Inicio Análisis y Perspectivas ‘Una nueva era de agitación capitalista: la lucha entre la revolución y...

‘Una nueva era de agitación capitalista: la lucha entre la revolución y la contrarrevolución’

149
0
Compartir

31 de julio de 2023. Ian Pattison

Escuela de Verano del CIT 2023

“Lo imposible se hará posible. Lo improbable, probable. Y todas las viejas suposiciones no corresponden al nacimiento de la nueva era mundial” – La escuela de verano del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT) ha comenzado en Berlín.

Nuestra semana comenzó con una discusión sobre lo que está ocurriendo en todo el mundo. Nuestra primera sesión fue ‘Una nueva era de agitación capitalista: la lucha entre la revolución y la contrarrevolución’. El secretario del CIT, Tony Saunois, abrió nuestra semana, incluso, diciendo lo anterior.

Luego, activistas socialistas -de las secciones y simpatizantes del CIT en todos los continentes- hablaron en esa discusión. Quince países están representados en el evento, de Europa, América del Norte y América Latina, Asia, Asia Central y África.

Estamos viviendo la prolongada ‘agonía de muerte del capitalismo’. Es un sistema que enfrenta una crisis por todos lados: económica, política, desintegración social, conflicto y guerra, y lucha de clases.

Y se puede agregar otra crisis a la lista: el cambio climático. La búsqueda del capitalismo de ganancias a corto plazo y la competencia entre diferentes estados-nación, inherentes al capitalismo, impiden que este sistema implemente las políticas necesarias para detener el cambio climático.

Hay otra característica única de esta nueva era de agitación capitalista; el abismo sin precedentes entre la profundidad de la crisis del capitalismo y la ausencia de una dirección de la clase trabajadora que ofrezca una alternativa.

Esto se ve más claramente en el movimiento de protesta en Israel. Uno de cada cuatro israelíes ha protestado contra las reformas judiciales del gobierno. El gobierno de derecha de Benjamin Netanyahu incluye a la extrema derecha. Está tratando de restringir el poder de la Corte Suprema, de concentrar el poder en sus propias manos.

El estado está dividido. 10.000 reservistas se niegan a ser llamados al servicio militar para protestar contra la ley.

La clase capitalista dominante también está dividida. La mayoría está en contra de las reformas. Incluso los grandes empresarios dieron la bienvenida a los sindicatos que convocaron una huelga general.

Pero con el 25% de la población protestando, son los trabajadores y la clase media los que llenan las calles. No hay movimiento sin ellos.

Mientras que es la clase capitalista que se opone a las reformas de Netanyahu la que intenta controlar el movimiento.

El movimiento obrero y los sindicatos en Israel, bajo su propia dirección democrática, deben organizar su propia acción independiente para vencer las reformas.

Y lo que está pasando en Israel no es único. El capitalismo tiene una deuda récord de 305 billones de dólares a nivel mundial. Y la clase dominante capitalista está tratando de hacer que la clase trabajadora pague por esta crisis.

Una persona muere cada cuatro segundos a causa de la desigualdad. El 50% más pobre sólo posee el 8% de la riqueza mundial. Y, bajo el capitalismo, esto solo empeorará, no mejorará.

El destino de la humanidad ahora descansa en una revolución socialista. El repunte de la lucha de clases muestra el posible apoyo a estas ideas. Y ha habido una serie de revueltas y levantamientos masivos en los últimos años, en Sudán, Chile, Sri Lanka, por ejemplo. Pero a pesar de los heroicos esfuerzos de las masas, la dirección de estos movimientos de masas es muy deficiente.

La clase obrera tiene un desafío histórico: sacar la riqueza que crea de las manos de los capitalistas. Y, en cambio, usar democráticamente esos recursos para planificar la sociedad para resolver los problemas que el capitalismo no puede.

Para lograrlo, la clase obrera necesita sus propios partidos de masas, con claras políticas socialistas. Esto implica un análisis y una crítica de los diversos partidos de izquierda y de la antigua izquierda que no han cumplido con los trabajadores cuando estaban en el poder.

Estas son solo algunas de las preguntas que los asistentes a la escuela de verano del CIT están discutiendo esta semana en Berlín, en reuniones plenarias y en una serie de comisiones.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here