Inicio Internacional La manifestación del TUC (Congreso de Sindicatos Británicos) del 18 de junio...

La manifestación del TUC (Congreso de Sindicatos Británicos) del 18 de junio debe servir para coordinar las huelgas por el salario y los derechos de los trabajadores

38
0
Compartir

16 de junio de 2022 Editorial de The Socialist, semanario del Partido Socialista (CIT Inglaterra y Gales)

Imagen: Protesta por la huelga salarial de los conductores de vehículos pesados del sindicato Unite del Ayuntamiento de Coventry (foto Paul Mattsson)


Decenas de miles de personas saldrán a las calles de Londres el sábado 18 de junio como parte de la manifestación del Congreso de Sindicatos (TUC) sobre la crisis del coste de la vida; la primera manifestación sindical masiva en muchos años. Trabajadores de todo el país marcharán porque no pueden permitirse vivir.

La clase trabajadora británica se enfrenta a la mayor caída de su nivel de vida desde 1956. Pero mientras muchos luchan por saber cómo pueden permitirse vivir, el canciller Sunak se ha unido a la «lista de ricos» de los pocos más ricos de Gran Bretaña.

La manifestación del TUC es un comienzo importante, pero necesitamos que sea el lanzamiento de una lucha masiva para defender el nivel de vida de los trabajadores. Esto significa luchar por aumentos salariales a prueba de inflación, un salario mínimo de 15 libras por hora, la nacionalización de las compañías energéticas y echar a los conservadores.

Los brutales despidos ilegales de P&O son una muestra de lo lejos que llegarán los empresarios para proteger sus beneficios. Pero la poderosa huelga de siete meses de los trabajadores de los contenedores de Coventry, las diversas huelgas locales que han conseguido victorias en materia salarial, y ahora la prevista huelga nacional de ferrocarriles, muestran que un número creciente de trabajadores está luchando: demostrando que cuando se lucha y se hace huelga se puede ganar.

El dividido gobierno tory, liderado por «una regla para ti, otra regla para mí» Boris, está contra las cuerdas: ¡148 de sus propios diputados intentaron echarlo! Está claro que reemplazar a un conservador por otro no supondría una gran diferencia, pero la crisis del gobierno conservador muestra lo débiles que son. Eso debería dar al movimiento obrero la confianza de que podemos construir un movimiento para echarlos a todos.

Ahora mismo la primera línea es la huelga nacional de ferrocarriles. Junto con la huelga de metro de TFL el 21 de junio, mostrará, en una escala no vista desde la huelga general del sector público de 24 horas el 30 de noviembre de 2011, el poder de la acción colectiva de los trabajadores, y ofrecerá una visión de cómo los trabajadores mantienen la sociedad en funcionamiento.

Para horror de la clase dominante, si el RMT puede paralizar sectores de la sociedad y de la economía, mostrará a los trabajadores de todo el país, que están desesperados por detener la caída del nivel de vida, algo del enorme poder potencial del movimiento obrero organizado.

Todo el movimiento obrero debe solidarizarse con el RMT y estar preparado para luchar contra cualquier intento de utilizar las leyes antisindicales existentes o de introducir una nueva «legislación de servicios mínimos» contra las huelgas.

La acción ferroviaria también podría ser un punto de partida para coordinar la acción de huelga. Los trabajadores que ya están en huelga y los que están votando podrían aspirar a hacer huelga al mismo tiempo que los ferroviarios. Podría desempeñar un papel importante a la hora de plantear la necesidad de que los trabajadores de todas las industrias y sectores se organicen y movilicen para hacer huelga juntos.

Mientras que la acción local y la acción de los sindicatos individuales no puede retrasarse, los líderes sindicales también deberían empezar a discutir cómo se podría aprovechar la acción existente para convocar una huelga general de 24 horas como una poderosa muestra de fuerza, para aumentar la confianza de los trabajadores y para aterrorizar a los conservadores y a la patronal.

Si el TUC no da un paso adelante, entonces los líderes sindicales que estén dispuestos a luchar deben unirse para movilizar una acción de huelga masiva coordinada. La CWU está votando en Royal Mail y BT, y Unite está llevando a cabo huelgas generalizadas. Con el RMT, ellos y otros podrían formar la base de una «coalición de voluntarios».

Muchos dirigentes sindicales se niegan incluso a hablar de la posibilidad de una huelga general de 24 horas por el miedo a lo que significaría en Gran Bretaña. El obstáculo de las leyes antisindicales también se utiliza para descartar la posibilidad de una huelga generalizada.

Estas leyes ya eran de las más represivas del mundo capitalista avanzado – introducidas por los gobiernos tories y dejadas intactas por el Nuevo Laborismo – incluso antes de la viciosa legislación introducida por los tories en 2016. Por desgracia, los líderes sindicales no organizaron una oposición seria a las leyes de 2016.

Hay que aprender la lección

Hay que aprender la lección. Necesitamos una campaña masiva de todo el movimiento sindical contra las nuevas leyes antisindicales que ahora se amenazan en un intento desesperado de tratar de obstaculizar aún más la capacidad de los trabajadores para tomar medidas eficaces.

Tampoco podemos permitir que las leyes existentes impidan una acción eficaz. Las votaciones y las acciones de huelga pueden coordinarse incluso dentro de las leyes represivas existentes, y las votaciones desagregadas pueden utilizarse para maximizar el número de centros de trabajo que superan los umbrales legales. Pero, como demostró la sentencia judicial contra el CWU en 2019, los tribunales son una herramienta que la patronal y el gobierno pueden utilizar para intentar bloquear la acción incluso cuando se han saltado todos los obstáculos legales.

Por el contrario, el gobierno está feliz de mantenerse al margen cuando los empleadores violan la ley: ¡los tories (conservadores) no tomaron ninguna acción legal contra P&O!

No apoyamos a la ligera la ruptura de las leyes antisindicales y, por tanto, la puesta en peligro de los fondos sindicales, pero la lucha -para ganar un salario suficiente para poder vivir- es demasiado importante como para permitir que los sindicatos individuales luchen solos.

En el próximo periodo, la acción coordinada desempeñará un papel vital, incluso si significa enfrentarse a las leyes antisindicales. Por eso, el Partido Socialista lucha por transformar nuestros sindicatos en organizaciones democráticas de lucha que puedan pelear con uñas y dientes por los intereses de la clase trabajadora.

En realidad, incluso si sólo unos pocos de esos grandes sindicatos emprendieran una acción de huelga simultánea, negándose a aceptar las limitaciones de las leyes antisindicales, el gobierno sería impotente para detenerlos y, en el proceso, el poder de las leyes antisindicales para impedir la lucha sería aplastado.

Mientras que echar a los tories sería aplaudido con razón por millones de personas, sustituirlos por un gobierno neolaborista de Blair 2.0 no ofrecería ninguna solución. El laborismo de Starmer no es una alternativa a los tories; ni siquiera ha salido en apoyo del RMT. Y a nivel local, los concejales laboristas siguen aplicando los recortes exigidos por los tories, utilizando de buen grado el «despido y recontratación».

El consejo laborista de Coventry ha gastado más de 3 millones de libras en una operación de intento de romper la huelga de los trabajadores de la basura de Unite, muchas veces más de lo que habría costado satisfacer las demandas de los trabajadores.

Incluso si Starmer se va como resultado del «beergate», no hay ninguna posibilidad de revertir la consolidación blairista del laborismo como un partido patronal. Necesitamos un nuevo partido obrero de masas que nos defienda. La coalición de izquierdas de Mélenchon en Francia -actualmente empatada con el partido de Macron en las elecciones- es una indicación del apoyo potencial para un nuevo partido.

En el último año, el sindicato de panaderos BFAWU votó por desafiliarse del Partido Laborista, mientras que en otros sindicatos -como el CWU, TSSA, Aslef y FBU- se han reavivado los debates sobre la afiliación laborista. La secretaria general de Unite, Sharon Graham, ha hecho importantes declaraciones cuestionando el trato abusivo de los ayuntamientos laboristas a sus trabajadores organizados en Unite, y ha tomado medidas concretas para desafiarlo, incluyendo la retirada de todo el apoyo y la financiación en las Midlands.

Los dirigentes sindicales que estén dispuestos a enfrentarse al laborismo de Starmer deberían convocar urgentemente una conferencia de todos los sindicalistas que quieran discutir la construcción de un nuevo partido. El Partido Socialista cree que esto debería proporcionar la base para que los sindicalistas se presenten lo más ampliamente posible en las futuras elecciones con un programa socialista y anti-austeridad.

Mientras tanto, el Partido Socialista hace campaña para dar pasos en esa dirección como parte de la Coalición Sindicalista y Socialista (TUSC), junto a la RMT y otros sindicalistas. Ante la inminente recesión y la caída del nivel de vida de la clase trabajadora, no hay tiempo para esperar. Existe la posibilidad de que miles de sindicalistas y luchadores contra la austeridad se presenten a las elecciones locales del próximo mes de mayo y a las próximas elecciones generales, reflejando la creciente ira de la clase trabajadora y llevando su creciente militancia sindical a la lucha en las urnas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here