Inicio Análisis y Perspectivas El Coronavirus hunde al capitalismo en un caos global – La necesidad...

El Coronavirus hunde al capitalismo en un caos global – La necesidad de una alternativa socialista

649
1
Compartir

El brote de la pandemia del coronavirus ha sumido al capitalismo y a la sociedad mundial en una nueva era de confusión y trastornos. En un país tras otro, a medida que la pandemia se ha ido afianzando, ha expuesto rápidamente todo lo que está podrido de la sociedad capitalista.

 

Declaración del Secretariado Internacional del Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

23 de marzo de 2020.

 

  Desde el encubrimiento inicial del virus en Wuhan (China) por el régimen dictatorial hasta la desesperada situación de los ancianos y enfermos, en particular en Italia, España, Francia, Gran Bretaña y otros países que sufren a causa de unas instalaciones médicas inadecuadas, se ha puesto de manifiesto la naturaleza decadente del capitalismo y sus gobernantes. Esto ha provocado temores generalizados y también un cuestionamiento de cómo se maneja la sociedad.

 

  Las consecuencias de los paquetes de austeridad que se han aplicado en países como Gran Bretaña, Francia, España, Italia y muchos otros han sido reveladas de manera escandalosa a medida que la pandemia ha golpeado a estos y otros países.

 

  Además de los efectos devastadores para la salud de millones de personas, esta pandemia también ha sido un desencadenante del inicio de una nueva recesión económica mundial. En China, donde la crisis comenzó a arrastrar la economía mundial, el PIB se ha reducido en un 13% estimado en los dos primeros meses de 2020! Con China representando aproximadamente el 14% del comercio mundial, esto por sí solo tendría un efecto devastador en la economía mundial. (En 2007/8 sólo representó aproximadamente el 4% del comercio mundial).

  Sin embargo, las “cuarentenas” que se están imponiendo en la mayoría de los principales países capitalistas, combinado con los efectos de que grandes sectores de la fuerza de trabajo están enfermos durante un período, también están asegurando que la recesión ya está en marcha en las economías capitalistas de Alemania, Francia, Italia, Gran Bretaña y la Unión Europea, así como en los EE.UU. y Japón.

 

  Es probable que la crisis económica y social que se está desarrollando actualmente sea al menos más profunda que la crisis de 2007/2008. Algunos estiman que la economía británica podría contraerse en un 15% en el segundo trimestre de 2020. Larry Elliot,  periodista y editor económico en el London Guardian, habló de “lo que se perfila como la recesión de todas las recesiones”. Incluso más profunda que la de 2007/8!

No se puede excluir una caída en una depresión mundial, como la devastadora crisis que se está desarrollando. Ya se están produciendo grandes despidos en muchos países y la amenaza de un crecimiento masivo del desempleo está ahora presente en todas partes.

  Esto está ocurriendo en el contexto de una situación económica peligrosa antes de la crisis del coronavirus. Los capitalistas temen que no sea una recesión corta en forma de “V”, sino mucho más prolongada y profunda. Antes del comienzo de la pandemia la economía mundial estaba en una situación extremadamente precaria. Ya se habían producido desaceleraciones en Alemania, China y otros países. En Japón, el gasto familiar cayó un 7% en el otoño de 2019. A pesar de una “recuperación” extremadamente anémica, a pesar de todos los paquetes de estímulo y de la evaluación de la calidad introducidos tras la crisis de 2007/2008, la economía mundial no había vuelto plenamente a su posición de crecimiento anterior a 2007.   

El crack de 2007/8, si bien no dio lugar a una Gran Depresión como en los años treinta, fue una de las recesiones más largas de la historia del capitalismo, comparable a la “Larga Depresión” de 1873-96 y a la “Gran Depresión” de 1929-39. La crisis de 1974 puso fin al período de auge posterior a la segunda guerra mundial y abrió un nuevo período de inestabilidad y agitación. Hoy en día las clases dominantes se enfrentan a la posibilidad de tener que enfrentarse a un prolongado período de recesión o incluso una depresión. Entran en la nueva crisis no desde una posición de fuerza y estabilidad económica o política.

 

  La deuda mundial se ha disparado hasta alcanzar la asombrosa cifra de 250 billones de dólares (US$ 250 x 1012) en los EE.UU. durante el primer semestre de 2019. De hecho, los niveles de deuda mundial en 2019 nunca habían sido tan altos, ya que la deuda total -gobiernos, empresas y hogares- era más de tres veces superior a la de la economía mundial.

 

  Esto significaba que, de manera crucial, la economía capitalista mundial antes de esta crisis estaba más endeudada que en 2007/8. Sin embargo, como señaló el inversor y escritor del New York Times Ruchir Sharma, los fondos de deuda más arriesgados se han desplazado de los hogares y los bancos a las empresas de todo el mundo. Ha habido un aumento dramático de las llamadas empresas “zombis” que ganan demasiado poco para pagar siquiera los intereses de sus préstamos y sólo sobreviven emitiendo nuevas deudas. Las compañías “zombies” representan ahora el 16% de las empresas que cotizan en bolsa en los EE.UU. y representan el 10% en Europa.

 

  Otra área de “estrés por deudas” incluye una franja de empresas que, para evitar las regulaciones impuestas a las compañías desde 2008, han hecho tratos privados que las han cargado con enormes deudas. La empresa media estadounidense, propiedad de una firma de capital privado, tiene deudas equivalentes a seis veces sus ganancias anuales; esto es el doble de la calificación que las agencias consideran “basura”.

 

  Todos estos factores conducían claramente a una nueva crisis económica antes de la aparición de la pandemia del coronavirus.

 

  El capitalismo estaba al borde de una nueva crisis económica y de una desaceleración o recesión. La llegada de la pandemia lo empujó y ha sumido a la economía mundial en una grave recesión o posiblemente en una depresión. La naturaleza de la pandemia significa que por primera vez la recesión tendrá un carácter dual – tanto de la demanda como de la oferta. No es sólo una crisis de consumo sino también de oferta, de las cadenas de suministro, de producción y de distribución. Esto tendría consecuencias económicas, sociales y políticas devastadoras a escala mundial y sería una crisis múltiple de todos los sectores de la economía capitalista. El dramático aumento del desempleo que ya se está produciendo y los efectos que tendrá, es uno de sus aspectos.

 

  Actualmente esta crisis, después de la de China y Corea del Sur, está teniendo su mayor impacto en Europa y en los Estados Unidos, pero se está extendiendo rápidamente a otras áreas. El temor a las consecuencias de esta crisis que se está desarrollando rápidamente ha obligado a la clase dirigente de la mayoría de los países a cambiar y adoptar medidas keynesianas masivas y a abandonar las políticas neoliberales.

  Una tras otra, en pocos días, se han inyectado masivamente fondos del sector público en la economía para apuntalar los negocios. El Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado ahora una inyección de flexibilización cuantitativa (QE) de 750 mil millones de euros.

Macron anunció un total de 345 mil millones de euros para ser inyectados en la economía francesa. Johnson, una semana después de los anuncios presupuestarios, ha inyectado otros 330 mil millones de libras en la economía británica. Incluso Trump está considerando usar métodos monetarios “helicópteros” y simplemente dará dinero a los consumidores para tratar de mantener el poder adquisitivo. Trump está considerando aparentemente poner 2.000 dólares en la cuenta bancaria de cada americano! Un paso que el gobierno de Hong Kong ya ha dado.

 

  Los bajos tipos de interés han sido recortados en un intento desesperado de intentar mantener alguna actividad económica – en Gran Bretaña al 0,1% – el nivel más bajo de la historia!  Ya,  antes de esta crisis, algunos tipos de interés eran efectivamente negativos.

 

El neoliberalismo abandonado

  En pocos días, ante esta crisis sin precedentes en tiempos de paz, las políticas neoliberales fueron rechazadas a favor de la intervención estatal y los métodos keynesianos. Elementos de lo que se hizo durante la primera y segunda guerra mundial han sido repetidos por numerosos gobiernos en un esfuerzo desesperado por evitar un colapso total y la revuelta social que seguiría.

  El gobierno italiano nacionalizó la principal aerolínea del país y el gobierno español nacionalizó la sanidad privada. Macron se ha visto obligado a decir que está dispuesto a nacionalizar las empresas francesas afectadas. En Alemania, el ministro de economía demócrata-cristiano ha hablado de la posibilidad de la nacionalización, advirtiendo al mismo tiempo que “no hay que olvidar los principios de la economía de libre mercado”. Incluso Johnson en Gran Bretaña se vio obligado a acercarse a los fabricantes y “apelar” a ellos para que cambiaran la producción para producir ventiladores para hospitales.

 

  Todos ellos han abandonado su intervención no estatal y sus políticas neoliberales en un abrir y cerrar de ojos ante una crisis de esta magnitud. Como en tiempos de guerra -especialmente en las guerras mundiales de 1914-18 y 1939-45- están dispuestos a movilizarlo todo para tratar desesperadamente de apuntalar su sistema.

 

  No está claro en este momento el éxito que tendrán en evitar una depresión o una profunda recesión. En la última semana han demostrado que están preparados para hipotecar el futuro para tratar de evitar una depresión y un colapso si es posible por temor a las consecuencias económicas, sociales y políticas que se derivarían de ello. A medida que la crisis se desarrolle a nivel mundial, es seguro que tendrá un efecto aún más devastador en Asia, África y América Latina.

 

  En un período histórico anterior, una crisis económica de esta magnitud de una montaña de deuda masiva, la ausencia de nuevos mercados sostenibles y la crisis de sobreproducción, los impulsos de rearme y las crecientes tensiones con los rivales del capitalismo se llevaron a métodos bárbaros para “reiniciar” todo el sistema mediante la destrucción de las fuerzas productivas. Esto llevó a cada estado capitalista nacional a tomar medidas para proteger sus propios intereses e incluso condujo a la guerra y a la guerra mundial.

  Hoy en día esta opción no está abierta a la clase dominante debido a la destrucción mutua que implicaría en la era de las armas nucleares. Sin embargo, las guerras regionales entre potencias rivales, o guerras por poder, son una consecuencia inevitable de esta crisis. El capitalismo puede, como resultado, enfrentarse a un prolongado período de recesión económica o incluso de depresión en el que se destruyen algunas de las fuerzas productivas. Esto podría significar un intenso período de agitación social, política y económica a escala mundial sin precedentes en la historia reciente del capitalismo.

 

  Sin embargo, la tendencia a los programas keynesianos para tratar de evitar un colapso tan catastrófico no se ha producido sobre la base de una estrategia internacional coordinada y acordada de las clases capitalistas. Tampoco se ha hecho desde una posición económica fuerte. En 2007/8, después de un pánico inicial, las clases dominantes coordinaron políticas para intervenir y apuntalar el sistema bancario y financiero mundial.

  La crisis actual se está produciendo en condiciones políticas internacionales totalmente diferentes. El declive del poder del imperialismo estadounidense, aunque sigue siendo la mayor potencia mundial, y el surgimiento de China y otras potencias regionales, significa que ni los Estados Unidos ni ninguna otra potencia pueden imponer una política única sin control sobre las demás potencias. El debilitamiento de la posición del imperialismo estadounidense y el ascenso de China y otras potencias regionales como Rusia han dado lugar a un proceso de desglobalización y a la vuelta a políticas nacionalistas proteccionistas. Esto ha quedado claramente demostrado durante esta crisis, ya que cada potencia capitalista ha adoptado medidas para defender sus propios intereses.

 

  El capitalismo global ha tenido que enfrentarse a esta crisis con el trasfondo del desarrollo de guerras comerciales. Entró en la crisis con una disputa entre los dos mayores productores de petróleo – Rusia y Arabia Saudita – que ha hecho bajar el costo del crudo con consecuencias desastrosas para países como Nigeria y Venezuela que dependen de la exportación de su petróleo.

 

  A esto se suma la ineptitud de los políticos capitalistas populistas de derecha como Trump, Johnson y Bolsonaro que han agravado la crisis con su manejo de la situación. Aumentando aún más las tensiones, como parte de su campaña de reelección, Trump apoda a la epidemia como el “virus chino”, Johnson se niega a realizar pruebas generalizadas incluso al personal del Sistema Nacional de Salud (NHS) y Bolsonaro sigue negando que haya un problema grave, caminando por ahí saludando a la gente mientras espera los resultados de sus propias pruebas. Narendra Modi, el primer ministro de la India, ha adoptado un enfoque similar.

 

  Existe un marcado contraste en el manejo de la pandemia del virus entre las principales potencias capitalistas occidentales y China – una particular economía capitalista de estado con los restos del régimen burocrático estalinista que existió en el pasado es esclarecedor, a pesar del encubrimiento inicial del virus que le causó al régimen un enorme daño. El Estado chino pudo construir hospitales de emergencia en un plazo de dos semanas (aunque los trabajadores implicados soportaron condiciones similares a las de los esclavos) y enviar médicos de todo el país a las zonas más afectadas. También se aseguró de que se estableciera una red de distribución de alimentos.

Desinfección de estación de trenes en Changsha, provincia de Hunan en China.

  Asimismo, Cuba, a pesar de la planificación burocrática y de los avances parciales logrados por la restauración capitalista, utilizó uno de los medicamentos más eficaces actualmente para tratar a los más afectados por el virus – el Interferón Alfa 2B – que contribuyó a reducir sustancialmente el número de muertes. Su gobierno envió entonces 2.000 médicos a Europa para ayudar en el tratamiento de los enfermos en Italia. Rusia, por sus propias razones, también ha encontrado la capacidad de enviar ayuda a Italia.

 

  La crisis actual representa un punto de inflexión decisivo para el capitalismo mundial, tanto desde el punto de vista económico y social como desde el punto de vista de las relaciones geopolíticas. Exactamente cómo se saldrá de esta crisis es totalmente incierto en este momento. Sin embargo, es segura una importante reconfiguración del mundo y de las relaciones geopolíticas, así como grandes batallas entre las clases que implican elementos más poderosos de revolución y  contrarrevolución.

 

  Al igual que la primera guerra mundial abrió la era del aumento del poder del imperialismo de los Estados Unidos, esta crisis ahora socavará aún más su posición a nivel mundial. No está claro hasta qué punto eso se desarrolla en esta etapa. China también está siendo devastada económicamente como resultado de la crisis y todavía no está claro cómo saldrá de ella. Las tensiones y conflictos internacionales se intensificarán. Puede producirse la ruptura e incluso el colapso de la cooperación y la integración regional. En Europa, la clase dirigente está aterrorizada ante el espectro de esta crisis que destroza la Unión Europea tal y como está constituida actualmente. Uno de los temas discutidos por el Banco Central Europeo al decidir inyectar una liberación masiva de fondos, fue el temor a la desintegración de la Eurozona.

 

  Inevitablemente esta crisis ha visto todas las limitaciones impuestas por la Unión Europea a los miembros de la Eurozona en términos de niveles de déficit presupuestario estatal y la intervención del gobierno para apoyar a las industrias en quiebra arrojadas por la ventana. Al mismo tiempo, las tensiones nacionales dentro de la UE se han reforzado y fortalecido. Esto se reflejó cuando Italia pidió ayuda médica urgente a los países de la UE y obtuvo una respuesta nula. Se dejó en manos de Cuba, China y Rusia el envío de suministros médicos, doctores y ayuda.

 

  A corto plazo, el comprensible temor a las consecuencias del virus y a los efectos de la crisis económica que ha desencadenado en la mayoría de los países, ha dado lugar a un sentimiento inicial de necesidad de “unidad nacional” para mantenerse unidos frente a una crisis tan devastadora. Esto ha dado lugar a que los movimientos masivos en Francia, Chile y otros países se interrumpan durante un período.

 

  Los gobiernos de todos los países han asumido o están asumiendo poderes de emergencia generalizados. ¡Johnson en Gran Bretaña y Shinzō Abe en Japón han sido poderes de emergencia durante dos años! En Italia el despliegue parcial del ejército ha ido acompañado de multas de 5.000 euros impuestas a cualquiera que se encuentre en la calle sin permiso. En algunos países se ha producido una cierta militarización de la sociedad con el despliegue total o parcial del ejército y otras fuerzas estatales.

 

  Tales medidas han sido aceptadas en gran medida inicialmente como necesarias para hacer frente a la crisis y proteger la vida del mayor número posible de trabajadores y sus familias. Es similar a la actitud que se desarrolló en las primeras etapas de las guerras mundiales I y II en muchos países.

El CIT apoya todas las medidas adoptadas que son necesarias para proteger las vidas y los intereses de los trabajadores y sus familias. Sin embargo, no se puede confiar en que los gobiernos capitalistas utilicen las medidas contra la pandemia sólo democráticamente y en interés de la masa de la población. Su principal preocupación es defender los intereses del capitalismo. Además, en un cierto momento intentarán hacer pagar a la clase obrera y a las clases medias por esta crisis, ya sea directa o indirectamente. Esto inevitablemente provocará mayores trastornos sociales.

   Las medidas autoritarias de emergencia pueden ser puestas en contra de la clase obrera y sus organizaciones por los gobiernos capitalistas. El aplazamiento durante un año de las elecciones locales en Inglaterra, incluidas las elecciones para la alcaldía de Londres, es un indicio de cómo la crisis puede utilizarse para socavar los derechos democráticos. No se puede excluir que Trump intente incluso utilizar la crisis para aplazar las elecciones presidenciales y generales de noviembre, aunque para ello es necesaria una enmienda constitucional, lo que no sería fácil. Este sería un paso extremadamente peligroso para la clase capitalista estadounidense pero, dependiendo de cómo se desarrollen los acontecimientos en los EE.UU., un paso tan drástico de Trump no puede ser excluido.

 

  El CIT exige el control democrático y el control por parte de los sindicatos y los trabajadores de cualquier medida de emergencia que se tome durante esta crisis. Es esencial que luchemos por que los sindicatos y la clase obrera adopten una posición de clase independiente. Hay presión por la “unidad nacional” e incluso por la participación en gobiernos de coalición junto con los partidos capitalistas. Aunque es sensible a este estado de ánimo, el CIT  se opone a cualquier paso hacia la colaboración de clase de los partidos y sindicatos de “izquierda”. Los pasos en esta dirección por parte de los líderes sindicales, ciertamente,  en alguna etapa abrirá luchas y conflictos dentro de los sindicatos. Nos oponemos a participar en gobiernos capitalistas de coalición de “unidad nacional” que defiendan los intereses de la clase dominante y no de los trabajadores. En cambio, el movimiento obrero necesita su propio “Programa de Acción” para hacer frente a la crisis.

 

Las divisiones de clase expuestas y la necesidad de una alternativa socialista

  Estos acontecimientos no significan que la lucha de clases haya terminado. Por el contrario, las divisiones de clase en la sociedad han quedado aún más expuestas. Es seguro que se desarrollará una mayor y más profunda polarización de clases. A pesar de los sentimientos iniciales de miedo e inquietud, los antagonismos de clase subyacentes han quedado expuestos por la situación presente y se incrementarán a medida que la crisis avance.

 

  Las huelgas que estallaron en Italia y Francia son un reflejo de ello, como lo fueron las huelgas de los trabajadores de Mercedes Benz en España y de los limpiadores de hospitales en Londres y otros trabajadores en otros lugares, incluidos los Estados Unidos. En la mayoría de los países se ha desarrollado una solidaridad instintiva con los trabajadores de la salud y otros, junto con un sentido común de la necesidad de unirse para ayudarse mutuamente, especialmente los afectados por el “encierro”. El golpe de cacerolas y los cánticos en Barcelona contra el Rey español, tras las revelaciones sobre su pago secreto, ilustran cómo, durante esta crisis, las cuestiones de clase se presentarán con mayor intensidad a medida que avance. Incluso en Brasil, el inepto manejo de la pandemia por parte de Bolsonaro provocó algunas de las mayores protestas contra su gobierno desde que llegó al poder.

Bolsonaro se reune con simpatizantes en medio de la epidemia

  Las consecuencias políticas de esta crisis llevarán, en un cierto momento, a una gran sacudida de la conciencia política y pondrán la cuestión del sistema capitalista en el banquillo de los acusados. Esto ya comienza a ocurrir con un cuestionamiento entre una capa de trabajadores del “capitalismo” y el tipo de sociedad que se ha construido. Grandes sectores de la clase obrera, la juventud y la clase media pueden sacar conclusiones revolucionarias cuando se enfrentan a las consecuencias de una larga recesión o depresión económica. Las medidas keynesianas, si bien tienen un efecto no satisfacen en última instancia las demandas de la clase obrera y las masas. En muchos países una profunda desconfianza hacia el gobierno y los ricos ya se refleja en las perspectivas de algunas capas de la población.

 

  Incluso el periódico británico Financial Times, en su reciente informe sobre el Brexit, concluyó: “Está en la naturaleza de los acontecimientos catastróficos, como la pandemia, acelerar y remodelar los acontecimientos históricos que habrían ocurrido de todos modos. La primera guerra mundial intensificó la agitación en Rusia, lo que llevó a las revoluciones de 1917, e impulsó el surgimiento de los EE.UU. como la principal potencia mundial del siglo XX. La segunda guerra mundial marcó el fin definitivo de la supremacía europea en los asuntos internacionales y la transformación del planeta en un escenario de rivalidad entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. La pandemia y sus consecuencias económicas, a menos que se controlen, tendrán seguramente consecuencias similares a gran escala”. (Financial Times, 17/03/2020).

 

  La dramática radicalización y los trastornos que tuvieron lugar tras la depresión de los años 30 y la segunda guerra mundial, que dieron lugar a un apoyo masivo a la nacionalización y al cambio socialista, proporcionan importantes lecciones. Habiendo recurrido a los principales métodos keynesianos y a la intervención del Estado durante esta crisis, la clase dirigente encontrará extremadamente difícil abandonarlos simplemente al salir de los efectos inmediatos de la pandemia.

 

  Al mismo tiempo, las consecuencias de la crisis han dado lugar a un crecimiento del racismo en una cierta capa y también han brindado a la extrema derecha nacionalista la oportunidad de obtener algún apoyo. Esto puede surgir como una amenaza importante en algunos países, por ejemplo en Polonia, Hungría y otros países en los que la derecha puede adoptar medidas represivas bonapartistas extremas.

 

  Estos acontecimientos plantearán nuevos desafíos y tareas para la clase obrera y sus organizaciones a nivel internacional. La necesidad de crear sindicatos combativos para luchar por la defensa de los intereses de todos los trabajadores y de los explotados por el capitalismo es ahora más urgente que nunca. Sobre todo, la lucha por construir partidos de masas de la clase obrera y los pobres para luchar por una nueva sociedad y el socialismo como alternativa al capitalismo es más urgente que nunca.

La lucha por un servicio decente de salud, saneamiento, agua potable y otras cuestiones de salud relacionadas ha desempeñado un papel crucial en muchos países en la construcción de partidos de masas de la clase obrera. En Sri Lanka, el antiguo partido trotskista de masas, el Partido Lanka Sama Samaja, construyó su base de masas inicialmente en la lucha contra el paludismo. Demostró que había una alternativa a la inacción del Estado y lo que podía significar una alternativa socialista.

La crisis del coronavirus de hoy también puede eventualmente proveer la oportunidad para la clase trabajadora de construir partidos y organizaciones que puedan desafiar al capitalismo en todo el mundo con una alternativa socialista.

 

 

1 Comentario

  1. Muy interesante todos los artículos que hay que leerlos ,estudiarlo y compartirlos con los trabajadores para tomar accion

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here