Inicio Internacional Sri Lanka: La crisis se profundiza

Sri Lanka: La crisis se profundiza

181
0
Compartir

Srinath Perera

Partido Socialista Unido (CIT en Sri Lanka)

 

¿Qué dirección tomará Sri Lanka en el próximo periodo? ¿Avanzará el establishment a consolidar su posición, sacudida por los recientes levantamientos de masas dirigidos por la juventud? ¿O podrá el movimiento juvenil de masas ahuyentar a los dirigentes capitalistas corruptos y acercarse a la construcción de una nueva sociedad? Esta última es la aspiración de miles de hombres y mujeres jóvenes que llevan semanas desafiando las inclemencias del tiempo con la esperanza de que los corruptos que gobiernan el país puedan ser llevados ante los tribunales para responder a la multitud de acusaciones de corrupción y fraude del dinero público.

 

La clase dirigente estaba totalmente desorganizada tras la huelga general del 28 de abril y el Hartal (desobediencia civil y huelga) del 6 de mayo, que paralizó todo el país. Esto allanó el camino para que el Primer Ministro Mahinda Rajapaksa dimitiera en desgracia. Sin embargo, la familia Rajapaksa, con la ayuda del ex primer ministro Ranil Wikramasinghe, del derechista (Partido Nacional Unido) UNP, y de algunos miembros de la oposición que rompieron filas para obtener algunas ventajas y privilegios, consiguió formar un gobierno que al principio parecía estable.

Nuevo Primer Ministro, Ranil Wikramasinghe

Sin embargo, con el aumento de la escasez y la subida vertiginosa de los precios de productos esenciales como el arroz, el dhal(curry), las verduras y también el combustible y el gas para cocinar; este gobierno ha perdido cualquier apariencia de legitimidad. En realidad, nunca la tuvo desde su inicio. El Primer Ministro, que asumió su cargo diciendo que asumía esta responsabilidad para alimentar a la gente con tres comidas al día, afirma ahora que quiere que la gente tenga al menos dos comidas al día. La desnutrición entre los niños menores de 5 años ha aumentado rápidamente y los alimentos nutritivos suministrados a las mujeres embarazadas, a las madres y a los bebés se han interrumpido durante todo un año.

La lucha de los jóvenes, que comenzó como respuesta a las medidas represivas del actual régimen contra las personas que se manifestaban frente a la residencia del presidente Gotabhaya Rajapaksa el 31 de marzo, dio un nuevo giro el 9 de abril con el inicio de una ocupación continuada de la Oficina del Presidente en Colombo. La ocupación, conocida popularmente como «La lucha», logró atraer a la mayoría de los estratos sociales. El sector sindical, que ha estado aletargado durante mucho tiempo, aparte de la protesta salarial episódica de los profesores el año pasado, se vio obligado por esta rápida agitación social, en la que estaban implicados la mayoría de sus miembros y los trabajadores en general, a responder de forma positiva. El resultado fue la huelga general del 28 de abril, que tuvo un enorme éxito. Luego vino el Hartal del 6 de mayo, con huelgas, ocupaciones y boicots, que paralizó completamente el país. La clase dirigente se mostró vacilante e incapaz de entender lo que estaba ocurriendo y lo que había que hacer para controlar la situación.

Empezó a surgir una situación casi prerrevolucionaria. La clase obrera estaba totalmente dispuesta a luchar. Casi todas las masas oprimidas estaban en actitud de lucha. Todas clamaban por la destitución del Presidente y de todos los miembros del Parlamento. La clase dirigente estaba completamente desorganizada y dividida. Los dirigentes militares no estaban en condiciones de utilizar el poder letal. Eso significaba que las condiciones objetivas estaban dadas incluso para un levantamiento revolucionario. Sin embargo, el factor subjetivo, es decir, un partido revolucionario que pueda transformar la lucha en una revolución, no estaba ahí para llevar a cabo este proceso.

Una pequeña camarilla lumpen en torno al primer ministro Mahinda Rajapaksa tenía otros pensamientos. Rajapaksa debía ser el primer sacrificio de la clase dominante para salvarles el día. Pero no estaba dispuesto a abandonar el cargo y convocó a sus partidarios a su residencia oficial el 9 de mayo. Hubo discursos llenos de odio contra los jóvenes de Struggle, y al mediodía los partidarios de Mahinda Rajapaksa, que en realidad eran matones de los políticos locales, comprados por dinero y licor, comenzaron a asaltar los puntos de «La lucha» frente a las oficinas del Primer Ministro y del Presidente. Atacaron a los manifestantes con palos sin piedad y destruyeron tiendas de campaña y otras creaciones, como pancartas y recortes. En respuesta a este ataque, la población local se unió y se apoderó de los autobuses en los que los matones viajaban de vuelta, y los asaltó y empujó a un lago de la ciudad, destruyendo unos 50 autobuses que habían sido utilizados para transportar a esos matones. Al anochecer del mismo día, en las afueras de Colombo, se incendiaron más de 100 casas y otras propiedades pertenecientes a políticos del partido en el poder y se asesinó a un diputado. Tal era la rabia de las masas, que hasta entonces estaba oculta. El Primer Ministro Mahinda Rajapaksa tuvo que dimitir en desgracia y fue trasladado en secreto por aire a una base naval en Trincomalee, en la provincia oriental.

Estudiantes movilizados exigen la renuncia del Presidente Gotabaya Rajapaksa

Con la dimisión del Primer Ministro, el Gabinete se disolvió automáticamente y hubo un periodo de ausencia de gobierno en el país. En los días siguientes se celebraron muchas negociaciones y se hicieron tratos entre partidos y políticos, y finalmente, el 11 de mayo, el líder del derechista Partido Nacional Unido, Ranil Wikramasinghe, que fue derrotado ampliamente en las últimas elecciones generales y llegó al Parlamento por la puerta de atrás a través de la llamada «Lista Nacional» (puestos de diputado disponibles para los partidos que obtienen una determinada cantidad de votos), fue nombrado Primer Ministro por el Presidente Gotabhaya. Ranil, que no tiene mandato del pueblo para dirigir un gobierno, está ahora cubriendo y protegiendo de hecho al presidente Gotabhaya. Gotabhaya, que es odiado por millones de personas que votaron por él, ha iniciado ahora negociaciones con el Fondo Monetario Internacional para rescatar al país, que ha entrado en bancarrota por muchas razones, entre ellas la mala gestión y el saqueo de la economía por parte de Ranil, Gotabhaya y todos los demás dirigentes capitalistas que han gobernado la nación insular en los últimos 74 años desde la independencia de Gran Bretaña.

Así que parece que se ha producido un proceso de contrarrevolución que ha podido desbancar a las fuerzas en lucha, y la lucha de masas ha decaído por el momento. Los sindicatos que montaron dos huelgas muy exitosas en menos de diez días están encontrando dificultades para reunir un número considerable de trabajadores para un piquete. La razón parece ser que se ha desarrollado una mentalidad que piensa que el Presidente no se va (es decir, que no dimite). La mayoría de ellos parecen pensar que ya no tiene sentido luchar, ya que no podrían forzar la dimisión del Presidente. No obstante, la gente se ha reunido en el lugar de la lucha en ocasiones especiales, como la marcha del Orgullo del 25 de junio.

Por otra parte, el movimiento obrero también ha retrocedido tras las dos huelgas de masas mencionadas. Esas dos acciones fueron convocadas y dirigidas por dos frentes sindicales, uno de ellos dirigido por el JVP (Frente Popular de Liberación). Tras los ataques de los matones a la Lucha, estos dos frentes volvieron a convocar una huelga a partir del 10 de mayo, y los trabajadores respondieron con mucho entusiasmo. Sin embargo, con el nombramiento de Ranil Wikramasinghe como Primer Ministro el 11 de mayo, el frente sindical dirigido por el JVP desconvocó unilateralmente la huelga el 12 de mayo. La desconvocatoria de la huelga, que podría haber derribado el régimen, tuvo un gran impacto en la clase obrera, ya que la resistencia de los trabajadores no podía sostenerse ante el nombramiento de Ranil Wikramasinghe como Primer Ministro y la formación de un nuevo gobierno, aunque éste sea evidentemente débil.

Aunque el ánimo de lucha de la gente se ha alejado por el momento, la ira contra los gobernantes, incluidos el Presidente, el Primer Ministro y otros políticos, incluidos los ministros, está muy presente. El combustible, el gas de cocina, la electricidad y los alimentos esenciales escasean y los precios se han disparado y están fuera del alcance de la gran mayoría. La gente está esperando una oportunidad para deshacerse de sus actuales gobernantes; sin embargo, no confía en ningún partido o político del establishment.

Incluso con esta situación, los partidos de izquierda, que se encuentran en un estado históricamente débil, no han sido capaces de presentar un programa creíble que atraiga a las masas oprimidas. El JVP, antes maoísta, que se ha convertido en un partido parlamentario del establishment con una postura nacionalista, está intentando recoger esta «cosecha de protestas» con un grito constante contra la corrupción que ha envuelto al establishment político y a la burocracia, y ha conseguido cierto eco en la sociedad.

El Partido Socialista Unido, aunque intenta con ahínco romper las barreras para llegar a la juventud en lucha y mostrarle el camino hacia la misma, no ha tenido éxito todavía. Nuestra ala sindical forma parte de la coalición sindical más izquierdista y ha estado presionando a los dirigentes de los sindicatos para que sigan sin descanso un camino combativo y movilicen a los trabajadores de las bases. Hemos pedido que se formen comités de trabajadores en las fábricas, oficinas y otros lugares de trabajo, y que las acciones de protesta surjan desde abajo para que esos trabajadores de base no sólo participen, sino que puedan dirigirlas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here