Inicio Internacional Italia: El final del episodio de las Cinco Estrellas

Italia: El final del episodio de las Cinco Estrellas

169
0
Compartir

SOCIALISM TODAY.

Revista mensual del Socialist Party, CIT en Inglaterra y Gales.

por CHRISTINE THOMAS

El acontecimiento político más sorprendente en Italia, surgido de la crisis financiera de 2007-08, fue el auge del populista Movimiento de las Cinco Estrellas, que surgió como el mayor partido único con más de diez millones de votos en 2018. Pero ahora la burbuja ha estallado y, con la cólera aumentando mientras la crisis del coronavirus asola Italia, se plantea urgentemente la tarea de que el movimiento obrero construya su propio partido. CHRISTINE THOMAS saca las lecciones del episodio de las Cinco Estrellas.


En las elecciones generales de marzo de 2018, el Movimiento de las Cinco Estrellas (M5S) obtuvo una votación nacional de casi el 33%. En los diez años desde que los seguidores online del comediante Beppe Grillo comenzaron a presentar candidatos en las elecciones, pasó de ser un pequeño grupo de protesta marginal a convertirse en el partido más votado en Italia, y uno de los partidos populistas más exitosos a nivel internacional. Dos años más tarde, su apoyo había caído en más del 50%.

Mientras la crisis del coronavirus asola Italia, el M5S está en la coalición de gobierno con el capitalista Partido Democrático (PD), y varias escisiones del PD. Incluso antes de la crisis, el 22 de enero, su entonces líder Luigi Di Maio renunció – el equivalente a un capitán dejando un barco que se hunde. Casi 30 diputados y senadores ya habían abandonado el barco o habían sido empujados por la borda.

El precipitado ascenso y descenso electoral del M5S ilustra gráficamente la volatilidad política que ha traído consigo el período posterior a la crisis financiera en Europa y en todo el mundo, que ahora está a punto de superarse en la nueva era de la crisis de Covid. Los partidos populistas en sus diferentes formas -derecha, izquierda, nacionalistas o “ni derecha ni izquierda” (como afirma el M5S)- fueron impulsados a los vacíos políticos creados por un dramático colapso de la confianza en los partidos establecidos en todo el espectro; en particular, los partidos socialdemócratas y comunistas que alguna vez tuvieron una base electoral masiva entre la clase trabajadora.

La degeneración política de estos antiguos partidos de masas de la clase trabajadora fue estimulada por el colapso de la Unión Soviética estalinista – la ausencia de un sistema social alternativo al capitalismo, incluso en forma distorsionada. Esto aceleró su transformación en partidos capitalistas puros. En Italia, esto se vio agravado por el Partito di Rifondazione Comunista (PRC) – una escisión de izquierda del antiguo Partido Comunista a principios de los años noventa – que se apoyó y entró en el gobierno con los partidos capitalistas, y perdió la base de semimasa que había construido entre los trabajadores y la juventud.

Incluso antes de la crisis económica de 2007-08, la economía italiana había sufrido 20 años de estancamiento y una elevada deuda pública. Como en otras partes, la crisis mundial reforzó aún más la desconfianza en los partidos políticos, así como en las instituciones y procesos capitalistas, incluyendo el parlamento y las elecciones. Con todos los partidos tradicionales que trataban de administrar un sistema económico en crisis en interés de la clase dominante capitalista, descargando el costo en la clase obrera y en sectores de la clase media, se creó un espacio para el rápido crecimiento de los partidos que promovían un mensaje contra el establecimiento.

Pero no se trataba sólo de que los políticos administraran recortes, privatizaciones y ataques a los puestos de trabajo y las condiciones laborales. En muchos casos, esos mismos políticos utilizaban sus cargos electos para sus propios fines. Este fue particularmente el caso de Italia, donde la corrupción está históricamente arraigada. Se comprobó que los diputados, senadores, consejeros y personas nombradas en instituciones públicas y privadas de todos los partidos políticos establecidos tenían las narices en el abrevadero. La corrupción infectó todas las instituciones de la sociedad -desde el fútbol hasta las juntas regionales de salud- pero la ira se dirigió especialmente a los políticos elegidos. Sólo el 2% de la población tenía fe o confianza en los partidos políticos.

Con su principal énfasis en la “política honesta” y la “limpieza” del sistema político, Grillo y el M5S fueron capaces de canalizar la repugnancia que sectores cada vez más numerosos de italianos sentían hacia la política y los políticos, y su fuerte deseo de cambio. Todos los parlamentarios corruptos serían “enviados de vuelta”. Los ladrones y estafadores que evadían sus impuestos serían encarcelados. El número de parlamentarios se reduciría, sus grandes salarios y beneficios se reducirían, y el desperdicio burocrático y la ineficiencia se eliminarían. Su programa, inicialmente, era bastante limitado, concentrándose en atacar a la casta política, con unas pocas demandas medioambientales y sociales marcadas. Sin embargo, fue un mensaje que llegó a resonar cada vez más entre los votantes alienados que buscaban expresar su oposición. Para muchos, los detalles de lo que el M5S proponía eran secundarios, lo más importante era sacudir el sistema.

Cómo empezó todo

Todo comenzó en 2005 con un blog, beppegrillo.it, que se convirtió en uno de los diez blogs más leídos a nivel internacional. Dos años más tarde, el 8 de septiembre de 2007, el Día V (al que Grillo se refiere como el “Día de la Mierda”), más de dos millones de personas se agolparon en las plazas de todo el país para escuchar a Grillo, un comediante nacional muy popular, regañar a la casta política corrupta. Hicieron cola durante horas para firmar una petición para prohibir que los candidatos con antecedentes penales se presentaran a las elecciones.

Los seguidores de Grillo en línea se reunieron en “reuniones” locales y, en 2008, los “Amigos de Beppe Grillo” decidieron presentarse como candidatos en las elecciones locales, siendo 30 los elegidos. Con el lanzamiento oficial del Movimiento de las Cinco Estrellas en 2009, se presentó primero en las elecciones regionales y, finalmente, en las nacionales de 2013. Decenas de miles de personas volvieron a saludar la Gira del Tsunami de Grillo por las ciudades del país, que culminó con un verdadero tsunami electoral de 109 diputados y 54 senadores. El M5S era ahora el partido más votado a nivel nacional pero no estaba en el gobierno. Cinco años después, en 2018, el movimiento pasó a duplicar sus diputados y senadores (221 y 112 respectivamente) y, finalmente, a formar un gobierno en coalición con la ultraderechista y populista Lega liderada por Matteo Salvini.

Grillo y el cofundador Gianroberto Casaleggio, un empresario y estratega de la web, presentaron al M5S como un sustituto de las divisiones de clase e intereses específicos. En un mundo “post-ideológico”, estaban del lado del “ciudadano” contra la élite corrupta y poderosa. Al mismo tiempo, promovieron una “nueva forma de hacer política”, que rechazaba la organización tradicional de los partidos en favor de la democracia directa basada en Internet.

La “democracia digital” no se ha limitado a la M5S, sino que también ha sido fundamental para los partidos piratas de países como Suecia, Islandia y Alemania, France Insoumise de Jean-Luc Mélenchon e Momentum del Partido Laborista. La idea de movimientos basados en la democracia horizontal, “no jerárquica”, en Internet ha sido particularmente atractiva, al menos inicialmente, para un sector de la juventud, alienado por la degeneración política y la burocracia de los partidos tradicionales, que ha dado la espalda al concepto de las estructuras de los partidos.

Los miembros del M5S han sido principalmente jóvenes, educados, profesionales de clase media. De sus diputados y senadores elegidos en 2013, el 24% eran autónomos o propietarios de pequeñas empresas, y el 35% profesionales o trabajadores de cuello blanco, muchos de ellos en las industrias de alta tecnología o de servicios más recientes. Esta composición social ha dado forma al panorama político del movimiento. Su apoyo electoral, por otra parte, ha sido muy heterogéneo, de clase media y de todas las partes del espectro político. Sin embargo, se han atraído diferentes capas sociales en diferentes etapas de su evolución y también ha habido algunas variaciones regionales.

En sus comienzos, el radicalismo del Movimiento de las Cinco Estrellas atrajo a muchos ex votantes de izquierda desilusionados, jóvenes y aquellos que nunca habían votado. En las elecciones generales de 2013, cuando hizo su primer avance nacional al ganar más de un cuarto de los votos emitidos, logró movilizar a más del 25% de los que no habían votado en las elecciones generales anteriores. Tuvo el apoyo de la mayoría de los menores de 24 años y fue el partido más votado entre los trabajadores industriales, los desempleados y los trabajadores autónomos, con más del 40% de apoyo de estas categorías. A partir de 2014 comenzó a ganar más votantes que anteriormente habían apoyado a los partidos de “centro-derecha”. Las elecciones generales de 2018 fueron el punto culminante de su éxito electoral. En algunas partes del sur, asolado por la pobreza y por un desempleo muy elevado, especialmente entre los jóvenes, su voto alcanzó el 40% (en Apulia y Sicilia, por ejemplo), e incluso más del 50% en algunas partes de Nápoles y Campania.

De la protesta a las instituciones

En varias ocasiones, Beppe Grillo fue capaz de movilizar decenas de miles de personas en las distintas plazas de Italia. Sin embargo, según el M5S, el cambio radical no se produciría a través de la lucha colectiva sino a través de personas “honestas” y “competentes” que entraran en el parlamento y en las instituciones del Estado – reemplazando a los políticos y funcionarios deshonestos, egoístas e ineficientes que estaban corrompiendo el sistema – y gestionándolos de manera eficiente y justa para el bien de los ciudadanos comunes.

Los miembros individuales de Cinco Estrellas han participado y prestado apoyo a campañas locales, especialmente en torno a cuestiones ambientales. En algunos casos, la M5S ha cosechado los beneficios políticos, como en la región del Piamonte, donde su oposición a la conexión ferroviaria de alta velocidad TAV entre Turín y Lyon fue un factor para que Chiara Appendino fuera elegida alcaldesa de Turín en 2016. Sin embargo, este no fue el principal énfasis del movimiento, y cuanto más éxito electoral tuvo la M5S, más se antepusieron las “instituciones” al activismo local.

La realidad no tardó mucho en perforar la ilusión de que se podía lograr un cambio significativo infiltrando el sistema con ciudadanos bienintencionados y reformándolo desde dentro. En 2012, Frederico Pizzarotti se convirtió en el primer alcalde M5S elegido de una ciudad importante, Parma, en la región de Emilia-Romaña. Junto con la corrupción de la administración anterior, la oposición a la construcción de un incinerador local había sido un factor importante en la elección de Pizzarotti.

Sin embargo, una vez en el cargo, declaró que el costo de desmantelar el incinerador ya activado era demasiado alto y que seguiría funcionando. Además, habiendo heredado un déficit presupuestario de casi 1.000 millones de euros, se dispuso rápidamente a recortar los servicios y aumentar los cargos, “porque el dinero no está ahí”. No se pensó en movilizar a los ciudadanos locales para que se negaran a hacer recortes y exigir que el gobierno central compensara el déficit.

Una prueba aún mayor se produjo en 2016, cuando Virginia Raggi se convirtió en alcaldesa de la capital, Roma, y obtuvo el 67% de los votos en la segunda vuelta, siendo las zonas periféricas más pobres de la ciudad las que más apoyo le dieron. Roma había sido sacudida por los escándalos políticos de la capital mafiosa que pusieron al descubierto una red de poder corrupta, que vinculaba a políticos, delincuentes, grandes empresas, especuladores y financieros en un intercambio de votos a favor. Además, la ciudad se ha visto afectada por una grave crisis de basura y transporte.

Sin un programa para desafiar directamente las estructuras económicas y políticas del capitalismo – el poder y el control en la raíz de la crisis – Raggi ha sido incapaz de resolver ninguno de los problemas más importantes a los que se enfrentan los trabajadores y la clase media de la capital. Lo que es más, su administración también ha sido manchada por escándalos de corrupción. En las elecciones europeas de mayo de 2019, el voto del M5S se derrumbó en Roma, de manera más espectacular en las zonas más pobres, de donde procedía principalmente el apoyo inicial de Raggi. El 25 de octubre de 2019, los trabajadores del transporte, la recogida de residuos, las escuelas y otros sectores realizaron una huelga en toda la ciudad contra los servicios deficientes, la degradación y las condiciones de trabajo. A pesar de todas sus negativas, el M5S estaba descubriendo que la lucha de clases existe de hecho.

Democracia digital

Desde el principio, los fundadores de M5S, Grillo y Casaleggio, tuvieron una fe casi religiosa en la fuerza democratizadora de Internet – su capacidad para quitarle el poder a la élite y ponerlo en manos de los “ciudadanos”. Para ellos, la democracia directa en línea era muy superior a la democracia representativa y a las estructuras de los partidos, mediadas por conferencias y delegados, en torno a las cuales se habían organizado tradicionalmente los partidos socialdemócratas y comunistas. Al eliminar esas estructuras, se eliminaría la burocracia y aumentaría la participación de las bases, ya que, según ellos, “todos tienen el mismo valor”.

El M5S es oficialmente un movimiento, no un partido, organizado en torno a “no-estatutos” y con un “no-líder”. En un país en el que la corrupción política ha sido tan endémica -enraizada en un Estado central históricamente débil- y la desconexión entre la casta política y la gente común tan grande, estas ideas han tenido, comprensiblemente, cierto eco.

En realidad, la base organizativa del M5S se ha modificado empíricamente para tener en cuenta las circunstancias cambiantes y los intereses de los “no líderes”, y ha habido una tensión constante entre la democracia y la centralización. A través de la empresa de Casaleggio, Casaleggio Associati, y una compleja y opaca red legal, Grillo y Casaleggio (que falleció en 2016) fueron efectivamente dueños del Movimiento de las Cinco Estrellas que ha sido dirigido como una empresa.

En los primeros días, cuando Grillo era el principal portavoz o “megáfono”, a menudo hacía anuncios políticos unilaterales en su blog. En algunos casos, con respecto a la inmigración, por ejemplo, estos puntos de vista no eran necesariamente compartidos por los miembros en línea en ese momento. Él ha tenido la autoridad individual de permitir el uso del símbolo de las cinco estrellas, y de expulsar a los miembros. Durante un período, los miembros se reunían en reuniones locales para discutir ideas y a veces planificar iniciativas. Pero sus actividades y autonomía han sido cada vez más restringidas y vigiladas desde arriba – perdiendo el control sobre la comunicación, por ejemplo. En 2015, el poder se centralizó cada vez más, ya que los “no líderes” trataron de gestionar las graves contradicciones y divisiones que estaban surgiendo a medida que se elegían más representantes del M5S, especialmente a nivel nacional.

Se han realizado consultas en línea de los miembros sobre cuestiones controvertidas, se han aprobado candidatos a través de la web y, en ocasiones, los miembros han podido incluso proponer iniciativas y enmiendas de política. No obstante, la decisión final sobre lo que será aceptado ha recaído en los diputados y senadores. No ha habido una oportunidad real para el tipo de debate profundo y responsabilidad democrática que puede tener lugar en las reuniones y conferencias de la rama. En su lugar, las iniciativas y propuestas han emanado principalmente desde arriba, y se ha pedido a los miembros que acepten o rechacen de manera plebiscitaria con un simple clic del ratón, sin la posibilidad de proponer o debatir una alternativa. Esto ha llevado a zigzags abruptos y oportunistas en la política y la orientación, como por ejemplo con qué grupo alinearse en el Parlamento Europeo.

Con la elección de consejeros, diputados y senadores, las limitaciones de la “democracia” en línea se hicieron evidentes. ¿A quiénes debían rendir cuentas los representantes elegidos? ¿Sobre qué base votarían las medidas propuestas en la cámara del consejo o en el parlamento? ¿Cómo podían ser controlados? El M5S trató de evitar este problema obligando a los representantes electos a firmar un conjunto de reglas y principios que regían su comportamiento. Los mandatos se limitarían a dos períodos (desde entonces se han ampliado a tres), y los representantes se verían obligados a renunciar a parte de su salario. El incumplimiento de estas condiciones ha dado lugar a varias expulsiones.

Pero la disidencia política también ha sido tratada de la misma manera, con la expulsión sumaria de los representantes elegidos, los miembros individuales y los grupos. Además de las expulsiones, ha habido innumerables dimisiones de representantes electos desilusionados y miembros en línea, y la falta de democracia interna ha sido un factor importante en ello. Sin un liderazgo colectivo elegido, sujeto al control democrático de los miembros, el liderazgo ha sido tomado efectivamente por los “no líderes” o los consejeros y diputados que se han nombrado a sí mismos como portavoces del movimiento.

La participación en las votaciones en línea ha disminuido constantemente. Mientras que la participación media en las votaciones fue del 60% de los miembros registrados en 2012, ha caído al 14% en 2017. La propuesta de entrar en un gobierno de coalición con la extrema derecha de la Lega de Salvini en 2018 debería haber sido una decisión trascendental para un movimiento que, desde sus inicios, había rehuido las alianzas con otros partidos. Sin embargo, sólo el 40% de los miembros registrados votaron. Una vez que todas las discusiones políticas fueron transmitidas en vivo, pero eso ha sido abandonado desde entonces. Las discusiones con Salvini se llevaron a cabo en secreto y la votación fue un referéndum directo de sí o no, sin propuestas alternativas en la papeleta.

Hacia el gobierno

Sin embargo, las incoherencias locales y regionales de los representantes del M5S, las escisiones, las expulsiones y la democracia limitada, en un principio, no tuvieron mucho efecto en su apoyo electoral a nivel nacional. Los trabajadores italianos, y una gran parte de la clase media, estaban tan desesperados por el cambio, especialmente cuando las consecuencias de la crisis económica realmente empezaron a morder, que estaban dispuestos a dar al M5S una oportunidad de gobernar. Todo lo demás se había intentado, parecía, y ahora era el momento de “algo nuevo”: El 75% de los electores que votaron por el M5S en 2013, lo hicieron de nuevo en 2018.

Cuando Grillo dio un paso atrás y separó el papel de “garante” y “líder político” en 2017, allanando el camino para la elección de Luigi Di Maio como líder político, fue parte de una estrategia más amplia para ganar poder político. El movimiento se sometió a un cambio de imagen cuando el joven, apuesto y telegénico Di Maio cortejó a los líderes empresariales en un intento de asegurarles que no tenían nada que temer de un gobierno del M5S. Los ataques a la UE, por ejemplo, fueron atenuados mientras el partido se preparaba para convertirse en una parte aún mayor del mismo establecimiento que había condenado tan vocingleramente.

Al mismo tiempo, el M5S amplió su programa político, impulsando medidas limitadas de bienestar social como respuesta a la pobreza y el desempleo agudos que habían empeorado como consecuencia de la era de austeridad. Durante algún tiempo, la “renta del ciudadano” había sido una de las medidas estrechamente identificadas con el M5S. Originalmente, se había concebido como un ingreso básico universal pagado a todos, ya fueran ricos o pobres. Al final, se convirtió en un subsidio de desempleo condicional y por tiempo limitado para los muy pobres. Pero incluso esta propuesta limitada ayudó a asegurar el enorme apoyo del M5S en el sur, especialmente, donde el desempleo estaba por las nubes y el sistema de bienestar social era prácticamente inexistente para muchos, en particular los jóvenes.

El M5S entró en coalición con la Lega en junio de 2018 como la fuerza dominante en términos de los votos detrás de ella (33% a 17%) y los diputados. Para cuando la coalición cayó en agosto de 2019, cuando Salvini retiró el apoyo a la Lega, sin embargo, la relación de fuerzas en las encuestas se había invertido. Utilizando su posición como ministro del interior para promover la idea de que los problemas de Italia eran el resultado de una excesiva inmigración y una “débil” aplicación de la ley, Salvini fue capaz de dominar el discurso político. Rápidamente consiguió el apoyo de la Liga promoviendo una dura agenda anti-inmigración y de orden público.

Di Maio, en cambio, como ministro de trabajo (el profesor de derecho no partidista Giuseppe Conte se convirtió en primer ministro), no obtuvo los recursos económicos para las políticas de bienestar que quería promover, y no tenía una estrategia de lucha para asegurarlos. Esto habría requerido asumir la UE y sus impuestas restricciones de gasto y medidas decisivas contra los capitalistas italianos – el M5S se ha abstenido de adoptar tal postura en cada etapa.

En alianza con Salvini, el M5S capituló en la definición de políticas y compromisos, como su oposición al TAV, mientras que votó a favor de las políticas de la Lega sobre “seguridad” e inmigración. A pesar de que los ingresos de los ciudadanos fueron finalmente introducidos, su forma restringida hizo poco para reducir la pobreza y, crucialmente, nada para crear puestos de trabajo, que era lo que muchos votantes del M5S querían tan desesperadamente. El “gobierno del cambio” parecía cambiar muy poco en la vida cotidiana de la gente.

Fue el M5S el que pagó el precio político. Posteriormente, al meterse en la cama con el PD – el principal foco de los ataques anti-establishment de Grillo en los primeros años – una vez que la coalición con Salvini se había derrumbado, sólo subrayó aún más el oportunismo del Movimiento de las Cinco Estrellas. La alternativa – nuevas elecciones – habría llevado sin duda a una derrota del M5S.

Desde el primer día, la frágil coalición de gobierno actual ha estado virtualmente paralizada por conflictos y divisiones, a punto de romperse en cualquier momento. En un intento desesperado de frenar el apoyo cada vez más fuerte del M5S en las urnas y la hemorragia de miembros y representantes electos, el M5S organizó una manifestación nacional en Roma el 15 de febrero -con una participación de sólo 10.000 personas- en torno a la cuestión de poner fin a las pensiones vitalicias de los ex parlamentarios. ¡Esto fue en contra de la coalición de gobierno de la que el M5S forma parte! La manifestación pretendía evocar los orígenes radicales del M5S como un movimiento de protesta contra el sistema. Antes de la crisis de Covid, había planeado celebrar una reunión nacional para discutir la crisis existencial que está enfrentando – básicamente, cómo sobrevivir como fuerza política.

Inestabilidad populista

Nacidos de crisis económicas, sociales y políticas y sin una ideología coherente o base de clase, los partidos populistas como el M5S son intrínsecamente inestables y volátiles. A pesar de la grave crisis económica y social a la que se enfrenta ahora la Italia de Covid, es extremadamente improbable que el M5S logre reinventarse y recuperar gran parte del apoyo que ha perdido, incluso si se enfrentara a la oposición política. Mientras que el apoyo al primer ministro Giuseppe Conte ha aumentado en la primera fase de la crisis de Covid, el M5S ha seguido cayendo en picado. Hoy en día, se registra apenas un 12% en las encuestas. Eso lo coloca como el cuarto partido a nivel nacional, detrás incluso de Fratelli di Italia (Hermanos de Italia), un partido populista de extrema derecha con sus raíces en el MSI fascista, que es el que más se ha beneficiado políticamente de la crisis actual.

Al igual que la Lega, que sigue encuestando a un 30%, Fratelli di Italia ha atacado la lamentable respuesta de la UE al brote de coronavirus, alimentando la ya generalizada idea de que ha “abandonado” a Italia. Una encuesta realizada en marzo reveló que el 67% de los italianos considera que formar parte de la UE es una desventaja, con un aumento de 20 puntos respecto a noviembre de 2018. En otro sondeo de abril, el 53% dijo que estaba listo para abandonar el euro o la UE.

En el período inmediato, es probable que los populistas de extrema derecha sigan siendo los principales beneficiarios políticos de la crisis de la corona y de las enormes consecuencias económicas y sociales que ha desencadenado. Hay poco espacio político para un tercer partido populista, especialmente uno desacreditado, sin raíces locales y con una base social frágil, fragmentada y desmoronada. Aún así, un M5S de grupa puede seguir existiendo por un tiempo.

Italia ha sido uno de los países europeos más afectados por el Covid-19, con un dramático número de muertes y un servicio de salud casi de rodillas en el norte del país. Es probable que el número de víctimas económicas sea igual de dramático. El crecimiento ni siquiera había vuelto al nivel anterior a 2008 antes de que el coronavirus atacara. La deuda pública podría dispararse hasta el 180% del PIB, lo que haría temer un incumplimiento de la deuda.

Los trabajadores italianos, que han tomado algunas de las medidas de huelga más decisivas durante esta crisis para defender su salud y seguridad, se verán obligados a tomar la ofensiva en un determinado momento. Políticamente, se verán obligados a apartar la mirada del populismo para construir una representación política independiente con un programa socialista que refleje, no los intereses de un mítico “ciudadano” sin clase – que, en última instancia, significa los de la clase capitalista dominante – sino sus propios intereses de clase específicos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here