Inicio Análisis y Perspectivas FRANCIA – Polarización, inestabilidad y lucha

FRANCIA – Polarización, inestabilidad y lucha

258
0
Compartir

Gauche Revolutionnaire, CIT en Francia

(Imagen: Huelga de trabajadores de la educación. Foto: Gauche Révolutionnaire)

La siguiente resolución fue adoptada por la Conferencia Nacional de la Gauche Révolutionnaire (CIT en Francia) durante el fin de semana del 23 y 24 de marzo de 2024.

Desde el fin de la crisis del Covid-19, la economía mundial capitalista no ha recuperado el crecimiento ni la estabilidad de los mercados. El crecimiento mundial sigue siendo débil. El Banco Mundial pronosticó en diciembre de 2023 que la economía mundial crecería un 1,7% en 2023 y un 2,7% en 2024, con una desaceleración marcada y generalizada.

Las perspectivas económicas de los países en desarrollo se han deteriorado en 2023. Se han revisado a la baja para el 95 por ciento de los países capitalistas avanzados y para casi el 70 por ciento de las economías de los países neocoloniales. Los primeros cuatro años de la década de 2020 registraron algunas de las tasas de crecimiento más bajas en tres décadas. Toda Europa pronto entrará en recesión después de Alemania y el Reino Unido.

La deuda externa sigue creciendo y la carga de los intereses está aumentando, especialmente en los países pobres. Éste ha sido el principal efecto de las políticas de “lucha contra la inflación” implementadas por los bancos centrales de los países capitalistas avanzados. La inflación en sí está principalmente ligada a los beneficios de las grandes empresas, cuyos accionistas se atiborran para compensar las pérdidas del Covid y en previsión de una nueva ola de la crisis. Los precios de la energía han aumentado enormemente tras la privatización del sector y no están bajando rápidamente. ¡La deuda mundial ha superado los 300 billones de dólares, o el 300% del PIB mundial! Esta deuda es impagable. Es un pretexto perpetuo tanto para recortar los presupuestos estatales y atacar a los trabajadores como para mantener al FMI y a otros acreedores bajo su control. Según el Banco Mundial, en diciembre de 2023, casi 700 millones de personas en todo el mundo viven en la pobreza extrema, con menos de 2,15 dólares al día. Abogamos por la cancelación de la deuda, junto con la propiedad pública de todo el sector bancario y financiero. Esta seguirá siendo una demanda importante que habrá que incorporar a las luchas antiimperialistas.

El comercio internacional siempre está sujeto a incertidumbre. Las cadenas de suministro se interrumpen o rompen periódicamente. Desde 2010, los niveles del comercio de mercancías se han estancado. Las incertidumbres internacionales, vinculadas a la guerra en Ucrania y, durante los últimos cinco meses, a la ofensiva militar del Estado de Israel en Gaza, añaden un nivel aún mayor de inestabilidad y aumentan los riesgos globales. Esto ha estado permeando todos los aspectos de la economía desde hace varios años. Y los capitalistas no pueden resolver su crisis. En dos años se ha podido desarrollar una nueva burbuja especulativa en torno a la inteligencia artificial, lo que ha disparado los mercados bursátiles. Por ejemplo, el campeón de la IA, la empresa Nvidia, ha experimentado un extraordinario aumento en el mercado de valores, ¡con un aumento del 15.752% desde 2015! A su lado, los GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon, Microsoft) son “pequeños actores”.

Francia se encuentra entre los campeones del pago de dividendos. El 7 de marzo de 2024, la Bolsa de París superó los 8.000 puntos, un récord. Desde el mínimo de marzo de 2009, el CAC-40 ha aumentado un 219%. Los dividendos asignados para 2023, que se distribuirán en 2024, ascienden en conjunto a 67,8 mil millones de euros (frente a 67,5 mil millones de euros en 2022). Sobre todo, estos cupones se complementan con 30.100 millones de euros (24.600 millones de euros en 2022) de recompra de acciones. Stellantis, que ha masacrado la herramienta de producción y el trabajo de los trabajadores del automóvil, está a la cabeza justo detrás de Total. Y el CEO de Stellantis, Carlos Tavares, es el mejor pagado del CAC 40: ¡36,5 millones de euros en 2023!

Estas recompras de acciones por parte de las propias empresas se están disparando. Es una forma que tiene una empresa de redistribuir fondos a sus accionistas. Dado que el mismo valor de la empresa se divide entre un número menor de acciones, el valor de cada acción aumenta mecánicamente. Además, esta remuneración al accionista, en varios países, está menos gravada que el pago de dividendos. Cada vez más utilizado por las empresas (en 2022, las recompras de acciones realizadas por 425 de las mayores empresas cotizadas de Europa alcanzaron un récord de 161 mil millones de euros) a nivel macroeconómico, esto también confirma la tendencia monopolística de los capitalistas en la concentración de capital. ¡Así nos encontramos hoy con ocho multimillonarios que poseen por sí solos la mitad de la riqueza de toda la humanidad (informe del Alto Consejo para la Igualdad)! Nunca ha habido tanta riqueza a escala global y, sin embargo, 2.100 millones de personas todavía no tienen acceso a agua potable, una situación que amenaza la vida de 200 millones de personas al año. El número de trabajadores pobres ha aumentado en los últimos años. En Francia, según el INSEE, el 15% de la población vive en la pobreza, incluido un millón de trabajadores. Pero frente a estas crecientes desigualdades, la clase trabajadora no se queda de brazos cruzados.

La crisis climática crece con consecuencias cada vez más visibles y terribles para las poblaciones: sequías, incendios, inundaciones, terremotos, etc. Estos efectos se ven reforzados por la sobreexplotación de los recursos naturales y por la producción contaminante y con un uso intensivo de energía gestionada por los grandes capitalistas. grupos cuyo único fin es el lucro. Esta lógica destructiva del capitalismo no tiene fronteras. Las políticas estatales que se enorgullecían de regular la contaminación o de ser respetuosas con el medio ambiente están más o menos abandonadas. Pero siempre ha sido un problema para las mayores potencias capitalistas crear y mantener mercados (emisiones de carbono, electricidad, etc.) para las ganancias de su burguesía nacional frente a la inestabilidad y las crisis capitalistas. Por eso la única solución es una ruptura con el sistema capitalista, por una planificación socialista democrática de la producción en función de los recursos, capaz de satisfacer las necesidades preservando al mismo tiempo nuestro medio ambiente.

Como en el pasado, y durante los últimos 15 años después de la crisis de las hipotecas de alto riesgo, en ausencia de organizaciones de trabajadores y programas combativos, se desarrollan movilizaciones masivas, incluso situaciones prerrevolucionarias o revolucionarias, que luego se detienen temporalmente. La inestabilidad persiste, pero la represión se vuelve cada vez más generalizada. Es el caso de Senegal, Túnez, Burkina Faso, Sri Lanka, Nigeria… En algunos países, las situaciones de decadencia y desintegración social están aumentando, como en Haití, donde las pandillas se desarrollan cuando casi no hay Estado. Los golpes de estado en el Sahel no están haciendo nada bueno para los trabajadores, los jóvenes y las masas pobres. Su pasividad general –incluso si hay apoyo a la idea de eliminar la dominación económica imperialista de las antiguas potencias colonizadoras– atestigua la falta de esperanza de que los regímenes o juntas golpistas logren una mejora en sus vidas.

Nuevos períodos de explosión y luchas de masas están a la orden del día, porque nada de lo que empujó a los trabajadores, jóvenes y masas a las calles se ha resuelto. Dada la profundidad de la crisis capitalista y las tensiones en las relaciones mundiales, cualquier régimen que se limite al marco del capitalismo está condenado a ser un régimen de crisis. Por el contrario, como en Senegal, defendemos la necesidad de un frente único de trabajadores, pobres y oprimidos y movilizaciones de masas. Para tomar la iniciativa y así allanar el camino para las revoluciones socialistas, es vital que la clase trabajadora en todas partes se equipe con sus propias organizaciones, independientes de las fuerzas procapitalistas.

Ucrania

La guerra en Ucrania dura desde hace dos años. Refleja y alimenta tensiones geopolíticas y recomposiciones tácticas a escala global. Durante la votación de la ONU de marzo de 2022 que exigía la retirada de las tropas rusas, de 193 países, 5 votaron en contra y 35 países se abstuvieron (incluidos 20 países africanos). Pero la guerra está transformando gradualmente las relaciones geopolíticas dentro de Europa y la Unión Europea. El imperialismo ruso resiste, y el poder de Putin resiste, anquilosándose cada vez más. La represión y asfixia de la oposición es fuerte, como lo subraya la muerte en prisión de Navalny, una figura de la oposición burguesa liberal al régimen oligárquico mafioso de Putin. A nivel geopolítico, una especie de huida precipitada del poder de Putin aumenta los riesgos de que se produzcan más conflictos armados y tensiones. Suecia se unió a la OTAN el 11 de marzo y ha restablecido el servicio militar, Finlandia está en pie de guerra y también lo están los Estados bálticos.

Los países miembros de la OTAN inflan el pecho pero tienen una unidad limitada. La posibilidad de la reelección de Trump el próximo noviembre aumenta la incertidumbre. El propio conflicto en Ucrania está profundizando la lucha política y el apoyo a Zelensky parece estar debilitándose. Una clave para poner fin al conflicto sigue siendo la movilización de trabajadores y jóvenes en Rusia contra Putin y contra la guerra.

Es en este contexto que debemos analizar la postura reivindicativa de Macron dentro de la UE, que está multiplicando las declaraciones “belicistas”. Busca posicionarse como líder frente a Scholz en Alemania, que está debilitado. Macron también está debilitado tras sus arriesgadas declaraciones en materia de política en Oriente Medio que han provocado indignación internacional.

La postura “belicista” de Macron también apunta a abrir nuevos mercados para los fabricantes de armas franceses, que casi han duplicado sus exportaciones en diez años. Francia es ahora el segundo mayor exportador de armas del mundo, por delante de Rusia. El acuerdo militar del Estado francés con Ucrania por 3.000 millones de euros, firmado en marzo de 2024 por 10 años, tiene como objetivo aprovechar la oportunidad de frenar la “ayuda” estadounidense a Ucrania, con la construcción de fábricas directamente en el lugar (para permitir el máximo de beneficios con bajos costos locales). salarios).

Incluso en tiempos de guerra, el gobierno de Zelensky ha promulgado leyes neoliberales antiobreras que restringen los derechos de los trabajadores y han prohibido varias organizaciones de izquierda. El llamado a la “unidad nacional” oculta el enriquecimiento de quienes están en la cima de la sociedad a través de la explotación de la abrumadora mayoría.

Para los revolucionarios socialistas, la lucha en Ucrania contra la agresión extranjera no puede separarse de la necesidad de que la clase trabajadora ucraniana construya un movimiento que pueda abolir el capitalismo y reemplazarlo con la propiedad pública de los principales pilares de la economía y la planificación socialista, incluida la reconstrucción. .

No es un enfoque socialista marxista ni un paso hacia una solución que la gente diga: “la solución a la guerra reside en un acuerdo negociado”. Sería un acuerdo acordado entre las clases dominantes de ambos lados, que en el mejor de los casos podría traer algún respiro al derramamiento de sangre, pero no sería una solución real ni duradera. Tampoco es un enfoque marxista decir “apoyo a la resistencia ucraniana” sin decir nunca con qué fuerzas o con qué base de clase se hace esto. Por el contrario, este enfoque aclasista condena a la clase trabajadora a permanecer bajo el dominio de sus opresores burgueses. Los intereses capitalistas, la dictadura del beneficio, las reclamaciones de tierras, la explotación y la represión de las minorías permanecerían. No se trata de pedir a los representantes capitalistas que decidan qué clase capitalista debería tener el control de Crimea, o del Donbass, o de cualquier otro lugar, sino de dejar claro que los pueblos de estas regiones deberían tener derecho a decidir democráticamente su propio futuro. , sin coacción: el derecho a la autodeterminación. El capitalismo es incapaz de garantizar este derecho a nadie.

Los trabajadores de todos los países del mundo, incluidos Rusia y Ucrania, no pueden confiar en las acciones llevadas a cabo en casa o en el extranjero por los capitalistas de su país o los representantes gubernamentales de estos capitalistas. Lo que está en la agenda es la construcción de organizaciones socialistas democráticas basadas en la clase trabajadora, completamente independientes de los intereses capitalistas, y la construcción de solidaridad entre estas organizaciones a nivel internacional.

¡Alto a la guerra, retirada inmediata de las tropas rusas de Ucrania!
¡No a la escalada de guerra, no al envío de armas!
¡Por un movimiento de masas en Rusia para echar a Putin!
No hay confianza en los capitalistas de la OTAN, la UE y Zelensky
Derecho a la libre determinación de todos los pueblos
No habrá recortes en nuestros servicios públicos ni en nuestro derecho a financiar guerras.
Exijamos campañas organizadas por los sindicatos y partidos obreros con manifestaciones masivas y acciones de solidaridad contra la guerra.

Gaza

Desde octubre de 2023 se ha abierto un nuevo conflicto en Oriente Medio. Los mortíferos ataques de Hamas el 7 de octubre, particularmente contra civiles israelíes, ofrecieron a Netanyahu una oportunidad de oro para salir de la importante crisis política que amenazaba con destituirlo con un movimiento masivo en su contra. Y en segundo lugar, permite que las fuerzas ultrarreaccionarias más despreciables emprendan una ofensiva ideológica y física contra los palestinos. Su objetivo es aniquilar a tantos palestinos como sea posible y hacer poco realista la posibilidad de un Estado-nación palestino. El ejército israelí ve cómo los soldados se convierten en monstruos, como los soldados de los ejércitos coloniales en Indochina, Argelia o Vietnam.

El conflicto ahora se está extendiendo por todo el Medio Oriente con el conflicto en el Mar Rojo tras los ataques de los hutíes de Yemen, que afectaron la ruta comercial del Canal de Suez. La masacre de Netanyahu en Gaza tiene como objetivo aniquilar la presencia palestina en la Franja de Gaza. Y para evitar cualquier retorno a ello.

Ahora, el fin del conflicto está condicionado a los planes futuros para Gaza. Son los imperialistas los que quieren imponer estos planes. Estados Unidos está considerando establecer una nueva Autoridad pseudo-palestina. En Cisjordania, el gobierno de Abbas-Fatah ha dimitido, un sello distintivo del imperialismo estadounidense, que quiere una nueva Autoridad Palestina que controle Cisjordania y la Franja de Gaza (¡vaciada!). Su nuevo peón, Mohammad Mustafa, es director del fondo de inversión palestino y ex miembro del Banco Mundial. El gobierno de Israel también quiere tomar el control de los recursos de gas de la Franja de Gaza.

Para los imperialistas, los regímenes de Medio Oriente o los actuales dirigentes palestinos, la creación de un Estado palestino no es responsabilidad de los propios palestinos. Fatah y Hamás sólo están llevando a los palestinos a la derrota colaborando con las fuerzas imperialistas y los regímenes reaccionarios locales.

La ira de las masas contra la gestión de los territorios bajo su control va en aumento. Está creciendo entre todos los pueblos del Medio Oriente contra sus gobernantes. Sólo una lucha independiente de los trabajadores y jóvenes de Palestina permitirá organizarse en masa contra la guerra, el despojo de tierras y por el derecho a la autodeterminación. Los trabajadores israelíes, por otra parte, deben romper con las políticas de la burguesía ultrarreaccionaria en el poder. Sólo una acción unida en torno a los lemas de paz, demandas de justicia social y derechos democráticos garantizados para todos, incluido el derecho a la autodeterminación, contra la guerra y el capitalismo, abre un futuro de posibilidades en Israel y Palestina, y más allá, en todo el mundo. región a través de una confederación socialista de Oriente Medio.

Europa

La Unión Europea también se encuentra en una situación particularmente tensa. Las dos fuerzas principales, Alemania y Francia, no sólo están en crisis económica, con Alemania en recesión, sino también en crisis política: los gobiernos de Scholz y Macron tienen un apoyo particularmente bajo entre la población, y los partidos políticos clásicos de la burguesía están debilitado. La crisis es también social porque una parte cada vez mayor de la población cuestiona sus políticas (agricultores, huelgas, guerra en Gaza, etc.).

Las elecciones europeas de junio de 2024 se producen en este contexto particularmente inestable. La política de austeridad ha sido relanzada oficialmente por la Comisión Europea para impulsar una mayor desregulación, privatización y destrucción de lo que queda de servicios públicos y protecciones colectivas. Esta política fue rechazada abrumadoramente. Pero la ausencia de una alternativa política de clase clara, anticapitalista y socialista le da a la extrema derecha populista la oportunidad de aprovechar electoralmente la crisis.

¿A qué juego está jugando Macron?

El nuevo gobierno Macron-Attal establecido en enero-febrero de 2024 no brilla por su originalidad. Es un gobierno de capitalistas, de altos funcionarios estatales que han alternado entre el sector privado y la alta administración pública. La mitad de los ministros son millonarios. El gobierno es claramente de derechas, especialmente en términos económicos: liberalización del trabajo, austeridad en los presupuestos, “shocks de conocimiento”… Después de la aprobación forzosa de la contrarreforma de las pensiones, ataca en todas direcciones, al igual que el estilo disruptivo de Macron. regla. De hecho, es una carrera de velocidad. Macron y los capitalistas saben que la ira social está creciendo y que su carácter explosivo es fuerte. En un intento de ganar tiempo, las tácticas de Macron se basan cada vez más en una represión muy sistemática del movimiento obrero organizado y de los sindicalistas, y siempre en movilizaciones antirracistas, pacifistas y medioambientales.

De vez en cuando, el gobierno intenta aprovechar algún evento para mejorar su imagen por un tiempo. Este fue el caso en el intento de recuperar las figuras de resistencia del FTP-MOI en la Segunda Guerra Mundial. Como Hollande con el matrimonio igualitario, Macron utiliza el derecho al aborto, aceptando finalmente su inclusión en la Constitución, para parecer progresista. Lo mismo ocurre con el derecho a morir con dignidad.

Al final, Macron representa directamente los intereses del gran capital en Francia, un capitalismo que está en retirada y ha perdido mercados (especialmente en África y Oriente Medio). Estas oscilaciones permanentes y la ausencia de una estrategia internacional para Francia (tanto diplomática como militar) ilustran bien el cortoplacismo de su política. Todo hace pensar que Macron no tiene ningún programa y que gobierna el país como los capitalistas gobiernan sus empresas: con grandes reveses y autoritarismo. Ciertamente hay un elemento de esto, pero también refleja la crisis del capitalismo y la debilidad de la clase dominante, que corre como un pollo sin cabeza, sin confianza en las perspectivas de estabilidad de su propio sistema.

El carácter bonapartista del poder de Macron es particularmente pronunciado, un rasgo compartido por muchos de los aventureros gobernantes del mundo. Esto es un reflejo de la crisis política y económica. Una fracción de los capitalistas franceses confió en este autoritarismo para imponer brutalmente sus políticas. El gobierno encabezado por Élisabeth Borne, en el poder desde hace sólo un año y medio, representó una quinta parte de todos los usos del artículo 49.3 de la Constitución francesa, que permite eludir el parlamento, desde 1958. El discurso bélico de Macron, con su “ estamos en guerra” durante el Covid, las operaciones de Wuambushu en Mayotte, el envío de barcos a Gaza y al Mar de China Meridional, las amenazas de enviar soldados a Ucrania, etc. son un reflejo de ello. Pero esto no hace que el poder de Macron sea fuerte y estable, sino todo lo contrario. Para su segundo mandato, tiene aún menos apoyo entre la población fuera del electorado burgués de derecha. Por defecto, encarna el campo de la burguesía, pero sus políticas tensan las contradicciones de clase en toda la sociedad y las mantienen en un nivel explosivamente alto.

Todas las fuerzas políticas, desde la derecha clásica hasta el aburguesado Partido Socialista (PS), están luchando por formular una política distinta a la promovida por algunos de los grandes capitalistas franceses que Macron representa. Prueba de ello es la caída de Les Républicains y la candidatura “compatible con Macron” del PS a las elecciones europeas con Raphaël Glucskmann.

Esta impresión de navegación de vista no debe hacernos perder de vista los objetivos que guían a los capitalistas en Francia: aumentar la superexplotación de los trabajadores y de los jóvenes, instalar zonas de influencia y sectores emblemáticos como el lujo, la energía y el armamento, y intentar desmenuzar los sectores que no están suficientemente abiertos al mercado y que siguen siendo, en parte, el sector público. Sólo una acción consciente de los trabajadores puede detener este proceso.

Clase trabajadora, niveles de conciencia y luchas

La movilización ante la contrarreforma de las pensiones de 2023 acabó en fracaso. La lucha, ciertamente larga, no fue lo suficientemente fuerte como para hacer retroceder al gobierno, ni para agotar a los trabajadores que entraron en el movimiento de huelgas sucesivas sin un plan. El uso de la cláusula 49.3 venció a los manifestantes, y persiste la confusión sobre su fracaso por la falta de un balance colectivo entre los movilizados, especialmente con los nuevos sindicalistas que se habían incorporado durante la batalla.

A principios de 2024, podemos sentir la lucha de clases hirviendo. La inestabilidad también es marcada en esta zona. Ante la ira y los ataques que la burguesía está planeando, incluida una nueva ley laboral, habrá reacciones colectivas. Ya podemos ver esto entre la clase trabajadora en el sector privado. Como cada año, las huelgas por los salarios y en torno a las Negociaciones Anuales Obligatorias (NAO) provocan movimientos. Algunos salen victoriosos. Es obvia la naturaleza defensiva de recuperar “simplemente”, aunque sea parcialmente, lo que se ha perdido con la inflación. En el sector público, los empleados municipales, principalmente los de categoría C, con salarios bajos, también son movilizados para recibir salarios y bonificaciones. La educación está movilizada contra los últimos ataques y la cuestión de los recortes presupuestarios anunciados en febrero-marzo es un tema importante de preocupación y enfado, especialmente en la administración pública hospitalaria.

La tasa de sindicalización no ha cambiado demasiado, alrededor del 10% desde la década de 1990 (8% en el sector privado y 18% en el sector público). Y a pesar de los ataques de los empleadores y del gobierno, la mayoría de los trabajadores no están organizados en el lugar de trabajo, especialmente los jóvenes (el 2,7% de los menores de 30 años están sindicalizados). Fue durante batallas específicas por las condiciones laborales que nuevas capas se unieron a un movimiento sindical que todavía se basaba en gran medida en sectores industriales muy pequeños.

En los últimos tres años, los empresarios han intensificado sus ataques contra sectores tradicionales como el transporte ferroviario, la energía (petroquímica, gas, electricidad) y el sector del automóvil (Stellantis, Renault). Los proveedores de automóviles están sujetos a oleadas periódicas de despidos, bastiones de la CGT. Ataques específicos en todas partes han buscado socavar la organización en empresas y grupos de activistas sindicales, que alguna vez fueron sólidos y a veces combativos. Han luchado por recuperarse, a pesar de importantes luchas en los últimos años, y la ausencia de un programa por parte de las direcciones sindicales contribuyó mucho.

Malestar entre los jóvenes

Los jóvenes, muy afectados por la COVID, no han encontrado el camino de regreso a las luchas. Los estudiantes de secundaria están sujetos a las medidas represivas del gobierno, desde el inicio del año escolar sobre la vestimenta (abaya), luego con el “servicio nacional” generalizado del SNU y la reforma de la escuela secundaria que introduce la selección para ingresar a la escuela secundaria. Las perspectivas para los jóvenes de clase trabajadora y de familias de clase trabajadora son duras. La sensación de un mundo destrozado a nivel internacional, así como la ofensiva belicista de Macron que quiere “rearme” todo, está creando incertidumbre y ansiedad, pero también un sentimiento de despilfarro entre los jóvenes que está generando ira y ya a movilizaciones entre ciertas capas, especialmente de origen inmigrante, sobre cuestiones internacionales por el momento. Pero el ambiente es político también entre los jóvenes, y este estremecimiento refleja la inquietud y la explosividad general.

Por el medio ambiente y el clima, las movilizaciones son apoyadas por una pequeña parte de los jóvenes, pero siguen siendo muy limitadas. Lo mismo ocurre con algunos jóvenes, especialmente mujeres, que están movilizados contra el sexismo. Las movilizaciones existen pero son débiles en número e intensidad. La inclusión del derecho al aborto en la Constitución no dio lugar a una manifestación masiva para reivindicarlo como una victoria del movimiento por los derechos de las mujeres. Y las movilizaciones del 8 de marzo de 2024 rechazan a Macron pero no llevan perspectivas para decir: el aborto está en la Constitución, arrebatemos ahora los medios necesarios y la reapertura de los centros familiares cerrados y de planificación familiar.

La cuestión de la lucha contra la guerra y la amenaza de guerra de Macron contra Rusia es motivo de gran preocupación. Pero los jóvenes están relativamente indefensos ante las guerras en curso. Con la masacre en Gaza, todo un sector de jóvenes, especialmente de familias norteafricanas y musulmanas, están muy conscientes. Algunas mujeres jóvenes participan en movilizaciones callejeras, pero la mayoría de las expresiones permanecen en terrenos individuales y en redes. En realidad, ningún colectivo o comité contra la guerra ha tomado forma en las universidades o en una ciudad o región.

La política racista de la clase dominante y la extrema derecha

Uno de los factores que bloquea las posibilidades de desarrollar luchas en Francia es el racismo. El gobierno está haciendo pleno uso del racismo, especialmente contra los norteafricanos y los africanos negros, contra los musulmanes, como principal arma de división de clases. La ley Darmanin –que lleva el nombre del Ministro del Interior– ilustra esto. La burguesía (incluso si está dividida sobre los métodos) necesita el racismo en este período y la utilidad de la fuerza laboral hiperprecaria de los trabajadores inmigrantes. Otro objetivo es reducir los salarios en los llamados sectores tensos que no pueden encontrar empleados que acepten malas condiciones laborales y paguen sin pestañear.

En una sociedad de clases, las ideas dominantes son siempre las de la clase dominante. En la situación actual, con la crisis, la burguesía apuesta cada vez más por ideas reaccionarias, racistas y antiinmigrantes para seguir dividiendo a la mayoría de la población que se vuelve cada vez más resistente al poder gobernante.

La Agrupación Nacional (RN) se posiciona aún más centralmente, gracias al gobierno y a los medios de comunicación burgueses que hacen de estos temas los temas centrales de su propaganda. Se está consolidando cada vez más como una opción para la burguesía más clásica y para la derecha en varios puntos. Sobre Europa, Jordan Bardella, presidente de la RN, afirma una línea más “reformista”, ya no menciona el fin de la UE pero defiende una renegociación de los tratados (un cambio incluso respecto a su programa de 2022), sabiendo lo preciosa que es esta institución. es para los capitalistas franceses. Están avanzando, tanto intentando distanciarse de Macron como cuidándose de enmascarar o modificar los elementos más divisivos de su programa. Esto es lo que motivó su abstención durante la votación simbólica en la Asamblea sobre el apoyo de Francia a Ucrania (la Francia Insumisa (LFI) de Mélenchon y el Partido Comunista (PC) votaron con razón en contra), mientras que Marine Le Pen es conocida por su apoyo a los oligarcas rusos y fascistas de todo tipo en Europa del Este en particular. El RN es un partido populista de derecha con elementos fascistas gravitando a su alrededor y dentro de él. La extrema derecha y los pequeños grupos fascistas o fascistas están activos, alimentándose de la degradada situación social y política. Todas las corrientes de extrema derecha disfrutan del vacío político del lado de la clase trabajadora.

La propia derecha francesa está dividida sobre el grado de racismo y odio hacia los musulmanes que debe desarrollarse: Macron, por un lado, y RN, por el otro, hacen el trabajo. Su fragilidad política y la falta de cohesión de los partidos burgueses sigue siendo un hecho de la época, sobre todo porque Macron cumple por sí solo los objetivos inmediatos de ciertas corrientes de la gran burguesía.

Ante la situación especialmente difícil de los trabajadores y de los jóvenes y con una inflación aún elevada, las organizaciones de izquierda y el movimiento obrero no disponen de un programa ni de estructuras capaces de organizar toda o parte de la lucha contra Macron, Attal, Darmanin. y los capitalistas.

El interés por las ideas socialistas y las organizaciones revolucionarias es bastante positivo. En Francia, como en todo el mundo, la mayoría de la población mundial ya no soporta este sistema. Pero las clases dominantes, que cuentan con un apoyo muy limitado, siguen en su lugar. A medida que la ira crece y se profundiza, la ausencia de expresión política independiente por parte de los trabajadores y los jóvenes a gran escala se hace más evidente. Su necesidad debe estar en el centro de los debates de las fuerzas serias del movimiento obrero y de la izquierda combativa.

Francia Insumisa (LFI)

Políticamente, desde que Macron llegó al poder, Francia Insumisa sigue siendo la única fuerza a gran escala que resiste aspectos de la ofensiva de los partidos burgueses y sus representantes. Tiene el mérito de rechazar el racismo, la violencia policial y la guerra en un contexto en el que el resto de la izquierda está más cerca de la “unidad nacional” y del frente republicano, como ilustró la manifestación del domingo 12 de octubre de 2023. Tiene también el mérito de denunciar las aberraciones del sistema capitalista, especialmente en términos económicos y medioambientales.

Sin embargo, ni el programa ni las estructuras de LFI permiten que una capa de jóvenes y trabajadores radicalizados o más conscientes progresen políticamente. Los buenos reflejos de no dejarse dividir existen pero las razones dadas para tenerlos son falaces, serían “las verdaderas ideas republicanas”. No se plantean como demandas y planteamientos de la clase trabajadora ante la enorme ofensiva de la burguesía. Como resultado, los trabajadores, especialmente aquellos de origen inmigrante y de barrios de clase trabajadora, apoyan en parte a la FI pero no la ven como una herramienta para la lucha diaria.

Los límites del programa de Mélenchon y de LFI son muy numerosos. Estar en contra de la masacre en Palestina y seguir defendiendo las resoluciones de la ONU, o el hecho de que Macron pueda hacer una política diferente, es enviar a la gente contra la pared. No politiza. La teoría de Mélenchon de la “no alineación”, de una nueva alianza de países, como la India de Modi, el PCC de China y la Rusia de Putin y sus oligarcas, oscurece totalmente el hecho de que estos países son capitalistas y sus líderes reaccionarios.

Según esta lógica, la única salida que señalan LFI y Mélenchon es la de las elecciones y la “revolución ciudadana” a través de las urnas y de las movilizaciones populares. Si bien el conflicto de clases está en un nivel alto, la respuesta del LFI es el impasse político arrastrado por los reformistas.

Tras el fracaso del frente electoral de izquierda NUPES, la FI intentará revivir la Unión Popular en torno a las próximas elecciones europeas. La lista incluye a personas de otros grupos ex-NUPES, una mujer palestina contra la guerra (Rima Hassan), sindicalistas (como Anthony Smith) y miembros de asociaciones de vecinos. No es seguro que la Unión Popular se desarrolle porque está diseñada, sobre todo, para ser un frente electoral y no una fuerza militante que se construye.

La posibilidad de librar una campaña combativa contra Macron y las instituciones burguesas europeas con el material de la Unión Popular seguramente será muy limitada. Los carteles que instan a la gente a registrarse para votar lo demuestran. Lo peor es “los racistas votan, ¿y ustedes?”, que logra dividir a los trabajadores entre sí en lugar de enfatizar la unidad de los trabajadores contra el racismo como solución a los problemas sociales.

De modo que los límites programáticos son un gran problema, al igual que las posibilidades reales de organizarse localmente, discutir y producir material. La convención de la Unión Popular del 16 de marzo de 2023 fue más un evento mediático que un momento en la vida interna de LFI (como pueden haberlo sido otras convenciones hace unos años), lo que nos permitió sentir la “temperatura” en el movimiento. y hacer más pública nuestra posición. Votamos en contra del texto sometido a consulta en diciembre y nos abstenemos sobre los nombres de la lista que se publicará incluso antes de que se presente el programa de campaña.

Sin embargo, a gran escala, LFI, tras sus 7,7 millones de votos en 2022 y recientemente la votación sobre la constitucionalización del aborto, las posiciones contra la ley Darmanin y contra la guerra en Gaza convierten a LFI en la única fuerza de oposición de izquierda que ha una base de clase amplia (aunque vaga) y, por tanto, constituye el principal punto de apoyo contra Macron y los demás partidos burgueses del Partido Socialista (PS) y los Verdes/Ecologistas (EELV) a través de la derecha y la extrema derecha.

La debilidad de la conciencia de clase, es decir, del papel central de los trabajadores en el capitalismo y su derrocamiento, es significativa. La conciencia extremadamente confusa exige mucha flexibilidad en las consignas y elementos de explicación para desarrollar nuestro programa socialista revolucionario. Pero cuando los jóvenes y los trabajadores se apropian un poco más de ello, resulta esclarecedor comprender el mundo en el que vivimos y, por tanto, cómo transformarlo. Nuestra tarea es mostrar el valor de utilizar nuestro programa para intervenir decisivamente en el mundo actual; y fortalecerlo sumándonos a la construcción del partido revolucionario para que este programa pueda convertirse en el de las masas de la clase trabajadora y la juventud.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here