Inicio Internacional ¿Está el presidente derechista de Brasil, Bolsonaro, planeando un golpe de estado?

¿Está el presidente derechista de Brasil, Bolsonaro, planeando un golpe de estado?

105
0
Compartir

17 de junio de 2022

Tony Saunois, secretario general del Comité por una Internacional de los Trabajadores.

Las audiencias de Trump en Washington revelan detalles devastadores de su intento de aferrarse al poder y llevar a cabo lo que equivale a un golpe de estado (Asalto al Capitolio en enero de 2021) para anular las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2020. Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, cuestionó el resultado y fue de los últimos en reconocer la elección de Biden. Ahora, al sur del Río Grande, Brasil se ve amenazado con la posibilidad de un nuevo intento de golpe de Estado por parte del mismo Jair Bolsonaro. Sin embargo, la amenaza en Brasil es aún mayor que lo ocurrido en Estados Unidos en de 2021. Bolsonaro parece tener el respaldo de importantes sectores de los militares. Bolsonaro, partidario y admirador de Trump, está leyendo el mismo guión que éste. En el período previo a las elecciones de septiembre de este año, Bolsonaro ya ha planteado la cuestión de que el sistema electoral está abierto al fraude y ha planteado el espectro de la intervención militar para mantenerse en el poder.

Asalto al Capitolio en Estados Unidos. 6 de enero del 2021

Bolsonaro ha visto cómo se erosionaba su apoyo al presidir una catastrófica crisis sanitaria y económica. Más de 600.000 personas han muerto de COVID, en gran parte como resultado de sus políticas durante la pandemia. Dice que algo «perverso» ocurrió con el periodista Dom Phillips y Bruno Pereira, ambos defensores de los derechos de los indígenas; y asesinados en la amazonía brasileña. Sin embargo, Bolsonaro, ha trabajado de la mano de las empresas forestales y otros mafiosos que han llevado a cabo una brutal represión y asesinatos contra los pueblos indígenas de la Amazonia. En las últimas encuestas, el apoyo a Bolsonaro ha caído hasta el 29%, frente a su principal rival Luis Inacio Lula da Silva, del PT (Partido de los Trabajadores), que registra un 47% de apoyo, aunque las encuestas son notoriamente poco fiables y los niveles de abstención son altos.

La cúpula militar ha sido en parte purgada de opositores a Bolsonaro, que ha incorporado a sectores del ejército al gobierno y lo ha militarizado. Más de 1.000 militares ocupan actualmente puestos civiles; más que en la época del golpe militar de 1964. Bolsonaro y su camarilla se están preparando para gritar si pierden las elecciones. Se están planteando propuestas para acabar con el voto electrónico. El ministro de Defensa, el general Paulo Nogueira de Oliveira, ha atacado el sistema de voto electrónico y ha incluido la propuesta de que los militares realicen un recuento paralelo en una «sala secreta». Bolsonaro ha pedido un proceso electoral «auditado». Altos oficiales militares también han hecho propuestas a la comisión electoral del Tribunal Superior electoral (TSE). Aunque el TSE no aceptó las propuestas de los militares, el ministro de Defensa y Bolsonaro protestaron porque «las fuerzas armadas no se sienten debidamente honradas». Las fuerzas armadas, reclaman que tienen el papel de «defender la Patria y garantizar el poder constitucional, la ley y el orden». Han declarado que no aceptarán un simple voto electrónico en nombre de la «seguridad nacional». El golpe militar de 1964 se justificó como un acto necesario para «defender la democracia». El mismo guión ensayado está siendo preparado por los partidarios y conspiradores de Bolsonaro en 2022.

Bolsonaro ha facilitado la compra de armas en Brasil y ha instado a sus partidarios a armarse. Se está preparando un gran enfrentamiento para las elecciones y el periodo posterior. Estos preparativos de la extrema derecha en torno a Bolsonaro no son respaldados por los principales sectores de la clase dirigente brasileña. No apoyaron a Bolsonaro cuando fue elegido al poder en 2018. Su elección fue una medida del colapso de la confianza y el apoyo de todos los partidos tradicionales de Brasil, incluido el PT (Partido de los Trabajadores). La clase dirigente ha perdido en parte el control de secciones de la maquinaria estatal. Las instituciones, como el Tribunal Supremo, han entrado en colisión con el régimen de Bolsonaro.

No se descarta que todos los preparativos y amenazas de Bolsonaro para seguir en la presidencia se evaporen y se derrumben. Sin embargo, es un error contar con ello y es urgente que la clase obrera y la izquierda socialista de Brasil se preparen para una lucha encarnizada y hagan campaña por una alternativa socialista independiente, sin confiar en los sectores anti-Bolsonaro de la clase capitalista. Las ideas del «mal menor» (cualquiera menos Bolsonaro) ya son una característica importante de la campaña. La cuestión es, sin embargo, si Bolsonaro es derrotado, ¿qué políticas y programa se van a aplicar? No se puede confiar en que los que defienden el capitalismo apliquen un programa y unas políticas que favorezcan a la clase trabajadora. Se plantea con urgencia la necesidad de un partido de masas independiente de la clase obrera, con políticas socialistas.

Cuando Bolsonaro pidió la ayuda del presidente estadounidense Joe Biden contra Lula, en la reciente Cumbre de las Américas, Biden simplemente cambió de tema. Lula y el PT se han movido hacia la derecha y han defendido una política pro-capitalista. Lula, cuando fue presidente, de 2003 a 2010, fue elogiado por el ex presidente estadounidense Obama: «Este es mi hombre. Me encanta este tipo», dijo en 2009 en la cumbre del G20 en Londres.

Errático, imprevisible y reaccionario

El régimen de Bolsonaro, errático, imprevisible y reaccionario, no conviene al capitalismo. La clase dominante preferiría una tercera alternativa, pero no se vería amenazada por el regreso de Lula al poder. Él ha demostrado su fiabilidad para el capitalismo en el pasado y lo está demostrando de nuevo en esta campaña electoral. El compañero de fórmula de Lula es Geraldo Alkmin, que fue gobernador de Sao Paulo y miembro fundador del partido capitalista PSDB, que abandonó después de 33 años para preparar el camino a estas elecciones. Alkim fue un enconado opositor del PT en el pasado, presentándose contra Lula en las elecciones presidenciales de 2006.

Lula da Silva, líder del PT

Si Bolsonaro perdiera las elecciones e intentara algún tipo de golpe, movilizando a sus partidarios para una lucha por el poder, se desencadenaría un choque y una protesta masiva. Lo que la clase dominante teme es la perspectiva de grandes enfrentamientos y que Lula sea arrastrado al poder por una ola de movilizaciones masivas contra Bolsonaro. Tal escenario, que es posible, desataría una presión masiva sobre Lula para que adopte políticas más radicales.

Los dramáticos acontecimientos que están empezando a desarrollarse en Brasil han sido una prueba para la izquierda socialista, y ninguno más que el que enfrenta el PSOL (Partido del Socialismo y la Libertad, formado a partir de una escisión en 2004 del PT, que se movía hacia la derecha durante el gobierno de Lula). El PSOL decidió erróneamente no presentar su propio candidato presidencial en la primera vuelta de las elecciones de 2022, argumentando que esto podría suponer el riesgo de dividir a la izquierda y llevar a una victoria de Bolsonaro. Esto ha desencadenado una crisis en el PSOL, con algunas secciones separándose de él. La decisión equivocada del PSOL sobre la cuestión es una oportunidad perdida. Podría haber utilizado la primera ronda para marcar una alternativa socialista y prepararse para futuras luchas, que seguramente estallarán si Lula gana las elecciones y derrota a Bolsonaro. Esto podría haberse hecho sin amenazar con permitir que Bolsonaro gane la mayoría en caso de un resultado ajustado en las elecciones de la segunda vuelta.

Las inminentes convulsiones en Brasil son parte de un repunte más amplio de la polarización y la lucha de clases que se desarrolla en toda América Latina. La devastadora crisis medioambiental en el continente, la represión de las tribus y los pueblos indígenas, el aumento de la pobreza y la desigualdad, y la erosión de los derechos democráticos, plantean la necesidad urgente de una alternativa socialista revolucionaria al capitalismo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here