Inicio Internacional Los sondeos de opinión muestran una caída del apoyo a las potencias...

Los sondeos de opinión muestran una caída del apoyo a las potencias imperialistas en Oriente Medio y el Norte de África

201
0
Compartir

David Johnson . Oriente Medio

Las incesantes y sombrías noticias procedentes de Gaza han cambiado la perspectiva de la población de Oriente Próximo y el Norte de África. Las armas estadounidenses y europeas llueven sobre los palestinos indefensos, mientras se bloquean los suministros de alimentos y medicinas. Esto está quebrando el apoyo de las potencias imperialistas en la región, cuya influencia dominante ha apuntalado regímenes represivos durante años. Las ONG que se consideran apoyadas por Estados Unidos y Europa también están experimentando un aumento de la desconfianza y la hostilidad.

Las encuestas de opinión deben tratarse siempre con cautela. Los resultados dependen de quién formule las preguntas, de su formulación y de a quién se pregunte. Teniendo esto en cuenta, los resultados de encuestas recientes apuntan a profundos cambios de opinión.

El Arab Center Washington DC encuestó a 8.000 personas en 16 países árabes. El 76% declaró que su actitud hacia Estados Unidos se había vuelto más negativa desde la guerra de Gaza. El 19% dijo que su posición no había cambiado, y sólo el 1% informó de que su posición se había vuelto más positiva. En general, el 82% vio la respuesta de EE.UU. como «muy mala» y otro 12% como «mala». (8.2.2024)

El Barómetro Árabe descubrió que los tunecinos que «veían con buenos ojos» a Estados Unidos cayeron del 40% a sólo el 10% en cuestión de semanas antes y después del 7 de octubre, mientras que Francia cayó del 52% al 38%. Al mismo tiempo, la posición de China mejoró un 5%, mientras que la de Rusia se mantuvo básicamente igual, con una caída del 3%. (4.3.2024)

En una encuesta del Washington Institute realizada entre noviembre y diciembre pasados, el 57% de los egipcios estaba de acuerdo en que «hoy en día no podemos contar con Estados Unidos, por lo que deberíamos mirar más a otras naciones como Rusia o China como socios», mientras que el 42% se mostraba en desacuerdo. (1.2.2024)

La proporción de egipcios con opiniones positivas sobre Hamás aumentó del 23% en noviembre de 2020 al 75% en noviembre/diciembre de 2023. El 86% se mostró en desacuerdo con la afirmación de que «Hamás debería dejar de pedir la destrucción de Israel y, en su lugar, aceptar una solución permanente al conflicto basada en dos Estados y en las fronteras de 1967.» El 94% creía que Hamás no mató a civiles el 7 de octubre.

Sin embargo, el apoyo en Egipto a los Hermanos Musulmanes, de donde proceden las raíces de Hamás, ha descendido aún más: del 23% en noviembre de 2020 al 11% en noviembre/diciembre de 2023. El apoyo a Hezbolá e Irán también ha caído; el 79% tiene una opinión negativa de la milicia proxy de Irán en Líbano. Los Houthis también suscitaron opiniones negativas, aunque sus ataques a la navegación en el Mar Rojo llegaron demasiado tarde para afectar a este sondeo de opinión.

Aumento de la pobreza en Túnez

Sólo uno de cada diez tunecinos califica la economía de buena. El optimismo económico ha caído un 14% desde 2021. El hambre también ha aumentado drásticamente desde entonces. Dos tercios de los tunecinos afirman haber pasado hambre al menos una vez durante el mes anterior. La mala gestión del Gobierno se considera la causa principal de la inseguridad alimentaria.

Poco más de un tercio de los tunecinos confía en el Gobierno, aunque el apoyo al Presidente Saied se mantiene en torno a las tres cuartas partes, un 6% menos que en los dos últimos años. Sólo un tercio está satisfecho con los servicios sanitarios o educativos, y menos de un cuarto con la situación de la economía, la lucha contra las desigualdades, la creación de empleo o la inflación.

Se necesitan organizaciones de trabajadores independientes

Los sondeos de opinión pueden arrojar resultados contradictorios, dependiendo de cómo se formulen las preguntas. A pesar del aumento del apoyo a Hamás, el 86% de los egipcios cree que «el conflicto con Israel no puede resolverse militarmente, sino políticamente». No se preguntó qué tipo de política sería necesaria. Los acontecimientos ocurridos desde el 7 de octubre, y durante décadas antes, demuestran que las clases dominantes de Oriente Próximo y sus patrocinadores imperialistas no pueden encontrar una salida política o militar al interminable ciclo de guerras y a la pobreza y represión continuas.

Las universidades y think tanks estadounidenses no preguntan a los trabajadores si quieren sindicatos independientes, partidos políticos propios y derechos democráticos para luchar por un nivel de vida decente. Unas organizaciones de trabajadores democráticas, con programas socialistas que respondan a las necesidades de la clase trabajadora y de los pobres, que llamen a la acción para desafiar a sus gobernantes corruptos y ricos, cambiarían radicalmente la situación.

Esto vale también para Israel. La actuación de los trabajadores contra el gobierno de Netanyahu y el capitalismo israelí cambiaría el panorama en toda la región. Las encuestas de opinión no muestran cómo las opiniones cambian rápidamente cuando la clase trabajadora pasa a la acción y demuestra su poder para sacudir a los gobernantes autoritarios de sus lujosas posiciones, junto con sus patrocinadores de las grandes empresas.

Los levantamientos de 2011 en toda la región mostraron cómo el movimiento se extendió en cuestión de semanas desde Túnez a Egipto y más allá. Los jóvenes y trabajadores israelíes también se inspiraron, con manifestaciones de cientos de miles de personas ese verano.

Los gobiernos de los trabajadores, que empezaron a planificar democráticamente los recursos y las economías en interés de la mayoría -la clase trabajadora y los pobres en lugar de las élites capitalistas súper ricas-, podrían entonces empezar a negociar por una Palestina e Israel socialistas, libres de la ocupación, la desigualdad y la pobreza. Cuestiones como las fronteras, el derecho al retorno, una capital compartida, el acceso al agua y a los recursos y la seguridad nunca se resolverán bajo el capitalismo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here