Inicio Comité por una Internacional de los Trabajadores DÍA DE MAYO 2024 – ¡Por la solidaridad mundial de la clase...

DÍA DE MAYO 2024 – ¡Por la solidaridad mundial de la clase trabajadora contra la guerra capitalista!

94
0
Compartir

(Imagen: Un piquete reciente de NIPSA. Carmel Gates, secretaria general de NIPSA y partidaria de Left Militant -Militante de Izquierda)

El Comité por una Internacional de los Trabajadores ofrece saludos revolucionarios y extiende la mano de solidaridad a los millones y miles de millones de trabajadores y jóvenes en todo el mundo este Primero de Mayo.

Durante el año pasado, las mejores tradiciones de la lucha obrera han seguido encontrando nuevas expresiones. En Gran Bretaña, Francia, Alemania y Estados Unidos se han producido huelgas importantes. El 18 de enero tuvo lugar una “huelga general” de un día de duración en Irlanda del Norte. Todas estas acciones han ayudado a poner en actividad nuevas capas combativas y en muchos casos pueden actuar como un trampolín para construir una oposición de izquierda en los sindicatos contra las burocracias conservadoras gobernantes, que están cada vez más fuera de contacto con las necesidades apremiantes de la clase trabajadora.

En Argentina un millón de personas han salido a las calles para oponerse a los recortes en la educación. En Myanmar el régimen militar está a la defensiva, mientras que en Senegal un intento de golpe de Estado “legal” fue derrotado por protestas masivas. Los campus universitarios de todo Estados Unidos están siendo ocupados por miles de estudiantes que se oponen al respaldo del gobierno estadounidense a la guerra del Estado de Israel contra el pueblo de Gaza. Como en otros países cuyos gobiernos capitalistas respaldan la guerra, los manifestantes enfrentan una severa represión y falsas acusaciones de antisemitismo.

Las guerras que azotan el mundo, la militarización cada vez más profunda de la sociedad y el gasto astronómico en armas son la mayor crítica al capitalismo mundial y al futuro sombrío que ofrece a la humanidad. Las guerras continúan en Ucrania y Sudán. El conflicto ha estallado nuevamente en la República Democrática del Congo. En venganza por el ataque del 7 de octubre, el Estado de Israel ha desatado un infierno sobre los palestinos, reduciendo la franja de Gaza a escombros, provocando hambrunas y matando a más de 25 veces el número de israelíes que murieron el año pasado. Horrores inimaginables, aún por revelar, se insinúan en el descubrimiento de fosas comunes en dos de los hospitales de Gaza. El imperialismo estadounidense está financiando gran parte de esta carnicería, ya que acaba de aprobar un llamado proyecto de ley de “ayuda” por valor de 95 mil millones de dólares para armar a Ucrania, Israel, pero también a Taiwán, mientras la clase dominante estadounidense mira hacia los posibles conflictos del futuro. Se estima que el 14% de la población mundial vive a cinco kilómetros de una zona de conflicto.

En el transcurso de 2023, el gasto mundial en defensa aumentó un 9% hasta un récord de 2,2 billones de dólares. Los fabricantes de armas están obteniendo beneficios récord. Las alianzas de “defensa”, como la OTAN, se han ampliado. Ejercicios militares provocativos, como el de la semana pasada entre Estados Unidos y Filipinas en el Mar de China Meridional, o incursiones aéreas chinas cerca de Taiwán, se llevan a cabo con creciente regularidad. La expansión o reintroducción del servicio militar obligatorio está siendo inyectada en los debates nacionales por sectores de las clases dominantes. Muchos sectores de la clase trabajadora, la juventud y las masas pobres de todo el mundo miran con disgusto esta muerte, destrucción y sufrimiento. Incluso en Ucrania, el gobierno de Zelensky lucha por cumplir sus objetivos de reclutamiento.

Esto ocurre en un contexto de tensiones intensificadas entre las potencias rivales y luchas por la influencia en una región tras otra. Esto se suma a una peligrosa combinación de una situación económica inestable en la que los niveles de vida han caído en todo el mundo, a veces drásticamente como en Nigeria, mientras los estrategas capitalistas temen nuevos shocks y crisis económicas. Al mismo tiempo, los efectos del cambio climático son cada vez más visibles e impactan en la vida cotidiana. Las tensiones en la sociedad están llevando a los gobiernos a convertir a las minorías y a los inmigrantes en chivos expiatorios de los males de la sociedad capitalista y, en algunos casos, a intentar atacar los derechos de las mujeres y las personas LGBTQ+ en un intento de movilizar apoyo en cuestiones “culturales”.

En 2024, más de la mitad de la población mundial habrá tenido la oportunidad de votar, una cifra récord. Pero en casi todos los países donde se celebrarán elecciones hay poco entusiasmo por los partidos procapitalistas que se ofrecen. El entusiasmo, al igual que la participación, puede caer a nuevos mínimos a medida que se desarrollan estas elecciones. En Gran Bretaña puede haber esperanzas de que una victoria laborista ponga fin al visible declive del país, pero éstas no durarán mucho, ya que un gobierno laborista trabajará para salvaguardar el capitalismo. Si Modi gana las actuales elecciones indias en términos de escaños parlamentarios, es casi seguro que su partido no obtendrá la mayoría de votos. Como reflejo de la frustración y la ira de los trabajadores y jóvenes de todas partes, la inestabilidad política continúa reinando entre los representantes políticos del capitalismo. La debilidad actual de las fuerzas socialistas puede darle a la derecha populista la oportunidad de explotar esta ira, pero sus políticas pueden provocar una reacción violenta, como vemos comenzando en Hungría. En particular, una victoria de Trump en las elecciones estadounidenses de noviembre aumentará la inestabilidad tanto en el propio país como a nivel internacional, una inestabilidad que puede ayudar a crear nuevos movimientos.

Las guerras y el rearme están avanzando en la agenda. Los socialistas sostienen que sólo la clase trabajadora puede poner fin al belicismo del capitalismo. Se necesita urgentemente un programa de clase independiente contra todas las guerras capitalistas. Se deben crear acciones de clase independientes, incluidas acciones de huelga para impedir los envíos de armas, para detener las máquinas de guerra de las clases capitalistas. La lucha contra la guerra debe dar nueva energía a la lucha más amplia para construir sindicatos militantes y democráticos y crear nuevos partidos de trabajadores que puedan desafiar y, en última instancia, expulsar a los políticos capitalistas belicistas. Se debe enseñar nuevamente a las clases dominantes capitalistas que la guerra es a menudo la partera de la revolución.

Este año el CIT celebra su cincuentenario. Este Primero de Mayo esperamos con confianza que una nueva generación de jóvenes y activistas de la clase trabajadora se ganen para las ideas del socialismo y el marxismo y se unan a la lucha por un futuro socialista donde la guerra y todo el sufrimiento que conlleva quede desterrado para siempre.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here