Inicio Análisis y Perspectivas A medida que la crisis del coronavirus se intensifica, los antagonismos de...

A medida que la crisis del coronavirus se intensifica, los antagonismos de clase se profundizan

496
1
Compartir

Después de la crisis pandémica del coronavirus, las cosas nunca serán lo mismo otra vez. Esto será similar a la situación después de las dos guerras mundiales del siglo XX. La situación general  inequívocamente ya “ha cambiado, cambió completamente!”

Declaración del Secretariado Internacional del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

31 de marzo de 2020

            Por otra parte, la rapidez de los acontecimientos es una de las características más sorprendentes de la situación. Incluso Gordon Brown, con su pedigrí New Labour, ha llegado a citar a Lenin, como nosotros mismos hemos argumentado, diciendo que los acontecimientos de décadas en una crisis pueden parecer a veces a estar concentradas en una semana!

Medidas que fueron consideradas como inaceptablemente ‘socialistas’ hace apenas unos meses han sido abrazadas desesperadamente por el capitalismo y sus gobiernos como un medio para tratar de salvar a ellos y a su sistema de una catástrofe económica y social mundial, incluyendo un levantamiento de trabajadores en los países industrializados avanzados y una revuelta colosal en el mundo neocolonial.

Como un comentarista burgués en Gran Bretaña declaró, Rishi Sunak, el conservador ministro de Hacienda, fue “obligado a decidir entre la doctrina conservadora y disturbios por los alimentos, [y] tomó la decisión correcta”. Y cuál era esa elección? Otro ministro del gabinete conservador respondió en el periódico The Observer: “Acabamos de nacionalizar la economía.” Esto no era del todo exacto, pero lo que es cierto es que los conservadores han pasado miles de millones de dinero del estado  para apuntalar su sistema basado en el beneficio privado y no en las necesidades sociales. Esto fue en medio de advertencias, particularmente,  de que el sistema estaba amenazado de colapso, y la consecuente explosión de ira de clase por los trabajadores que se serían los más afectados.

Por otra parte la crisis, reveló crudamente que este sistema ha fracasado claramente – sobre todo en el crucial Servicio Nacional de Salud (NHS). El Primer Ministro Boris Johnson y sus compinches ensalzan “nuestro NHS”, pero han privatizado sistemáticamente y se han aprovechado del NHS. El NHS fue históricamente una creación del movimiento obrero en el período posterior a 1945, cuando las tropas y la clase obrera, al regresar de la guerra, declararon que “nunca más” volverían al desempleo masivo y a las privaciones del período de entreguerras. Además, al crear el NHS Aneurin Bevan se encontró con una feroz resistencia del partido conservador y, en ese momento, de los médicos conservadores. Bevan admitió que la única forma de poner en marcha el plan era “llenar de oro las bocas de los médicos”, permitiéndoles ejercer una cierta cantidad de lucrativa práctica privada. Más tarde esto fue usado como una cuña por Thatcher en su contrarrevolución para privatizar efectivamente secciones significativas del NHS, lo que lo dejó en un estado debilitado. Sus iniciativas destructivas fueron continuadas y fortalecidas por Blair, Cameron y May.

Esto se ha puesto de manifiesto crudamente en la crisis actual y ha contribuido directamente a la escasez de camas de emergencia, respiradores y otros equipos vitales, que podrian salvar vidas. La austeridad tuvo un efecto terrible en el NHS, que perdió 44% de sus camas y generales de agudos entre 1987-1988 y 2018 = 19. Un investigador de la salud comentó al Financial Times que la expansión del mercado hospitalario privado de más de 20 años había proporcionado “una excusa para que el gobierno no invierte lo suficiente en la capacidad de atención médica … el trato con el NHS Inglaterra era efectivamente  un ‘rescate’ para el sector hospitalario privado del Reino Unido y sus propietarios, que incluyen la list de Fondos de Inversión Inmobiliaria.”. El precio se está pagando en Gran Bretaña con el terrible hacinamiento en las salas de los hospitales, poniendo a los trabajadores del NHS y los pacientes con enfermedades en situación de riesgo, incluyendo la amenaza de la muerte. Aquí es donde lleva la brutal privatización capitalista.

“La sociedad socialista invasora”

En los EE.UU. no hay ni siquiera un servicio nacional de salud con la oposición Trumpiana a la llamada ‘asistencia de salud socialista’. Esto ha puesto en peligro a los más pobres de la clase trabajadora de Estados Unidos que no pueden pagar los planes de salud privados. Esto ha llevado incluso a los inicios de una revuelta contra este esquema inicuo y sus defensores como Trump. Se ha mostrado todas las insuficiencias de la propiedad privada y el capitalismo,  incluso se ha planteado la cuestión de la intervención estatal urgente en esta crisis.

Fue Friedrich Engels que, cuando el Estado burgués se vio obligado a dar paso al rescate de industrias mediante la nacionalización describió esto como “la invasión de la sociedad socialista”. El capitalismo ya no era capaz de hacer el trabajo y tuvo que ser rescatado mediante la nacionalización por parte del Estado capitalista. Esto a su vez pone sobre la mesa la cuestión de hacerse cargo de la mayor parte de la industria. Se plantea entonces,  la idea de un plan socialista organizado.

Bajo los golpes de la situación económica desesperada – en particular para los pobres y la clase trabajadora – acontecimientos bastante inusuales  están teniendo lugar actualmente en los EE.UU.  El Financial Times describe como “una parte poco usada de la legislación en tiempos de guerra ha tomado un lugar central en la cada vez más amarga batalla entre Donald Trump y los críticos que acusan al presidente de no hacer lo suficiente para luchar contra el coronavirus.”. Los suministros de equipo, tales como máscaras protectoras y respiradores hospital escasean. Los demócratas e incluso algunos republicanos criticaron su renuencia a usar la Ley de Acta de Producción de Defensa, en virtud de la cual se puede obligar a las empresas a fabricar determinados productos, para presionar a las grandes empresas a que se pongan al servicio de la lucha contra la pandemia. Trump ahora se ha visto obligado a invocar el Acta en relación con General Motors. Más de cien expertos en seguridad nacional escribieron al presidente la necesida de utilizar el acta de inmediato, advirtiendo que el sector privado “carece de la capacidad de procesar las solicitudes de entrada, dar prioridad a las necesidades más urgentes y coordinar con otras empresas”. Por otra parte los sindicatos estadounidenses han unido sus voces, con el presidente de la Federación Americana del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO) sin rodeos para indicar que los esfuerzos poco sistemáticos actuales “de la administración para aumentar la producción de máscaras N95 y respiradores no han funcionado y francamente no van a funcionar.”

Su intervención se produce después de advertencias similares de Joe Biden, ahora el principal candidato en las primarias presidenciales del Partido Demócrata, junto con Andrew Cuomo, gobernador del estado de Nueva York. Trump se negó a hacerlo porque “no quiere nacionalizar partes de las empresas en Estados Unidos”. Ahora se llama a sí mismo “un presidente en tiempos de guerra”, pero se niega a utilizar medidas que ya están en la legislación de una situación como esta!

La misma  terquedad ideológica se visualiza sobre el empeoramiento de la situación económica en los EE.UU., donde más de tres millones de estadounidenses presentaron una reclamación de beneficios por desempleo la semana pasada, “un récord histórico que ofrece la primera imagen a nivel nacional de los daños a la economía de Estados Unidos desde el apagón por el coronavirus “. Las peticiones de desempleo se elevaron a 3,3 millones desde 282.000 la semana anterior:  “Los datos eclipsaron las expectativas de consenso de 1,7 millones, mostrando la asombrosa escala de pérdida de empleos en la primera semana completa de reclamos desde que las ciudades y estados comenzaron a restringir las reuniones públicas y, en algunos casos, ordenaron a los residentes a quedarse en sus casas”. Este es el mayor aumento semanal de solicitudes de desempleo desde que el gobierno comenzó a publicar registros en 1967. Un economista laborista comentó: “Este es un número imposible de comprender. Acabamos de aniquilar un año y medio de crecimiento del empleo …Lo más importante que hay que recordar es que se trata de un subconteo de personas que sufren”. Los economistas de Oxford Economics han pronosticado de 15 a 20 millones de pérdidas de empleos en las próximas semanas con Jay Powell, presidente de la Reserva Federal, diciendo que los EE.UU. “puede que” ya estén en recesión.” Estamos viviendo un momento que define una generación”, añadió Mohamed El-Erian, asesor económico principal de Allianz.

Este ‘presidente en tiempos de guerra’ (que eludió la guerra de Vietnam!) Puede ahora enfrentar más de oposición en las elecciones presidenciales a finales de año de lo que podría haber esperado. Con su impulso de US$ 2 billones a la economía, incluidos los cheques debajo de las puertas de cada casa y aumento de hasta cuatro meses de los beneficios para los desempleados, estaba esperando una clara ventaja electoral. Esto todavía podría suceder dada la debilidad política de Biden y especialmente en lo que ahora la Organización Internacional del Trabajo (OIT) prevé un escenario en el que casi 25 millones de personas en el mundo podrían perder sus puestos de trabajo en comparación con los 22 millones de pérdidas de empleo durante la crisis de 2008, que se desarrolló durante un período mucho más largo:  “Las pérdidas de empleo se están materializando a gran velocidad”.

Antagonismos nacionales en la Unión Europea

Los antagonismos nacionales se han agudizado incluso entre los llamados ‘socios’ en la Unión Europea (UE) bajo el látigo de la crisis. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha acusado a estados de la UE de “cuidarse a sí mismos”. Se les acusó de imponer prohibiciones de equipos y las restricciones fronterizas frente a cara de la pandemia. Ella en particular destacó la falta de respuesta a las peticiones de suministros médicos a Italia y prohibiciones a la exportación de equipos de otros estados miembros: “Cuando Europa realmente necesitaba un espíritu de ‘todos para uno’, demasiados dieron inicialmente una respuesta ‘sólo para mí’…. Demasiados inicialmente se negaron a compartir sus paraguas. Pero no pasó mucho tiempo antes de que algunos piensan que las consecuencias de su propia acción descoordinada “. Ella señaló a “Alemania, que inicialmente restringió la exportación de suministros médicos a otros países de la UE … El gobierno de Polonia fue criticado por imponer una estricta política de no-extranjeros  que llevó a miles de kilómetros de embotellamientos en sus fronteras.”

Al mismo tiempo, Christine Lagarde, la presidenta del Banco Central Europeo, ha declarado: “no hay límites a nuestro compromiso con el euro”. El Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT) ha sostenido que, ante una crisis severa – y esto es una crisis catastrófica – no se puede excluir que habrá nuevas deserciones del euro. Italia, por ejemplo, está atrapado en una camisa de fuerza monetaria de la que podría romper en cualquier momento. La UE sigue siendo una ‘unión’ voluntaria de estados independientes, la que podría llegar a romperse bajo la presión de las crisis económicas y sociales profundas y crecientes. Por otra parte, los antagonismos nacionales, tanto dentro de los bloques y entre ellos, será una característica creciente en el período previsible que se avecina.

Incluso en esta fase temprana de la crisis de la pandemia, la burguesía y sus estrategas políticos y económicos no tienen una idea clara del camino a seguir. Hay una escasa conciencia de que no hay remedios fáciles a corto plazo para los problemas acumulados del capitalismo mundial, que son política y socialmente peligrosos. Están dispuestos a tomar medidas sin precedentes si es necesario para romper el atasco económico. Una vez más, las propuestas que ayer fueron condenadas sin más se consideran ahora seriamente como soluciones a corto plazo a la catástrofe económica. El “dinero de los helicópteros” – repartir dinero gratis – es hasta cierto punto la política oficial del gobierno Tory en Gran Bretaña. Sin embargo, cuando esto parecía ser sugerido por Jeremy Corbyn y John McDonnell hace sólo unos meses, fueron condenados sin más. Una vez que los conservadores proclamaron que no había un “árbol del dinero” para pagar las reformas. Ahora, cuando se trata de salvar su sistema han descubierto todo un bosque  de árboles del dinero!

Ahora aterrados por la posibilidad no sólo de una recesión, sino de una depresión económica, están considerando el mayor número de medidas ‘extremas’ para detener el declive económico. Adivinos económicos como Nouriel Roubini – que fue uno de los pocos economistas burgueses que empíricamente anticiparon la crisis de 2007-08, al igual que el CIT, han resurgido ahora la predicción de que esta crisis podría ser más profunda y duradera; de hecho, una depresión económica. Sostiene que no va a ser en forma de “V” – fuerte descenso y una recuperación igualmente afilada – sino lo más probable es que tendrá una forma ‘ de L’, o incluso una de ‘I’, lo que significa un colapso completo sin la certeza cuándo y cómo se terminará. Esto es una caída seguida de un estancamiento  largo y continuo, es decir una depresión. Larry Elliott, editor económico de The Guardian, también argumenta que este es el escenario más probable.

Han pasado 90 años desde la depresión económica de los años 30. Y como un comentarista señaló que ha habido bastantes crisis económicas desde entonces, de diferente profundidad y gravedad, pero hasta ahora sólo una depresión económica grave, que comenzó en los EE.UU. en 1929. Pero ésta no sólo se caracterizó por el estancamiento económico sino también por las repercusiones políticas en todo el mundo, tanto negativamente en las oportunidades que se dieron a los fascistas y a la extrema derecha para tomar el poder, como antes de ellos, por el colosal movimiento revolucionario de los trabajadores organizados y el movimiento obrero, y las oportunidades de formar un movimiento de masas para tomar el poder.

La Gran Depresión de los años 30

Para empezar, grandes sectores de la clase obrera en los años 30 se quedaron atónitos por la velocidad con la que se desarrolló la crisis económica. Y mientras que los movimientos de masas de oposición existían y crecían, la ‘depresión’ desalentó a muchos trabajadores a tomar el camino de la lucha. Sólo cuando se produjo una cierta recuperación de la economía, sobre todo en los Estados Unidos en 1934-36, el movimiento obrero se despertó y se unió a la batalla contra los patrones y la clase dominante en general. En los Estados Unidos el período de 1933 a 1936 estuvo marcado por un titánico despertar industrial y político de la clase obrera, sobre todo en las nuevas industrias de la época del acero y del automóvil, junto a los luchadores tradicionales como los mineros, etc.


Al mismo tiempo, los aparentemente moribundos sindicatos tradicionales fueron despertados a una nueva vida. Los líderes sindicales utilizaron el “New Deal” con el apoyo tácito de Roosevelt para emprender una colosal campaña de reclutamiento en la que tres millones de trabajadores, en su mayoría de las nuevas industrias, se unieron a los sindicatos. John L Lewis, el líder de la Unión de Trabajadores Mineros de América, produjo millones de folletos que eran ligeramente “económicos con la verdad” en la proclamación: “Tu presidente quiere que te unas a un sindicato”. Esto ayudó a una gran campaña de reclutamiento en los sindicatos. Además, no fue casualidad que los trotskistas de EE.UU. desempeñaran un papel clave, en particular en la industria del automóvil y en el sindicato de los Teamsters, encapsulado en la magnífica serie de libros que comienza con “La rebelión de los Teamsters” de Farrell Dobbs. El SWP americano estaba en esta etapa firmemente bajo la influencia política de Trotsky.

La historia no es probable que se repita exactamente de esta forma o incluso que tome el mismo curso como lo hizo en la década de 1930 con la formación de nuevos sindicatos. Sin embargo, tan baja es la composición oficial actual de los sindicatos en los EE.UU., que algunos sindicatos podrían ser fundados y crecer. Pero en la batalla dentro de los sindicatos ya existentes también se puede preparar una nueva dirección combativa militante que puede llevar a cabo el llenado de los sindicatos existentes, reformados y democratizados a través de nuevos luchadores de clase militantes. Esto, a su vez, puede conducir a nuevos sindicatos que se llenarán bajo los golpes de martillo de los acontecimientos. Los que recientemente se separaron del CIT es poco probable que jueguen un papel clave debido a su capitulación a la política de la identidad, y, en realidad, un abandono del trabajo sindical. Se probarán incapaces de encontrar una ruta a los mejores sectores de la clase obrera norteamericana que se preparan para ser despertados de su sueño invernal por los golpes del capitalismo estadounidense, ahora dirigido por Trump ampliamente percibido como inepto.

Larry Elliott ha escrito en gran medida en relación con Gran Bretaña, pero, sus  análisis económicos resuenan con la situación en otros países, en particular los EE.UU. Él ha declarado que un crash es inevitable … .. “Es como si las luces se hubieran apagado. La economía mundial se ha sumido en la oscuridad con los países arrodillados … la economía del Reino Unido está en camino de reducirse en un 15% en el segundo trimestre de 2020. Esto no es una recesión, es un colapso superando cualquier cosa en los tiempos modernos, incluyendo la Gran Depresión.” La escala del colapso y el dilema a enfrentar por los gobiernos de la Unón Europea se indica por Alemania, que ha arrancado su libro de reglas fiscales, que ha estado en vigor desde hace una década. La solidez fiscal no había sido previamente seriamente cuestionada, pero ahora se ha ido por la ventana, incluso en Alemania.

El desastre se avecina en el mundo neocolonial

La situación es mucho más grave, más desastrosa, en el mundo neocolonial, donde se vislumbran una serie de desastres nacionales. El gobierno de Sudáfrica ya ha declarado que el país está en un “desastre nacional” y ha declarado cuarentena durante 21 días, con el ejército  movilizado para contener cualquier alza inminente de “problemas” de los pueblos africanos. La idea del distanciamiento social y el lavado regular de las manos para controlar el virus es totalmente necesaria y loable, pero completamente utópica en grandes franjas del mundo neocolonial, debido a la colosal superpoblación, en particular en las aldeas y los townships. En Lagos (Nigeria), por ejemplo, hay 21 millones de personas ya hacinadas en condiciones indescriptibles. El lavado regular de las manos, preconizado por todas las autoridades sanitarias para evitar la propagación del virus, no es posible en condiciones en las que incluso lavarse las manos una vez es un lujo.

A ello se suma el riesgo de una nueva crisis de la deuda en los países más pobres del mundo, con un aumento de los costos de los préstamos debido a los riesgos del aumento de la deuda y de las exportaciones de productos básicos afectados por la caída de los precios del petróleo y otras materias primas. Los precios de los productos se han hundido: el precio del cobre se ha reducido en un 21% desde el inicio de 2020, el petroleo ha caído un 61%, y el café se ha reducido en un 15%. Estos países pobres están exigiendo medidas urgentes para atajar el impacto económico del virus. Una indicación de algunos de los problemas que se enfrentarán en África, entre los más afectados por la pandemia, son los sistemas públicos precarios de salud y una dependencia excesiva de las exportaciones de productos básicos, el turismo y las remesas enviadas desde el extranjero. Se han hecho llamados para una moratoria de la deuda de estos países. Sin embargo, las deudas de estos países pobres, que se han visto gravemente afectadas ya por la pandemia, deben ser canceladas. Los 54 países en el continente más pobre del mundo, África, son los más gravemente afectados.

Estamos apenas en el comienzo de este proceso en el mundo neocolonial, donde las demandas por la estatización de las industrias que quiebran pueden encontrar apoyo de masas. Pero un nuevo ‘Plan Marshall’ para África y el resto de los países pobres es poco probable que se logre. ‘Los inversores privados’ – sanguijuelas capitalistas en otras palabras – quitan $83 mil millones de dólares a los mercados emergentes a través de la catastrófica caída de los precios de las materias primas. Ahora deben ser levantadas las demandas para la toma de control por el estado de la industria y los sectores decisivos de la economía a escala nacional. Esto a su vez debería conducir a la demanda de una confederación socialista democrática de todo el continente africano.

Es evidente que las sociedades que han evolucionado o se están desarrollando a partir de industrias en gran parte estatales han manejado la pandemia con mucha más eficacia que los países capitalistas “normales”. Por ejemplo, el ex estado estalinista de Vietnam ha sido más eficiente que su vecino Tailandia. Este último actuó de una manera ineficiente y prepotente en el trato con los ‘extranjeros’ en peligro de ser abandonados, y con frecuencia exigieron tarifas exorbitantes – una forma de rescate – de inocentes, la gente y los turistas jóvenes a menudo mal financiados. No es un accidente que China también ha manejado las consecuencias de la pandemia de manera más eficiente – con menos  víctimas  evitables – que en otros estados capitalistas en Asia como el régimen de Modi en la India.

Como hemos informado en nuestra página web (www.socialistworld.net) y en nuestra revista Socialism Today, el régimen Modi recientemente ha instigado los conflictos entre comunidades y asesinatos de musulmanes y otros del todo inocentes  después de protestas alrededor de la nueva ley de ciudadanía. Modi ahora preside cierres generalizados de los lugares de trabajo en un bloqueo de casi todo el país. Una grave escasez de alimentos y terrible sufrimiento podrían ser el resultado de esta adición a los pesares y tribulaciones de las sufridas masas indias y alimentando el resentimiento general que ya existe. El tratamiento brutal de los trabajadores migrantes del campo, expulsando a millones de personas de las ciudades que no tienen ingresos o alimentos, ha provocado disturbios y la represión brutal. Este es el mayor movimiento de personas desde la partición. Las acciones del gobierno para hacer frente a esta crisis socavará el apoyo a Modi  en una etapa determinada. Una revuelta colosal desde abajo está madurando en la India, como en el mundo neocolonial en su conjunto, en oposición a al gobierno ineficiente y cruel de los regímenes que están dominadas por los terratenientes y capitalistas.

Períodos turbulentos de la historia

El análisis anterior nos lleva a concluir que el mundo está entrando en uno de los períodos más turbulentos de la historia – cuando todo el mundo puede ser devastado de una manera u otra por la pandemia – con consecuencias perjudiciales colosales. Al mismo tiempo, esto subraya la incapacidad, la ineficiencia y el carácter francamente reaccionario de la propiedad privada capitalista de los medios de producción y el control del estado. La idea de un mercado sin trabas como la mejor manera de organizar la producción y distribución ya ha sufrido un duro golpe ideológico. En el próximo período la clase obrera y sus organizaciones se ocuparán de la cuestión de la reorganización de la sociedad en líneas socialistas con el control  y la gestión democráticos de todos los niveles de la economía.

Al mismo tiempo el movimiento independiente de la clase obrera y su adopción de un programa de lucha de clases será hecho suyo por millones de trabajadores en todas los sectores del mundo, tanto en los llamados países avanzados (industrializados), así como en  los terriblemente oprimidos y explotados países y continentes en el mundo neocolonial. Hasta hace poco déspotas reaccionarios como Bolsonaro en Brasil, Trump en los EE.UU. y Modi en la India parecían estar fijando el tono. Bolsonaro se hizo eco de Trump en alarde de que él “no sentiría nada” si se infectara con el virus y “se ha opuesto a los esfuerzos para contener la enfermedad con cuarentenas a gran escala, cuando las dos ciudades más grandes de su país entraron cuarentena, en un intento desesperado por salvar vidas”. [The Guardián].  Afirmó en un discurso de cinco minutos a la nación de que era más importante contener el pánico y la histeria, y pidió el fin de los cierres impuestas en algunos estados. Esto provocó protestas y manifestaciones de la oposición con uno que declaró: “No tenemos un presidente – tenemos un payaso que no sabe lo que está haciendo”! Se hace eco de Trump!

Esto provocó incluso que las bandas de las favelas fueran a WhatsApp y trataran de tomar la situación en sus propias manos, instando a los residentes en los barrios pobres densamente pobladas a “quedarse en casa o de lo contrario”. En otras palabras, a su manera, estaban tratando de proteger a la población frente al virus, algo que Bolsonaro se ha negado a hacer, quien describe la pandemia como mero “resfriado”. El Financial Times describe la increíble negligencia, mostrando la intervención independiente de los ocupantes pobres de las favelas e incluso de las bandas para buscar un mínimo de seguridad. Informan que en Sao Paulo “la mayoría de la gente trabaja por su cuenta y se preocupa por cómo será el mañana sin dinero ni comida”! La postura de Bolsonaro ya está provocando grandes protestas y alimentará una revuelta contra él y su gobierno. Dada la historia de Brasil, que en el mejor de los casos es una olla a presión a punto de explotar – se puede esperar levantamientos de masas aquí y en otras partes de América Latina, como muestra el ejemplo de Chile, que hemos reportado.

Estos payasos y déspotas ya están políticamente expuestos como incapaces de comprender la pandemia o de tomar las medidas necesarias para defender a la población. Económicamente las cosas pueden empeorar antes de que mejoren políticamente. El resultado neto será que los movimientos de masas de todo el mundo tratarán de redescubrir una vez más las ideas genuinas del socialismo -organizado sobre una base democrática y obrera- en un movimiento para cambiar el mundo!

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here