Inicio Capitalismo en Crisis Algo huele muy mal en Chile

Algo huele muy mal en Chile

166
0
Compartir

Por Rucio R.

 

 

Desde hace un tiempo, algo huele muy mal en Chile, lejos están los días donde nos contaban que Chile era el paraíso de Latinoamérica, el más pujante económicamente, el menos corrupto, y mucha gente se compró ese discurso, pasamos de ser los ingleses de Sudamérica a los juagares del pacífico, algunos incluso se atrevieron a decir que Chile era un paraíso, el chico bien portado en un mal barrio, mirando despectivamente a nuestros vecinos.

Sin embargo, todo no pasaba de ser una puesta en escena una muy bien urdida campaña publicitaria, donde la complicidad de la ex concertación negociando con la derecha más reaccionaria, mantenía la escenografía de un pais que miraba el desarrollo muy de cerca.

La verdad siempre puja por salir a la luz y entre la embriaguez del éxito de las cifras macro económicas, de pronto Chile despertó con los pechos desnudos, los puños en alto y sonó fuerte la consigna.

“No son treinta pesos, sino treinta años”

Los $30 de alza en la tarifa del metro fue la gota que rebasó el vaso y toda la presión que venía acumulándose por el negocio de la educación y la salud, la falta de viviendas, las bajas pensiones, el abuso de las colusiones empresariales y una justicia clasista que solo condenaba a los pobres, explotó de norte a sur a lo largo y ancho del territorio, incendiando el espectro social y despertando a la dormida clase trabajadora.

Chile, apareció ante el mundo como lo que en realidad era, uno de los países más desiguales del planeta, con un nivel de abuso abismante por parte de la elite y lo que se creía no existía, apareció en escena, LA CORRUPCION.

Salvo el cuerpo de bomberos, todas las demás instituciones del país están corrompidas.

Carabineros, el ejército, los alcaldes, fundaciones, partidos políticos, parlamentarios, empresarios, todos quien más quien menos se han visto envueltos en mega fraudes.

Dentro de las instituciones menos confiable se encuentra Carabineros de Chile, con casos como el “Paco gate”, los montajes criminales en la macro zona sur de la Araucanía, la complicidad de algunos oficiales y sub oficiales con bandas delictuales y narco traficantes y las miles de víctimas de la brutal represión durante el estallido social, por parte de carabineros, donde se constataron miles de heridos, denuncia de abuso sexual y traumas oculares, producto del disparo de balines y perdigones directo al rostro.

El fin de semana pasado nos sorprendimos con la noticia de un atentado en la macro zona sur de la Araucanía, donde murieron tres carabineros.

Por supuesto que la derecha en pleno salió a pedirle al gobierno, decretar estado de sitio y la concurrencia de los militares, otros pidiendo la renuncia inmediata de la ministra del interior y todo su gabinete y prácticamente, decretar estado de guerra.

Tenemos todo el derecho a desconfiar de este atentado, el historial de carabineros en la zona, con crímenes y montajes es largo. Es curioso que en un lugar donde se ha militarizado y aumentado la presencia de carabineros y fuerzas especiales, ocurra un atentado de estas características, el Ex capitán de carabineros Miguel Toledo, ha venido denunciando desde hace un tiempo, la complicidad de funcionarios de la institución en el robo de madera, auto atentados y otros crímenes ocurridos en la zona.

En estos últimos meses donde cada día aparece un alcalde o algún personaje vinculado a la derecha comprometido en actos de corrupción y malversación de caudales públicos.

La formalización del general en jefe de carabineros por los casos de violación de derechos humanos durante el estallido.

El caso Hermosilla con la corrupción al más alto nivel que involucra hasta al ex presidente fallecido Sebastián Piñera.

Y las próximas elecciones municipales a las puertas, de pronto ocurre este hecho y todo queda en segundo plano

Estos últimos días todo ha girado en torno al “atentado que les costó la vida a los tres carabineros” el monopolio informativo controlado por la clase empresarial y la derecha y ultra derecha en pleno pidiendo declarar estado de sitio, no solo en el sur, también en el norte y el gobierno de Boric dando otro paso más hacia la derecha respaldando al general Yáñez para que no deje su cargo.

Conocemos la historia de la derecha en Chile, sino tuvieron escrúpulos para asesinar a un comandante en jefe del ejército en ejercicio (René Schneider) al comandante Arturo Araya, edecán de Salvador Allende, Al ex general en jefe del ejército Carlos Prat y su esposa.

Para conseguir sus objetivos, no se detienen ante nada así que perfectamente este atentado podemos entenderlo dentro del accionar criminal de la derecha en complicidad con carabineros.

Entonces, tenemos a un cuerpo de policía totalmente corrompido, una derecha en la misma línea, un gobierno pusilánime que cada día otorga más y más concesiones a la elite empresarial y la derecha ultra reaccionaria y unos partidos políticos de “izquierda” entregados a defender el sistema.

Chile ya no puede resistir más este estado de cosas, la verdad debe salir a la luz.

Es tiempo de levantar la voz, de levantar una organización verdaderamente de clase, que defienda los intereses de las y los trabajadores y que luche por derrotar este sistema que no es otra cosa que una degradación permanente de las condiciones de vida de la clase trabajadora, una degradación de la moralidad que nos empuja cada día más a una crisis social sin salida.

Es tiempo de perderle el miedo a la palabra SOCIALISMO, debemos reivindicar una SOCIEDAD SOCIALISTA, equitativa, ecológica, democrática, bajo el control de las organizaciones de la clase trabajadora, donde no tengan cabida, la corrupción, el abuso, la injusticia y la delincuencia.

POR EL FIN DEL CAPITALISMO

COMITÉ POR UNA INTERNACIONAL DE LOS TRABAJADORES  CWI-CIT

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here