Inicio Internacional La resolución de la ONU sobre el genocidio de Srebrenica y la...

La resolución de la ONU sobre el genocidio de Srebrenica y la hipocresía occidental

93
0
Compartir

20 de junio de 2024

Mira Glavardanov. Serbia.

(Imagen: Fosas de la masacre de Srebrenica. Foto: Wikimedia)

El 23 de mayo de 2024, la Asamblea General de la ONU adoptó una resolución que designaba el 11 de julio como «Día Internacional de Reflexión y Conmemoración del Genocidio de Srebrenica de 1995». La resolución fue redactada por Alemania. Ochenta y cuatro países votaron a favor, incluidas todas las potencias imperialistas occidentales. Diecinueve países votaron en contra, entre ellos China, Rusia, Cuba y Serbia, y sesenta y ocho países se abstuvieron. La polarización según las líneas geopolíticas era evidente.

La resolución hace referencia a la mayor tragedia ocurrida durante las guerras civiles yugoslavas de los años noventa. Tuvo lugar en la ciudad bosnia de Srebrenica, donde unidades serbobosnias, dirigidas por el posteriormente condenado criminal de guerra Ratko Mladić, masacraron a 8.372 hombres y niños bosnios musulmanes, soldados y civiles.

Ningún país que votó la resolución negó el trágico suceso y todos los países lo condenaron. Sin embargo, la polarización de la votación sacó a la luz intereses y motivaciones divididos y la naturaleza corrupta del proceso y de las instituciones, que no son ni pueden ser independientes de los intereses capitalistas nacionales y regionales.

El principal punto de discordia fue el uso desigual e incoherente de la palabra «genocidio» para etiquetar las numerosas y horribles masacres de la historia. El delegado de Namibia, por ejemplo, explicó su intención de abstenerse afirmando que «la amnesia selectiva se está convirtiendo rápidamente en la norma en todo el mundo, donde lo que hacen nuestros enemigos designados es genocidio pero cuando nosotros o nuestros aliados hacemos lo mismo, no es genocidio». Se puede pensar en muchos ejemplos históricos, pero no tenemos que mirar muy lejos cuando un evidente genocidio de los palestinos se ha estado desarrollando ante nuestros ojos durante los últimos nueve meses, con la complicidad de las mismas potencias occidentales que votaron a favor de la resolución sobre Srebrenica.

Es evidente que, sea cual sea la motivación para adoptar la resolución en este momento, no obedece a una auténtica preocupación por la justicia o por las víctimas. Tampoco es un intento de reconciliación entre serbios y bosnios u otras nacionalidades balcánicas. Desde la desintegración de Yugoslavia en 1991, el papel del imperialismo occidental en los Balcanes ha sido sembrar divisiones y apoyar a dirigentes nacionalistas y corruptos que han estado dispuestos a abrir su país a la explotación del capital occidental. Unos pueblos balcánicos unidos que planifiquen democráticamente su propia economía en beneficio de los trabajadores es la pesadilla de las potencias imperialistas.

De hecho, la resolución ha tenido el mismo efecto divisorio en todos los Balcanes. Es comprensible que los musulmanes bosnios que perdieron a sus seres queridos en Srebrenica la acogieran con los brazos abiertos, desesperados por que se haga justicia y se reconozca la magnitud del crimen cometido. En algunos casos, podría haber aumentado la confianza en los «aliados occidentales», aunque los acontecimientos de Gaza son sin duda un factor que complica la situación. Sin embargo, cualquier confianza en los «aliados occidentales» es desafortunada porque la «alianza» con el imperialismo occidental no ha hecho más que llevar al pueblo bosnio al borde de la pobreza y a ella.

En Serbia, la resolución tuvo un efecto contrario: confirmó la profunda desconfianza hacia Occidente. En las guerras de los años 90 se consideraba que Occidente apoyaba injustamente a los oponentes serbios; desde entonces se considera que siempre socava los «intereses serbios». Sin duda hay algo de verdad en esto, pero no deja de alimentar la profunda reacción que aún existe en el país. El disgusto que se siente por el imperialismo occidental no se traduce en anticapitalismo, sino en más nacionalismo y en mirar hacia el imperialismo ruso o chino como alternativa. El imperialismo occidental también da munición al corrupto gobierno nacionalista de derechas, para ser perpetuamente «el salvador» del pueblo serbio, cuando en realidad ha sido todo lo contrario. Serbia es uno de los países más pobres de Europa, con los salarios más bajos y los precios más altos de los alimentos y otros bienes. Una enorme cantidad de la riqueza nacional se despilfarra en proyectos de vanidad megalómanos del presidente Vučić, al mismo tiempo que se da vía libre al capital extranjero, tanto occidental como chino, para saquear los recursos naturales y superexplotar a los trabajadores con salarios bajos.

Durante la guerra, Vučić fue conocido por haber dicho que «100 musulmanes serán asesinados por un serbio». Hoy, como presidente, continúa con la misma agenda nacionalista responsable del crimen de Srebrenica. Sin embargo, para ocultar la responsabilidad de la desastrosa política nacionalista de los últimos 30 años, de la que Vučić fue parte integrante, ha cambiado cínicamente la narrativa que descarga la responsabilidad sobre todo el pueblo, acusando a la ONU de declarar a los serbios «nación genocida». Como «salvador» nacional, lució una bandera serbia en la Asamblea General de la ONU y argumentó en contra de la resolución. La actuación iba dirigida al pueblo serbio en su país, con el objetivo de salvar su propio régimen.

El espectáculo continuó a su regreso a casa, con una gran concentración convocada para «mostrar la unidad de Serbia y la Respublika Srpska» («República Serbia», entidad de Bosnia y Herzegovina, reconocida en 1995 por los Acuerdos de Dayton). Vučić habló de los «días más duros a los que aún se enfrenta el pueblo serbio». El objetivo de la reunión era «mostrar músculos» y enviar un mensaje de una posible unidad política de Serbia y la República Srpska, lo que significaría la ruptura de Bosnia, como represalia por la resolución de la ONU. La reunión no fue tan grande como se pretendía, fue un fracaso, pero aún así fue capaz de provocar escalofríos en los frágiles Balcanes.

¿Reconciliación bajo el capitalismo?

La reconciliación entre los pueblos balcánicos no puede lograrse bajo el capitalismo. Los Balcanes son una región con una inmensa variedad y mezcla de grupos étnicos, en una superficie relativamente pequeña. Durante siglos ha sufrido las ocupaciones extranjeras y el imperialismo, así como las ambiciones expansionistas de los países balcánicos. Las competiciones nacionales capitalistas, casi siempre respaldadas por las grandes potencias imperialistas, prosperan a base de conflictos fabricados y «odios ancestrales» entre grupos étnicos. Sin embargo, la mayoría de los países balcánicos vieron una alternativa al capitalismo, con experiencias muy diferentes. Aunque el estalinismo no era el verdadero socialismo, los Balcanes vislumbraron cómo sería la cooperación socialista. Sobre todo en la multiétnica Yugoslavia, que tenía un sistema algo diferente al de los regímenes estalinistas más opresivos de Europa del Este, con la mejor calidad de vida de la región y una coexistencia étnica pacífica durante un tiempo, aunque seguía siendo un sistema dirigido burocráticamente.

Como en el resto del mundo tras la caída del Muro de Berlín y la restauración del capitalismo, existe una gran confusión política en los Balcanes, más aún teniendo en cuenta su historia de colonización, guerra, estalinismo y la actual vuelta al estatus neocolonial. Las fuerzas socialistas de masas podrían dirigir los sentimientos antioccidentales hacia la lucha contra el capitalismo y el nacionalismo, y por un socialismo genuino, pero necesitan construirse y deben coordinarse en toda la región. Existen ejemplos de este tipo, pero en la actualidad son muy reducidos. Esas fuerzas podrían aprovechar la experiencia del pasado, tomar lo bueno y aprender de los errores.

Unos Balcanes socialistas, que tomaran las riendas de la economía en manos de la propiedad y la gestión públicas democráticas, como parte de la Europa y el mundo socialistas, sobre una base de libertad e igualdad entre los diferentes pueblos, y libres de la opresión y el imperialismo, perderían cualquier motivo para el «odio» étnico o el expansionismo territorial. Las limpiezas étnicas y los genocidios pasarían a las páginas oscuras de la historia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here