Inicio Medio Ambiente INCENDIOS EN LA SELVA AMAZÓNICA: GRANDES EMPRESAS DESTRUYEN EL MEDIO AMBIENTE

INCENDIOS EN LA SELVA AMAZÓNICA: GRANDES EMPRESAS DESTRUYEN EL MEDIO AMBIENTE

139
0
Compartir

Karen Seymour, The Socialist (periódico semanal del Partido Socialista – CIT en Inglaterra y Gales).

 

La selva tropical del Amazonas en Brasil está luchando contra incendios masivos. Son tan extensos que se pueden ver desde el espacio.

El Amazonas ha sido llamado el «corazón palpitante de la tierra» y los «pulmones de la tierra». Emite más del 20% del oxígeno del mundo.

En todo el mundo, los árboles absorben 2.400 millones de toneladas de dióxido de carbono, cada año. El enorme Amazonas absorbe una cuarta parte de ese total.

Según los datos satelitales del propio gobierno brasileño, el número de incendios, en lo que va del año, superó los 74.000, un 84% más que en el mismo período del año pasado, y el más alto desde 2013.

En julio, 2.253 kilómetros cuadrados de selva tropical fueron destruidos. Este es un aumento masivo de 597 kilómetros cuadrados en julio de 2018.

Los incendios han estado ardiendo durante aproximadamente un mes, la estación seca significa que se han extendido mucho más rápido de lo normal, empeorado por las políticas del presidente de extrema derecha de Brasil, Jair Bolsonaro quien prometió explotar el Amazonas.

Durante las elecciones presidenciales, Bolsonaro dijo: «No se demarcará ni un centímetro para las reservas indígenas».

Las grandes empresas se sienten cómodas destruyendo la selva tropical, porque existen pocas sanciones para protegerla.

Bolsonaro ha recortado $ 23 millones de la agencia de cumplimiento ambiental de Brasil. Yadvinder Malhi, profesor de ecosistemas en la Universidad de Oxford, dice que ha sido destruido en un 95%. Este año, las multas por violaciones ambientales han disminuido en un tercio en comparación con el mismo período en 2018.

Un área de la selva tropical, del tamaño de un campo de fútbol, ​​se pierde cada minuto a través de la destrucción. El ministro de medio ambiente de Brasil, llamado irónicamente, Richard Salles (Sales significa Ventas), era un abogado a favor de las grandes empresas antes de unirse al gobierno brasileño.

Descrito por The Guardian como un «recadero de los agronegocios», Salles ha insistido en que la única forma de resolver el problema de la deforestación es que el sector privado traiga «desarrollo».

Bolsonaro tiene sus propias ideas sobre cómo ayudar al medio ambiente. ¡En una entrevista le dijo a un periodista que ‘caga’ cada dos días!

Este presidente se preocupa más por publicitarse a sí mismo que por la salud ambiental del mundo. Y ahora, amenaza con imponer medidas de austeridad al pueblo brasileño para que pague por apagar los incendios.

Tomará décadas regenerar estos bosques, pero solo si se toman medidas ahora. La importancia de estos bosques no puede enfatizarse lo suficiente.

Algunas áreas destruidas por este incendio son hábitats indígenas. Se han registrado sesenta y ocho incendios en territorios indígenas y áreas de conservación.

Un activista por los derechos indígenas dijo: «Es difícil exagerar la importancia de estos bosques para los pueblos indígenas. Dependen de ellos para obtener alimentos, medicinas, ropa y un sentido de identidad y pertenencia ”.

Cientos de mujeres indígenas ocuparon el Ministerio de Salud de Brasil, el 12 de agosto, contra los recortes a la atención médica especializada para sus comunidades.

Bolsonaro ordenó a las fuerzas armadas que ayuden a combatir los incendios, utilizando helicópteros y aviones para arrojar agua. La retirada de Bolsonaro, al menos en palabras, se debe en parte a la presión interna, y no menos a la protesta pública por el efecto adverso del humo sobre la salud de las personas en las ciudades de Brasil.

Algunos gobiernos capitalistas han intentado ejercer presión sobre Brasil. El presidente francés pro-rico, Emmanuel Macron, declaró que debido a que Bolsonaro mintió en la cumbre del G20 Osaka, su incumplimiento de prometer mantener la biodiversidad y ahora los incendios forestales, Francia no ratificaría el gran acuerdo comercial del Mercosur con las naciones sudamericanas.

En contraste, el primer ministro británico, Boris Johnson, y la alemana Angela Merkel han dicho que las políticas internas de Bolsonaro no deberían afectar las relaciones comerciales.

Pero Macron no es el «hombre del pueblo» por oponerse a un acuerdo que permitirá la importación de más carne brasileña en la UE: la limpieza de tierras para la cría de ganado es una de las principales causas de incendios ilegales en la Amazonía. Su oposición al Mercosur es anterior a los recientes incendios en el Amazonas y se basa en su impacto negativo en los intereses agrícolas franceses.

Hipocresía de la Unión Europea

La UE y otras potencias capitalistas que critican a Brasil por el medio ambiente tienen un historial terrible en este tema.

Por ejemplo, la UE permite el vertido de aguas residuales humanas no tratadas en nuestros ríos. Si bien la Directiva Marco del Agua de la UE establece un objetivo para que todos los ríos sean «buenos» para 2027, ¡se permiten excepciones si el costo de hacerlo se considera «demasiado alto»!

Cuando los gobiernos de Alemania y Noruega suspendieron las donaciones al fondo del gobierno brasileño para proteger el Amazonas, Bolsonaro pudo señalar la deforestación en Alemania y la caza de ballenas en Noruega.

Bolsonaro utilizó una alocución televisada para declarar que los incendios forestales «existen en todo el mundo» y «no pueden servir de pretexto para posibles sanciones internacionales». Bolsonaro se preocupa tanto por este tema que ha disfrutado de las rutinas de los comediantes de derecha mientras el fuego del Amazonas se desata.

A nivel mundial, la extensión de los incendios solo se ha aclarado recientemente. Ni siquiera se informaron ampliamente en Brasil. La cobertura solo salió a la luz debido a los hashtags #PrayforAmazonas y #PrayforAmazonia.

Sin embargo, una vez más, el capitalismo de desastre saca a los buitres de ganancias. El gigante tecnológico, Amazon, redujo el precio de su tableta Amazon Fire durante la crisis. Fueron criticados por explotar las búsquedas en Google de «Amazon fire» cuando la gente intenta descubrir lo que está sucediendo en Brasil.

Bolsonaro y la clase capitalista solo están interesados ​​en promover sus propios intereses nacionales y ganancias personales. Ven el cambio climático como un problema que se interpone en el camino, algo que se debe minimizar e ignorar, o aprovechar.

Los sindicatos y otros movimientos sociales deben movilizarse contra las políticas de Bolsonaro. Necesitamos construir un frente unido de todas las organizaciones de la clase trabajadora para resistir la agenda neoliberal de Bolsonaro.

A nivel mundial, desde 1988, solo 100 empresas han sido responsables de más del 70% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Los gigantes energéticos y corporativos que contaminan y destruyen deben ser nacionalizados, dirigidos por la clase trabajadora, en interés de los trabajadores y el medio ambiente, no para los grandes accionistas o para maximizar las ganancias.

Proteger el medio ambiente requiere cooperación internacional. Esto solo puede ser posible sobre una base socialista, eliminando el motivo de lucro e introduciendo el control democrático de la clase trabajadora y la gestión de la economía. Un mundo socialista asegurará que el medio ambiente esté protegido para las generaciones venideras, no explotado para el beneficio a corto plazo de los ricos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here