Inicio Análisis y Perspectivas Elecciones presidenciales en Colombia: La victoria del candidato de la izquierda marca...

Elecciones presidenciales en Colombia: La victoria del candidato de la izquierda marca una nueva era de lucha de masas

146
0
Compartir

[ Imagen: Gustavo Petro y Francia Márquez tras la victoria electoral ]

24 de junio de 2022

Tony Saunois

Secretario del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT).

En un importante golpe a los ricos oligarcas y a la clase dominante en Colombia, el candidato de la izquierda, Gustavo Petro, ganó las elecciones presidenciales, obteniendo el 50,5% de los votos frente al 47,3% del inconformista populista de derecha, Rodolfo Hernández. La victoria de Petro supone un giro histórico en Colombia, que nunca ha tenido un gobierno de izquierdas en sus 212 años de existencia. La victoria de Petro es también un golpe a los intereses del imperialismo estadounidense. Colombia ha sido el aliado más cercano del imperialismo estadounidense en la región, dirigido por una serie de regímenes reaccionarios de derecha que han gobernado el país. En cuanto al comercio, la guerra contra las drogas y las alianzas regionales, Petro se opone a la política del imperialismo estadounidense. Este último terremoto político se inscribe en un nuevo período de convulsiones y luchas que sacude a América Latina.

 

La clase dominante colombiana ha entrado en pánico ante este resultado histórico, que ha sido acogido con salvaje entusiasmo por la clase obrera, los pobres y los más oprimidos de la sociedad colombiana. Parte del entusiasmo ha sido impulsado por el programa reformista radical de Petro y también por la elección de Francia Márquez, la primera mujer negra, de una capa muy oprimida, elegida para la vicepresidencia.

 

Esta victoria representa un importante paso adelante y tendrá repercusiones en toda América. Todos los partidos pro-capitalistas de centro-derecha, la clase dominante y los terratenientes se volcaron detrás del inconformista Hernández, quien, entre otras cosas, calificó una vez a Adolf Hitler de «gran pensador alemán».

 

Petro ha prometido «un cambio verdadero, un cambio real». «No vamos a traicionar a este electorado, que ha pedido a gritos al país… que Colombia cambie desde hoy», afirmó. Su programa radical incluye un impuesto sobre la riqueza para los 400.000 más ricos, un aumento del salario mínimo, la introducción de pagos por desempleo, un sistema de salud pública, una reforma agraria radical y el abandono de «la vieja economía extractiva», basada en el petróleo y el carbón, para centrarse en otras industrias y otras medidas reformistas.

 

Al igual que su homólogo, Gabriel Boric, en Chile, Petro ha sido arrastrado al poder por una marea que exige la transformación de la sociedad. Su victoria es, en parte, producto de los movimientos de masas que estallaron en ambos países, en Chile en 2019 y en Colombia en 2021. En Colombia, el movimiento de masas fue desencadenado por una reforma tributaria del gobierno de derecha. Luego estalló en un movimiento social más amplio contra la desigualdad, la pobreza, el desempleo y la corrupción.

 

Se desarrolló una tremenda huelga general y las masas se enfrentaron al poder. Se produjeron brutales represiones, con la muerte de decenas de manifestantes. El movimiento menguó y retrocedió, ya que los dirigentes no lograron llevarlo adelante para derrocar al régimen y establecer un gobierno de los trabajadores y los pobres. Sin embargo, la sed de cambio no fue aplastada y el movimiento no se desmoralizó. Esto se ha expresado ahora en la victoria electoral de Petro. Se ha abierto un nuevo capítulo en la historia de Colombia.

 

Petro, antiguo guerrillero del M-19, que se disolvió en 1990, fue detenido y torturado por los militares. Tiene un largo historial de lucha y llegó a ser elegido alcalde de Bogotá, cargo del que fue destituido durante un tiempo por intentar acabar con la privatización de la recolección de basuras en la ciudad. Es odiado por la extrema derecha y los paramilitares que aún operan en Colombia.

 

La cruenta guerra civil que enfrentó a los militares, las bandas paramilitares y las organizaciones guerrilleras, las FARC, el M-19 y el ELN, terminó formalmente en 2016, dejando 260.000 muertos y 7 millones de desplazados. Las FARC se alzaron en armas en 1964, principalmente como lucha por la reforma agraria.

 

Sin embargo, el acuerdo de paz que se firmó en 2016 ha sido aplicado con cautela por los regímenes de derecha que han gobernado desde entonces. En la actualidad, los cárteles de la droga y el ELN siguen luchando en algunas regiones del país, que siguen marcadas por un conflicto sangriento. La brutal violencia de los cárteles de la droga no ha cesado, ya que grupos como el Clan del Golfo siguen operando. Este cártel paramilitar de la droga aplicó un «paro» y ordenó a la población que se quedara en casa en protesta por la detención y deportación de su líder, Dairo Antonio Úsuga, a Estados Unidos, en mayo. Esta medida se aplicó en 11 de los 32 departamentos o estados de Colombia. En estas zonas hay un anhelo de paz.

 

La victoria de Petro ha despertado la confianza de millones de personas que ahora esperan que su régimen lleve a cabo un «cambio real». Sin embargo, la cuestión es si podrá cumplir su programa radical de reformas. Se enfrenta a grandes obstáculos y necesita un programa socialista revolucionario para superarlos. Cualquier intento serio de aplicar la reforma agraria y otras medidas despertará la ira de la clase dominante. Su partido, Pacto Histórico, sólo tiene el 15% de los escaños en el Congreso. La derecha tradicional tiene la mayoría. Es el mismo obstáculo al que se enfrenta el presidente de izquierdas Castillo, en Perú, que ganó las elecciones presidenciales en 2021.

 

Para promulgar el programa de reformas, es imprescindible ir más allá del Congreso y no buscar una vía constitucional que será bloqueada por la derecha. Las amenazas de sabotaje económico y de fuga de capitales por parte de la clase dominante están presentes desde el principio. La ultraderecha y los paramilitares podrían intentar un magnicidio si Petro tomara medidas que amenazaran sus intereses.

 

Tranquilizando el mercado

Desgraciadamente, en un intento de calmar al mercado, Petro ya está considerando el nombramiento de un ministro de finanzas de «centro». Estos intentos de apaciguar a la clase dominante y moderar su programa no satisfarán a las masas. Tampoco satisfará a la clase dominante y a los oligarcas. En Chile, Boric, tras sólo unos meses en el poder, ha visto cómo se desplomaban sus índices de aprobación al buscar un compromiso tras otro con la clase dominante y los partidos políticos de «centro».

 

Los comités de acción de masas de los trabajadores, los pobres urbanos y rurales, y otros que quieren reformas y cambios radicales, deben ser elegidos democráticamente. Se necesita un plan de lucha nacional para aplicar el programa por el que fue elegido Petro y cómo construir un partido de masas de la clase obrera con un programa socialista que rompa con el capitalismo. Este movimiento puede ser la base para formar un gobierno de los trabajadores y los pobres. Necesitaría un programa para romper con el terrateniente y el capitalismo e introducir un plan socialista democrático.

 

Desgraciadamente, Petro abandonó algunas de sus reivindicaciones más radicales durante la campaña para «ganar el centro». Incluso desde su elección, ha declarado que quiere la unidad nacional. Este camino le dará el tiempo necesario para reagruparse y organizarse. Si hace retroceder su programa de reformas, provocará decepción y erosión de apoyos. Sin embargo, su victoria puede impulsar la confianza y la determinación de la clase obrera y los pobres para luchar y abrir una nueva era para la lucha por una alternativa socialista en Colombia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here