Inicio Análisis y Perspectivas Brasil: analizando el gobierno de Bolsonaro

Brasil: analizando el gobierno de Bolsonaro

61
0
Compartir

Casi dos meses desde que llegó al poder, Jair Bolsonaro ha confirmado las peores expectativas en relación con su gobierno.

Andre Ferrari,

LSR, CIT en Brasil.

 Ha librado una guerra contra los trabajadores, los pobres, las mujeres, los negros, los indígenas y las personas LGBT. Están quitando derechos, atacando las libertades democráticas, aumentando la violencia y entregando los recursos del país a las multinacionales, empeorando las condiciones de la gran mayoría. 

El proyecto de contrarreforma de las pensiones presentado por el gobierno es la cima de esta agenda reaccionaria. La aprobación de esta ley es el objetivo estratégico e inmediato más importante del gobierno.  

El anterior presidente, Michel Temer, no logró llegar tan lejos. Fue contenido por las contradicciones dentro de su gobierno corrupto de conspiradores, pero también por la presión de las masas, por ejemplo, a través de la huelga general de abril de 2017.  

La situación de hoy no es la misma. Los ricos ahora tienen a su disposición un gobierno de extrema derecha que es radicalmente neoliberal, ganó un mandato electoral y ha construido una cierta base social de apoyo.

Esta es una rara oportunidad para las elites y no quieren perderla. Ellos lo darán todo. Para derrotar a este gobierno debemos entender de dónde proviene su base social, examinar sus contradicciones y trabajar para exponerlas.

Falsa “novedad” y contradicciones del Bolsonarismo

Es cierto que la victoria electoral de Bolsonaro estuvo marcada por maniobras y represión, incluido el encarcelamiento de Lula, el candidato que lideraba las encuestas y la principal oposición a Bolsonaro. También vimos “noticias falsas” en las redes sociales financiadas ilegalmente, y la manipulación del ataque a Bolsonaro en Juiz de Fora. Sin embargo, esto no explica todo.

La capa social más consolidada en apoyo de Bolsonaro está compuesta principalmente por elementos reaccionarios de las clases medias, alimentados por la política del odio, la violencia y los valores reaccionarios: elitista, racista, sexista y LGBT-fóbico, etc.

Sin embargo, la victoria de Bolsonaro se produjo como resultado de la ampliación de su base de apoyo, especialmente entre los sectores de la población pobre, comprensiblemente insatisfechos con la situación en el país y que se vieron atraídos por el perfil aparentemente “anti-sistema” de Bolsonaro. .

La caída del Partido Social Demócrata de Brasil (PSDB, un partido capitalista tradicional) en medio de la crisis política, agravada por su participación en el gobierno de Temer, permitió una reorganización del ala derecha sobre una base más extremista. El espacio político del PSDB fue tomado por Bolsonaro.

La misma reorganización no tuvo lugar en la izquierda, que se mantuvo bajo la hegemonía de Lula y el Partido de los Trabajadores (PT) con su legado de colaboración de clase y adaptación total al sistema político.

La retórica de “cambio” con un énfasis anti PT de izquierda, contra la corrupción y defendiendo un “puño de hierro” en la seguridad pública, permitió a Bolsonaro crecer y ganar las elecciones.

El voto para Bolsonaro no fue un cheque en blanco para la austeridad

Bolsonaro no emprendió su campaña basándose en la agenda ultra neoliberal de Paulo Guedes (Ministro de Economía). El no participó en mítines públicos en defensa de una edad mínima de jubilación de 65 años, o la reducción de las pensiones y subsidios para las viudas. El voto para Bolsonaro no fue necesariamente un voto en favor de la reforma de las pensiones.

Una parte importante de la agenda reaccionaria de Bolsonaro no tiene apoyo popular. Los sondeos de Datafolha indican que el 60% de la población está en contra de las privatizaciones y el 57% rechaza la reforma laboral, a pesar de la campaña de mentiras que creará empleos. Además, el 66% no está de acuerdo con la priorización de las relaciones con los Estados Unidos, que ha sido la política de Bolsonaro.

En tiempos de leyes de persecución política contra los maestros, el 71% apoya la discusión política en las escuelas y el 54% apoya la educación sexual.

La victoria de Bolsonaro provocó mucha confusión y un retroceso en la conciencia, pero esto no es irreversible.

La adopción total por parte de Bolsonaro del programa ultra neoliberal de Paulo Guedes fue fundamental para poder convencer a los banqueros y grandes empresarios en Brasil e internacionalmente de que su gobierno sería un instrumento estable del capital.

Bolsonaro no fue inicialmente el “Plan A” de los sectores más conscientes de la clase dominante brasileña que tienen una visión más estratégica, ellos preferirían un candidato menos inestable e impredecible; uno más orgánico de su clase.

Sin embargo, ninguno de los candidatos burgueses “sobrios” pudo obtener 57 millones de votos como Bolsonaro. La clase dominante pudo adaptarse a esta situación y tratar de tomar la mayor ventaja posible.

Las expectativas e ilusiones en Bolsonaro contra la corrupción y por cambios reales, no se sostendrán con una agenda de neoliberalismo. Chocarán con la realidad.

El ritmo de este proceso dependerá de varios factores políticos, económicos y sociales, pero principalmente de la capacidad del movimiento obrero organizado y de todos los oprimidos para tomar la iniciativa.

Esto incluye la reorganización de la izquierda sobre una base más combativa, radical y antisistema arraigada en la clase trabajadora.

Corrupción y dolor de cabeza para el gobierno

Como fenómeno político que surgió sin un vínculo orgánico con la política burguesa brasileña, el bolsonarismo genera una gran inestabilidad y riesgos en el gobierno.

Esto quedó claro durante la primera gran crisis del gobierno que llevó a la caída del ministro, Gustavo Bebianno, quien coordinó la campaña electoral de Bolsonaro y fue la cuarta figura más importante en el gobierno como ministro general de la Presidencia.

El escándalo de las candidaturas “naranjas” del Partido Social Liberal (PSL – partido de Bolsonaro) que se creó para desviar dinero público en Pernambuco provocó un enfrentamiento entre el clan de Bolsonaro y otros políticos oportunistas que forman parte de la base de apoyo del gobierno. (Nota: Este escándalo se refiere a candidaturas fantasmas de mujeres postuladas con el solo objetivo de llenar los cupos femeninos mínimos exigidos por la legislación electoral brasileña, del 30%.)

La caída de Bebianno produjo fricción en la base de apoyo parlamentaria del gobierno. En vísperas del anuncio de la reforma de las pensiones (que necesitará una mayoría de dos tercios), Bolsonaro sufrió su primera derrota en el Congreso.

El decreto gubernamental que restringe la ‘Ley de Acceso a la Información’ fue derrotado en una clara señal de que la vida del gobierno no será tan tranquila como parecía.

Los escándalos de corrupción en el PSL van más allá de Bebianno. El ministro de Turismo, Marcelo Álvaro Antônio, está siendo investigado por su participación en el desvío de recursos de la campaña del PSL en el estado de Minas Gerais, en un caso que incluso involucra amenazas armadas contra las candidaturas naranjas títeres que fueron utilizadas por el partido.

Estos escándalos son solo la punta del iceberg. Incluso antes de la investidura de Bolsonaro, se produjo el caso público de Fabricio Queiroz, chofer y agente de seguridad en la oficina del entonces diputado estatal Flavio Bolsonaro (hijo del presidente), ahora senador.

Además del robo de dinero público, el caso de Queiroz también expuso las relaciones entre el clan Bolsonaro y las milicias de Río de Janeiro. Entre los implicados en el escándalo en el gabinete de Flavio Bolsonaro están la madre y la esposa de un ex policía que es un fugitivo de la justicia debido a su participación en la “Oficina del Delito”, una de las milicias más peligrosas de Río, relacionada con el brutal asesinato de Marielle Franco, concejala del PSOL.

Con Bolsonaro como presidente, una nueva capa de figuras corruptas y personas vinculadas al mundo del crimen y las milicias llegó al poder. La nueva inestabilidad y explosividad que esto provoca se verá con mayor nitidez en el futuro.

Carrera, corrupción y fundamentalistas de derecha

Más allá de las personalidades y figuras protofascistas, como los hijos del presidente, y una nueva generación de políticos de carrera que quieren llenar sus bolsillos, el gobierno también está formado por otras agrupaciones, en una mezcla de fuerzas que no siempre son compatibles entre ellas.

Hay un ala más ideológica formada por los discípulos del ex-astrólogo Olavo de Carvalho y los fundamentalistas religiosos de derecha. En este campo, por ejemplo, están los Ministros de Educación (Vélez), Relaciones Exteriores (Araujo) y Familias (Damares).

El ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, es una mezcla de ideólogo de derecha y pragmatismo al servicio de los especuladores que destruyen el medio ambiente. Junto a él está la ministra de Agricultura, Tereza Cristina,  elegida por los empresarios de agronegocios.

Si bien pueden parecer ridículos, estos sectores son muy peligrosos y están impulsando los ataques contra los derechos de las mujeres, las personas LGBT, los negros, los indígenas, los campesinos, los estudiantes y los maestros. Así como esto, es el absurdo alineamiento de Brasil con los ataques del imperialismo en contra de Venezuela.

Guedes, Moro y los generales

Los representantes más conscientes del gran capital financiero trabajan a través de Paulo Guedes, el Super Ministro de Economía. Es la figura clave en el gobierno. Es el puente entre el gobierno y los bancos y la garantía de que, a pesar de las peculiaridades, el gobierno de Bolsonaro puede ser confiable y útil para la gran burguesía.

Si Guedes no puede entregar lo que prometió al gran capital, comenzando con la reforma de las pensiones, su situación podría generar un nuevo nivel de crisis e inestabilidad en el gobierno que podría generar más divisiones y dificultades.

El papel de Sergio Moro como Super Ministro de Justicia y Seguridad Pública también es vital para el gobierno y los intereses de la clase dominante.

Las ilusiones que una gran parte de la población tiene en Sergio Moro como juez que luchó contra la corrupción y el crimen, una idea totalmente falsa, ayudan a crear expectativas en el gobierno de Bolsonaro.

Moro, ignorando los escándalos de corrupción en el gobierno y la familia Bolsonaro, muestra, sin embargo, que estas ilusiones no pueden durar mucho.

Sin embargo, a pesar de esto, Moro tiene una tarea importante en relación con la seguridad pública que fue un elemento clave en la campaña de Bolsonaro y un grave problema social. El llamado paquete “anti crimen” defendido por Moro representaría un gran paso hacia atrás. En línea con la promesa de la campaña de Bolsonaro, otorgar a la policía licencia para matar, empeorando el exterminio de los jóvenes negros pobres.

El pretexto de la lucha contra el crimen y el crimen organizado puede permitir al gobierno militarizar aún más a la sociedad y empeorar la criminalización de la pobreza y los movimientos sociales.

Junto con Paulo Guedes y Sergio Moro, el otro elemento que le da una base más sólida al gobierno es el ala de jefes militares que se reúnen alrededor de Bolsonaro.

Hay al menos 46 soldados en al menos 21 partes diferentes del gobierno de Bolsonaro. El núcleo duro de este sector militar está formado por generales que trabajan directamente desde el palacio presidencial: Augusto Heleno, Hamilton Mourão, Carlos Alberto dos Santos Cruz y Eduardo Villas Bôas. A ellos debemos agregar ahora al general Floriano Peixoto Neto, quien reemplazó a Bebianno como Secretario General de la Presidencia.

Entrenados en Haití

Todos estos generales tienen en común su experiencia como comandantes de las tropas de la ONU en Haití, donde el ejército brasileño fue parte del estrangulamiento que el imperialismo hizo sobre la rebelión popular en el país, en medio del caos social existente.

Su presencia en el gobierno refleja la elección hecha por los niveles superiores del ejército en los últimos tiempos para tratar de controlar a Bolsonaro, e intentar evitar crisis y conflictos más grandes causados ​​por la irresponsabilidad del Presidente y sus aliados.

Esto es lo que intentaron hacer en el caso de Bebianno, tratando de mantener al Ministro en su lugar, evitar una crisis y disminuir la influencia de los hijos del Presidente en el gobierno. Sin embargo, fallaron en esto.

En el caso de una crisis más profunda, que podría resultar en dificultades para que Bolsonaro permanezca en el cargo, la presencia del General Mourao como Vicepresidente sirve como garantía de que existe una alternativa de derecha incluso más confiable que Bolsonaro para la clase dominante. Este es el perfil que Mourao está construyendo.

Riesgos y una alternativa de izquierda

Con todos sus problemas, divisiones y contradicciones, el gobierno de Bolsonaro todavía tiene la fuerza para imponer derrotas y ataques a la clase obrera brasileña.

La tarea más importante e inmediata para la clase trabajadora organizada y todos los sectores oprimidos es organizar la resistencia a los ataques del gobierno y sus aliados en los gobiernos estatales y locales.

Sin embargo, esta tarea solo se puede realizar de manera efectiva si está vinculada a la construcción de una alternativa de izquierda a la crisis.

En el caso de una crisis más profunda para el gobierno, que también podría ser resultado de la resistencia de la clase trabajadora, ya hemos visto cómo la clase dominante puede construir nuevas alternativas dentro del campo reaccionario, aumentando cualitativamente los elementos bonapartistas y represivos que ya existen en la situación. .

La unidad en acción contra el gobierno debe complementarse con la construcción de una nueva izquierda radical, combativa, anticapitalista y socialista, construida desde abajo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here