Inicio Internacional El nuevo ciclo de protestas masivas en Ecuador

El nuevo ciclo de protestas masivas en Ecuador

179
0
Compartir

Imagen: Protesta en Ecuador, octubre de 2019 (Foto: Voz de América/Wikimedia Commons)

Entrevista con Vincent, un activista de los Estados Unidos que vive en Ecuador desde hace varios años y trabaja como profesor de inglés y periodista independiente.

Vincent, has estado documentando en fotografías una ola de protestas y disturbios recientes en Ecuador, ¿puedes explicar qué ha pasado y qué ha provocado estas protestas? ¿Cuáles son las demandas actuales de los manifestantes?

Durante el último mes, Ecuador ha visto un nuevo ciclo de protestas en gran parte esporádicas, pero parecen tener tendencias unificadoras. Lo que ha estado sucediendo es que el coronavirus ha abierto una oportunidad para que el gobierno utilice la crisis como una forma de recortar el gasto público y los puestos de trabajo. Ecuador ha visto despidos masivos durante la pandemia. También han buscado debilitar los derechos laborales en el sector privado. Es básicamente una política de choque, en efecto, y una continuación de lo que el gobierno no logró en octubre. Esta vez, la resistencia es más difícil debido al coronavirus.

Las protestas comenzaron realmente cuando los estudiantes comenzaron a organizarse para rechazar el recorte propuesto de 98 millones de dólares a 32 diferentes universidades públicas e instituciones educativas. Hasta ahora la propuesta ha sido retenida en la corte constitucional. Esta no es la primera vez que el gobierno de Lenin Moreno ha buscado recortar la educación. Los estudiantes han estado muy activos estos días. Las protestas han sido relativamente pacíficas, pero hace un par de semanas la policía detuvo a un estudiante que protestaba en la ciudad andina de Cuenca. Fue liberado al día siguiente, pero eso provocó más ira entre los estudiantes. He hablado con algunos estudiantes en las protestas y muchos dicen que este es el gobierno claramente aprovechando la pandemia internacional. Así que no es un secreto para los ecuatorianos lo que está pasando.

El 16 de mayo, la Asamblea Nacional aprobó una serie de leyes, que fueron adaptadas antes de ser aprobadas. Se llaman la nueva ley de finanzas y la ley humanitaria. Son bastante complicadas, y la mayoría de los ecuatorianos han tenido dificultades para entender estas leyes. Sin embargo, muchos sindicatos y la CONAIE, la Confederación de Nacionalidades Indígenas, ya han denunciado estas leyes. Algunas de las personas que entrevisté me dijeron que debilita los derechos laborales. La gente también está preocupada de que el gobierno intente quitar la autonomía que tiene el instituto de seguridad social de Ecuador. Desde mi punto de vista, esta fue una de las propuestas que fueron derribadas antes de que las leyes fueran aprobadas. Así que, por ahora, la seguridad social sigue siendo autónoma por el IESS. Unos días después, las protestas crecieron en tamaño, así que no fueron sólo los estudiantes en este punto. Fue una corta caminata de unos pocos cientos de personas denunciando las leyes. De nuevo, fue pacífico.

El día después de la protesta del 18 de mayo, Moreno hizo un corto discurso nacional anunciando el cierre de varios negocios públicos diferentes. Algunos de ellos eran una agencia ferroviaria y la oficina de correos. También dijo que Tame, la aerolínea nacional, sería liquidada ya que ha perdido 400 millones de dólares en los últimos cinco años.

La semana siguiente, el 25 de mayo, fue la protesta que llamó la atención internacional, y creo que el mundo se sorprendió un poco al ver tal protesta nacional en medio de una pandemia. Esto fue antes de las protestas de George Floyd en los EE.UU., en realidad el día en que fue asesinado. El 25 de mayo, había unos pocos miles de personas marchando por Quito. Un trabajador de correos me dijo que no ha recibido su salario en dos meses y que quieren privatizar su negocio. Había estudiantes, trabajadores de la salud y muchos más. Las protestas fueron en todas las provincias. Empezó pacíficamente en Quito, pero la policía utilizó algunos incidentes entre la policía y los manifestantes para terminar la marcha.

Los movimientos indígenas dijeron que no tomarían medidas directas debido al virus, pero legalmente están buscando opciones. En última instancia, esta es una reacción de un claro movimiento para aprovechar una crisis para impulsar una agenda que es impopular con las masas. Realmente no hay otra manera de decirlo. La propaganda del gobierno es que esto es necesario para salvar la economía de Ecuador, que fue golpeada duramente por la caída de los precios de la gasolina en marzo y la caída del turismo. Dicen que la economía estaba tambaleando incluso antes de la pandemia, y que estas medidas económicas son para salvar al país. Además, el gobierno ha devuelto los préstamos internacionales mientras intenta reformar su gobierno asegurándose de que cumple con los requisitos para el préstamo del FMI.

Las demandas de los manifestantes son muy directas, y eso es para poner fin a este período de saqueo que ha estado sucediendo en los últimos tres años desde que Moreno fue elegido. Leí una encuesta reciente que decía que el 64% de los ecuatorianos quieren un nuevo gobierno. Las elecciones son el año que viene, así que tendremos que ver si estas protestas continúan en oleadas más grandes, o si los ecuatorianos esperarán para ir a las urnas, lo cual será una elección crítica para el país y quizás para el equilibrio entre la izquierda y la derecha en América Latina. No creo que Moreno se vaya a postular para otro período ya que es realmente impopular, pero hay algunos candidatos neoliberales que están empezando a charlar. Todavía se especula que podrían intentar cancelar la elección, pero no creo que eso vaya a suceder.

En abril, el CIT publicó un artículo en socialistworld.net sobre el impacto de COVID-19 en la ciudad de Guayaquil. ¿Qué tan grave ha sido la crisis del coronavirus en Ecuador? ¿Cuál ha sido la respuesta del gobierno a la crisis?

Si miras las estadísticas de Sudamérica, ves Brasil, y todos sabemos por qué. Luego ves Perú, Chile, y México, también. Pero Ecuador es el país que ha sido más afectado per cápita en Sudamérica. La OMS acaba de decir que América Latina es el nuevo epicentro de la pandemia. Lo que Ecuador está reportando no indica lo que podemos ver en los datos de mortalidad. De hecho, podemos ver dónde se ha propagado el virus, sólo observando las muertes.

A mediados de abril, los periodistas empezaron a mirar los datos de mortalidad para encontrar una explicación a los cadáveres que se dejaban en las calles y se descubrió que la muerte era el doble, puede ser incluso el triple de lo que estaba reportando el Ministerio de Salud (MSP). Entre marzo y abril, hubo 10.000-12.000 muertes más en comparación con el año pasado. Hasta el 6 de mayo, se han registrado poco menos de 1.500 muertes confirmadas a covid19 en la provincia de Guayaquil. Ha habido vigilias y familiares parados fuera de los hospitales de Guayaquil en busca de sus seres queridos. Los datos de mortalidad sugieren ahora que el brote está afectando a Quito y algunas otras provincias costeras. No ha habido una tendencia a la baja de los casos, no han pasado de la curva. Todavía reportan 400-600 casos al día, a veces no hacen anuncios.

Si se suman los casos positivos y negativos y se compara el número total con el total de pruebas tomadas, hay muchos exámenes que no han sido anunciados, lo cual es irónico porque el MSP dijo que habían aumentado la capacidad de pruebas de laboratorio. La última vez que lo comprobé había como 25.000 pruebas todavía sin un resultado positivo o negativo.

En resumen, la realidad de la situación puede ser desconocida aquí. El Ministro de Salud dijo que un estudio mostró que el 22% de la población de Quito ya había sido infectada. Cuando se le preguntó si reabriría Quito si fuera alcalde, dijo que sí. Esto se debe a que la mayoría de la gente ya se había infectado, haciendo referencia al estudio en su respuesta. No he visto el estudio. Pero si es la verdad, entonces ¿por qué no dan a conocer el recuento real de los casos? ¿Por qué lo ocultan? El Presidente Moreno ya ha admitido que el coronavirus se ha cobrado su cuota en el país, incluso su ministra del interior, María Paula Romo. ¿Por qué siguen ocultándolo?

Sospecho que lo ocultan porque Moreno está presionando a los municipios locales para reabrir sus distritos. Crearon una fase de reapertura de semáforos usando los colores rojo, amarillo y verde para indicar el proceso a la normalidad. Quito, Guayaquil y Cuenca, las ciudades más pobladas de Ecuador están ahora en amarillo. He oído que los hospitales de Quito están llenos y no hay UCI disponibles. El ministro de salud se disculpó con el alcalde de Quito después de decir que Quito nunca necesitaría la construcción de un hospital de campaña temporal en el centro de atracciones de un parque.

Así que la respuesta del gobierno ha sido minimizar la crisis, mientras tanto, siendo un poco más transparente. Han hecho todos estos recortes, ahora quieren reactivar los beneficios para que la clase elitista pueda cosechar los beneficios de toda la desregulación que han hecho durante la pandemia. Más gente se va a infectar y a morir mientras el virus se propaga sin ser detectado.

En los últimos años, Moreno ha recortado drásticamente las inversiones para el MSP. Han despedido a unos 4.000 trabajadores de la salud pública y disolvieron la brigada médica cubana el año pasado. Esto ciertamente hizo al país más susceptible de contener el virus. Ha habido numerosas pequeñas protestas frente a los hospitales exigiendo el PPE.

Moreno lo ha negado, pero como Ecuador estaba avergonzado por lo que pasó en Guayaquil, ha dejado que algunos de los ministros hablen sobre la crisis. Ecuador es el país más rápido en reabrir ya que este es ahora el epicentro. Las consecuencias pueden ser graves, por desgracia.

En octubre del año pasado, el Ecuador fue sacudido por una masiva ola de protestas, incluyendo una huelga general, que tenía el potencial de conducir a una revolución. Este movimiento era una alianza de los pueblos indígenas, la clase obrera y los trabajadores rurales, que luchaba contra las reformas económicas impulsadas por el FMI y el gobierno de derecha de Lenin Moreno. En un artículo en socialistworld.net, el CWI dijo de la revuelta del año pasado: “El movimiento de masas en Ecuador obligó al gobierno a huir del capital. La clase obrera y los pueblos indígenas tomaron por asalto la asamblea nacional y son potencialmente desafiantes para el poder… Sin embargo, todavía no han tomado el poder en sus propias manos y destruyeron el antiguo régimen. Si esto no se hace, entonces el capitalismo y sus representantes políticos pueden aferrarse y recuperar la iniciativa… Es necesario que el movimiento tome las medidas necesarias para derrotar al viejo régimen y al capitalismo y establecer una alternativa socialista democrática”.

¿Cómo se aferró el gobierno al poder y sobrevivió a la revuelta?

Ecuador tiene una historia de levantamientos indígenas. El primero de ellos fue el de la CONAIE en 1990, que se celebra este mes como el 30º aniversario. También se han deshecho de presidentes impopulares antes de Rafael Correa, pero no pudieron hacer lo mismo con Moreno. Creo que hubo algunos factores, en ambos lados.

Como usted dijo, el gobierno utilizó el estado de emergencia para trasladar la capital a zonas del país donde no había protestas, como Guayaquil. Así que el regionalismo de Ecuador entre el altiplano andino y las provincias costeras fue un factor. Creo que hubo un pequeño contingente de indígenas que trataron de ir a Guayaquil, pero fueron bloqueados. Además, el gobierno también puede esconderse en las Galápagos. El gobierno tenía un lugar para huir, y para cuando las negociaciones ocurrieran, podrían regresar a Quito a salvo. La gente en Guayaquil no estaba en pie de guerra como en Quito. No era un campo de batalla como en Quito.

Además, Moreno ha hecho inversiones en la militarización de la policía y el ejército. La policía fue extremadamente represiva durante las protestas. Recuerdo haber estado frente a la Asamblea Nacional mientras la gente estaba afuera pacíficamente esperando una actualización del diálogo. Sin previo aviso, la policía gaseó las afueras de la legislatura. Causó una estampida de gente que volvía al parque del santuario donde estaba el cuartel general. También hubo informes de que la policía estaba gaseando las universidades, que se habían transformado en centros médicos y humanitarios que cuidaban de los niños y los ancianos que llegaron a Quito con la resistencia indígena. Todo esto es muy represivo y obviamente ilegal según la Convención de Ginebra. Recientemente, hubo un anuncio de que el ministro de defensa de Ecuador había permitido el uso de la fuerza letal ya en octubre, pero decidió no hacerlo. Esto acaba de anunciarse al público justo cuando las protestas están empezando a reanudarse.

Después de un tiempo, parecía que la continuación de las protestas sólo llevaría a un punto muerto. La CONAIE no había tomado ningún edificio importante como lo había hecho en los levantamientos anteriores. Los militares no se rindieron como fue el caso antes. Este fue también uno de los mayores levantamientos indígenas en años, así que se podría decir que han estado oxidados, pero ciertamente fue una experiencia de aprendizaje ya que la CONAIE puede salir a las calles de nuevo este año. Moreno se puso ansioso por poner fin a las manifestaciones. Se le estaba yendo de las manos, y dañando su economía. Estaba claro que los indígenas no iban a retroceder, dándoles más tiempo para hacerse cargo de un edificio importante en Quito, como la Asamblea Nacional, que superaron por un corto tiempo y el palacio presidencial. Si ellos hubieran tomado esos lugares, Moreno no habría tenido otra opción que huir del país.

También creo que las protestas fueron vistas como indígenas en ese momento. Estaban protestando por la eliminación de los subsidios al combustible, lo que es más problemático para los indígenas, que son en su mayoría agricultores y envían sus cultivos a las ciudades. Todo esto requiere combustible, y ellos serían los primeros en sentir la carga. Los precios obviamente subirían para otros, pero eso no afectó a la clase media inmediatamente. No subió los precios del autobús hasta donde afectó a los estudiantes universitarios de las familias de la clase trabajadora. Así que no hubo una tendencia unificadora, no unió a los indígenas y a una clase media estirada, entre otros componentes sociales necesarios en una revuelta.

¿Las actuales protestas contra la situación actual tienen el potencial de reavivar el movimiento del año pasado? En su opinión, ¿qué lecciones se pueden aprender de la revuelta del año pasado, y cuál es el camino a seguir para las actuales protestas?

Sí y no. Creo que tiene el potencial, pero realmente depende de los grupos indígenas. Estos grupos dispersos de trabajadores de la ciudad en todo el país no podrán organizar un movimiento colectivo como lo hicieron los indígenas en octubre, que sí incluyó a algunos trabajadores. Sin embargo, creo que hay más gente enojada y que este gobierno se ha vuelto más impopular, lo que es sorprendente que su aprobación pueda disminuir aún más. La CONAIE está muy organizada, pero la pandemia realmente lo hace difícil. El gobierno ha estado más callado sobre la reapertura en las últimas semanas, probablemente porque saben que la CONAIE marchará a Quito si el coronavirus se relaja aquí. Otro levantamiento terminará en negociaciones, probablemente forzando a Moreno a negociar y posiblemente terminando con algo de lo que ha logrado durante la pandemia.

Lo que Moreno necesita hacer es aguantar el resto de su mandato sin revertir sus políticas de los últimos meses. Mientras pueda hacer eso y evitar otro octubre, los ecuatorianos tendrán que acudir a las urnas para hacer un cambio real. Sin embargo, todavía queda un largo año por delante y pueden pasar muchas cosas. La reapertura de la economía y menos restricciones de cuarentena da a la gente la impresión de que las cosas están bien, lo que significa que saldrán y la gente puede protestar.

Creo que la CONAIE vio sus limitaciones el año pasado en octubre. Como dije, han pasado varios años desde que tuvieron levantamientos de cambio de gobierno. Pero su movimiento parece estar listo para contrarrestar gobiernos impopulares de nuevo. Pero también es importante saber que Moreno no ha cambiado su círculo interno de ministros de confianza que orquestaron la represión en octubre. Sólo me preocupa que la próxima ola de protestas con los indígenas sea mucho más fea que el año pasado.

Creo que las protestas actuales necesitan ser unificadas. No pueden ser sólo los indígenas los que protesten. Creo que ahora es posible una mayor unificación porque muchos se han visto afectados por esta decapitación de las entidades públicas y el desmantelamiento de los derechos de los trabajadores. La gente se está desesperando aquí. Las calles están llenas de vendedores informales aquí desde que Quito ha levantado las instrucciones. La gente está pidiendo dinero. Muchas más personas han perdido sus trabajos. Partes de la clase media han sido golpeadas duramente. La delincuencia menor parece estar aumentando.

Pero las protestas necesitan un paraguas bajo el cual estar. No puedo pensar en muchos escenarios en los que eso sea posible sin que el movimiento indígena esté presente. Si no hubiera una pandemia, le garantizo que Ecuador estaría en su segundo o tercer octubre ahora mismo.

¿Hay algo más que te gustaría añadir?

La situación es mala aquí y lo más probable es que empeore. Las tensiones son altas y la mayoría de la gente no sabe lo que va a pasar. Todo está en el aire. No estoy seguro de cuál será el punto de inflexión, pero parece que algo va a suceder. Es una historia continua aquí. Se desarrolla cada día.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here