Inicio Internacional EEUU: En medio de la pandemia, el movimiento antirracista reavivado por los...

EEUU: En medio de la pandemia, el movimiento antirracista reavivado por los policías asesinos

549
0
Compartir

Independent Socialist Group, Estados Unidos.

por Jai Chavis y Nicholas Wurst (sindicalistas TCU/IAM Local 1089)

El 25 de mayo, la policía de Minneapolis asfixió a George Floyd, un negro desarmado, hasta la muerte. Su asesinato fue una inquietante reminiscencia del asesinato de Eric Garner por la policía de Nueva York en 2014. Un video grabado por transeúntes muestra a Floyd suplicando repetidamente “No puedo respirar” mientras su asesino, el oficial Derek Chauvin, le aplasta el cuello durante casi diez minutos. Este asesinato encendió varios días de grandes protestas en Minneapolis que continúan. La policía intensificó el conflicto disparando balas de goma, explosivos y gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes, inicialmente pacíficos. Trump tweeteó a favor de los militares disparando a los manifestantes diciendo “cuando empiezan los saqueos, empiezan los disparos”. Esta respuesta violenta a los manifestantes desarmados contrasta con el patrón de no intervención y no confrontación de la respuesta policial a los manifestantes fuertemente armados y predominantemente blancos que se “reabrieron”.

Chauvin tiene una docena de quejas de mala conducta en su contra, varias de las cuales son por fuerza excesiva y están cerradas al público. Estuvo involucrado en un tiroteo fatal por el cual no recibió ninguna acción disciplinaria. Ha sido acusado de asesinato en tercer grado. Pero Chauvin no es una “manzana podrida” aislada; es parte de un sistema corrupto y racista. Y los políticos del Partido Demócrata que dirigen Minneapolis no han tomado medidas significativas contra la brutalidad policial y el encarcelamiento masivo durante años. La aspirante a Vicepresidenta Demócrata Amy Klobuchar fue la principal fiscal del Condado de Hennepin -que incluye Minneapolis- durante un período de ocho años. Durante su mandato, Klobuchar no presentó cargos criminales contra ninguno de los oficiales involucrados en las 29 muertes de civiles y en su lugar optó por dar prioridad a una postura de “mano dura contra el crimen” para reforzar el apoyo entre los residentes más conservadores de Minneapolis.

El asesinato de George Floyd es sólo el más reciente de una serie de asesinatos de alto perfil de personas negras por la policía y las fuerzas de la derecha. Breonna Taylor, una mujer negra desarmada y paramédico, fue asesinada a tiros en Kentucky el 13 de marzo por la policía que entró en su apartamento en una redada “sin llamar”. Ahmaud Arbery, un hombre negro desarmado, fue asesinado mientras hacía footing en Georgia el 23 de febrero por dos hombres, uno de los cuales era un ex policía. Este asesinato fue barrido bajo la alfombra durante más de dos meses hasta que salieron a la luz las pruebas de vídeo del linchamiento.

Después de la absolución de George Zimmerman, que mató a tiros al adolescente negro Trayvon Martin en 2012, un movimiento bajo el hashtag Black Lives Matter (BLM) (Las Vidas Negras Importan) surgió en los medios sociales. BLM se hizo relevante a nivel nacional con una activa presencia en el terreno después de que los asesinatos de Michael Brown y Eric Garner en 2014 desencadenaran enormes protestas y disturbios que pedían el fin de la brutalidad policial y la policía racista. Se formó una red nacional pero, sin un programa común o estructuras organizativas para discutir y debatir, el movimiento se extinguió en 2017.

Lecciones de derechos civiles y BLM (Las Vidas Negras Importan)

Es crucial que BLM, o cualquier nuevo estandarte que pueda surgir en el momento actual, aplique las lecciones del movimiento de Derechos Civiles y la propia historia reciente de BLM. El movimiento de Derechos Civiles cometió el error crucial de confiar en el Partido Demócrata, convirtiendo el movimiento en las calles -que ganó enormes ganancias- en un aumento en las encuestas que eligieron a los Demócratas para el poder. Estos mismos demócratas más tarde traicionaron al movimiento. Esta experiencia llevó tanto a MLK como a Malcom X a la conclusión de que la lucha contra el racismo requiere la lucha contra el capitalismo.

Hoy en día, la mayoría de las grandes ciudades, incluidos los departamentos de policía de las ciudades y las oficinas del fiscal del distrito, están controladas por los demócratas, cuya retórica de justicia racial a menudo se contradice con sus acciones en el cargo. Muchos de los principales políticos del Partido Demócrata tienen antecedentes de elaboración de políticas racistas. Hillary Clinton fue una de las artífices del proyecto de ley contra el crimen de 1994 que amplió la policía racista y facilitó el encarcelamiento masivo moderno. Biden se opuso activamente a la desegregación de las escuelas y fue un ardiente partidario del proyecto de ley de criminalidad de Clinton de 1994. Durante sus ocho años como Presidente, Obama no presentó ninguna reforma significativa al sistema de justicia penal. A pesar de todo esto, elementos de BLM todavía apoyaron a Hilary Clinton en 2016.

Las políticas racistas implementadas por el Partido Demócrata prepararon el escenario para la retórica dura contra el crimen en la que Trump confía hoy para apoyar sus políticas racistas y apuntalar su base conservadora. Trump y los republicanos han establecido un tono racista en su propaganda y al impulsar el encarcelamiento masivo, la brutalidad policial y el racismo anti-inmigrante mediante la expansión de las brutales redadas del ICE y el encarcelamiento masivo de inmigrantes.

Ambos partidos utilizan llamamientos al racismo -más o menos ocultos- para jugar y hacer valer los temores raciales de muchos votantes blancos. En realidad, el racismo no beneficia a los trabajadores blancos. Los capitalistas aseguran sus enormes ganancias convenciendo a la clase obrera de que luche entre sí, ya sea a través del racismo, el sexismo o cualquier otra forma de intolerancia. Al culpar a los trabajadores blancos, negros, inmigrantes, hombres o mujeres por los problemas de los demás, los capitalistas pueden seguir explotándonos, bajar los salarios, privatizar los servicios públicos y bajar el nivel de vida.

Como declaró Malcom X, “no se puede tener el capitalismo sin racismo”. El capitalismo es un sistema construido a partir de la esclavitud y el genocidio de los pueblos indígenas. No acabará con el racismo por sí mismo. Necesitamos un nuevo partido dirigido por y para la gente trabajadora y libre de la influencia de las corporaciones que pueda dedicarse a luchar contra todas las formas de fanatismo y contra la explotación capitalista. Tal partido podría ayudar a construir un movimiento antirracista de lucha a partir de las recientes protestas.

Para ganar, el movimiento debe presentar un programa audaz que desafíe los fundamentos racistas del capitalismo y que una a la clase trabajadora en la lucha por las ganancias que todos necesitamos – un salario mínimo vital, vivienda asequible, atención médica universal, el fin de la discriminación y la violencia. Necesita estructuras democráticas donde los miembros puedan debatir, decidir y hacer responsables al movimiento y a sus representantes. El Movimiento por las Vidas Negras (M4BL) ha dado pasos en la dirección correcta al proponer un programa concreto, pero sin desafiar al sistema capitalista, cualquier ganancia obtenida por el M4BL será rechazada por los capitalistas. La lucha contra el racismo sistémico sólo puede ganarse para siempre luchando por un nuevo mundo socialista.

Explosión de ira

Los recientes disturbios son una explosión de ira por todos los problemas y la violencia que enfrentan las personas de color. Los bordes de esta ira se han agudizado por el impacto desproporcionado de la reciente crisis económica y sanitaria. Aunque los disturbios no son una respuesta efectiva a la opresión, Martin Luther King describió bien su naturaleza:

Un motín es el lenguaje de los no escuchados. Y, ¿qué es lo que Estados Unidos no ha escuchado? No ha escuchado que la situación económica de los negros pobres ha empeorado en los últimos años. No ha escuchado que las promesas de libertad y justicia no se han cumplido. Y no ha escuchado que grandes segmentos de la sociedad blanca están más preocupados por la tranquilidad y el status quo que por la justicia, la igualdad y la humanidad. [Martin Luther King Jr.]


La indignación mostrada en estos disturbios puede organizarse en un poderoso movimiento si se le da una estructura y un programa para unirse. El saqueo y el vandalismo socavan el movimiento y son usados para justificar respuestas violentas de los capitalistas y la policía. Pero la clase capitalista es culpable de un crimen mucho mayor: ¡controlar el acceso a las necesidades básicas para obtener beneficios! Con un movimiento organizado, que involucre a los sindicatos y a un partido de trabajadores, podemos redistribuir la vivienda, la comida y las necesidades básicas nacionalizando industrias clave y financiando totalmente los programas sociales. La pandemia ha puesto en evidencia el hecho de que los trabajadores son “esenciales” para hacer funcionar la sociedad. Esto significa que también tenemos el poder de cerrar el capitalismo y reconstruir una sociedad que antepone el bienestar de las personas a las ganancias.

El primer paso es involucrar a la clase obrera organizada en la lucha antirracista. Los trabajadores sindicalizados deben aprobar resoluciones en apoyo del movimiento – como lo ha hecho el local 1005 de ATU en Minneapolis – y organizar protestas, mítines, ocupaciones y huelgas antirracistas. Las personas de todas las razas que estén seriamente comprometidas para apoyar la lucha contra el racismo deben ser incluidas en la organización y planificación del movimiento antirracista.

El Grupo Socialista Independiente exige:

Condenar a Chauvin y a todos los oficiales involucrados en la muerte de George Floyd por asesinato.

Poner fin a la elaboración de perfiles raciales y a las políticas de “detención y cacheo” y despedir a los agentes de policía racistas.

Control comunitario de la policía a través de comités de trabajadores y miembros de la comunidad elegidos democráticamente con poder de contratación y de despido, la capacidad de revisar y crear políticas, y la autoridad para llevar a cabo investigaciones independientes en casos de mala conducta policial.

Desmilitarizar la policía. Dejar de malgastar fondos públicos en tecnología militar y armamento para los departamentos de policía. Invertir en cambio en viviendas asequibles, atención sanitaria universal, transporte público, escuelas públicas, empleos verdes y otros programas y servicios sociales.

El Grupo Socialista Independiente llama:

Por un movimiento antirracista organizado y un programa de lucha para sostener la lucha contra la brutalidad policial y otras formas de racismo sistémico. Para que las estructuras democráticas discutan y debatan estrategias y tácticas.

Para la coordinación y la participación de los sindicatos en las luchas antirracistas. La solidaridad contra el racismo y todas las formas de opresión debe ser un punto clave de lucha para todo el movimiento obrero!
Organizar protestas, ocupaciones y huelgas coordinadas, defendiendo contra la agresión policial cuando sea necesario, pero evitando el saqueo y el vandalismo ineficaces. Debemos dar a nuestra ira ante la violencia sistémica cometida por la policía una expresión organizada y efectiva basada en las mejores tácticas que fomenten la máxima participación.

Unir a los trabajadores de todas las razas en la lucha contra el capitalismo y la desigualdad y violencia racista sobre la que se fundó el sistema.

Por la solidaridad internacional contra la discriminación y el imperialismo, y por la solidaridad socialista!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here