Inicio Internacional Polvorín en Oriente Medio

Polvorín en Oriente Medio

104
0
Compartir

Hannah Sell

Secretariado Internacional del CIT

(Imagen: La Guardia Revolucionaria de Irán y las Fuerzas de Defensa de Israel – Fotos: CC)


Durante la mayor parte de abril, Irán e Israel parecieron estar al borde de una guerra total, que podría haber envuelto en llamas a todo Oriente Medio. El mes comenzó con misiles israelíes derribando el consulado iraní en Damasco, matando a dieciséis personas, entre ellas un alto general y otros ocho oficiales de la Guardia Revolucionaria Islámica.

Esta fue una escalada importante con respecto a ataques israelíes anteriores contra fuerzas respaldadas por Irán en Siria, atacando un “territorio” diplomático supuestamente inviolable. Desde el punto de vista del régimen iraní, no haber respondido habría sido una grave señal de debilidad. Por lo tanto, casi dos semanas después, por primera vez Irán atacó directamente a Israel con una andanada de más de 300 misiles y drones. Sin embargo, el aviso previo a los regímenes de la región e, indirectamente, al imperialismo estadounidense e Israel, significó que prácticamente todos los misiles fueron derribados y causaron daños muy limitados. Luego, en lo que parece ser el acto final de este episodio dramático en particular, después de una semana de vacilaciones, el 19 de abril tuvo lugar un ataque de represalia israelí, aparentemente dirigido a una base aérea en el centro de Irán.

Por un lado, esta danza militar es casi una farsa. Un chiste que circulaba entre los iraníes después del bombardeo de Israel era que “muchos israelíes han muerto, de risa”. El ministro de seguridad israelí de extrema derecha, Ben Gvir, fue igualmente mordaz sobre la respuesta de su gobierno cuando tuiteó una palabra al respecto: “tonta”.

Pero, por supuesto, no hay nada divertido en esta danza de la muerte, donde un error de cálculo podría conducir a una escalada mortal. Y aunque por ahora el peligro de un conflicto directo entre dos de las potencias militares más fuertes de la región parece haber disminuido, el horror que sufren las masas palestinas en Gaza continúa sin cesar, al igual que el aumento gradual de las tensiones regionales que ha estado teniendo lugar durante los últimos seis meses. Si bien el polvorín de Oriente Medio no quedó envuelto en llamas en abril de 2024, sigue siendo inherentemente combustible.

Sin embargo, el hecho de que la enorme brutalidad del ataque de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) contra Gaza no haya resultado hasta ahora en una guerra regional total refleja los intereses de las diferentes potencias regionales e imperialistas. Es sorprendente hasta qué punto las diferentes fuerzas involucradas, aparte de los elementos de extrema derecha del gobierno israelí, van a intentar mantener el conflicto dentro de límites e impedir una escalada cualitativa.

Miedo a las masas

Una razón, que todos los diferentes actores tienen en común, es un miedo profundamente arraigado a despertar al gigante actualmente dormido que podría derribarlos a todos: la clase trabajadora y los pobres de Medio Oriente. Los levantamientos árabes y norteafricanos de hace trece años están grabados en la memoria de todas las elites gobernantes y las potencias imperialistas. Ni el régimen teocrático de Irán ni el gobierno de Israel se vieron directamente afectados por la «Primavera Árabe», aunque tuvo eco en el movimiento por los costes de la vivienda en Israel a finales de 2011. Sin embargo, desde entonces ambos se han visto sacudidos por grandes movimientos, lo que demuestra gráficamente la superficialidad de las bases sociales sobre las que se apoyan.

Si bien, por ahora, el régimen iraní ha logrado reprimir las enormes protestas que sacudieron el país en 2022 y principios de 2023, el descontento masivo con el régimen sigue siendo generalizado. Una encuesta del gobierno iraní filtrada a la BBC, por ejemplo, mostró que el apoyo a la separación de religión y Estado había aumentado del 31% en 2015 al 73% actual.

La ira contra la dictadura teocrática encontró un medio de expresión en las elecciones nacionales del 1 de marzo de este año. La participación fue del 41%, la más baja desde 1979, y muchos votantes boicotearon conscientemente en protesta por el control total del régimen sobre quién podía presentarse como candidato. Otro 5% de los votos emitidos fueron anulados. En última instancia, en la raíz de la creciente fragilidad de la base social del régimen están las crecientes dificultades económicas. La inflación ha estado en el 40% durante los últimos tres años, devastando los niveles de vida. Si bien unos pocos culparán enteramente al imperialismo estadounidense y a las sanciones internacionales, un número creciente culpa al régimen.

La base social del gobierno israelí también es extremadamente limitada. Durante los seis meses anteriores al 7 de octubre, el país estuvo sumido en un gigantesco movimiento antigubernamental. Inevitablemente, esto se vio interrumpido tras los ataques de Hamás, y el gobierno pudo movilizar a la mayoría detrás del ataque contra Gaza. No obstante, el primer ministro Benjamín Netanyahu sigue siendo extremadamente impopular: las encuestas del mes pasado mostraron que el 57% de los israelíes piensa que su desempeño durante los últimos seis meses es “malo o muy pobre”. Sólo el 4% de la población judía israelí cree que es una fuente fiable de información sobre la guerra en Gaza. La mayoría quiere celebrar elecciones generales este año para destituirlo de su cargo.

El imperialismo estadounidense, respaldado por otras potencias occidentales, ejerció una enorme presión sobre Netanyahu para tratar de impedir que la respuesta militar israelí a Irán fuera de una escala que hubiera conducido a un contraataque. Sin embargo, no fue sólo la presión externa la que detuvo al gobierno israelí. Una encuesta realizada por la Universidad Hebrea de Jerusalén en los días posteriores al ataque de Irán encontró que el 52% se oponía a una respuesta militar. No podría estar más claro que el ya impopular gobierno de Netanyahu habría sido odiado por los israelíes si hubiera escalado hacia la guerra con Irán en estas circunstancias.

Presión imperialista

Sin embargo, no hay duda de que la presión de las potencias imperialistas jugó un papel central. La misma encuesta de la Universidad Hebrea mostró que un enorme 74% se oponía a un contraataque si socavaba la alianza de seguridad con Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Jordania y Arabia Saudita: todos los cuales ayudaron a derribar los misiles iraníes. El presidente estadounidense Biden estaba dejando claro que un ataque grave lo habría provocado, al tiempo que confirmaba su compromiso “férreo” con Israel.

La presión de Estados Unidos sobre el gobierno israelí para que no intensifique un conflicto directo con Irán ha sido cualitativamente mayor que sus súplicas, mucho más limitadas, de no “ir demasiado lejos” en Gaza. Es cierto que, para limitar las posibilidades de una escalada regional, y también porque Biden está sintiendo la presión del creciente sentimiento pacifista entre muchos en Estados Unidos (en particular, las campañas estudiantiles que se extienden por las universidades estadounidenses y los ‘no’ Votos de protesta «comprometidos» en las primarias demócratas: Biden ha comenzado a ejercer presión pública sobre Netanyahu sobre Gaza. Está realizando un acto de equilibrio. Más recientemente, ha introducido sanciones en gran medida simbólicas contra el batallón ultraortodoxo Netzah Yehuda de las FDI, culpable de abusos contra los derechos humanos en Cisjordania. Sin embargo, al mismo tiempo la esencia de su posición, y detrás de ella el imperialismo estadounidense, sigue siendo respaldar a Israel, como el aliado más importante de Estados Unidos en la región. La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha acordado 26.000 millones de dólares en ayuda militar para Israel.

Ahora hay rumores generalizados de que, “a cambio” de una respuesta discreta a Irán, Biden podría incluso haberle dado luz verde a Netanyahu para algún tipo de ataque contra Rafah. Se han convocado dos unidades de reserva adicionales de las FDI y Egipto está construyendo un tercer “campamento de tiendas de campaña” en su lado de la frontera, para estar listo para proporcionar nuevos recintos penitenciarios para quienes huyen de la Franja. El número de unidades de las FDI todavía está muy por debajo de las 28 que había en Gaza en el momento álgido de la guerra, lo que tal vez indique algo menos que una ofensiva total contra Rafah, pero cualquier tipo de ataque terrestre sería una catástrofe para los 1,4 millones de personas. Los habitantes de Gaza se refugian actualmente allí, muchos de los cuales han huido de la devastación total en el resto del territorio. Nada podría dejar más claro que a ninguna de las potencias regionales o globales que tienen intereses en juego en este “Gran Juego” del siglo XXI les importa un ápice las vidas de las masas palestinas. Cada uno sólo está interesado en defender su propio prestigio y ganancias.

¿Qué “gran juego” está jugando el imperialismo estadounidense?

El imperialismo estadounidense sigue siendo el actor más poderoso en el teatro de operaciones de Medio Oriente, como lo es a nivel mundial. Como explica Hannah Sell en la página seis, está en relativo declive y ya no puede “tomar las decisiones”, pero sigue siendo la potencia global más fuerte. De hecho, fueron los acontecimientos en Oriente Medio, comenzando con la invasión de Irak por el imperialismo estadounidense en 2003, los que marcaron tanto el apogeo de la arrogancia estadounidense tras el colapso del estalinismo como la primera demostración gráfica de los límites de su poder. El imperialismo estadounidense había considerado a Irak como una fuente de inestabilidad en Medio Oriente desde la Guerra del Golfo de 1991. Sin embargo, si bien derrocar a Saddam Hussein en 2003 resultó fácil, consolidar un régimen títere estable que actuara en interés del imperialismo estadounidense fue una cuestión completamente diferente. En cambio, Irak ha sufrido ocupación, medio millón de muertos, guerra civil, una insurgencia del ISIS y desintegración social. Como explica Christine Thomas en su artículo sobre el aniversario de la OTAN, lejos de traer un “Nuevo Orden Mundial” de paz y democracia capitalista, el breve período de dominio total del imperialismo estadounidense condujo a una crisis, inestabilidad y guerra crecientes.

Cuando Barack Obama asumió la presidencia de Estados Unidos en 2009, comenzó a retirar tropas de Irak. Su política exterior se caracterizó por un intento de “pivote” económico y militar hacia Asia, mientras el imperialismo estadounidense intentaba contrarrestar la creciente fuerza de China. En términos generales, éste ha sido el enfoque deseado por el imperialismo estadounidense desde entonces. Sin embargo, mientras Donald Trump, como presidente, alimentó imprudentemente los conflictos mundiales bajo el descarado lema de «Estados Unidos primero», Biden se ha esforzado por ser un defensor confiable de los intereses del imperialismo estadounidense dentro de un sistema de relaciones internacionales «basado en reglas», lo que ha requerido responder a las crecientes crisis en todo el mundo, y no menos importante tratar de contener la crisis actual en Medio Oriente.

Desde sus inicios, Israel ha actuado como un baluarte de apoyo en la región al imperialismo occidental, particularmente a Estados Unidos. Por muy frustrante que Biden pueda encontrar el actual gobierno israelí, el imperialismo estadounidense no está dispuesto a abandonar su posición histórica. Es cierto que hoy Oriente Medio ya no es tan vital para el suministro de petróleo de Estados Unidos como lo fue antes. El desarrollo del esquisto y el fracking ha significado que durante los últimos seis años los propios Estados Unidos hayan sido el mayor productor mundial de petróleo crudo y se hayan convertido en exportadores de petróleo. Sin embargo, Oriente Medio sigue siendo responsable de alrededor de un tercio de la producción mundial de petróleo crudo y, junto con sus rutas marítimas y terrestres para grandes cantidades de otros bienes, especialmente en el contexto de la guerra de Ucrania que interrumpió los suministros, sigue siendo crucial para la economía mundial. y no puede ser ignorado por el imperialismo estadounidense.

El derrocamiento del régimen iraquí liderado por Estados Unidos en 2003 aumentó el peso militar de Irán en la región. Hoy en día, el imperialismo estadounidense considera que Irán, con su “eje de resistencia”, es la principal fuente de inestabilidad regional. Muchos regímenes árabes suníes están de acuerdo, aunque el estado de ánimo de las masas árabes –que consideran que Irán se enfrenta a Israel– limita su capacidad de decirlo abiertamente. Erdogan, presidente de Turquía –la potencia militar más fuerte de la región y miembro de la OTAN– ha combinado hasta ahora la retórica pro palestina con una silenciosa continuación de los “negocios normales” con Israel. En 2023, Turquía exportó bienes y servicios por valor de 5.400 millones de dólares a Israel, sólo un poco menos que sus exportaciones a Irán. Sólo ahora, desesperado por apuntalar su base interna, Erdogan ha tomado medidas para introducir algunas sanciones contra Israel.

Para Estados Unidos, sin embargo, tratar de derrocar militarmente al régimen iraní después de los desastres en Irak y Afganistán no ha estado ni remotamente en la agenda, aunque apoya a la oposición capitalista pro occidental dentro del país. Por lo tanto, fue de interés para el imperialismo estadounidense cuando Obama presidió el acuerdo nuclear con Irán de 2015, en virtud del cual Irán acordó no tomar medidas para desarrollar armas nucleares a cambio del levantamiento de las sanciones. En 2018, Trump se retiró del acuerdo nuclear y volvió a imponer sanciones. Pero las consecuencias de la imprudencia de Trump están lejos de ser el único factor que ha cambiado desde entonces. El acuerdo de 2015 fue acordado con los cinco miembros del consejo de seguridad de la ONU, incluidos Rusia y China. De hecho, fue Rusia la que compró el combustible nuclear de Irán, lo que generó esperanzas en Washington de que Putin estuviera cada vez más dispuesto a actuar en interés del “orden mundial” (todavía dirigido, por supuesto, por el imperialismo estadounidense).

Ahora el mundo se ve muy diferente. Biden parece haber esperado poder restablecer el acuerdo nuclear, pero no ha podido hacerlo. Ahora nos encontramos en un mundo multipolar, en el que las potencias mundiales en competencia respaldan cada vez más a diferentes bandos en el conflicto de Oriente Medio. La guerra regional en Medio Oriente ciertamente no beneficia al régimen chino. Sin embargo, la rivalidad de China con el imperialismo estadounidense significó, por ejemplo, que cuando se anunciaron nuevas sanciones occidentales contra Irán después del ataque a Israel, las exportaciones de petróleo iraní alcanzaron un máximo de seis años porque China estaba comprando suministros (¡con descuento, por supuesto!).

Aún así, en esta etapa el imperialismo estadounidense sigue siendo, con diferencia, la potencia militar más fuerte del planeta. Ha desplegado su poderío, incluidos dos portaaviones, en Medio Oriente durante los últimos seis meses. Sus objetivos son respaldar al régimen israelí y evitar una escalada hacia una guerra regional. Hasta ahora prácticamente lo ha conseguido. Mientras tanto, más de 34.000 palestinos han muerto y el horror en Gaza continúa sin disminuir.

La potencial superpotencia de la calle

Para todos los pueblos del Medio Oriente, el capitalismo siempre ha significado sufrimiento, inestabilidad y guerra. La única manera de salir del horror es que la clase trabajadora y los pobres de la región derroquen el orden existente, abriendo el camino para la construcción de una nueva confederación socialista de Medio Oriente, que podría brindar paz, derechos nacionales y prosperidad para todos.

Hace trece años, la Primavera Árabe dejó entrever el poder potencial de las masas de Oriente Medio para construir un mundo nuevo. En última instancia, esos movimientos revolucionarios fueron derrotados porque la clase trabajadora de los diferentes países carecía de partidos propios con un programa para la transformación socialista de la sociedad. No obstante, aterrorizaron a los regímenes árabes, que se vieron obligados a otorgar temporalmente enormes concesiones ante los levantamientos. En marzo de 2011, por ejemplo, los subsidios totales a los combustibles para las poblaciones de los países árabes casi se duplicaron hasta alcanzar los 300.000 millones de dólares, el 7,5% del PIB. En Egipto, los precios del pan se mantuvieron en unos pocos centavos la barra, mientras que Kuwait ofreció alimentos gratis durante 14 meses.

La Primavera Árabe se extendió como la pólvora. Cuando la clase trabajadora de cualquier país de Medio Oriente vaya más allá y dé pasos decisivos hacia el socialismo, encenderá un movimiento en toda la región que eclipsará esos levantamientos. La clase trabajadora de todo el mundo, incluidos Estados Unidos y Gran Bretaña, también se sentiría enormemente inspirada.

La última vez, la “superpotencia potencial de la calle” carecía de una forma organizada de masas y de un objetivo político claro. Fundamentalmente, si bien la clase trabajadora estaba a la vanguardia del movimiento, no lideraba decisivamente la lucha a través de sus propias organizaciones, incluidos sus propios partidos de masas. Durante cincuenta años, el Comité por una Internacional de los Trabajadores ha estado luchando por este programa y explicando por qué es ahora más relevante que nunca. Construir esos partidos con un programa para la transformación socialista de Medio Oriente y el mundo es la tarea clave para el futuro.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here