Inicio Internacional DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER 2024 | “¡Abajo la guerra, adelante el...

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER 2024 | “¡Abajo la guerra, adelante el socialismo!”

318
0
Compartir

8 de marzo de 2024

Bea Gardner, Partido Socialista (CIT en Inglaterra y Gales)

El Día Internacional de la Mujer de 2024, el 8 de marzo, se celebra en un mundo convulso. Desde enero, el conflicto en el Medio Oriente y el horrible ataque contra Gaza se han intensificado. La guerra en Ucrania tampoco parece tener un final a la vista. La miseria y la brutalidad de la guerra se sitúan en un contexto de crisis e inestabilidad económica mundial, en el que la clase trabajadora se ve gravemente afectada por el aumento del coste de la vida en todo el mundo.

Sin embargo, la desesperación es sólo la mitad de la historia. En los últimos 18 meses, hemos visto una nueva generación de luchadores de la clase trabajadora, muchos de los cuales son mujeres, desempeñando un papel destacado en las huelgas en varios países. En Gran Bretaña, las enfermeras han estado en huelga por un aumento salarial decente y una dotación de personal segura, la primera huelga a nivel nacional en la historia del Royal College of Nursing.

También hemos visto el surgimiento de un movimiento masivo contra la guerra, con mujeres a la vanguardia, que se manifiesta semana tras semana junto con cientos de miles de personas comunes y corrientes en todo el Reino Unido –e internacionalmente– para solidarizarse con el pueblo palestino y pedir por el fin de la matanza en Gaza.

El Día Internacional de la Mujer se fundó con este espíritu de solidaridad internacionalista de los trabajadores, promoviendo desde sus orígenes los intereses compartidos de los trabajadores de todos los países, no de los explotadores y belicistas capitalistas.

Fue lanzado por socialistas y se celebró por primera vez en 1911 como un día para recordar y promover las luchas de las trabajadoras. Históricamente, las trabajadoras celebraron “su día” participando en manifestaciones masivas, protestas y huelgas, muy lejos del Día Internacional de la Mujer “oficial” patrocinado por las empresas de los últimos años. Oficialmente, “Inspirar la inclusión” es el lema vago de este año.

Los fundadores del Día Internacional de la Mujer reconocieron –como lo hace hoy el Partido Socialista– que la liberación de las mujeres está fundamentalmente vinculada a la necesidad de deshacerse del capitalismo, que no sólo perpetúa la opresión de las mujeres, sino que también es un sistema de guerra y conflicto.

Los fundadores también entendieron que, aunque las mujeres en ese momento constituían una minoría de la fuerza laboral, derrocar al capitalismo y construir una nueva sociedad socialista, basada en el control democrático de la mayoría, requeriría una lucha unida de trabajadores de todos los géneros. Esto requirió un enfoque consciente para organizar y construir ideas socialistas entre las mujeres.

Históricamente, un punto de encuentro para las manifestaciones del Día Internacional de la Mujer ha sido la resistencia a la guerra, la ocupación y la opresión nacional, incluso dentro de Palestina.

Primera Intifada

Durante lo que se conoce como la primera Intifada (o “levantamiento”) que comenzó en 1987, las mujeres palestinas desempeñaron un papel activo organizando marchas, boicots y confrontando directamente a los soldados israelíes. También crearon centros de día para cuidar a los niños, que permanecían abiertos hasta tarde para que las mujeres pudieran participar en las manifestaciones.

Su experiencia del levantamiento demostró el poder potencial que tendría un movimiento unido para lograr la liberación nacional y de género. En la marcha del Día Internacional de la Mujer de 1988, las mujeres palestinas pidieron un Estado independiente como medio para lograr su liberación.

Sin embargo, posteriormente el papel de la mujer fue rechazado y posteriormente se excluyó a las mujeres de participar en las manifestaciones.

El Día Internacional de la Mujer no ha sido un punto focal para la lucha contra la opresión nacional y la guerra debido a algún tipo de tendencia llamada «natural» hacia el pacifismo, sino por el impacto que la guerra y la opresión nacional tienen sobre las mujeres.

Se pone de relieve las desigualdades y la opresión existentes en períodos de crisis.

Trágicamente, vemos cómo este impacto desproporcionado se desarrolla ahora en Gaza. La ofensiva de Israel dentro de la densamente poblada Franja ha provocado que las mujeres y los niños representen el 70% de las víctimas.

El sistema capitalista depende de las mujeres para brindar atención “gratuita” a los más jóvenes y a los ancianos. En tiempos de guerra, esto añade tensiones y riesgos adicionales. En Gaza, algunas mujeres no han podido huir de algunas zonas debido a sus responsabilidades de cuidar a familiares enfermos, discapacitados y ancianos. La violencia sexual se reconoce como una táctica de guerra.

Guerra y hambre

También existe la amenaza de morir de hambre. Aunque esto es particularmente grave en Gaza debido al asedio israelí, como escribió una de las fundadoras del Día Internacional de la Mujer, la marxista alemana Clara Zetkin, en su manifiesto contra la Primera Guerra Mundial: “La hermana gemela de la guerra es el hambre”.

A medida que los bombardeos devastan la infraestructura y destruyen las tiendas de alimentos, las mujeres se enfrentan al duro golpe de no poder proporcionar suficientes alimentos a sus familias y, en última instancia, quedarse sin ellos.

Ante tanta devastación y brutalidad, puede resultar complicado encontrar una salida.

Sin embargo, incluso frente a los horrores de la guerra, Clara Zetkin instó a los socialistas, y en particular a las mujeres socialistas, a “luchar por la vida”.

Ella argumentó entonces –como lo hacemos hoy– que el socialismo es el único camino hacia la paz. En un panfleto por el que más tarde fue encarcelada, escribió: “En interés de sus ganancias, han avivado el odio entre la gente, contribuyendo así al estallido de la guerra… Los trabajadores no tienen nada que ganar con esta guerra, pero corren el riesgo de perder todo lo que les es querido”.

Junto con Rosa Luxemburgo y otros, continuó luchando por el socialismo internacional, apelando a la solidaridad internacional de los trabajadores. Utilizaron las manifestaciones del Día Internacional de la Mujer como punto de reunión para este mensaje, incluso cuando grandes sectores tanto del movimiento feminista como del socialista se alinearon detrás de las banderas de “sus” naciones y apoyaron la guerra imperialista.

Febrero de 1917

En 1917, se dio un gran paso hacia la paz cuando las trabajadoras textiles de Petrogrado, Rusia, dejaron sus herramientas en el Día Internacional de la Mujer y marcharon hacia el palacio del zar, exigiendo pan y paz. La “Revolución de Febrero” había comenzado.

Más de dos millones de soldados rusos habían muerto en la guerra y había una enorme escasez de alimentos. Aunque estas mujeres se enfrentaron a tropas armadas, las persuadieron de no disparar contra los manifestantes sino de unirse a ellos.


En sus escritos sobre la Revolución Rusa, León Trotsky comenta sobre el audaz papel desempeñado por las mujeres, describiendo cómo las mujeres “subían a los cordones con más audacia que los hombres” y tomaban los rifles de los soldados, ordenándoles que “dejaran las bayonetas; ¡Únete a nosotros!» También pidieron a los trabajadores varones que se unieran a ellos. Al cabo de unos días, el zar ya no estaba.

Ocho meses después, la clase trabajadora había tomado el poder en la “Revolución de Octubre”, encabezada por el Partido Bolchevique. La destacada bolchevique Alexandra Kollontai comentó: “El Día de la Mujer Trabajadora de 1917 se ha vuelto memorable en la historia. En este día, las mujeres rusas alzaron la antorcha de la revolución proletaria y prendieron fuego al mundo”.

Aunque fueron las mujeres, debido a la urgencia de su situación, quienes “encendieron el fuego”, fue el Partido Bolchevique, bajo el liderazgo de Lenin y Trotsky, el que desempeñó el papel crucial a la hora de traducir la enorme ira contra el capitalismo y sus líderes belicistas en una estrategia para tomar el poder. Trotsky lo expresó, explicando el papel crucial de un partido revolucionario: “Sin una organización rectora, la energía de las masas se disiparía como vapor no encerrado en una caja de pistón.

Sin embargo, lo que mueve las cosas no es el pistón ni la caja, sino el vapor”. La posición social, política y material de las mujeres se transformó dramáticamente después de la revolución. Las mujeres obtuvieron libertades que sus contrapartes en países capitalistas como Gran Bretaña estaban a años de alcanzar, incluido el derecho al voto, igual salario por igual trabajo, divorcio, así como la introducción de guarderías y lavanderías comunitarias gratuitas. (Ver “Lecciones de Rusia 1917 para la lucha de las mujeres hoy” en socialistparty.org.uk)

En Occidente, la movilización de las mujeres en el lugar de trabajo durante la Primera y Segunda Guerra Mundial provocó cambios dramáticos en la forma en que las mujeres veían su papel en la sociedad. Desde entonces, la lucha por los derechos de las mujeres ha logrado importantes reformas y, en muchos sentidos, ha mejorado las actitudes sociales. En el período que siguió a la Segunda Guerra Mundial, se otorgaron importantes concesiones a los trabajadores en Gran Bretaña, incluido el establecimiento del NHS, la expansión de la construcción de viviendas sociales, etc.

Capitalismo

Sin embargo, bajo el capitalismo, los cambios y logros sociales positivos se ven en última instancia limitados. No sólo porque el capitalismo está en crisis, incapaz de ofrecer tales beneficios de manera permanente, sino también porque la desigualdad y la división están arraigadas en el sistema capitalista. El capitalismo se basa en la explotación de la mayoría por una minoría.

Para acabar con el sexismo, la misoginia y la opresión, primero debemos acabar con el capitalismo. El capitalismo incorporó a su tejido la desigualdad de género preexistente para satisfacer sus intereses económicos y políticos y continúa reproduciendo esa división.

Poner fin al sistema capitalista requiere una lucha de clases unida de todos los trabajadores, de todos los géneros. Es aún más claro hoy que hace 100 años que es imposible transformar la sociedad sin la participación de las mujeres. Las mujeres constituyen ahora una gran proporción de la clase trabajadora mundial, incluida la mayoría de los miembros de los sindicatos en el Reino Unido.

La clase trabajadora es fundamental para cambiar la sociedad debido al papel que desempeña en la producción y entrega de todos los bienes y servicios que necesitamos; por eso puede unificarse por sus intereses comunes para ejercer su fuerza contra los de los explotadores capitalistas.

Al convertir a las grandes empresas y bancos en propiedad pública democrática, se puede desarrollar un plan de producción para satisfacer las necesidades de todos. Al quitar todas las palancas del poder de las manos de la clase capitalista y establecer el control democrático de la sociedad por parte de la clase trabajadora, se pueden sentar las bases para la transformación socialista de la sociedad y con ella el inicio del proceso de desmantelamiento de los cimientos históricos. de la opresión de las mujeres. La colaboración genuina de los Estados socialistas a nivel internacional puede poner fin a la guerra para siempre.

Este Día Internacional de la Mujer, únete a nosotros en la lucha por un futuro, en Gran Bretaña y a nivel internacional, libre de guerras, desigualdad, pobreza, explotación y opresión. Como declaró Zetkin en su manifiesto, “abajo la guerra, adelante el socialismo”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here