Inicio Internacional BOLIVIA – Intento de golpe fallido

BOLIVIA – Intento de golpe fallido

155
0
Compartir

Tony Saunois.

Secretario del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

(Imagen: El presidente de Bolivia, Luis Arce. Foto: Casa de América)

Bolivia se ha visto una vez más sumida en una crisis política con un intento de golpe de Estado el miércoles 26 de junio. Como reflejo de las poderosas tradiciones revolucionarias, la principal confederación sindical, la COB, rápidamente declaró una huelga general indefinida. El intento de golpe pareció fracasar después de sólo tres horas y cuando los trabajadores y otras personas salieron a las calles en protesta. La turbulenta y convulsa historia de Bolivia se refleja en 190 golpes militares o levantamientos revolucionarios desde la independencia en 1825.

Sin embargo, no parece claro qué fuerzas estuvieron realmente involucradas. El gobierno del presidente Luis Arce del MAS ha girado aún más hacia la derecha desde que finalmente reemplazó al gobierno del MAS liderado por Evo Morales después de que fuera derrocado por un golpe respaldado por Estados Unidos en 2019. Morales huyó del país en lugar de liderar una lucha de masas contra el régimen de élite racista, blanco y mestizo, que lo derrocó. Luis Arce asumió el cargo el 8 de noviembre de 2020 después de haber derrotado al régimen respaldado por la derecha que derrocó a Morales. Arce, un economista formado en Oxford, recién regresó al país en 2020.

Ahora tanto Morales como Arce se han visto envueltos en una lucha ya que ambos han declarado su intención de presentarse a la presidencia en 2025 como candidato del MAS.

Desde que fracasó el golpe, 17 golpistas han sido arrestados, incluido su líder, el general del ejército Juan José Zúñiga, y el contraalmirante Juan Arnez Salvador, jefe de la marina en un país sin salida al mar durante 140 años desde que perdió una guerra con Chile. Las fuerzas militares intentaron apoderarse del palacio gubernamental, Palacio Quemado.

Zúñiga parece haber sido despedido por el gobierno un día antes, lo que, según informes, aceptó de buena gana como un leal “soldado de la patria”. Desde entonces, los partidarios de Morales y la oposición de derecha han alegado que el golpe fue instigado con el apoyo de Arce en un intento de “autogolpe” para consolidar su régimen en el poder. En el pasado, tales acusaciones habrían parecido fantasiosas, pero en la era actual de inestabilidad y polarización, tal afirmación no puede simplemente descartarse.

A pesar de girar más hacia la derecha y provocar luchas de los trabajadores y otros, el gobierno de Arce ha presidido ataques contra la clase trabajadora mientras la economía entraba en crisis provocada en parte por una caída masiva en la producción y las exportaciones de gas, mientras que, al mismo tiempo, también chocaba con los intereses del imperialismo occidental mediante mayores vínculos con China.

Nuevos descubrimientos han llevado a Bolivia al primer puesto de países con depósitos de litio, crucial para la producción de baterías para automóviles eléctricos. En junio llegó a un acuerdo con el conglomerado nuclear estatal ruso Rosaton y la empresa china Citic Guoan para extraer 45.000 toneladas de litio. Entre enero y noviembre de 2022 Bolivia solo extrajo 635,5 toneladas. Citi Guoan está considerando producir baterías de litio y vehículos eléctricos en Bolivia, lo que tendría un efecto significativo en el desarrollo de alguna industria en el país. Acontecimientos que también aumentarían las tensiones con las potencias imperialistas occidentales.

Las movilizaciones que tuvieron lugar contra el golpe ilustraron que, a pesar del giro derechista del gobierno de Arce, la clase trabajadora y la masa de la población indígena, mayoritaria en Bolivia, no están dispuestas a aceptar un retroceso a la represión y la discriminación. que era muy común en Bolivia antes de que Morales llegara inicialmente al poder. Lo mismo ocurre en la mayor parte de América Latina en esta etapa. Sin embargo, esto no significa que no se producirá represión y un eventual recurso a regímenes militares o bonapartistas si la clase trabajadora y las masas amenazan los intereses y el gobierno de la clase capitalista. El intento de golpe en Bolivia ilustra la necesidad de una lucha para romper con el capitalismo y establecer un gobierno de la clase trabajadora y los oprimidos sigue siendo una necesidad crucial.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here