Inicio Comité por una Internacional de los Trabajadores ENTREVISTA | Clare Doyle – Testigo ocular de la historia

ENTREVISTA | Clare Doyle – Testigo ocular de la historia

138
0
Compartir

20 de abril de 2024

Clare Doyle, miembro fundador del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

Clare Doyle asistió a la conferencia fundacional del CIT en 1974 y ha desempeñado un papel clave en su desarrollo a lo largo de sus cincuenta años de existencia, sirviendo en el organismo principal del CIT, el Secretariado Internacional, durante décadas. A principios de este año, miembros de Sozialistische Organization Solidarität – SOL, el CIT en Alemania, entrevistaron a Clare sobre sus experiencias.

Clare, usted asistió a la conferencia fundacional en 1974, cuando 46 marxistas de 12 países establecieron el CIT. Antes de preguntar cómo llegó a suceder esto, queremos preguntar: ¿por qué tener una internacional?

El análisis internacional y la solidaridad a través de las fronteras son tan vitales hoy como lo fueron en la época de Marx y Engels, cuando se crearon la Primera y la Segunda Internacionales en el siglo XIX, o de Lenin y Trotsky, cuando se fundó la Tercera Internacional sobre la base de la exitosa Revolución socialista en Rusia.

Los jóvenes revolucionarios alemanes, Karl Marx y Friedrich Engels – exiliados en Bélgica en 1848 – donde escribieron el Manifiesto Comunista – fueron testigos de la expansión de la revolución por toda Europa. Más tarde vieron la heroica lucha de la Comuna de París en 1871 y cómo la intervención de una potencia extranjera podía ayudar a ahogar en sangre una revolución. Aprendieron de su amargo fracaso que la clase trabajadora, al llegar al poder, debe hacerse cargo de las principales palancas de la economía y del Estado.

La Segunda Internacional desarrolló grandes organizaciones, pero colapsó como fuerza para el cambio socialista revolucionario cuando los socialdemócratas en el parlamento de Alemania y en otros lugares votaron a favor de una guerra imperialista. Uno de los líderes centrales de la Revolución Rusa, Lenin, bromeó diciendo que el número de auténticos internacionalistas revolucionarios que viajaron a la Conferencia de Zimmerwald en 1915 apenas podía llenar cuatro carros.

Sin embargo, sólo dos años después, la revolución socialista en Rusia tuvo éxito. Luego se fundó la Tercera Internacional en 1919 para promover la revolución en todo el mundo y rápidamente obtuvo un gran apoyo en algunos países. Los valientes intentos de los revolucionarios en Alemania de derrocar al capitalismo y poner fin al aislamiento de la Revolución Rusa fueron trágicamente derrotados.

La contrarrevolución política bajo Stalin después de la muerte de Lenin llevó a que la «Comintern» se convirtiera en lo que Trotsky describió como una «guardia fronteriza» para la protección del régimen de Stalin en la URSS. La década de 1930 fue testigo de una represión masiva y matanza de millones de personas en el país, que fue acompañada por el aplastamiento de revoluciones en el extranjero, sobre todo durante la Guerra Civil en España y las huelgas masivas en Francia. Anteriormente, la política de «socialfascismo» de Stalin destruyó la acción unida de los trabajadores contra el fascismo en Alemania. Esto permitió a Hitler llegar al poder, lo que provocó otra guerra y la muerte de decenas de millones de soldados y civiles, incluso en la propia URSS.

En el período previo a la Segunda Guerra Mundial, el líder revolucionario exiliado, León Trotsky, operaba con muy pocas fuerzas a nivel internacional, predominantemente en Estados Unidos y con unos pocos partidarios en otros lugares. Después de la victoria de Hitler, que no desencadenó ningún debate serio dentro de la Comintern, consideró necesario lanzar una nueva Cuarta Internacional revolucionaria. Así, en 1938 redactó un programa «transicional» que mostraba cómo todas las demandas básicas y razonables de los trabajadores y los jóvenes sólo podían llevarse a cabo sobre la base de la eliminación del capitalismo. Es este enfoque el que todavía sirve como una piedra fundamental invaluable para que se basen todas las secciones del CIT.

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial y Trotsky fue asesinado en 1940 por el agente de Stalin, Ramón Mercader, las fuerzas del marxismo revolucionario genuino a escala mundial sumaban sólo unos pocos miles.

¿Por qué fue necesario romper con las fuerzas que lideraron la Cuarta Internacional después de la muerte de Trotsky y cómo se produjo?

Las dos décadas que siguieron a la guerra fueron testigos de un auge temporal del capitalismo y de un triunfalismo para Stalin y los llamados partidos “comunistas” de todo el mundo. Fue una época difícil para el puñado de trotskistas en Gran Bretaña organizados en la década de 1940 en el Partido Comunista Revolucionario.

Los líderes de las pequeñas fuerzas de la Cuarta Internacional (de la que históricamente éramos miembros) estaban confundidos por la situación posterior a 1945, que no era la que Trotsky había esperado. Hubo una ola revolucionaria, pero el capitalismo, con la ayuda tanto de la socialdemocracia como de los partidos comunistas, pudo contenerla. A escala internacional, el estalinismo surgió enormemente fortalecido. Cada vez más, los líderes de la Cuarta Internacional, con sede en París y encabezada por Ernest Mandel, Michel Pablo, Pierre Frank y Livio Maitan, perdieron el rumbo político. Primero no se dieron cuenta de que el capitalismo había entrado en una fase de auge, luego exageraron los efectos de este auge en la conciencia de la clase trabajadora. En la práctica, la posibilidad de acciones de masas, y mucho menos de movimientos hacia la revolución, quedó relegada a un futuro lejano. A veces estos “líderes” trotskistas buscaron atajos, apoyando a estalinistas “renegados” individuales, como Tito en Yugoslavia. Más tarde, estos “líderes” en realidad dieron la espalda a los trabajadores, prefiriendo ver la clave de la revolución socialista en los movimientos estudiantiles “revolucionarios” y “guerrilleros” y campesinos en África, Asia y América Latina.

Estas cuestiones llegaron a un punto crítico a mediados de los años sesenta. Nuestro pequeño grupo en Gran Bretaña en ese momento, que trabajaba en el Partido Laborista, comenzó en 1964 a producir el periódico mensual Militant. Técnicamente todavía somos miembros de la Cuarta Internacional, pero defendimos un programa y una perspectiva diferentes. Produjimos documentos sobre la naturaleza del auge de la posguerra, el carácter de clase de China y la revolución colonial contra el imperialismo. De importancia clave, enfatizamos la construcción de una base entre los trabajadores y la lucha para ganar apoyo para las ideas marxistas en el movimiento obrero organizado. En 1965, Peter Taaffe y Ted Grant viajaron a un congreso mundial de la Cuarta Internacional, ¡sólo para descubrir que sus documentos ni siquiera habían circulado a otras secciones de su llamada “Internacional”!

Nuestra Liga Socialista Revolucionaria fue rápidamente informada de que ya no sería una sección completa de la Internacional sino una «sección simpatizante» junto con otro grupo en Gran Bretaña, un grupo con el que anteriormente había resultado imposible trabajar políticamente, ya que producían material con un programa limitado y no socialista. Entonces decidimos concentrarnos en construir nuestra propia organización. Nuestros camaradas en ese momento trabajaban como miembros del Partido Laborista, que entonces era un partido obrero burgués con fuertes raíces en la clase trabajadora. Desde mediados de la década de 1920, sus líderes procapitalistas habían tratado de expulsar del partido a los marxistas revolucionarios. El Partido Laborista en Gran Bretaña no estaba entonces en crisis, como lo había estado el «Partido Socialista» francés a mediados de la década de 1930, cuando Trotsky aconsejó a sus partidarios franceses que trabajaran en él. Sin embargo, a medida que la intensidad de la lucha de clases aumentó en Gran Bretaña, logramos conseguir un apoyo significativo tanto dentro del Partido Laborista como en los sindicatos. En 1970 obtuvimos una mayoría en el Partido Laborista de Jóvenes Socialistas (LPYS) y luego lo convertimos en una fuerte organización de lucha de la juventud de la clase trabajadora.

¿Cómo la construcción del Militante condujo a la fundación del CIT?

Pasó casi otra década antes de que se celebrara la conferencia fundacional del Comité por una Internacional de los Trabajadores, pero eso no significaba que estuviéramos inactivos. ¡De lo contrario! En Gran Bretaña analizábamos constantemente los acontecimientos mundiales y buscábamos formas de fortalecer nuestras fuerzas a nivel internacional.

Seguimos varios vínculos con personas que conocíamos que se autodenominaban trotskistas –en Escocia e Irlanda– del Norte y del Sur. Reclutamos a jóvenes como Peter Hadden, un estudiante de la Universidad de Sussex (después de mi época) y Davy Dick en Escocia, miembro de los Jóvenes Socialistas del Partido Laborista (LPYS). A lo largo de finales de los años 60 y principios de los 70, construimos la LPYS desde una pequeña organización, cuando obtuvimos la mayoría por primera vez, hasta una que más tarde tendría no menos de 2.000 jóvenes en sus conferencias nacionales anuales.

Lamentablemente, no tuvimos la posibilidad de intervenir en los acontecimientos revolucionarios de mayo de 1968 en Francia. Pero apenas unas semanas antes de que explotaran, en un debate público en Londres, nuestro secretario, Peter Taaffe, declaró que los líderes de la Cuarta Internacional estaban encarando el camino equivocado. ¡Estaban descartando luchas obreras significativas incluso en Francia y veían la lucha de un ejército campesino en Vietnam como el equivalente de la revolución bolchevique!

En la España de principios de los años 1970, el desafío desde abajo a la dictadura de Franco también estaba cobrando impulso. Llevamos a cabo una masiva Campaña de Defensa de los Jóvenes Socialistas Españoles, organizando giras de conferencias por Gran Bretaña, organizando visitas a conferencias ilegales de Jóvenes Socialistas Españoles (en el sur de Francia) y enviando equipos de impresión al país en la parte trasera de automóviles o en barcos.

En 1970 produjimos Programa de la Internacional. Resumió nuestra experiencia internacional desde el final de la guerra. Celebramos una conferencia en Londres sobre cómo proceder y decidimos no intentar volver a unirnos a la Cuarta Internacional existente. Trabajaríamos para generar apoyo internacional a través de discusiones con otras fuerzas revolucionarias y de izquierda. Utilizaríamos nuestra posición en la LPYS para llegar a nuevas capas de las secciones juveniles del partido socialdemócrata y de otros partidos siempre que pudiéramos.

El entonces presidente de la LPYS, Peter Doyle, y otros camaradas visitaron varias conferencias en el extranjero. Uno fue el de la Juventud Socialdemócrata Sueca, donde parte de una oposición de izquierda ya creciente se ganó nuestras ideas. En Alemania, varios miembros de Jusos (Jóvenes Socialistas) se unieron a nosotros cuando vieron el trabajo de campaña de la LPYS. Ya en el año de creación del CIT (1974) se lanzó el periódico Voran. Obtuvo una respuesta muy positiva, creciendo significativamente a mediados de los años 1980.

Sri Lanka es el hogar del primer partido de masas del trotskismo: el LSSP. Ya tuvimos contacto con miembros de ese partido que se oponían a sus políticas cada vez más reformistas. Ted Grant y Peter Taaffe conocieron a jóvenes revolucionarios en sus visitas a Sri Lanka y la India, entre ellos Siritunga Jayasuriya y, más tarde, Jagadish Chandra. Durante décadas han estado liderando las secciones india y de Sri Lanka del CIT y se han ayudado mutuamente en la construcción de nuestras fuerzas en Asia.

Así pues, tanto en los años sesenta como en los setenta surgieron grandes levantamientos e incluso situaciones revolucionarias. ¿Cómo intervino el CIT en tales movimientos?

En el período previo a la fundación del CIT, Grecia había estado en llamas. Hubo un ataque asesino contra los estudiantes radicales del Politécnico de Atenas en noviembre de 1973 por parte del régimen militar. En julio de 1974, la junta de coroneles, el régimen militar que había gobernado Grecia desde 1967, colapsó. Se abrió un período de acontecimientos revolucionarios. Un socialista improbable, Andreas Papandreou, fundó el partido PASOK, que luego creció rápidamente y giró mucho hacia la izquierda. Se abrieron posibilidades para desarrollar una sección de nuestra nueva Internacional.

Uno de los asistentes a la conferencia fundacional del CIT había sido un trotskista griego, George Gikas, que en ese momento vivía exiliado en Londres. Fue él quien nos condujo hasta Nicos Remoundos y otros revolucionarios griegos y chipriotas que pronto se unieron a nosotros después de conversaciones con Peter Taaffe. Hacia finales del mismo año se creó una sección del CIT en Grecia y más tarde una sección en Chipre.

En Portugal, apenas cuatro días después de que nuestros camaradas y simpatizantes se reunieran en el pub ‘Old Mother Redcap’, en Londres, para crear el CIT, la dictadura de 40 años de Salazar-Caetano fue derrocada. Un grupo de oficiales del ejército revolucionario tomó el poder y estableció lo que llamaron un “gobierno de transición”. Rápidamente sacamos un folleto – “Portugal – la revolución socialista ha comenzado” – y lo tradujimos al portugués. Bob Labi, sin ningún conocimiento del idioma, fue enviado a Lisboa para intervenir. Siguió los vínculos tenues que teníamos con uno o dos miembros del Partido Socialista Portugués que surgían de la clandestinidad y conoció a otros radicalizados por la revolución en desarrollo. Luego, Lynn Walsh vivió en el campo durante un tiempo para intentar afianzar el recién nacido CIT.

En noviembre de 1975, después de años de huelgas y manifestaciones en España contra la brutal dictadura de Franco, el viejo dictador murió y se abrió una nueva era en ese país. Muchos de los jóvenes socialistas con los que teníamos estrechas relaciones se consideraban revolucionarios. Lucharon vigorosamente para que el Partido Socialista (PSOE) adoptara un programa socialista completo para transformar las vidas de los sufridos trabajadores y jóvenes del país.

Italia había estado experimentando no sólo el “otoño caliente” de 1968, sino también una década de huelgas y ocupaciones de fábricas a lo largo de los años setenta. ¡Con una dirección clara, en lugar de la de los socialistas de Craxi y los “comunistas” de Berlinguer, se podría haber desencadenado una revolución europea, incluso mundial, en ese país! Durante las siguientes décadas se desarrollaron en Italia diferentes fuerzas de izquierda nuevas, que incluso obtuvieron representación parlamentaria, pero fueron incapaces de construir organizaciones duraderas con programas de lucha claros. Nosotros, como Internacional, pudimos enviar a varios camaradas para ayudar a construir y reconstruir nuestras fuerzas allí; más recientemente, Christine Thomas, que vivió y trabajó en el país durante más de una década.

En 1979, estalló la revolución en Irán contra el Sha. Bob Labi fue enviado nuevamente por nuestra Internacional, sin conocer el idioma del país, para ponerse en contacto con los marxistas de allí. Esperábamos que en el calor de la revolución fuera posible desarrollar el embrión de una sección viable de nuestra Internacional, lo que lamentablemente no se produjo.

De 1979 a 1981, Tony Saunois, actual secretario del CIT, desempeñó un papel importante como representante de LPYS en el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Laborista. Visitó Irlanda en el apogeo de “Los Disturbios”, discutiendo con los huelguistas de hambre del Bloque H y otros combatientes, publicitando nuestro enfoque socialista y de principios sobre la cuestión nacional. En 1984, Tony se mudó a Santiago, Chile, con dos camaradas provenientes del Partido Socialista Chileno para participar en la creciente revuelta clandestina contra la dictadura de Pinochet y encontrar una base para nuestras ideas trotskistas. Tony también fue un camarada clave para el desarrollo de una sección del CIT en Brasil y en muchos otros países.

Casi al mismo tiempo, conocimos a nigerianos en una “feria del libro” en Londres que estaban interesados en hacer circular nuestro material en Nigeria. En 1985, Bob Labi realizó la primera de muchas visitas posteriores a Nigeria. Conoció a activistas sindicales y estudiantiles socialistas que se unieron al CIT y, a través de campañas valientes y enérgicas, han construido en ese vasto país lo que se convirtió, por un tiempo, en la segunda sección más grande del CIT. Hannah Sell, ahora secretaria del Partido Socialista en Inglaterra y Gales (la sección más grande) ha estado muy involucrada en este desarrollo.

Usted mismo ha visitado diferentes países, intentando fortalecer las fuerzas del marxismo. Cuéntanos un poco más sobre cómo construiste la Internacional en diferentes países.

En los turbulentos años 60 y principios de los 70, antes de que nuestra Internacional se estableciera oficialmente, viajé a Francia e Italia, donde la lucha de clases estaba “caliente”, buscando “puntos de apoyo”. También visité a camaradas y “simpatizantes” en Irlanda (Norte y Sur) y, junto con uno de ellos, John Throne, conduje hasta la España de Franco con fondos y equipos para los socialistas que trabajaban ilegalmente allí.

Después de ser un Militante a tiempo completo en el norte de Inglaterra a mediados de los tumultuosos años 70, me mudé a Londres para “relevar” a Pat Craven como Tesorero nacional para que pudiera ir a Escocia a desarrollar nuestro trabajo allí. Más tarde, los camaradas escoceses fundaron el Partido Laborista Militante Escocés. Mucho más tarde – en 1998 – después de grandes debates en nuestra Internacional sobre la cuestión nacional, se produjo una división. Se creó un Partido Socialista Escocés, pero fracasó sobre la roca del nacionalismo de izquierda y el reformismo y la mayoría de nuestros miembros en ese momento disolvieron formalmente su propia organización marxista. El actual Partido Socialista de Escocia es una sección del CIT con fuertes raíces en el movimiento obrero.

Antes de este desarrollo, y justo después de la fundación del CIT, recaudamos fondos diligentemente para enviar camaradas a varios países para afianzar nuestra Internacional. Alan Woods se fue a vivir a España, Bob Labi pasó largas temporadas en Grecia después de las visitas iniciales de Peter Taaffe y otros. El trabajo en India, Sri Lanka, Suecia, Estados Unidos y otros lugares fue desarrollado por camaradas que realizaban visitas prolongadas o incluso vivían allí.

En Londres, ayudamos a camaradas sudafricanos en el exilio a generar apoyo mediante la producción de una revista llamada Inqaba ya Basebanzi (Fortaleza de los Trabajadores), con un programa de lucha para unir a los trabajadores contra el apartheid y el capitalismo. Regresaron a Sudáfrica a principios de 1990, cuando Nelson Mandela estaba siendo liberado y el estalinismo colapsaba.

En 1986, cuando estalló un movimiento de masas en París por el asesinato policial de un joven inmigrante –Malik Oussekine–, viajé con un equipo de camaradas para intervenir. Recibimos numerosos nombres y direcciones para realizar un seguimiento. Teníamos un par de camaradas ingleses viviendo en París, tratando de desarrollar una base para el CIT. Sólo más tarde conocimos a los camaradas de la actual Gauche Révolutionnaire, una sección saludable y en crecimiento del CIT actual.

A finales de los años 1980, cuando cinco de nosotros en el Consejo Editorial del Militante, Peter Taaffe, Keith Dickenson, Lynn Walsh, Ted Grant y yo, fuimos expulsados del Partido Laborista, teníamos más de 8.000 trabajadores y jóvenes como miembros y miles de seguidores más. Éramos la organización trotskista más grande de Europa y encabezamos luchas de masas como ninguna otra. Entre 1983 y 1987 dirigimos el Ayuntamiento socialista laborista de Liverpool. Bajo nuestro liderazgo, la clase trabajadora de la ciudad resistió al gobierno de Margaret Thatcher, la “Dama de Hierro”, y obtuvo importantes mejoras para el pueblo. Bajo el lema “Es mejor violar la ley que romperle la espalda a los pobres”, el consejo socialista se negó a implementar los recortes exigidos por el gobierno central y en lugar de eso movilizó a la clase trabajadora de la ciudad contra Thatcher. Movilizamos a miles de miembros y simpatizantes para llenar el Albert Hall de Londres –dos veces– y luego, en 1988, el enorme Alexandra Palace en el norte de Londres. Unos años más tarde, lideramos el movimiento de desobediencia civil más grande en la historia del país cuando 18 millones de ciudadanos se negaron a obedecer la ley y pagar el impuesto electoral.

Fue esta organización de rápido crecimiento en Gran Bretaña la que todavía proporcionaba la mayor parte de los fondos para nuestro trabajo internacional. En 1988 fui “liberado” de mi participación directa en la organización financiera para escribir un libro sobre los acontecimientos revolucionarios en Francia de veinte años antes. Judy Beishon, ahora en el Secretariado Internacional del CIT, tomó las riendas de las finanzas.

Un giro importante en la historia fue la desintegración de los estados estalinistas y la restauración del capitalismo allí. Tú y otros fuisteis a Rusia. ¿Cuáles fueron tus experiencias? ¿Cómo reaccionó el CIT ante estos acontecimientos y sus consecuencias en el movimiento de trabajadores?

Hacia finales de la década de 1980, Mikhael Gorbachev –como presidente de la URSS y secretario del Partido Comunista en el poder– intentaba desesperadamente dar vida al esclerótico sistema “soviético” estalinista. Como lo vimos en el CIT, estaba luchando en vano por introducir la Glasnost (apertura) y la Perestroika (reestructuración) para tratar de evitar una revolución política de los trabajadores contra los 20 millones de burocracia parasitaria del Partido Comunista en su vasto país. También estaba tratando de mantener bajo control los levantamientos revolucionarios que se extendían por Europa del Este.

Nuestra Internacional llamó a varios camaradas a “levantar el palo” e irse a vivir a todos estos “estados estalinistas” –desde Checoslovaquia hasta Rumania, desde Polonia hasta Hungría y, por supuesto, Alemania Oriental y la URSS. El objetivo no era sólo observar e informar directamente, sino también intentar construir nuevas fuerzas con nuestras ideas y programa trotskistas, prácticamente desconocidos en la región debido a décadas de represión estalinista. En Polonia y en la entonces Checoslovaquia pudimos crear pequeños grupos. En Rusia y Ucrania se crearon organizaciones más importantes. El grupo CIT que se formó en Alemania del Este a partir de 1989 se fusionó con el del oeste de Alemania justo antes de que la antigua República Democrática Alemana se fusionara con la República Federal.

Los informes que todos escribimos para el CIT en ese momento mostraban un fermento revolucionario en desarrollo, pero revelaban las realidades de la vida bajo el dominio «soviético»: lo positivo y lo negativo. Era demasiado tarde para detener la marea que fluía hacia la restauración del capitalismo. No sólo lo querían los burócratas privilegiados del partido, sino que se convertirían en verdaderos capitalistas (oligárquicos); pero también muchos trabajadores que habían sufrido durante demasiado tiempo la escasez y las humillaciones bajo el “comunismo”, querían ir a toda velocidad “al mercado”. Esto se vio reforzado por el hecho de que no había ninguna fuerza política que pudiera ofrecer a la incipiente revolución política un programa para una verdadera democracia obrera. Trotsky había advertido en su libro «La revolución traicionada» que el estalinismo podría preparar «una explosión que podría barrer por completo los resultados de la revolución». Décadas después, debido a la ausencia de una fuerza consciente que luchara por la democracia obrera, esto es básicamente lo que estaba sucediendo.

Hubo algunos miembros del órgano dirigente del CIT –el Secretariado Internacional– que se negaron a creer lo que estábamos informando. Uno de los menos importantes fue la figura fundadora de nuestra organización, anteriormente muy respetada: Ted Grant. Él y Alan Woods, además de algunos otros, se negaron a creer que la restauración del capitalismo ya era irreversible en el momento del golpe derrotado de agosto de 1991. Esto y nuestra decisión de abandonar el Partido Laborista (mucho después de que se hubieran llevado a cabo expulsiones masivas y (el LPYS efectivamente cerró) condujo a la división en el CIT de 1991. Caracterizaron este cambio de política y la salida del Partido Laborista como “una amenaza a 40 años de trabajo”. (Para más detalles ver Marxist.net.)

Nuestra experiencia en poner a prueba nuestras ideas en la ex Unión Soviética, incluso en lo que Rusia llama su “extranjero cercano” (Kazajstán, Ucrania, Bielorrusia y otros lugares) sigue siendo invaluable para nuestra Internacional. Niall Mulholland visitó la región después de mi regreso a Londres y sigue los acontecimientos en Ucrania y Kazajstán, entre sus muchas otras responsabilidades. Nuestra Internacional no sólo había comprendido la naturaleza del estalinismo, sino que también fue capaz de explicar las consecuencias de su colapso de manera más rápida y completa que otros.

La década de 1990 fue un período difícil para los marxistas cuando el capitalismo pasó a la ofensiva. A principios de la década de 2000, hubo un resurgimiento de un movimiento internacional contra la globalización. ¿Cómo se desarrolló el CIT en este período?

Estábamos totalmente en desacuerdo con el académico Francis Fukuyama en que la “victoria” del capitalismo en el mundo estalinista significaba que la lucha entre clases había llegado a su fin. Sentimos que se levantaría el peso muerto del estalinismo sobre la conciencia de los trabajadores, lo que ayudaría al desarrollo de nuevas luchas. Pero a diferencia de otros socialistas, no creíamos que reemplazaría la necesidad de sindicatos fuertes, partidos de trabajadores y un liderazgo socialista claro.

Participamos en los grandes movimientos antiglobalización que tuvieron lugar en todo el mundo, desde Seattle a Sao Paulo, de Niza a Génova, de Trivandrum a Quebec. No nos hacíamos ilusiones de que este movimiento amorfo, que aspiraba a representar a una población mundial de más de 6 mil millones de personas en ese momento, pudiera derrotar a los gobiernos capitalistas representados en estas cumbres. Sin embargo, participamos con entusiasmo en estas movilizaciones –ya sea en Gotemburgo, Seattle o Melbourne– y lanzamos un movimiento juvenil socialista con Resistencia Socialista Internacional. Incluso antes de eso, a principios de los años 1990, habíamos tomado la iniciativa de fundar Juventud Contra el Racismo en Europa (YRE) y organizamos la mayor manifestación antirracista internacional en la historia europea con 40.000 participantes el 24 de octubre de 1992 en Bruselas, donde nos reunimos con franceses. camaradas que fundaron la Gauche Révolutionnaire. Incluso con fuerzas modestas, nuestra Internacional ha podido organizar campañas de protesta en todo el mundo cuando los luchadores de clase en varias partes del mundo han sido victimizados. La lucha contra todas las formas de opresión y discriminación, incluidas, por ejemplo, las de las mujeres y las minorías, siempre ha sido una parte importante de la lucha contra el capitalismo y de nuestro trabajo práctico.

Muy importantes para nuestra Internacional fueron los movimientos masivos de trabajadores y jóvenes que se desarrollaron en Europa y Asia. Hacia finales de 1995, por ejemplo, estábamos en las calles de Francia en la poderosa batalla de los trabajadores del sector público contra el gobierno de Chirac/Juppé. En 1997, una huelga general masiva paralizó la economía del “tigre asiático” de Corea del Sur en la primera gran batalla de los trabajadores contra la globalización. Nuestros camaradas en Japón habían proporcionado los fondos necesarios para la intervención del CIT (¡en un país donde simplemente hablar de socialismo era ilegal!).

Durante la “crisis asiática” que se desarrolló rápidamente, seguimos cualquier vínculo que pudimos. A través de Australia, donde teníamos un puñado de miembros del CIT, fuimos a Indonesia mientras la dictadura de Suharto estaba siendo derrocada. Allí nos encontramos con “revolucionarios” que, lamentablemente, no tenían perspectivas de luchar por el socialismo.

En Malasia, donde el movimiento “Reformasi” estaba en pleno apogeo, tuvimos contactos con socialistas (a través de un recluta en Gran Bretaña) que tampoco llegaron a desafiar al capitalismo. De manera similar, los «revolucionarios» en Filipinas a quienes visitamos durante una animada campaña electoral, a pesar de que tenían una base impresionante entre los trabajadores organizados en las vastas fábricas que los rodeaban.

Incluso cuando comenzó el siglo XXI, el capitalismo estaba lejos de estar en auge. Sólo en China, donde hemos visto una forma especial de capitalismo de Estado, todavía hubo un crecimiento sustancial (ahora estancado). Dentro del CIT hubo uno o dos debates sobre este tema, pero nuestra cohesión general y nuestros números se mantuvieron. Se desarrollaron algunas nuevas bases de apoyo en diferentes partes del mundo, entre ellas Estados Unidos.

La crisis financiera de 2007/08 fue otro importante punto de inflexión. Desde entonces, las múltiples crisis del capitalismo han alcanzado niveles sin precedentes. Al mismo tiempo, el movimiento obrero y los marxistas tienen que lidiar con las consecuencias de los reveses del pasado y también con los fracasos y traiciones de nuevas formaciones de izquierda como Syriza y Podemos.

¿Cuáles cree que son los principios centrales del enfoque y análisis del CIT?

Las guerras y las revoluciones son las mayores pruebas a las que se enfrentan las fuerzas revolucionarias, no sólo en términos de mantener su cohesión organizativa sino también en términos de resistir la prueba del análisis y el programa. Estamos convencidos de que hemos superado estas pruebas políticamente, incluso si nuestras fuerzas siguen siendo débiles desde una perspectiva global. Pero tenemos que luchar con las consecuencias de los errores de las organizaciones de masas reformistas y estalinistas del pasado, que no nos han facilitado convencer a los trabajadores y jóvenes para que se unan a nuestras filas.

Sin embargo, nuestro énfasis en la importancia vital de la lucha de la clase trabajadora y la construcción de partidos que luchen según programas socialistas es una condición sine qua non sin la cual no se pueden construir direcciones revolucionarias.

El CIT, en sus 50 años de existencia, se ha adherido al muy arraigado principio de Trotsky de que una verdadera internacional de trabajadores sólo puede reunir fuerzas suficientes para llevar a cabo la transformación de la sociedad mediante el desarrollo de un programa de demandas «transicionales». Con esto se refería a mostrar en cada país cómo las demandas más razonables (sobre salarios, empleo, educación, salud, vivienda, etc.) pueden lograrse y consolidarse sólo haciendo la transición del capitalismo al socialismo.

No es imposible que una transformación socialista pueda llevarse a cabo pacíficamente cuando el peso de los números está abrumadoramente del lado de la clase trabajadora. Se pueden ganar sectores de las propias fuerzas del Estado para que se pongan del lado de la clase trabajadora, especialmente con un llamamiento de clase a sus filas. Pero como hemos visto tantas veces en la historia, la clase dominante no cederá sin luchar si tiene las fuerzas para resistir.

Un partido en el que confíen los trabajadores, con líderes perspicaces sujetos a elecciones y revocaciones inmediatas y que no reciban más que el salario de un trabajador calificado –como el Partido Bolchevique de Lenin y Trotsky– es la única fuerza que puede llevar al fin del conflicto. del capitalismo a escala nacional e internacional.

En las condiciones actuales, un llamado de los trabajadores a llegar al poder en un país provocaría una pradera de revolución exitosa a través de las fronteras. Las fuerzas de nuestra internacional pueden crecer rápidamente – hasta convertirse en una organización de lucha sustancial que desempeñe un papel decisivo en unir las luchas de los trabajadores en todo el mundo para transformar el futuro de la humanidad sobre la base del socialismo y el comunismo.

¿Cuáles cree que son las perspectivas para la construcción del CIT y de una Internacional revolucionaria en la década de 2020?

Las condiciones para construir una Internacional socialista genuinamente revolucionaria de organizaciones de trabajadores pueden ser más difíciles que hace cincuenta años, cuando se lanzó el CIT. Estamos rodeados de guerras, destrucción ambiental y crisis económicas que están radicalizando a muchos jóvenes y trabajadores. Pero aún no se ha desarrollado una comprensión clara de la necesidad del socialismo. Vemos movimientos de masas heroicos que, sin embargo, carecen de un programa y de una dirección experimentada. Pero eso es lo que hace aún más vital la tarea de construir direcciones revolucionarias confiables y abnegadas.

Un análisis claro y previsor y un programa de transición audaz son tan vitales para nuestro tiempo como lo fueron cuando Trotsky decidió lanzar la Cuarta Internacional. La experiencia del estalinismo y de los partidos de la clase trabajadora que implementaron políticas procapitalistas ha afectado gravemente la confianza de los trabajadores y los jóvenes en que se puede llevar a cabo un verdadero cambio socialista. Y esto es justo cuando hay un creciente descontento entre la masa de la población hacia las elites gobernantes. Por lo tanto, nuestra tarea es doble: por un lado, participar en la reconstrucción de las organizaciones de trabajadores en lucha y desarrollar una conciencia de que el socialismo es la respuesta y se puede lograr mediante la acción de masas; por el otro, la construcción de nuestra organización marxista revolucionaria.

Una nueva generación de luchadores de clase entrará en la órbita del CIT en medio de acontecimientos tumultuosos en todo el mundo. Estarán tan decididos como los pioneros de todas las ex internacionales a sentar las bases para la victoria del socialismo verdaderamente internacional.

Hay muchas experiencias que no he tenido espacio para describir aquí: ayudar a pequeños grupos de socialistas en Lisboa o Sevilla en las campañas electorales, viajar para ver a activistas en Copenhague, intervenir con un equipo en una manifestación de tres millones de personas en Roma, discutir con sindicalistas de Osaka. En nombre del CIT, visité Suecia (muchas veces), Noruega, Hong Kong, Escocia y Austria. He participado en los «Días del Socialismo» en Malasia y también en Alemania (más de una vez). Y siempre ha habido mucho trabajo en Inglaterra y Gales en el que participar.

Mi propia experiencia en toda una vida de trabajo revolucionario ha confirmado repetidamente la absoluta corrección de nuestro análisis y programa. Nos apoyamos en los gigantes políticos de la Primera, Segunda, Tercera y Cuarta Internacionales.

facebookShare on Facebook
TwitterTweet

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here