Inicio Medio Ambiente El Ártico ya presenta temperaturas de 26º centígrados

El Ártico ya presenta temperaturas de 26º centígrados

279
0
Compartir

por Adán Salgado Andrade.

La depredación ambiental, junto con la letal contaminación que producimos a diario, están cambiando el clima mundial aceleradamente. El resultado es que se está elevando la temperatura planetaria irreversiblemente, con los daños a la salud y medio ambiente que tanto calor está provocando (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.com/2019/10/el-toxico-y-mortal-calentamiento-global.html).

El responsable directo de todo ese daño es el sistema de sobreproducción que el capitalismo salvaje nos ha impuesto, que está destruyendo el planeta para satisfacer sus muy mezquinos intereses de sólo obtener una buena ganancia, sin importar las consecuencias (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.com/2018/01/depredacion-ambiental-planetaria-accion.html).  

Lo peor es que, en lugar de tomar acciones que realmente busquen aminorar tal calentamiento, al contrario, pareciera que se quieren acentuar los problemas. La reciente pandemia, se habría pensado, cambiaría la tendencia. Pero en abril, cuando China ya había dejado la cuarentena, para echar a andar de lleno su maquinaria industrial, estudios del aire comprobaron que la contaminación producida en ese mes, fue mucho mayor que en abril del 2019. Ese país está usando todas sus plantas carboeléctricas, muy contaminantes, lo que está incrementando mucho más los niveles de polución, peor que los previos a la pandemia (ver: https://earther.gizmodo.com/chinas-air-pollution-is-already-worse-than-pre-coronavi-1843520326).

Lo peor es que el calentamiento global no es parejo en todo el mundo. En los polos, es de dos a cuatro veces mayor, por varias causas, entre las cuales, está el llamado hielo “sucio”, que es el más obscuro, que en lugar de reflejar la luz solar, la absorbe, y lo mismo sucede con las aguas árticas, que al ser producto del derretimiento, son más densas y obscuras e igualmente, absorben calor (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.com/2019/03/el-acelerado-derretimiento-del-artico-y.html).

Todo eso ha llevado a la aparición de situaciones nunca antes vistas, como temperaturas de casi 10º centígrados en zonas como Siberia y Groenlandia. El artículo “El Ártico se deshace por una masiva onda de calor que invade la región”, firmado por Brian Kahn, examina ese, cada vez, más grave problema (ver: https://earther.gizmodo.com/the-arctic-is-unraveling-as-a-massive-heat-wave-grips-t-1843519435).

Dice Kahn que “no sería primavera en la era del cambio climático, sin una masiva onda de calor en el Ártico. Aire anormalmente caliente, ha surcado Siberia, el océano ártico y partes de Groenlandia y ese calor sólo se intensificará en los siguientes días. Ese calentamiento está ayudando a intensificar incendios forestales (en Siberia) y está provocando el derretimiento temprano del hielo, ambos, signos ominosos de lo que nos deparará el verano ”.

Y sigue mencionando hechos como el que Rusia tuvo su verano más caliente registrado, provocado por el calor generado desde Siberia. Absurdo, pues Siberia era uno de los lugares habitados más fríos del planeta, en todo momento. La antigua URSS, tenía allí campos de concentración en donde encerraba a perseguidos políticos. La novela “Archipiélago Gulag”, escrita por el autor ruso Alexander Solzhenitsin (1918-2008), fue inspirada por su propio encarcelamiento en dicho lugar (ver: https://en.wikipedia.org/wiki/Gulag#Geography).

Ahora, ya está tan descongelada Siberia, que hasta intensos incendios forestales hay, como señala Kahn, incontrolables y que, a falta de cuerpos especializados para apagarlos, se les está dejando a su suerte, hasta que se apaguen solos, si es que se apagan. El área incendiada supera en más de tres veces al estado estadounidense Delaware. O sea, un desastre, comparable a los incendios forestales australianos del 2019 (ver: https://earther.gizmodo.com/we-should-probably-talk-about-the-huge-wildfires-in-sib-1843205527).

Menciona Kahn a Martin Stendel, científico climático del Instituto Meteorológico Danés, quien afirma que “esto es muy extraordinario, no hay un evento similar a mediados de mayo”.

Que el hielo se derrita prematuramente, todos los años, no es buena señal. Y eso “significa más nieve sucia, que puede absorber más calor, algo que ayudó a acelerar el derretimiento de hielo el año pasado. Y cuando hay menos masa agregada a la capa de hielo, significará más pérdida de éste año con año. El hielo ya pierde seis veces más masa que durante los años 1980’s, así que esto no es nada bueno”, sentencia correctamente Kahn.

Los mencionados fuegos de Siberia, contribuyen a agravar la onda de calor, muchos de los cuales, de acuerdo con testimonios de habitantes de la región, han sido intencionales. No es posible que haya personas tan miserables que provoquen fuegos intencionadamente, pero las hay y hasta mafiosos en el poder que las alientan a hacerlo, como el fascista Bolsonaro, quien, el año pasado, alentó a ganaderos a quemar grandes partes de la selva brasileña, con tal de que sus animales tuvieran pastizales para alimentarse, sin importarle que esa selva proporciona una sexta parte del oxígeno que necesitamos en este depredado, muy herido planeta (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.com/2019/09/los-criminales-provocados-incendios-de.html).

El derretimiento acelerado del Ártico, también incrementará el calentamiento global, pues su frío, que funciona como un regulador de calor planetario, al desaparecer, acabará con esa regulación.

En otro artículo de Kahn, titulado “Veintiséis grados centígrados en el Ártico esta semana”, de mediados de mayo, resalta que el hecho de que una temperatura de 26º centígrados se dé en un lugar, otrora friísimo todo el año, es muy mala señal, muestra de que no tenemos remedio (ver: https://earther.gizmodo.com/it-hit-80-degrees-in-the-arctic-this-week-1843606717).

Dice Kahn que con el título de su artículo es más que suficiente para mostrar los daños tan terribles que hemos ocasionado al planeta. Esa temperatura significa que podríamos andar caminando por allí, con simple playera, realmente inverosímil.

Y más hacia el sur, en Siberia, “la zona de referencia cuando nos queremos referir a algo frío, la temperatura fue de 30º centígrados”. No es posible, esa temperatura es propia de lugares templados a calientes. Como dice Kahn, “las cosas están extremadamente mal”.

Mika Rantanen, investigador del Instituto Meteorológico Finlandés, explica que “tanto calor es ocasionado por un sistema de alta presión, en forma de omega, que provoca cielos despejados y detiene el movimiento del aire”. También señala que la falta de hielo en Siberia, por el inusual calor, no lo consume, o sea, lo deja circular y también ha contribuido a incrementar extraordinariamente la temperatura de la región.

Los mencionados incendios forestales pueden verse desde el espacio. Las fotos tomadas por satélites son dramáticas. “Viendo fuegos quemar bosques junto a ríos y largos parches de nieve sin derretir, realmente es un signo de esta era de desestabilidad climática”, dice Kahn.

Tiene razón, pues eran zonas que en tiempos normales, cuando el planeta no estaba así de depredado, en estos meses y todo el año, estaban blancas por la eterna nieve que las ocupaba.

Los mares que rodean el Ártico están perdiendo el hielo que los bordea aceleradamente, lo que también contribuirá más al derretimiento de otras zonas.

Y siguiendo con la “letanía de horrores climáticos”, como dice Kahn, señala que el verano pasado, en la región ártica que bordea a Suecia, se alcanzaron nada menos que ¡35º centígrados! Esa temperatura se siente en la ciudad de México en mayo, dentro del metro a horas pico (bueno, no de pandemia, claro). Y en el Polo Norte, se sintieron, en ese mismo verano, 21º centígrados. Esa idea de las heladas ventiscas de varios grados bajo cero en ese remoto sitio, que siempre nos formamos (o formábamos), pronto serán cosas del pasado, que sólo podrán reproducirse en las películas con efectos especiales.

Ahorita mismo, la “nieve” de los Alpes, por ejemplo, a causa del creciente calentamiento global, ya deben de hacerse artificialmente, con máquinas que hacen hielo y lo esparcen. De otra manera, no habría juegos olímpicos invernales, ni turistas ávidos de nieve y sitios fríos (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.com/2019/12/la-nieve-artificial-de-los-alpes-suizos.html).

Dice Kahn que está harto de escribir historias sobre cómo empeora el calentamiento global. “El Ártico está calentándose dos veces más rápido que el resto del planeta y lo que está pasando allí, no tiene precedente. ¿Cómo se puede describir que el Ártico está extremadamente, masivamente afectado por el cambio climático, cuando los impactos son incesantes? Después de un tiempo, los grados sobre lo normal, comienzan a sentirse normales y los records son efímeros, pues se romperán nuevamente el siguiente año” (subrayado mío).

Y, resignadamente, termina diciendo que seguirá escribiendo sobre esos records, y que sólo podrían terminar si comenzamos a disminuir ya tantos millones de toneladas de emisiones contaminantes que producimos año con año.

Como eso no sucederá, Kahn seguirá escribiendo sobre los nuevos records de temperatura año con año.  

En una palabra, estamos muy jodidos y empeoraremos.

Contacto: studillac@hotmail.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here