Inicio Análisis y Perspectivas Covid-19: La catástrofe económica estimula la intervención del Estado y la resistencia...

Covid-19: La catástrofe económica estimula la intervención del Estado y la resistencia de los Trabajadores

260
1
Compartir

Actualmente, no hay escape del impacto de la pandemia del coronavirus. El mundo está pasando por un enorme punto de inflexión. Decenas de miles de personas han muerto y decenas de millones han perdido sus trabajos y medios de vida, a menudo sumidos en deudas o sin dinero para comprar alimentos y otros artículos de primera necesidad. 


Declaración del Secretariado Internacional del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

09 de Abril de 2020.

En un país tras otro, la vida y la economía, especialmente en las zonas urbanas, casi se han detenido por completo. A medida que el virus sigue propagándose, sus efectos en la salud, la vida económica y social se profundizan.

En todo el mundo hay historias horribles como la de los cadáveres dejados en las calles y casas de Guayaquil, la ciudad más poblada de Ecuador. En España, un bombero de Madrid dijo que «el 85% de las llamadas son para derribar puertas después de que la gente muere cuando está sola en casa… Hay gente que está sola, no en un hospital». Se les dice que se queden en casa y no se les hacen pruebas, así que terminan muriendo sin ninguna atención médica».

Actualmente, parece que la primera ola pandémica ha disminuido en China y Corea del Sur y parece haber alcanzado su punto máximo en Italia y España. Sin embargo, en otras partes del mundo, sobre todo en los Estados Unidos, se están registrando aumentos drásticos en el número de muertes diarias. Irán sigue siendo uno de los países que más sufre, situación que se ha visto agravada, como en Venezuela, por las sanciones de Trump. Mientras tanto, en algunas partes de África, América Latina, Asia y el Oriente Medio, las infecciones se están propagando, a veces rápidamente, como en Turquía y ahora en el Japón.

Los efectos económicos y sociales de las cuarentenas  impuestas en muchos países son cada vez más evidentes. Los propagandistas capitalistas hablan a veces de «destrucción creativa». Ahora vemos que la vida de las personas está amenazada de destrucción como resultado de la pandemia, de décadas de neoliberalismo, de la anarquía del mercado y de la ausencia, o debilidad, de cualquier red de seguridad social. Alrededor de 1.600 millones de personas, el 91% de las que estudian, han sido excluidas de la educación por el cierre de centros educativos en 188 países y, en la mayoría de los casos, se han quedado sin ningún apoyo más allá de sus familias.

Decenas de millones de personas se enfrentan al desempleo

La Organización Mundial del Comercio (OMC) pronostica que el comercio mundial caerá entre un 13% y un 32% este año. El resultado real depende del tamaño del impacto de la pandemia. Pero cualquiera que sea el resultado preciso, el Director General de la OMC explicó, «estas cifras son feas – no hay manera de evitarlo. Las comparaciones con la crisis financiera de 2008 e incluso con la Gran Depresión de los años 30 son inevitables».

No se trata sólo de las cifras, sino que es probable que la caída se produzca rápidamente, mucho más rápido que a principios del decenio de 1930, y tenga un enorme impacto en la economía mundial.

Antes del anuncio de la OMC, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) dijo que es posible la pérdida del equivalente a 195 millones de empleos a tiempo completo. En las últimas dos semanas casi 10 millones de trabajadores estadounidenses se han registrado como desempleados y posiblemente millones más no podrán registrarse o decidirán no hacerlo. El desempleo en EE.UU., que era del 3,5% justo antes de que el coronavirus golpeara, según prevé la sucursal de San Luis de la Reserva Federal de EE.UU. subirá a cualquier cosa entre el 10,5% y el 40,6%. En la depresión de los años 30, alcanzó oficialmente un máximo del 24,9% en 1933. Ahora el Secretario del Tesoro de los EE.UU. teme que llegue rápidamente al 20%, lo que significa que alrededor de 30 millones de personas perderán sus puestos de trabajo. Los informes ya sugieren que el 30% de los residentes de la ciudad de Nueva York han perdido sus trabajos y el 73% de las familias de EE.UU. han sufrido una caída en los ingresos en las últimas semanas. Las repercusiones políticas de este desastre serán, tarde o temprano, enormes.

Alrededor del mundo, decenas de millones de personas pueden no estar registradas como desempleados ya sea porque no hay beneficios para registrarse o, especialmente en Europa y los EE.UU., años de medidas neoliberales han hecho difícil el registro. En Gran Bretaña, los recortes del gobierno significarán que incluso las cifras oficiales de desempleo de marzo a mayo no se conocerán hasta julio. El aumento del desempleo tendrá un efecto internacional, ya que los trabajadores migrantes se ven afectados y los cierres limitan la capacidad de los trabajadores, especialmente de los trabajadores de temporada, para viajar a otros países en busca de trabajo. Los ocho millones de trabajadores migrantes indocumentados en los Estados Unidos se verán gravemente afectados, ya que la mayoría de ellos no tendrán derecho a ninguna prestación federal. Incluso aquellos migrantes que tienen visas de trabajo sólo pueden recibir beneficios por sólo 60 días y si siguen sin trabajo, pierden sus visas de EE.UU.

La escala de esta emergencia es ampliamente reconocida. Aunque no se sabe con certeza el impacto económico exacto que tendrá la pandemia de coronavirus, las preguntas se refieren a la escala y duración de lo que se avecina, si será una profunda recesión o, más probablemente, una depresión al estilo de la de los años 30. Sin embargo, no hay duda de que inmediatamente el mundo se enfrenta a una crisis económica y social que estalló con una extensión casi inimaginable.

A finales de marzo, la OCDE estimó que por cada mes de cierre habrá una pérdida del 2% del crecimiento anual del PIB, una forma educada de decir una caída del PIB. Pero esta estimación que la OCDE dijo era sólo una forma, en efecto parcial, de predecir lo que sucederá. La OCDE también usó otro enfoque al observar los países del G7 que mostraba que los cierres significarían «el golpe inicial directo general al nivel del PIB es típicamente entre el 20-25% en muchas de las principales economías avanzadas». Alemania y Japón estarían entre los países del G7 más afectados, con niveles de depresión de caídas de casi el 30% y más del 30% del PIB, respectivamente. Aunque es difícil predecir con exactitud lo que sucederá en las economías capitalistas, está claro que es posible una gran catástrofe económica.

A pesar de algunos indicios de una recuperación económica limitada en China, con la reactivación de las fábricas, existe el temor de los capitalistas mundiales de que el coronavirus haya gatillado la crisis económica que estaba a punto de estallar. Ya a finales del año pasado se produjo una ralentización del crecimiento del PIB en China, Japón, Alemania y otros países, y en el segundo semestre de 2019 el comercio mundial fue inferior al de 2018.

Ahora, bajo el impacto de la pandemia, Kristalina Georgieva, Directora Gerente del FMI, explicó: «Esta es una crisis como ninguna otra. Nunca en la historia del FMI hemos visto que la economía mundial se haya paralizado. Ahora estamos en recesión. Es mucho peor que la crisis financiera mundial [de 2007/9]».

«Sin trabajo, sin dinero, sin comida”

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas estimó que ya antes de que la pandemia golpeara,  más de 820 millones de personas padecían hambre en todo el mundo. Ahora teme que la crisis causada por la pandemia de coronavirus amenace con producir una hambruna generalizada. El portavoz de la oficina del PMA en Berlín advirtió: «Estamos haciendo sonar seriamente la alarma. Tememos que nos espera una crisis realmente grande… El coronavirus, que se ha extendido a casi todos los países africanos, ha creado una situación verdaderamente difícil en muchas regiones, especialmente en las que la economía es débil y el sistema de salud es débil». Nos enfrentamos a una situación sin precedentes en la que nosotros, como la mayor organización humanitaria del mundo, nunca antes habíamos estado. Se trata de un territorio inexplorado… La pandemia de coronavirus da motivos para temer que el hambre se convierta en una realidad para muchos millones de personas. La necesidad de ayuda alimentaria urgente no hará sino aumentar».

En un país tras otro, hay millones de trabajadores jornaleros y ocasionales sin empleo regular, que a menudo buscan trabajo a diario y un gran número de ellos que tratan de ganar lo suficiente para vivir con el funcionamiento de pequeños puestos en los mercados o al borde de las carreteras se han visto afectados por los cierres. Por lo general, ellos, junto con las mujeres, los trabajadores jóvenes y los afroamericanos de los Estados Unidos, son los que están siendo más afectados económicamente por esta crisis. A menudo sin ayuda estatal, prestaciones sociales o subsidios de desempleo, se enfrentan a los enormes desafíos de cómo van a comer ellos y sus familias, pagar los medicamentos o el alquiler. En los Estados Unidos, los afroamericanos están sufriendo de manera desproporcionada la epidemia.

La directora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo de África, Ahunna Eziakonwa, advirtió que esta crisis podría significar que en África «todos los empleos han desaparecido». Veremos un colapso total de las economías y de los medios de vida», en lo que ya es el continente más pobre del mundo. En la India, el efecto inmediato del cierre del Primer Ministro Modi fue que millones de personas se sintieron obligadas a abandonar las ciudades y a menudo a recorrer largas distancias para regresar a sus aldeas de origen, con la esperanza de que sus familiares pudieran alimentarlos.

Pero en esta crisis, millones de personas de los principales países imperialistas se verán afectados de la misma manera que en otras partes del mundo. En Gran Bretaña, está claro que cientos de miles, posiblemente millones, de personas sin empleo pueden no obtener ningún beneficio estatal inmediato significativo y se les dejará que traten de hacer frente a los gastos de subsistencia por su cuenta. Las protestas internacionales han comenzado como en el sur de Italia, Bolivia y Nigeria. El tema común de los manifestantes es que no tienen «ni trabajo ni dinero» con el que sobrevivir y exigen el apoyo del gobierno.

En los Estados Unidos, millones de personas viven de sueldo en sueldo. Según el Joint Center for Housing Studies de la Universidad de Harvard, 18,2 millones de familias estadounidenses pagan más del 50 % de sus ingresos en concepto de vivienda. Para empeorar las cosas, una encuesta de la Reserva Federal encontró que el 40 % de los adultos en los Estados Unidos no pueden cubrir un gasto inesperado de 400 dólares. En otras palabras, para casi la mitad de los adultos estadounidenses, un cheque de pago perdido podría significar un desalojo o un atraso en la hipoteca.

El enorme salto en el desempleo de los Estados Unidos significa que millones de personas perderán su seguro de salud, ya que a menudo está vinculado al empleo. Al comienzo de la crisis, 30 millones de personas no estaban aseguradas y 44 millones más estaban sub- aseguradas. Alrededor de uno de cada tres de los 330 millones de personas que viven en los EE.UU. no necesitaron atención médica debido a los costos, y las quiebras médicas eran comunes. Esto sólo amenaza con empeorar a medida que se profundizan los efectos médicos y económicos de la crisis.

En el plano internacional, decenas de millones de personas no tienen acceso a un tratamiento médico suficiente y se ven inmediatamente amenazadas por esta pandemia. Esto se debe en parte a la incapacidad del capitalismo de proporcionar un sistema de atención de la salud adecuado, junto con agua potable y saneamiento, en muchos países. Pero también se ha producido el impacto de décadas de recortes en los gastos de atención de la salud en todo el mundo. En los Estados Unidos 17 estados federales, junto con el Distrito de Columbia, han  recortado  sus  presupuestos de salud en los últimos años, y el 20 % de todos los departamentos de salud locales han hecho lo mismo. Más de 55.000 puestos de trabajo en los departamentos de salud locales de EE.UU. se han perdido desde 2008. Lo mismo ha ocurrido en Alemania, a menudo considerada como un modelo, donde 470 hospitales han cerrado y 168.000 camas se han perdido desde 1991. Las enfermeras y otro personal médico, durante años, han estado haciendo campaña para que la ley imponga mayores proporciones de personal.

La crisis agrava las tensiones entre los estados y en la Unión Europea

El CIT ha argumentado que este es un punto de inflexión fundamental. «El brote de la pandemia de coronavirus ha sumido al capitalismo mundial y a la sociedad en una nueva era de agitación y trastornos. En un país tras otro, a medida que la pandemia se ha ido afianzando, ha expuesto rápidamente todo lo que está podrido de la sociedad capitalista» (Declaración del CIT, 23 de marzo de 2020). En muchos países se está comparando con el impacto de una guerra mundial y el resultado será que «al otro lado de la crisis de la pandemia del coronavirus, las cosas nunca volverán a ser iguales» (Declaración del CIT, 31 de marzo de 2020).

Además de los crecientes conflictos comerciales recientes, la pandemia ha traído consigo nuevos intentos de restringir los bienes por parte de los estados-nación que compiten entre sí, desde medicinas y equipos médicos hasta alimentos.

Se está produciendo una «lucha global» por los suministros y equipos médicos con acusaciones de «guerras de ofertas», de especulación y de que los estados individuales toman medidas unilaterales para conseguir o mantener los suministros. Inevitablemente son los países más pobres los que más sufren. Pero incluso en la Europa rica, el recién nombrado jefe del Consejo Europeo de Investigación de la Unión Europea (UE) ha dimitido explicando cómo sus «motivaciones idealistas fueron aplastadas por una realidad muy diferente, en los breves tres meses transcurridos desde que asumí el cargo… La pandemia de Covid-19 arrojó una luz despiadada sobre lo equivocado que había estado: En tiempos de emergencias, las personas, y las instituciones, vuelven a su naturaleza más profunda y revelan su verdadero carácter … [La respuesta de la UE es una] ausencia total de coordinación de las políticas de atención de la salud entre los Estados miembros, la oposición recurrente a las iniciativas de apoyo financiero cohesivo, los omnipresentes cierres de fronteras unilaterales y la escala marginal de las iniciativas científicas sinérgicas».

Así es como el carácter esencial del capitalismo, su base del afán de lucro y la competencia entre los estados-nación del capitalismo, afecta a la respuesta a las crisis y puede, en la práctica, distorsionar y obstaculizar los intentos de superarla. La profundidad que ya ha alcanzado esta crisis está dando lugar a batallas cada vez más encarnizadas entre empresas rivales y a tensiones entre Estados-nación que ya existían cuando la economía mundial comenzó a desacelerarse, el año pasado.

El casi colapso de las líneas de suministro ha intensificado la tendencia hacia elementos de «des globalización». En parte, esto se debe a las políticas de «America Primero» de Trump, pero también en Europa se ha debatido sobre el acortamiento de las líneas de suministro acercando la producción a los mercados. Esto está preparando el camino para una mayor rivalidad entre los estados junto con el desarrollo de alianzas y bloques de competencia formales e informales.

Esto se ha visto en la Unión Europea, donde la pandemia ha puesto de manifiesto nuevas crisis. La UE ya se vio afectada por el impacto del Brexit, no sólo en su presupuesto sino también porque demostró que los países pueden salir de la UE.

El rechazo de facto de la solicitud de asistencia de otros Estados miembros presentada por Italia a fines de febrero, por conducto del Mecanismo de Protección Civil de la UE, fue significativo. Ningún Estado de la UE ofreció asistencia. En cambio, varios, entre ellos Francia y Alemania, prohibieron la exportación de equipo médico esencial por temor a que ellos mismos lo necesitaran. Para empeorar las cosas, la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, dijo que el BCE «no está aquí para cerrar los diferenciales» entre los costos de los préstamos de los estados miembros, una forma de decir que Italia se quedaría sola para hacer frente a las consecuencias financieras de la pandemia, lo que llevaría a un fuerte aumento de los rendimientos de los bonos italianos. Aunque esto se «corrigió» formalmente más tarde, el daño ya estaba hecho.

La actual disputa de la UE sobre si ayudar y cómo ayudar a los países del sur de la eurozona gravemente afectados por la epidemia de coronavirus ha añadido combustible a las tensiones dentro del bloque. Por un lado, el Banco Central Europeo dice que pueden necesitarse hasta US$1,5tn (1,6 trillones de dólares). Pero no hay acuerdo sobre cómo se va a hacer esto. Por otro lado, Italia, España, Francia y algunos otros estados de la UE quieren repartir la deuda contraída por el virus coronario en forma de «coronabonos» (o eurobonos) – una deuda común («mutualizada») que todas las naciones de la UE pueden ayudar a pagar.

Pero a esto se oponen los Países Bajos y otros que quieren que los estados individuales de la UE acepten que los préstamos tienen condiciones de reembolso y también se oponen a los coronabonos. Italia, por otro lado, se opone a cualquier condición que se imponga a los préstamos y exige la aceptación de la «mutualización de la deuda». Aunque hay intentos de llegar a algún tipo de acuerdo inmediato, esta división refleja las crecientes tensiones dentro de la UE. Un síntoma de ello fue la formación de la Liga Hanseática, una agrupación formal de los Países Bajos, Alemania y los miembros escandinavos y bálticos de la UE, a principios de 2018.

Las tensiones observadas tras la crisis de 2007/9 están volviendo en un momento en que las actitudes hacia la UE están cambiando. El crecimiento original del partido de extrema derecha AfD (Alternativa para Alemania) en Alemania se basó en la oposición a la moneda del euro antes de que cambiara su principal énfasis en la oposición a la inmigración. En Italia, se ha producido un fuerte cambio de actitud hacia la UE. Anteriormente uno de los países más pro-UE, una encuesta reciente mostró que el 67% de los italianos piensan que Italia está «en desventaja» por estar en la UE. Una vez más la cuestión del futuro tanto de la moneda del euro como de la propia UE se plantea con la posibilidad de que la UE se fraccione en varias agrupaciones.

Los gobiernos temen protestas y revueltas

Mientras que inmediatamente ha habido algunas manifestaciones detrás de algunos gobiernos, esto no es de ninguna manera uniforme. En Alemania, el apoyo de las encuestas de opinión al bloque  Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU) y la Unión Social Cristiana (CSU) de Merkel ha superado la cifra que obtuvo en las elecciones de 2017, pero mientras que sus socios de coalición del Partido Socialdemócrata (SPD) han subido desde su reciente punto más bajo, siguen estando por debajo del 20,5% que ganó el SPD en 2017. Sin embargo, este aumento es todavía frágil y puede ser revertido por los acontecimientos. Aunque una profunda caída económica puede limitar las luchas en el lugar de trabajo, sus repercusiones políticas serían enormes y llevarían a un mayor desmoronamiento del panorama político de muchos países. Esto brindará oportunidades que deben aprovecharse para construir partidos de trabajadores que luchen por el socialismo.

En Francia, aunque el índice de aprobación de Macron ha aumentado, sigue siendo sólo minoritario, ya que una media de alrededor del 57% lo desaprueba. Los índices de aprobación de Trump se encuentran entre los mejores, pero sin embargo la mayoría de la gente, aunque actualmente sea escasa, sigue desaprobando su gobierno. Incluso entre algunos votantes republicanos las encuestas muestran un creciente cuestionamiento, por ejemplo en Florida, del manejo de Trump de la epidemia. En los Estados Unidos Trump se enfrenta a la oposición de sectores clave de la clase dirigente a muchas de sus acciones. Es significativo que Trump parece estar tratando de distanciarse del despido del capitán de la marina que obtuvo un apoyo masivo de su tripulación y, más ampliamente, después de que escribió una carta de cuatro páginas pidiendo ayuda para hacer frente a un brote de coronavirus en el portaaviones que comandaba.

De igual modo, en Gran Bretaña, sectores de la clase dirigente critican cada vez más la incompetencia del gobierno de Johnson, que ha empeorado los efectos de años de medidas de austeridad en el servicio de salud. Las críticas a Johnson también están vinculadas a sectores clave de la clase dominante para tratar de mitigar los efectos de la salida de la UE y esperan utilizar en este proceso al nuevo líder del Partido Laborista, el  pro-capitalista  Keir Starmer.

A nivel internacional, las clases dominantes temen que están siendo debilitadas en general por esta crisis mundial. Esto no es sólo en términos del costo económico, sino también de los cambios en las relaciones de poder globales. Intentos de reconfigurar la globalización, de reducir la dependencia de los productos chinos y, en el ámbito interno, un nuevo cuestionamiento del capitalismo y demandas de cambio. Esta crisis económica será la segunda mayor en poco más de 10 años. Un resultado duradero de la crisis económica de 2007/9 es la desconfianza de muchos gobiernos y sobre todo de los empresarios, es decir, de los que produjeron ese trastorno y que se han beneficiado en gran medida de la recuperación. Es una de las razones por las que el «socialismo» como idea general es actualmente tan popular en los Estados Unidos.

Ante esta perspectiva, las clases dominantes de muchos países han hecho concesiones, como una ayuda limitada a los trabajadores despedidos, y están tratando desesperadamente de involucrar a los líderes sindicales en la colaboración con los gobiernos para tratar de evitar las protestas de los trabajadores. Así, en Gran Bretaña, de repente los líderes sindicales fueron invitados a tener conversaciones con el gobierno. Sin embargo, pocas semanas antes los ministros conservadores propusieron endurecer aún más los ya severos límites legales a la actividad sindical impuestos desde el decenio de 1980.

Otros gobiernos han utilizado la pandemia para obstruir las protestas, como en Argelia, o, como en Hungría, aprobar nuevas leyes represivas y en Sri Lanka, ambos. La UE, formalmente en su «Carta de los Derechos Fundamentales» tiene la intención de defender los «principios de la democracia», pero no ha protestado por la introducción de las medidas por decreto del gobierno de Hungría.

La represión también ha sido una característica de la cuarentena, utilizando la fuerza y las multas, en lugar de tratar de proporcionar un apoyo material y financiero eficaz a quienes viven bajo acuerdos de confinamiento y de tomar las medidas necesarias para tratar de limitar la propagación del virus. En Sudáfrica, casi 7.500 han sido multados en la primera semana de la cuarentena por infringir sus normas. Al mismo tiempo, algunos estados están aprovechando la oportunidad para reforzar y ampliar la vigilancia de la población e introducir nuevas medidas represivas.

Vuelve la intervención estatal

La profundidad de esta crisis está obligando a la intervención estatal en la economía, medidas que muestran las debilidades y limitaciones del capitalismo. En un país tras otro, los gobiernos están vertiendo dinero «creado» directa e indirectamente en la economía. En los Estados Unidos, junto con el impulso de 2,3 billones de dólares acordado por el Congreso, la Reserva Federal se prevé que ponga un extra de 5 billones de dólares en la economía a mediados de año. Este dinero fabricado por el gobierno plantea peligros para el capitalismo en el futuro, pero se está utilizando ahora en un intento desesperado por superar los efectos de la pandemia, aunque más tarde habrá intentos de hacer que las clases trabajadoras y medias paguen por ello.

En un intento por superar la crisis de 2007/9, algunos gobiernos pusieron en marcha programas para subvencionar la compra de automóviles y sistemas de calefacción. Este tipo de políticas podrían repetirse. Trump ha hablado durante mucho tiempo de un programa de infraestructura. El gobierno británico tiene previsto prohibir la venta de automóviles de gasolina, diésel e híbridos a partir de 2035, sustituyéndolos por vehículos eléctricos o de hidrógeno.

Al mismo tiempo, se discute la posibilidad de nacionalizaciones en diferentes países, incluyendo Francia y Alemania. Mientras que los gobiernos tendrían como objetivo dirigir tales empresas como empresas capitalistas de Estado, el mero hecho de hacerse cargo de empresas clave volvería a poner en el orden del día la cuestión de la propiedad privada frente a la estatal y socavaría aún más la propaganda neoliberal de los últimos 40 años o más.

La posible creación de un gran sector de empresas directamente nacionalizadas o que sobreviven gracias al dinero del Estado plantearía claramente la pregunta: ¿en interés de quién se dirigen, de sus propietarios privados o de la sociedad en su conjunto? A los intentos posteriores de privatizar esas empresas se podrían oponer luchas. Estos acontecimientos darán a los socialistas la oportunidad de plantear cuestiones más amplias de nacionalización de empresas en crisis, con compensaciones basadas en la necesidad comprobada y el control y la gestión de los trabajadores. Puede plantear la cuestión general de la necesidad de la nacionalización de los «altos mandos» de la economía para permitir que la planificación democrática de la economía responda a las necesidades de la gente y no a los beneficios de las empresas.

Estas medidas, que tienen lugar en el contexto de la reciente y enorme polarización ascendente de la riqueza, están abriendo el camino para que los trabajadores, y también las capas de la clase media, se pregunten por qué sufrieron repetidas políticas de austeridad y el debilitamiento de las condiciones de trabajo. Esto está preparando el terreno para las luchas, revueltas y revoluciones. Temiendo tales acontecimientos, las clases capitalistas ya se sienten obligadas a ofrecer algunas concesiones, como los limitados pagos en efectivo en los EE.UU., y muchas buenas palabras. En España, la coalición de gobierno del Partido Socialista pro-capitalista y Podemos anunció planes para introducir una «renta básica universal», posiblemente alrededor de 440 euros al mes, menos de la mitad del salario mínimo de 950 euros al mes. Pero esto «sólo se aplicaría a una parte de la población».

Este giro de los gobiernos capitalistas se reflejó en un reciente editorial del Financial Times, que concluyó que en la lucha contra el coronavirus «los sacrificios son inevitables, pero cada sociedad debe demostrar cómo ofrecerá una restitución a aquellos que soportan la mayor carga de los esfuerzos nacionales».

“Habrá que poner sobre la mesa reformas radicales, que inviertan la dirección de las políticas imperantes en los últimos cuatro decenios. Los gobiernos tendrán que aceptar un papel más activo en la economía. Deberán considerar los servicios públicos como inversiones y no como pasivos, y buscar la manera de hacer que los mercados laborales sean menos inseguros. La redistribución volverá a estar en el orden del día; los privilegios de los ancianos y los ricos en cuestión. Las políticas que hasta hace poco se consideraban excéntricas, como los impuestos sobre la renta básica y el patrimonio, tendrán que estar en la mezcla.”

«Las medidas para romper los tabúes que los gobiernos están adoptando para sostener las empresas y los ingresos durante el cierre se comparan acertadamente con el tipo de economía de guerra que los países occidentales no han experimentado durante siete décadas». (4 de abril de 2020)

La lucha de los trabajadores contra los efectos de la crisis

Este es el trasfondo del intento de implicar a los sindicatos, y a veces a los partidos de la oposición de «izquierda», en «asociaciones nacionales» o «sociales» para hacer frente a la crisis.

Las clases dominantes sólo lo hacen para intentar que los líderes sindicales y de «izquierda» actúen como frenos de los movimientos e impidan que se desarrolle un desafío más amplio al sistema.

Especialmente después de las experiencias de los últimos años, muchos trabajadores sospecharán de estos repentinos cambios de rumbo de los gobiernos de derecha. Incluso en los casos en que haya inicialmente una actitud más abierta hacia los gobiernos y los empleadores, se juzgará por lo que hagan y no simplemente por lo que digan.

Esta desconfianza hacia los gobiernos se basa en las experiencias de los trabajadores de las últimas décadas. En muchos países, el nivel de vida real de los trabajadores no ha aumentado, mientras que ha habido un enorme crecimiento de los empleos inseguros. Como se dice en un libro recientemente publicado, los Estados Unidos son la «única sociedad desarrollada en la que el ingreso promedio del 50% más bajo de la población ha disminuido en los últimos 30 años».

Esto se ha reflejado ahora en la oleada de huelgas y protestas en muchos países, ya que los trabajadores han tenido que defender sus empleos y su salud a medida que se producían los efectos de la pandemia. Muchas de estas acciones han comenzado desde abajo por miembros de sindicatos de base o por trabajadores no organizados inicialmente. Los trabajadores también se están uniendo a los sindicatos; en Gran Bretaña 16.000 se unieron a UNITE en marzo. Estas protestas y huelgas, como se informa en los artículos del sitio web del CIT (www.socialistworld.net), han tenido lugar en muchos países contra las condiciones de trabajo inseguras, por medidas de seguridad completas y, en los casos en que se despide a los trabajadores, por un salario adecuado. Algunas de las primeras acciones tuvieron lugar en Europa, especialmente en Italia, España, Francia y también en Irlanda del Norte y Austria, y luego se extendieron por todo el mundo. En algunos países, como los Estados Unidos, Pakistán, Nigeria y Lesotho, se han producido protestas y huelgas del personal médico que exigen recursos adecuados.

En las últimas semanas ha habido acciones importantes en los Estados Unidos con huelgas de trabajadores de la industria automotriz, trabajadores de astilleros, trabajadores de  Amazon, trabajadores de Hershey’s, de empacadoras de carne y otros. Una de las acciones más significativas fueron las protestas de los trabajadores de General Electric en Massachusetts, exigiendo que, en lugar de despedir a los trabajadores, la empresa convierta sus factores de motor a reacción para fabricar ventiladores, que pueden ser un equipo médico clave para salvar a los pacientes afectados con Convid-19. Este desafío de la administración contiene dentro de sí la idea del control de los trabajadores para decidir cómo se manejan los lugares de trabajo. También en Massachusetts, 13.000 trabajadores de la construcción se declararon en huelga exigiendo el cierre de las obras.

El CIT se esforzará por profundizar esta desconfianza de clase hacia las clases dominantes y construir una acción obrera independiente en apoyo de un programa para responder a esta crisis. Hay una diferencia entre los sindicatos que negocian con los gobiernos y los empleadores sobre demandas específicas y se unen a ellos en su intento de salvar su sistema. Al mismo tiempo que piden a los dirigentes sindicales nacionales que adopten medidas independientes, los socialistas también se esforzarán por construir movimientos desde abajo, desde los lugares de trabajo y las comunidades, que puedan a la vez iniciar acciones más amplias y la revitalización del movimiento obrero.

Esta crisis demuestra una vez más que el sistema de mercado capitalista que da prioridad a la ganancia y se basa en la competencia, no puede mantener segura a la sociedad. Es por eso que el Estado se ve obligado a intervenir en todo el conjunto. Pero esta intervención debe ser en interés de los trabajadores y no de los beneficios de las grandes empresas. Para lograrlo, es necesario un plan socialista democrático de producción y distribución que satisfaga las necesidades de la mayoría de la sociedad. Pasar a propiedad pública los bancos, las instituciones financieras y las grandes empresas que dominan las economías y dirigirlas bajo el control y la gestión democrática de la clase trabajadora, para que podamos tomar las decisiones sobre lo que se necesita. La compensación sólo debe pagarse sobre la base de la necesidad comprobada de los propietarios anteriores.

Esta crisis también es una prueba para los gobiernos, ya que se les juzgará por lo que hagan y por los intereses de quiénes actúen. El inevitable cuestionamiento de por qué ocurrió esto y cómo reaccionaron los gobiernos debe ser utilizado por los socialistas como una oportunidad para explicar el carácter del capitalismo y crear apoyo para el objetivo de llevar al poder gobiernos que representen e involucren a los trabajadores, que llevarán a cabo la transformación socialista de la sociedad.

La rápida propagación de esta crisis social y económica es un problema mundial que plantea claramente la necesidad de una solución internacional. Planteará preguntas generalizadas sobre el futuro del planeta no sólo en el plano económico sino también en el plano social y ambiental. Ha demostrado una vez más cómo el capitalismo no puede hacer frente a las crisis y mucho menos proporcionar una vida segura a la gran mayoría. La idea de una alternativa internacional de los trabajadores, un mundo socialista en el que los recursos del planeta se utilicen para la gran mayoría y no se exploten y arruinen en beneficio de los súper ricos, es ahora incluso más relevante y vital que antes. La construcción de un movimiento que luche y ponga en práctica esta transformación socialista, es la tarea del día.

 

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here