Inicio Medio Ambiente Advertencia global: Lecciones del Covid-19 para la crisis climática

Advertencia global: Lecciones del Covid-19 para la crisis climática

175
0
Compartir

Chris Baugh 31 de julio de 2020, edición de julio-agosto de 2020 de Socialism Today (revista mensual del Partido Socialista, Inglaterra y Gales)

Imagen: La tienda Harrods, en el centro de Londres, durante el cierre en marzo de 2020. La calle normalmente estaría ocupada por el tráfico y los visitantes, añadiendo a los altos niveles de contaminación de la ciudad. (Wikimedia/CC)

La crisis del Coronavirus ha revelado una vez más la incapacidad del capitalismo para satisfacer las necesidades de la sociedad. El ex secretario general adjunto del sindicato de funcionarios de PCS (Reino Unido), Chris Baugh, que durante su mandato fue responsable de desarrollar las políticas del sindicato para combatir el cambio climático, extrae algunas lecciones para la lucha contra el clima.
La pandemia del Covid-19 se ha afianzado en un momento de la historia de la humanidad en el que nos enfrentamos a la amenaza existencial del cambio climático. Las pruebas científicas disponibles nos dicen que estamos en una carrera contra el tiempo para limitar el impacto y que, sin una acción decisiva, esto podría tener consecuencias incalculables para la vida humana en el planeta.

El cierre de la producción en todas las principales economías debido a la pandemia de coronavirus ha dado lugar a una reducción estimada del 20% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Sin embargo, a medida que se ponga fin a la paralización, se espera que las emisiones de gases de efecto invernadero vuelvan a sus niveles peligrosos anteriores, lo que demuestra que la simple reducción de la producción no es una solución. En este artículo se argumenta el potencial para desarrollar formas alternativas de producción socialmente útiles. Para evitar el desastre climático, esto tendrá que formar parte de una lucha política por el cambio de sistema basado en una planificación socialista que utilice la última tecnología inteligente con formas nuevas y democráticas de control y autogestión de los trabajadores y la comunidad.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha informado de que el cambio climático representa una amenaza urgente y potencialmente irreversible. Sin un cambio radical de rumbo -de profundas reducciones de las emisiones de gases de efecto invernadero- hay pocas perspectivas de mantener las temperaturas medias mundiales por debajo del objetivo de 1,5 a 2 grados centígrados en el acuerdo de la COP21 de París de 2015. El IPCC advierte ahora que para finales de siglo es probable que el clima de la Tierra sea tres grados más cálido. Pintan un cuadro alarmante de aumento del nivel del mar, fenómenos meteorológicos extremos, sequía y escasez de agua, deforestación, extinción de especies y desplazamientos humanos masivos, causando un aumento de la pobreza y guerras por los recursos. Permanecer dentro de los límites ‘seguros’, dice el IPCC, “sigue siendo técnicamente posible, aunque requerirá cambios rápidos y de gran alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad”. Para evitar una posible catástrofe, fijan un plazo de menos de diez años para una reducción del 45% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El IPCC forma parte de las Naciones Unidas (ONU) y fue creado en 1988. Lejos de ser alarmista, el IPCC ha sido acusado a menudo de ser conservador en sus previsiones. Desde que el IPCC presentó su primer informe en 1988, y la primera Cumbre de la Tierra de la ONU en Río en 1992, hemos visto un aumento sin precedentes en las emisiones de carbono con el consiguiente impacto en el medio ambiente. Esto se produce en el contexto de una virulenta fase neoliberal del capitalismo que ha producido rendimientos de beneficios sin precedentes a expensas de los niveles de vida de los trabajadores en todo el mundo.

Desde el nacimiento del capitalismo a finales del siglo XVIII, se estima que sólo 90 empresas son responsables de más de dos tercios de las emisiones mundiales. Un asombroso cincuenta por ciento de las emisiones globales se han añadido desde 1990. Seis de las diez empresas más ricas están basadas en combustibles fósiles y dos en la producción de automóviles contaminantes.

Las necesidades de nuestro tiempo, ya sea desafiando un sistema económico que produce empobrecimiento para miles de millones en un mundo de abundancia, protegiendo la salud y los ingresos de los trabajadores en una pandemia mundial, y tomando las medidas decisivas necesarias sobre el cambio climático, revelan el problema como el propio capitalismo. El capital mundial, con su insaciable apetito por el beneficio, ha demostrado que no está dispuesto ni es capaz de adoptar las medidas decisivas necesarias para transformar la economía y reducir las emisiones de carbono en la escala o en el plazo requeridos. En esta situación, los argumentos a favor de la conversión de la producción se hacen aún más apremiantes. Y hay numerosos ejemplos que muestran lo que es posible.

Los pioneros del Plan Lucas

En 1976 Lucas Aerospace, un importante diseñador y fabricante de aviones de combate y sistemas de misiles, anunció planes para cerrar varias fábricas y despedir a uno de cada cinco de sus 18.000 empleados. Un grupo de delegados sindicales que representaban a los trece diferentes sindicatos de diecisiete plantas, había decidido previamente, como parte de una campaña de defensa del empleo, elaborar “un plan corporativo alternativo para una producción socialmente útil y ambientalmente deseable”.

El comité de la combinación consultó a los miembros de los sindicatos de cada planta, así como a expertos externos, para elaborar un inventario de aptitudes y maquinaria, no los falsos planes de “sugerencias del personal” populares entre los patronos, sino que invitaba a aportar ideas prácticas para productos alternativos. De las 150 ideas que llegaron, el comité eligió doce para incluirlas en su plan detallado de diversificación de la fabricación de tecnología de armas a la producción socialmente útil. Entre ellas se incluían un sistema de soporte vital portátil, un sistema de intercambio de calor para calentar bloques de pisos, un sistema de frenado más seguro para autobuses y autocares, dispositivos robóticos para el control remoto de la extinción de incendios y la minería, y carritos de cocina para mejorar la movilidad de los niños con espina bífida. Esto fue en 1976 y algunos parecen un poco anticuados ahora, pero otros se adelantaron mucho a la época. El coche híbrido se fabricó más tarde en forma de Toyota Prius con otros ejemplos recientes. Muchos otros, como la producción de turbinas eólicas y un vehículo de ferrocarril de carretera, fueron innovadores y aún más relevantes hoy en día.

The Socialist ha publicado artículos que destacan el asombroso ingenio de los trabajadores de Lucas y cómo fue posible elaborar planes detallados y viables para la producción alternativa, incluyendo El Plan Lucas, de Jane Nellist (27 de abril de 2020) y una reseña de Bill Mullins de la película 2018, dirigida por Steve Sprung, El Plan que vino de abajo (31 de octubre de 2018). Pero el plan fue rechazado por los patrones de Lucas Aerospace que lo vieron como una invasión de su poder. Como Dave Nellist, ex diputado laborista y miembro del Partido Socialista, afirma en la película de 2018, “en lugar de someterse a los despidos o a una continua desocupación y fragmentación de su trabajo, trataron de tomar el control de cómo trabajaban, lo que diseñaban y lo que construían. Para asumir el poder del ‘derecho’ de gestión de la administración”.

Los trabajadores de Lucas tuvieron el apoyo y el aliento inicial de Tony Benn, pero fue reemplazado como Secretario de Industria y el gobierno laborista de derecha retiró su apoyo. En mayo de 1978 el mayor sindicato de la empresa, el Amalgamated Union of Engineering Workers (AUEW), dio su apoyo formal pero fue demasiado tarde para afectar las cruciales negociaciones entre la empresa y la Confederación de Sindicatos de Construcción Naval e Ingeniería. Este fue uno de los varios factores que ayudaron a la dirección a enfrentar a los dirigentes sindicales oficiales de derecha con el Comité de la Combinación para impedir que se llevaran a cabo negociaciones nacionales y cualquier posibilidad seria de aplicar el plan.

Pero el Plan Lucas fue sólo una de una serie de iniciativas para la producción socialmente útil que floreció en los años 70, un período de lucha industrial que incluyó huelgas, sentadas y ocupaciones. Generaron planes corporativos alternativos, prototipos socialmente útiles y bancos de productos, empresas cooperativas y redes de talleres comunitarios de artesanía y tecnología. Otro importante informe de 1978 de los trabajadores del sector automovilístico de Chrysler, Vauxhall, Ford, British Leyland y Wilmott Breeden proponía alternativas socialmente útiles a los automóviles de gasolina. Entre ellas figuraban versiones de servicio público de vehículos adaptados para conductores discapacitados, vehículos para campo traviesa similares al prototipo de carretera/ferrocarril Lucas, y automóviles híbridos que utilizaban energía alternativa y menos contaminante.

Si bien estas iniciativas revelaron el potencial del control de la tecnología y la producción por parte de los trabajadores, no podían conducir, como dijo un delegado sindical del Plan Lucas, al “socialismo en una sola empresa”. Otro delegado sindical dijo: “queríamos que los trabajadores tuvieran tanto poder como los accionistas”. Pero como comentó Dave Nellist, “desafortunadamente ese era el problema. Los accionistas son dueños colectivos de una empresa, y por lo tanto, pueden fijar su dirección. Los trabajadores de Lucas nunca fueron dueños colectivos de su empresa – para eso habría que nacionalizarla”.

El Plan Lucas sigue siendo, sin embargo, un momento importante en la historia de la clase obrera y merece ser rescatado de “la enorme condescendencia de la posteridad”. Conlleva lecciones vitales para la diversificación de la producción en las industrias de uso intensivo de energía, la fabricación de armas y la energía nuclear, como parte de la transformación social y económica necesaria para hacer frente al cambio climático, y tiene una importancia aún mayor en la actualidad.

Construir la unidad

Los sindicatos organizados en las industrias de uso intensivo de energía han librado una lucha a menudo heroica para contrarrestar el desequilibrio de poder entre el capital y el trabajo y establecer derechos sindicales básicos. Hay muchos ejemplos de luchas en la historia de los sindicatos en torno a cuestiones de seguridad de los trabajadores, salud pública y degradación del medio ambiente. En muchos sentidos, la reducción de las emisiones de carbono es una prolongación lógica de la labor de los sindicatos que combaten los peligros y hacen del lugar de trabajo un entorno saludable y seguro. A medida que el impacto del cambio climático se hace sentir en forma de condiciones meteorológicas extremas y la necesidad de que intervengan los bomberos y los trabajadores de emergencias, los sindicatos han comenzado gradualmente a ocuparse de la cuestión. Sin embargo, sigue generando oposición por parte de algunos dirigentes sindicales con miembros que trabajan en industrias de alto consumo energético, que a menudo consideran que cualquier medida para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero es una amenaza para los muy necesarios puestos de trabajo sindicados.

Casi un tercio de la industria manufacturera se perdió durante el gobierno de Thatcher. Las regiones en las que se encontraban estos puestos de trabajo han sufrido un declive económico crónico, lo que hace que el temor al desempleo y la necesidad de defender los puestos de trabajo sea muy real. Las exageradas demandas de empleos y beneficios económicos en la expansión de la aviación, la extracción de gas de esquisto (fracking) y la minería de carbón a cielo abierto son presentadas por los jefes como una oportunidad para los trabajadores. Es indudablemente cierto que los argumentos en torno a estas cuestiones han provocado a veces una desconfianza mutua entre los sindicatos y los activistas del cambio climático. La experiencia ha demostrado que no se logra acabar con esta desconfianza, y a menudo es contraproducente, protestando fuera de una planta o industria contaminante sin intentar un diálogo genuino con los trabajadores, y lo que es más importante, proponiendo una alternativa por la que vale la pena luchar.

Sin la acción directa de los activistas del cambio climático contra la fractura, la expansión de la aviación en Heathrow, y en las protestas de la Rebelión de la Extinción para dar ejemplos recientes del Reino Unido, es poco probable que la necesidad de tomar medidas sobre el cambio climático atraiga tal apoyo – no es sorprendente – entre los jóvenes. Al mismo tiempo, la amenaza a las condiciones de los trabajadores en las industrias de uso intensivo de energía proviene de la agenda de los patrones. El capitalismo puede verse obligado, lentamente y con sufrimiento, a organizar las economías para reducir las emisiones de carbono. Sin embargo, esto será demasiado poco y demasiado tarde, por lo que en lugar de imponer otra transición injusta a los trabajadores de este sector, este momento ofrece a los trabajadores, a través de sus sindicatos, la oportunidad de plantear una alternativa a los ataques contra los empleos y las condiciones que se avecinan.

En el sector de la energía y la fabricación de armas en particular, los sindicatos industriales como Unite, GMB y otros han mantenido los derechos de negociación colectiva y un importante grado de poder industrial. Los trabajadores de estos sectores poseen la experiencia y el poder industrial para aplicar su propio concepto del Plan Lucas y situar los intereses de los trabajadores en el centro de lo que se describe como una transición justa a una economía de cero carbono.

Un millón de empleos climáticos

Fue para aprovechar el ejemplo del Plan Lucas y desarrollar una alternativa que los sindicatos, académicos y activistas del clima se unieron para producir el folleto Un millón de empleos climáticos en 2009 (véase la columna de Alerta Global en Socialism Today No.136, marzo de 2010). El folleto ha contribuido a demostrar que el cambio climático es un problema sindical. Ha demostrado la viabilidad técnica y la asequibilidad de un millón de nuevos empleos climáticos cualificados y sindicados y, al mismo tiempo, ha reducido las emisiones de gases de efecto invernadero del Reino Unido en un 80 por ciento en un período de veinte años. Con la inversión y la planificación necesarias, se podrían crear empleos climáticos en la eficiencia energética, la adaptación de nuevos sistemas de calefacción doméstica, el aislamiento de viviendas y edificios públicos, el transporte público, ecológico e integrado, y mediante la aplicación de tecnologías eólicas, ondulatorias y solares como parte de un sector manufacturero revitalizado. Esto fue descrito por Naomi Klein en la COP21 de París como “una herramienta fantástica para trazar el tipo de justicia climática por la que todos deberíamos estar trabajando”.

Reflejando las políticas de los sindicatos involucrados, demostró la asequibilidad de un millón de empleos climáticos gracias a las medidas de Justicia Fiscal y abogó por la inversión pública y un sector público debidamente financiado. Aunque no llegó a pedir la transformación socialista necesaria para acabar realmente con el poder de la clase capitalista sobre la sociedad, fue otro ejemplo concreto de cómo se puede desarrollar una alternativa al modelo económico capitalista.

Lecciones de la crisis de Covid

Rolls Royce, Airbus, British Airways y otros importantes empleadores con sede en el Reino Unido han anunciado planes de despido que afectan a decenas de miles de trabajadores como consecuencia del coronavirus en la producción y los márgenes de beneficios. Junto con la defensa militante de los puestos de trabajo, esta situación plantea la oportunidad de que los trabajadores, a través de sus sindicatos, desarrollen sus propios planes independientes para la diversificación en productos alternativos socialmente útiles y para reclamar la propiedad pública de su empresa e industria.

El lamentable fracaso del gobierno Tory en prepararse para la crisis de Covid-19 ha quedado al descubierto por las tasas de mortalidad en el Reino Unido. Los suministros médicos fueron inadecuados debido a años de falta de fondos del NHS y a las privatizaciones. Un enfoque impulsado por el mercado significó que gran parte de los equipos de protección personal (PPE), ventiladores y otros productos clave no se producen en el Reino Unido, sino que son importados, siendo China el mayor proveedor. Esto creó una lucha por los suministros, muchos países dejaron de exportar suministros, y en el llamado mercado libre único de la Unión Europea, los países dentro de él dejaron de venderse entre sí. Esto aumenta enormemente el riesgo del virus para las poblaciones en economías con una base de fabricación propia limitada.

Si bien el bloqueo ha reducido masivamente la producción y ha afectado a los beneficios de los patrones, varios fabricantes privados se han reorientado para producir suministros médicos a veces en unos pocos días. Las destilerías han hecho desinfectantes para las manos, las empresas de ropa han cambiado a la fabricación de batas, máscaras y Equipos de Protección Personal. BAE systems ha hecho piezas impresas en 3D para visores de nuevo diseño. Por otro lado, el “Desafío del Ventilador” de los Tories a la industria dio como resultado numerosos productos que los clínicos reportaron como inutilizables. La gran fanfarria del transporte aéreo de la RAF de los Equipos de Protección Personal a Turquía dio lugar a la entrega de batas que no eran aptas para su uso.

Si bien muchos desean que se considere que están ayudando en la lucha contra el virus, estos ejemplos de empleadores que cambian la producción se deben principalmente a sus propios intereses comerciales y al deseo de obtener contratos gubernamentales. Muestran el fracaso del mercado para satisfacer las necesidades sociales pero, por otra parte, también muestran, incluso de manera limitada, cómo es posible cambiar la producción para satisfacer los requisitos sociales y de salud pública. Esta es una lección vital para el mundo posterior a la crisis de Corona, sobre la que habrá que construir.

El control de los trabajadores viene de abajo. Es más eficaz cuando los trabajadores están bien organizados y se sienten confiados para desafiar el “derecho” de los patronos en la gestión. El equilibrio de poder entre el patrón y el trabajador nunca es estático y se disputa de forma continua todos los días. El Plan Lucas es un ejemplo de lo que es posible y necesario para establecer la alternativa de los trabajadores a la agenda de los jefes. Esto deberá ser replicado en el Reino Unido y en todo el mundo como parte esencial de la lucha para crear las condiciones para el socialismo y proteger el planeta que habitamos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here