se movilizó en las principales ciudades obreras de este distrito la que envió a su candidato a la segunda vuelta.

En la propia ciudad de Rouen, la candidata del PS, Christine de Cintré, todavía no ha retirado -el 14 de junio- el cartel «ni Macron ni Mélenchon» de la ventana de su oficina de campaña.

 

52 candidatos del PS están en la segunda vuelta gracias a NUPES, pero la mayoría de ellos sólo han llegado a un acuerdo táctico, a pesar de que estarán sometidos a una fuerte presión por parte de los votantes y los activistas de la campaña que les dicen: «¡Cuidado si no votan a favor de las reivindicaciones como la jubilación a los 60 años!».

 

¡Una oportunidad que hay que aprovechar!

El voto de Macron está en declive, y el de la extrema derecha avanza, pero no tan fuerte como el de la coalición de izquierdas: está claro que hay potencial para luchar contra las políticas de Macron de forma más eficaz. Ciertamente, las elecciones no son el escenario central de lucha para cambiar la sociedad, pero las campañas y posteriormente los representantes elegidos que defienden los intereses de los trabajadores pueden jugar un papel importante.

 

Y la tendencia que se vio en las elecciones presidenciales a una política combativa contra Macron y el capitalismo apoyando la candidatura de Mélenchon se está confirmando en estas elecciones legislativas.

Esto se traduce de manera todavía tímida y confusa en una voluntad de unir nuestro campo, el de los trabajadores, la juventud y la mayoría de la población, contra esas políticas que nos hacen sufrir tanto y degradan constantemente nuestras condiciones de vida e incluso el conjunto de la sociedad. Es, por tanto, una oportunidad que hay que aprovechar, para hacer temblar este sistema y a los políticos al servicio del capitalismo, ¡y para alentar nuestras luchas! ¡El 19 de junio, votemos NUPES, y derrotemos a Macron y Le Pen!

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here