Inicio Internacional Francia: La revuelta de los chalecos amarillos cambia todo

Francia: La revuelta de los chalecos amarillos cambia todo

261
0
Compartir

Leïla Messaoudi, Gauche Révolutionnaire (CIT en Francia)

El movimiento de los «chalecos amarillos» en Francia ha involucrado a cientos de miles de personas en manifestaciones, bloqueos de rotondas, carreteras principales y cabinas de peaje en todo el país, en las grandes ciudades y en el campo. Comenzó a mediados de noviembre, ni siquiera se detuvo durante la temporada festiva, y aún no ha terminado

Oficialmente, según el gobierno, 85.000 personas salieron a la calle el 12 de enero de 2019 – el doble en relación al  sábado anterior.

Se prepararon planes para los siguientes sábados para realizar movilizaciones, demostraciones o acciones a nivel local por parte de grupos de chalecos amarillos en todo el país y, los domingos, ¡demostraciones de mujeres de los chalecos amarillos!.

Se ha abierto una crisis social y política. Las razones originales por las que la gente participó en las primeras acciones no se han resuelto en absoluto. Y Macron está bajo una presión muy fuerte desde abajo.

El movimiento de los chalecos amarillos es una revuelta social contra Macron y lo que él representa. En el corazón de esto están los trabajadores inseguros y ocasionales, trabajadoras a tiempo parcial, pequeños agricultores, desempleados. Hartos de los aumentos de precios del petróleo, la energía, los alimentos, etc., se rebelaron por los regalos para los más ricos de la sociedad mientras el resto de la población nada recibía, disgustados por la corrupción del gobierno y la falta de democracia, no están listos para dejar la pelea.

Esto es especialmente porque, día a día, Macron y su gobierno están mostrando su increíble arrogancia hacia «los de abajo». Justo antes de la manifestación el sábado  12  de enero de Macron los presentaba como “aquellos franceses que no tienen el gusto por hacer un esfuerzo”. A pesar de lo que hagan los principales medios de comunicación para presentar el movimiento del chaleco amarillo como un movimiento violento, sin educación, de personas salvajes, cada semana las encuestas muestran un gran nivel de apoyo (55%) entre la población para la ola «amarilla».

La naturaleza del movimiento.

Las capas de personas involucradas en el movimiento del chaleco amarillo se han convertido en una especie de levantamiento contra Macron y la sociedad. En las rotondas, en las demostraciones y acciones, están dando todos sus recursos personales. Algunos han renunciado a sus trabajos, otros se están manifestando los sábados, domingos y haciendo todas las actividades y protestas… su energía ha sido el combustible del movimiento. Pero después de dos meses, todo esto no es suficiente y el movimiento ya no crece.

Las dificultades para coordinar y decidir colectivamente no han permitido aclaraciones políticas dentro del movimiento acerca de su programa, excepto en algunas regiones donde se crearon asambleas generales durante el primer mes. En algunas áreas, se ha llevado a cabo una acción conjunta con sindicatos o trabajadores frente a sus lugares de trabajo. Pero a nivel nacional, la ausencia del movimiento obrero organizado en forma de sindicatos es un fracaso clave en la capacidad del movimiento para extender y desarrollar objetivos y programas claros para la clase trabajadora.

Los chalecos amarillos tienen una conciencia clara de estar en contra de Macron y los ricos, pero no están claramente conscientes de que son parte de una clase, la clase trabajadora, que es la única capaz de derrocar a Macron y sus políticas.

Las huelgas y los movimientos de masas aún no se presentan en la agenda de lucha contra Macron. El hecho de que ahora no hay nuevas capas de la población y sindicatos uniéndose a escala nacional, está limitando el movimiento en sí. La gran represión y los violentos enfrentamientos durante las manifestaciones también desaniman a muchas personas a unirse para hacer un gran movimiento contra Macron.

Los chalecos amarillos se enfrentan a una feroz represión. Miles han resultado heridos, algunos de ellos perdieron un ojo o una mano después de que la policía especial disparara  balas de goma o granadas «defensivas». Los llamados «arrestos preventivos» se llevan a cabo antes de las manifestaciones para evitar que algunos de los manifestantes de los chalecos amarillos asistan a los eventos. Las cifras oficiales muestran que desde el 17 de noviembre del año pasado, 6,475 personas fueron arrestadas y 5,339 fueron puestas bajo custodia policial. No menos de diez personas han muerto en los bloqueos a causa de accidentes automovilísticos o como consecuencia de una acción policial, un triste récord, que subraya el temor entre la clase dominante y el gobierno. Muchos activistas, más de 150 a mediados de febrero, han sido condenados a prisión por varios meses o incluso un año por sus acciones para defenderse de la policía.

Macron intenta recuperar el control

Macron ha tratado de utilizar la confusión política que existe. En las primeras etapas, se vio obligado a dar un paso atrás durante un tiempo en algunas medidas muy impopulares: los precios del combustible y las pensiones. Pero, ahora, él está tratando de recuperarse. Él ha lanzado «el gran debate nacional» que se supone que será organizado localmente por los alcaldes. El lunes los 14 de enero  cada ciudadano francés recibió una carta de Macron para explicar lo que él quiere discutir. Ciertamente, la gran mayoría de los chalecos amarillos no confían en una palabra de Macron, pero espera poder recuperar a su electorado, o al menos dirigirse a una capa más amplia que no esté involucrada en el movimiento; que pueda querer una situación más pacífica y pueda ser influenciada. No es en absoluto seguro que tendrá éxito.

En este momento, Macron quiere evitar cualquier daño electoral, especialmente cuatro meses antes de las elecciones europeas, que pueden convertirse en una especie de referéndum en su contra. La situación política es particularmente inestable porque Macron tiene una agenda capitalista para seguir la «reforma», de las pensiones y de la asistencia social en los próximos meses. La lucha se ha abierto, y es sólo el comienzo!

Habrá un «antes» y un «después» del movimiento de los chalecos amarillos, porque, en una escala más amplia, todo ha sido sacudido durante dos meses por el movimiento sin ninguna posibilidad para que el gobierno o cualquier partido le pongan fin. El nivel de odio contra Macron es muy alto entre las grandes capas de la sociedad. Tiene que esconderse en el Palacio del Elíseo en París y cancelar sus planes de viaje porque parece demasiado arriesgado para que tenga una aparición pública.

Este movimiento ha provocado que otros sectores en el país quieran tomar medidas para cambiar sus propias vidas también. Al comienzo de este nuevo año, se han lanzado algunos movimientos en el mismo modelo que los «chalecos amarillos» en Internet o en las calles: abogados descontentos, el movimiento de los «bolígrafos rojos» en la educación y los cuidadores de niños del «chaleco rosa» … Una gran parte de la población está considerando la situación muy seriamente. ¡La segunda ronda en 2019 es posible!

Entre los jóvenes, especialmente los estudiantes escolares, la simpatía por los chalecos amarillos es real y la disposición a la revuelta es potencialmente alta. El movimiento de los chalecos amarillos probablemente no se desarrollará como un movimiento unificado de huelgas y protestas, pero es claramente una brecha que se ha abierto para una participación mucho mayor de la clase obrera y los jóvenes en la lucha contra Macron. Por el momento, la clase obrera industrial no está en la lucha con los chalecos amarillos, particularmente porque los líderes sindicales no han estado abiertos al movimiento. La agenda de Macron y los patrones es una llamada de atención para organizarse con urgencia junto con los jóvenes y los jubilados y dirigirse a la población en general.

¡Una brecha está abierta!

Está claro que los dirigentes sindicales no han hecho nada para realmente vincularse con los chalecos amarillos. Pero una gran parte de los activistas  sindicales y de izquierda no saben qué hacer en la situación y también están consternados. Ni siquiera sabían si debían intervenir en este tipo de movimiento en el hay confusión política y algunas ideas reaccionarias. En realidad, muchos de los muy buenos activistas también están confundidos y no tienen idea de cómo abordar las capas más amplias.

Es necesario proponer un programa que vincule demandas concretas, que puedan dar confianza a los trabajadores y jóvenes en general, y una perspectiva política para derrocar a Macron y los capitalistas con él. Este vacío es una expresión de la ausencia de un nuevo partido de los trabajadores para el socialismo.

Melenchon y  ‘Francia Insumisa’ (FI) están en el medio de la carretera. Muchos activistas de la FI están involucrados en el movimiento, mucho más que otras organizaciones de izquierda. Pero ser miembro de la FI no es suficiente; La organización no ayuda a sus miembros a intervenir y construir el movimiento. Es una responsabilidad histórica para la izquierda.

En la situación actual, Gauche Révolutionnaire (Izquierda Revolucionaria) sostiene que es particularmente importante discutir ampliamente, en los sindicatos, en nuestras organizaciones sociales y políticas y en la izquierda, nuestras demandas de transición. Esto significa defender la lucha por los aumentos salariales, la indexación de precios y también sobre los servicios públicos; además de la necesidad de luchar por la renacionalización bajo el control y la gestión de los trabajadores y la población.

La crisis política seguirá desarrollándose. Es hora de aprovechar la oportunidad y construir las fuerzas para el cambio socialista revolucionario.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here