Inicio Internacional Irán: Recortes, corrupción y campaña por la libertad de los presos políticos

Irán: Recortes, corrupción y campaña por la libertad de los presos políticos

265
0
Compartir

[Imagen: Protestas en Irán contra las alzas de precios y escasez de alimentos]

Irán no ha descansado desde principios de 2022. Entre los manifestantes se encuentran los profesores que, bajo la dirección del Consejo de Coordinación de las Asociaciones de Profesores de Irán, lideraron una campaña de protestas y huelgas, que incluyó una movilización a nivel nacional el 1 de mayo. A esto le siguió un movimiento a mediados de mayo contra los recortes en las subvenciones a los alimentos importados y, poco después, protestas contra el derrumbe de un complejo de rascacielos en la ciudad de Abadán. En muchos sentidos, estos representan una nueva etapa en las luchas y movimientos que han tenido lugar desde 2017. A raíz de esto, es necesario un amplio debate sobre las propuestas programáticas y organizativas para hacer avanzar este movimiento.

A principios de mayo, el régimen iraní, bajo el liderazgo político del presidente Raisi, recortó los subsidios alimentarios. Desde el 12 de mayo, aproximadamente, estallaron protestas contra estos recortes en todo el país. Éstas estallaron en varias ciudades de la región de Khuzestan, entre ellas Izeh, Defzul, Shadegan y Andimeshk, y al poco tiempo se extendieron por todo el país. Este hecho ilustra lo explosiva que se ha vuelto la situación en Irán.

Presidente Ibrahim Reissi

Los precios del aceite para cocinar, del pollo, de la leche y de los huevos aumentaron bruscamente alrededor de un 300%. Esto se debe, por un lado, a los recortes de las subvenciones y, por otro, a la inflación descontrolada de al menos el 100%.

 

A nivel internacional es necesario solidarizar con esta lucha de la mayoría de la población iraní, apoyando la demanda de reintroducción de los subsidios. Al mismo tiempo, hay que ajustar constantemente los salarios para compensar el continuo aumento de la inflación y para conseguir un salario mínimo con el que los trabajadores puedan vivir bien.

El régimen islámico ha vuelto a reaccionar a este levantamiento con una represión masiva. Ha habido de nuevo más muertos y muchos han sido encarcelados. Además, el régimen ha dificultado esporádicamente el acceso a Internet o lo ha cerrado por completo. Una vez más, esto subraya la importancia de la demanda de libertad para todos los presos políticos en Irán, pero también muestra de nuevo la necesidad de una organización de las luchas en todo el país.

En este sentido, el sindicato de profesores, que lleva meses luchando por la liberación de todos sus miembros encarcelados, es un ejemplo. Según Human Rights Watch, al menos 69 activistas del sindicato de profesores fueron detenidos entre abril de 2021 y abril de 2022. Para derrotar estos ataques y conseguir las amplias reivindicaciones del movimiento, se necesita un organismo organizador a nivel nacional que agrupe y organice a los trabajadores de todos los sectores. Este organismo podría seguir el modelo del consejo de organización de los profesores a nivel nacional y otros intentos de unir las luchas. El apoyo de esta solidaridad internacional, especialmente para las demandas de libertad política y sindical en Irán, puede desempeñar un papel importante en el impulso de la lucha en Irán.

 

El derrumbe de dos rascacielos en Abadan

Poco después de que el movimiento contra el recorte de los subsidios alimentarios acabara con la represión del régimen, se produjo un accidente mortal en la ciudad de Abadán. Más de 40 personas murieron al derrumbarse dos rascacielos de diez plantas del complejo de torres gemelas Metropol, uno el 23 de mayo y el otro al día siguiente, el 24 de mayo. El segundo rascacielos que se derrumbó estaba todavía en construcción. Este complejo de rascacielos pertenecía a Hossein Abdol-Baghi, uno de los hombres más ricos de la ciudad. Las autoridades dicen que murió en el derrumbe, pero muchos en Abadán no lo creen y dicen que las autoridades le ayudaron a salir de la ciudad.

 

Derrumbe de torres gemelas en Metropol

Los manifestantes no tardaron en lanzar consignas contra la corrupción y otras formas de fraude. Por ejemplo, se denuncia que la construcción de los dos rascacielos fue muy deciente y que no se incluyeron medidas de seguridad en los propios edificios. Se dice que hasta 100 personas murieron y otras más resultaron heridas al derrumbarse los rascacielos.

El régimen reaccionó a este incidente de varias maneras. En primer lugar, el régimen tardó demasiado en poner en marcha medidas de socorro y el líder «supremo» de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, no respondió inmediatamente. Sin embargo, a las pocas horas del derrumbe, se produjo un aumento masivo del número de fuerzas de seguridad en la zona. Más tarde, algunos funcionarios de la ciudad, incluido el alcalde, fueron detenidos y encarcelados como, por así decirlo, chivos expiatorios.

Sin embargo, estas medidas no impidieron las protestas. Más bien, la población organizó más o menos el rescate de los enterrados y, al mismo tiempo, salió a la calle tarde tras tarde para protestar. Estas protestas fueron, como siempre, respondidas con violencia por las unidades Basji del régimen y de nuevo se produjeron decenas de detenciones. Hay informes de que miembros de algunas tribus árabes de la región que portaban armas se unieron a las protestas. Esto parece haber impedido que las fuerzas de seguridad utilizaran munición real contra los manifestantes. Los manifestantes exigían una investigación sobre las acusaciones de corrupción y la incapacidad del régimen para hacer frente al derrumbe de los rascacielos.

Tal fue el enfado que un emisario enviado por Jamenei fue rechazado a gritos por una multitud cuando intentaba hablar.  Esto fue captado por la televisión en directo hasta que la emisión se interrumpió bruscamente. En las manifestaciones también se gritaron consignas como «Muerte al dictador/dictadura». Esto demuestra que el pueblo tiene claro que hay que acabar con el régimen, ya sea del ala «reformista» o de la «línea dura», y que la base del régimen está cada vez más debilitada.

El movimiento tiene la tarea de ocuparse tanto de los problemas inmediatos, como el impacto del complejo de las torres gemelas Metropol, como, más fundamentalmente, de la dictadura.

Para investigar las acusaciones de corrupción y el fracaso del régimen en relación con la catástrofe de Abadán, es necesario elegir órganos democráticos compuestos por los afectados, sindicalistas y organizaciones populares que puedan llevar a cabo una investigación abierta y pública. Para conocer el alcance de la corrupción en este caso, las cuentas y todas las demás transferencias de dinero de Hossein Abdol-Baghi y de los funcionarios municipales encarcelados deben hacerse públicas y ponerse a disposición del examen público.

Este tipo de medidas, junto con la creación de un organismo nacional que reúna a los trabajadores y a otras fuerzas populares de oposición, plantean la cuestión de lo que debe venir después de la caída del régimen.

No hay ninguna duda de que una vez que el régimen actual se derrumbe habrá llamamientos inmediatos a la «unidad» para consolidar la democracia, etc. Por supuesto, los socialistas se esfuerzan por construir la unidad de los trabajadores, pero eso es diferente de la unidad con los capitalistas en el país o en el extranjero. Una y otra vez, las revoluciones han fracasado, o incluso han sido brutalmente aplastadas, cuando las organizaciones de trabajadores han intentado trabajar con los capitalistas y, por tanto, han aceptado la continuación del sistema capitalista. La única vez que esto no ocurrió fue en la revolución rusa de 1917, cuando los bolcheviques se negaron a unirse a una coalición con los partidos capitalistas y, en cambio, hicieron campaña para que la revolución se convirtiera en socialista. Para ganar apoyo al argumento de que la clave para resolver la crisis de Irán es que el régimen sea sustituido por una democracia socialista, es fundamental que se funda y construya un partido obrero de masas sobre la base de un programa socialista.

Los primeros pasos hacia la formación de dicho partido podrían darse en el marco de la formación de organizaciones obreras intersectoriales a nivel local, regional y nacional. Evidentemente, por el momento, los ejes principales de su programa serían la lucha contra el impacto de la inflación, la aplicación de un salario mínimo vital, los plenos derechos democráticos y de los trabajadores, la liberación de todos los presos políticos y sindicales, el derecho a organizarse y los plenos derechos para todas las nacionalidades dentro de Irán, junto con la explicación de la necesidad de un gobierno de los trabajadores y de los pueblos pobres que rompa con el capitalismo.

De esta manera, la coordinación nacional podría organizar a los trabajadores sindicalizados y a los movimientos que surgen repetidamente en Irán bajo un mismo techo y desarrollar estas luchas. La presentación de convocatorias oportunas de manifestaciones y huelgas, incluyendo huelgas generales, cuando sea apropiado, puede desarrollar las repetidas y cada vez más combativas luchas en una dirección socialista revolucionaria.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here