Inicio Uncategorized Brasil: ‘Bolsonaristas’ irrumpen en el Congreso – ¡Por contramovilizaciones de masas y...

Brasil: ‘Bolsonaristas’ irrumpen en el Congreso – ¡Por contramovilizaciones de masas y construcción de una alternativa socialista!

91
0
Compartir

Tony Saunois, Secretario del CIT.

Apenas unos días después de que Luiz Inácio Lula da Silva asumiera como nuevo presidente de Brasil, luego de su estrecha victoria sobre el titular de extrema derecha, Jair Bolsonaro, Brasil se ha sumido en una crisis política y social continua.

 

Miles de partidarios de Bolsonaro marcharon en Brasilia, la capital, y asaltaron el Congreso, el Palacio Presidencial y la Corte Suprema. Durante un tiempo tomaron el control de estos centros de poder, aunque sin un plan u objetivo claro. Después de algunas horas, fueron expulsados ​​de estas instituciones.

 

Este importante desarrollo es un indicador de las luchas que se avecinan en Brasil. La derrota electoral de Bolsonaro, como advirtió el CIT, no significa ni su fin ni el de las poderosas fuerzas de extrema derecha, incluidos elementos fascistas, que engloban su movimiento.

 

Lula ganó las elecciones por un margen muy estrecho. La derecha es el bloque más grande en el Congreso. Veintiuno de veintisiete gobernadores está en manos de la derecha. Fue sólo en el noreste donde Lula obtuvo una clara victoria mayoritaria. Bolsonaro, a pesar de salir del país y residir actualmente en Florida, al igual que su amigo Donald Trump, nunca ha reconocido la derrota en las elecciones. Sus partidarios iniciaron bloqueos de carreteras después de las elecciones en todo el país. Se instalaron campamentos de partidarios de Bolsonaro fuera de los cuarteles militares exigiendo que el ejército interviniera y llevara a cabo un golpe militar; una demanda repetida por quienes asaltaron los edificios gubernamentales.

 

Estos dramáticos hechos son un anticipo de las convulsiones que vendrán bajo el gobierno de Lula. La lucha contra la extrema derecha en Brasil está lejos de terminar. La familia de Bolsonaro es conocida como la “familícia” por su proximidad a las milicias de Río de Janeiro. Se trata de bandas armadas con una larga historia de vínculos cada vez más estrechos con la policía y las fuerzas armadas, forjados en gran medida en torno a la venta de drogas. Bajo Bolsonaro, las milicias se fortalecieron. También alentó la formación de CAC (grupos de ‘tiradores y cazadores colectivos’) y les facilitó mucho la venta de armas, a grupos de ‘tiradores, cazadores y coleccionistas’. Alrededor de 700.000 están organizados en tales grupos, más que en las fuerzas armadas (360.000) o la policía (406.000). La mayoría son partidarios de Bolsonaro.

 

Lula, odiado por los partidarios de Bolsonaro, formó una coalición del PT (partido de los trabajadores), partidos de izquierda y sectores de la clase dominante y partidos burgueses. Su gobierno está dividido y es diverso. Sin embargo, a pesar de prometer algunas reformas, está comprometido con permanecer dentro del capitalismo. Lula se ha comprometido a “centrarse en atraer inversiones extranjeras”, especialmente inversiones directas.

 

Suscitando la oposición de la clase dominante, ha argumentado que su gobierno usaría a Petrobras, la compañía petrolera estatal, y al banco nacional de desarrollo como motores del crecimiento económico. Es seguro que las divisiones se abrirán rápidamente en el nuevo gobierno. La derecha puede bloquear estas medidas. Se sigue desconfiando del PT y está contaminado con escándalos de corrupción masivos.

 

Tratando de probar su confiabilidad para el capitalismo, Lula, en respuesta a esta crisis, denunció a los manifestantes como “fascistas” y los amenazó con enjuiciarlos. Al mismo tiempo, ha dado rienda suelta a los militares en Brasilia y ha llamado a la calma. No se puede confiar en los militares, con muchos vínculos con Bolsonaro y la derecha. ¡En lugar de lanzar un llamado a protestas masivas y la movilización de la clase trabajadora, los pobres y la masa de la población, Lula y el PT simplemente llamaron a la calma! No quieren a las masas en las calles.

 

Desigualdades masivas

 

Brasil enfrenta una enorme desigualdad social y polarización. Se estima que 33 millones de personas se enfrentan al hambre y 125 millones se enfrentan a diversos grados de “inseguridad” alimentaria. A diferencia del primer mandato de Lula, cuando se produjo un auge masivo de los precios de las materias primas, hubo cierto espacio para introducir algunas reformas y hacer concesiones. Esta opción es mucho más estrecha hoy en día en el contexto de una recesión económica mundial y una recesión que amenaza en 2023.

 

La necesidad de construir una alternativa socialista de masas es más urgente que nunca. Desafortunadamente, el PSOL (Partido Socialismo y Libertad) votó por error para permitir que sus miembros se unan al gobierno de Lula en lugar de oponerse a la extrema derecha y construir una alternativa socialista independiente de la clase trabajadora. Desafortunadamente, ahora quedará atrapada dentro de un gobierno capitalista. Esto amenazará el futuro de este partido.

 

En Brasil se avecinan batallas explosivas, como ya lo demostraron estos hechos. La necesidad de reconstruir una alternativa socialista de masas para enfrentar a la extrema derecha es más urgente que nunca. Este es el camino a seguir, no comprometerse y construir alianzas con la clase dominante y el capitalismo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here