Inicio Capitalismo en Crisis Temporal y rubro inmobiliario

Temporal y rubro inmobiliario

496
0
Compartir

El reciente temporal sufrido en la zona centro sur del país ha causado diversos estragos e inundaciones en muchos sectores y ciudades de Chile, particularmente en viviendas construidas en los últimos diez o veinte años que han quedado totalmente anegadas por desbordes de canales y ríos y sus propietarios, gente de clase trabajadora han visto cómo sus enseres eran estropeados por el agua.

En Viña del Mar, específicamente en el sector de Reñaca, la televisión ha mostrado un enorme socavón a un costado de un edificio construido en las llamadas Dunas de Concón.

Cabe preguntarse. ¿Por qué tantas poblaciones y Villas construidas recientemente han sufrido inundaciones?

En cambio, antiguas poblaciones construidas en los años sesenta no han tenido este problema, salvo sus calles convertidas en ríos con las lluvias, pero el agua no ha entrado a las viviendas.

Muchos expertos hablan de que es necesario cambiar las normas y adecuarlas al cambio climático que vivimos, ya que en Chile el nivel técnico de los constructores, ingenieros, calculistas y arquitectos es de los más altos del mundo y todas las construcciones se han hecho siguiendo las estrictas normas de urbanización.

Queda la sensación al escuchar a todas estas “autoridades” que Chile se ha quedado atrás con la normativa y por lo tanto es necesario actualizarla.

Nada se dice del modelo económico y de la voracidad de las empresas inmobiliarias.

El fuerte Lobby por parte del sector privado de la construcción acorde con el modelo económico ha hecho posible una legislación bastante amable con el sector inmobiliario que en definitiva ha llevado a aprobar la construcción de complejos habitacionales donde lo que se ha impuesto es el negocio privado en desmedro de la seguridad y el bienestar de la población.

Se ha construido en sectores cercanos a ríos y canales que históricamente han tenido episodios de desbordes, sin tomar los resguardos y obras complementarias necesarias que mitiguen los peligros ante eventos como los vividos la semana pasada en la zona centro sur del país.

En el caso de Viña del Mar, queda de manifiesto la manera como se aprobaron los permisos de edificación de construcciones en altura en las Dunas de Concón, sector emblemático y que se le otorgó la categoría de SANTUARIO DE LA NATURALEZA por su ecosistema y geo sistema único que corresponden al último vestigio de dunas de origen cuaternario, siendo además último vestigio del desierto florido del norte que se extiende hacia el sur.

A pesar de la gran oposición de organizaciones sociales a que se construyeran complejos en el sector de las dunas, la dirección de obras terminó por otorgar los permisos a las depredadoras inmobiliarias que levantaron todo un conjunto de edificios cambiando el rostro del paisaje y a la vez cambiando de paso su biodiversidad.

El modelo economicista neoliberal, no se detiene ante nada, solo importan las ganancias para los bolsillos de un puñado de empresarios que no se detienen ante nada, dañando de manera indiscriminada el medio ambiente pero además arruinando a la población que termina comprando las viviendas y pierden todo ante las inundaciones.

La naturaleza nos recuerda cada cierto tiempo que está viva, que todo lo que se haga sin tener en cuenta el ecosistema, termina por colapsar.

Esto ha quedado de manifiesto al ver las imágenes del edificio al borde de colapsar y caer el socavón producido en las dunas.

Es necesario repensar el problema de la falta de viviendas, la manera en cómo dar solución habitacional a tantas familias que carecen de una casa digna. Pero es importante pensarlo de manera integral y es claro que bajo el sistema capitalista y neo liberal es imposible dar soluciones seguras y dignas.

Se hace urgente un sistema de construcción de viviendas sociales integradas con sectores de servicios, de comercio, de recintos educacionales, de salud y deportivos.

El capitalismo es un sistema que ya dio todo lo que podía dar dentro de sus límites, llegó la hora de cambiarlo por una sociedad socialista, democrática, igualitaria, ecológica bajo el control de la clase trabajadora.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here