Inicio Crisis económica mundial Pandemia y Crisis Social

Pandemia y Crisis Social

172
0
Compartir

por Samuel Rengifo

Entramos a la fase crítica de la pandemia y las señales del gobierno siguen siendo confusas y contradictorias, se nos dijo cada día desde el primer contagiado en el país que estábamos preparados, que desde el día 2 de enero, Chile se había preparado para enfrentar al COVID 19, que todas las medidas estaban tomadas, de modo que había que estar tranquilos.

Mientras el contagio se mantuvo en los sectores altos de Santiago donde el nivel de ingresos es el mayor del país, la situación parecía bastante controlada en cuanto a número de contagios y fallecidos y a poco andar en el tiempo se comenzó a hablar de » la nueva normalidad» y que estábamos en una meseta. Se hicieron llamados para que los funcionarios públicos volvieran al trabajo presencial y se dispuso el regreso a clases de los niños incluso se planteó la abertura de los mall.

Cuando el contagio llegó a los sectores periféricos, la situación cambió de manera radical y cada día ha ido empeorando y lo más grave, la realidad ha dejado al descubierto el engaño en que ha pretendido mantenernos la autoridad.

Hace unos días el propio Sebastián Piñera, después de enfatizar majaderamente de lo muy bien preparados que estábamos dijo » debemos reconocer humildemente que Chile no estaba preparado» Entonces debemos exigir y con toda razón que se nos diga la verdad completa, este gobierno ha sido totalmente inoperante y va reaccionando tarde a cada evento que ocurre con esta pandemia.

 Las organizaciones Sociales y algunos Alcaldes hace más de un mes que venían exigiendo que se decretara una cuarentena general en Santiago, a lo cual se hizo oídos sordos, no se tomaron las medidas correspondientes en todo este tiempo y ahora, cuando miles de familias llevan ya semanas en cuarentenas parciales, sin trabajo y sin recursos, se decreta la cuarentena general sin medidas que acompañen como los es, alimentación y recursos haciendo imposible que se mantengan encerrados.

Ahora el gobierno anuncia muy rimbombante la repartición de dos millones de cajas de mercadería pero a reglón seguido comunica que se está cotizando la compra para obtener el mejor precio y la guinda de la torta » a granel»…Se imaginan cuanto tiempo llevará, comprar los insumos y luego envasar cada kilo de azúcar, de arroz, de fideos, de detergente, es prácticamente una burla hacia las familias más humildes que es hoy día cuando necesitan esos insumos, al ritmo del gobierno tardaran al menos 2 semanas en llegar, sin mencionar lo oscuro que será el negocio de la compra, sin licitación publica ni nada.

Sin duda era mucho más rápido y acertado depositar en la cuenta Rut de cada familia un ingreso mensual universal que permita vivir a los cesantes y sus familias. Por otra parte, el ministro Mañalich fue también cambiando el discurso desde las planicies, pasando por la gran batalla de Santiago y hoy día exigiendo a las clínicas privadas aumentar las camas UCI, recién hoy día viene a exigir, cuando eso debió estar previsto hace más de un mes.

Tenemos que exigir que se tomen las medidas de un «Estado de catástrofe», y el Estado tome el control de todo el sistema de salud, tanto público como privado, de todas las industrias estratégicas y de servicios y congele las cuentas de los servicios básicos, como luz y agua, organizar un sistema de abastecimiento directo a las familias de menores recursos. Basta de que las ayudas a la pequeña empresa sea canalizadas a través de la banca privada.

El estado subsidiario defendido por la elite bajo este sistema neo liberal ha demostrado ser absolutamente nefasto para combatir esta pandemia, a nivel global el sistema capitalista se encuentra en bancarrota e incapaz de dar soluciones tanto sanitarias como económicas.

Hoy comenzamos a ver cómo la gente comienza a salir a las calles a protestar a pesar de la pandemia a riesgo de contagiarse, pero cuando el hambre se asoma a los hogares, no hay pandemia que pueda frenar las manifestaciones, también vemos como han vuelto en gloria y majestad las ollas comunes, que es la manera como se organiza la población para alimentarse de manera solidaria y así aún bajo el riesgo del COVID 19 y la represión resurge la organización popular para enfrentar el colapso al que nos ha llevado el gobierno de los empresarios.

RENUNCIA PIÑERA

Únete a SOCIALISMO REVOLUCIONARIO CIT CHILE

Contáctanos: srcitchile@gmail.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here