Inicio Análisis y Perspectivas 2020 – Un punto de inflexión: Una década explosiva...

2020 – Un punto de inflexión: Una década explosiva e incierta ha comenzado

816
1
Compartir

Tony Saunois.

Secretario del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT).

A medida que el año 2020 ha llegado a su fin, la agitación y las convulsiones que han sacudido el capitalismo mundial continúan. El año ha sido un punto de inflexión en la historia, que afecta a todos los aspectos de la sociedad. Los comentaristas e historiadores harán referencia en adelante a lo que fue “pre-Covid” y lo que fue “post-Covid”. Una situación explosiva e incierta se abre ahora a nivel internacional. La pandemia de COVID 19, que ha traído una miseria y un sufrimiento incalculables a millones de personas en todo el mundo, ha puesto de manifiesto la naturaleza distópica del capitalismo en la década de 2020. La pandemia actuó como el gran acelerador de todas las tendencias económicas, políticas y sociales que estaban presentes antes de la aparición de la enfermedad.

Ante la perspectiva de una implosión de las economías mundiales al producirse la pandemia, las clases capitalistas intervinieron para apuntalar su sistema y evitar un colapso total. En marzo, en un abrir y cerrar de ojos, las clases dominantes abandonaron su ortodoxia previamente aceptada de políticas neoliberales, de libre mercado e intervencionistas no estatales e introdujeron paquetes de estímulo masivo en todas las principales economías capitalistas. Como resultado, la deuda mundial ha alcanzado la cifra récord de 277 billones de dólares (US$ 277 x1012). En los mercados desarrollados, la deuda global ha aumentado hasta el 432% del PIB en el tercer trimestre y es probable que haya aumentado aún más. La explosión de la deuda no se ha debido únicamente a la pandemia de COVID. La crisis subyacente del capitalismo dio lugar a que la deuda mundial total aumentara en más de 52 billones de dólares (US$ 52 x1012) desde 2016.

Sin embargo, a pesar de los masivos paquetes de estímulo que se han introducido, el capitalismo se ha limitado a colocar puntales bajo su edificio para evitar un colapso económico total. Si bien es probable una recuperación efímera y poco profunda, en algún momento seguirá a la peor recesión económica desde el decenio de 1930, devastando la vida de millones de personas.

La recesión y la depresión están golpeando a la mayoría de los países, con un tsunami de desempleo que golpea en las costas de un país tras otro. La perspectiva de pasar tambaleándose de una crisis a la siguiente, intercalada con breves y débiles repuntes económicos, es una perspectiva probable en el decenio de 2020. En Asia, África, América Latina y Oriente Medio, existe una pesadilla de horror sin fin. En la India, en 2019, 100.000 agricultores pobres se suicidaron debido a la desesperada situación económica existente. Es probable que en 2020 se produzcan tragedias aún peores. La pobreza y la privación, en una escala no experimentada durante generaciones, también está desgarrando a los países capitalistas industrializados. Hasta 50 millones de ciudadanos estadounidenses tienen dificultades para obtener alimentos suficientes. Hasta 30 millones de personas se enfrentan a la perspectiva de ser desalojados de sus hogares. En países como Gran Bretaña, la indigencia y el hambre están arruinando las vidas de millones de personas. El dramático reportaje de Burnley, en el norte de Inglaterra, que mostraba a los sacerdotes rompiendo en lágrimas mientras distribuían alimentos a los hambrientos, reveló de manera impactante el trauma que sienten millones de personas a medida que esta crisis del capitalismo global se agudiza cada vez más.

Los súper ricos ganan y el resto sufren

Sin embargo, mientras millones de personas sufren las consecuencias de la pandemia y la crisis económica, los oligarcas súper ricos del capitalismo moderno han amasado fortunas cada vez mayores, en particular los del sector de la tecnología altamente rentable. El oligarca más rico del mundo, Jeff Bezos, fundador de Amazon, tiene ahora un asombroso patrimonio neto de 186.000 millones de dólares. Se calcula que acuña 149.353 dólares por minuto. Su imperio global, que tiene mayores activos que muchas naciones-estado, es la personificación del capitalismo del siglo XXI. Como un pulpo gigante, los tentáculos de Amazon están envueltos alrededor del planeta, invadiendo la mayoría de los aspectos de la vida, basándose en gran medida en las condiciones de trabajo de los esclavos para su fuerza de trabajo. Bezos no está solo. El segundo oligarca más rico del mundo, Elon Musk, el jefe de Tesla, ha visto cómo su riqueza se disparaba en 100.000 millones de dólares en 2020 hasta alcanzar los 128.000 millones de dólares.

Jeff Bezoz

 Entre marzo y septiembre de este año, la riqueza de 643 multimillonarios en los Estados Unidos aumentó en la asombrosa suma de 845.000 millones de dólares. Durante el mismo período en los EE.UU., la paga por hora del 80% de la fuerza de trabajo más baja se redujo en un 4%. Incluso antes de que se produjera la pandemia, en 2017 las ocho personas más ricas del mundo tenían la misma riqueza que la mitad más pobre de la humanidad. La grotesca acumulación de riqueza que ha tenido lugar durante la pandemia se ha visto reflejada en los más de 150 millones de personas que han caído en la pobreza extrema durante la crisis. La rabia que sienten millones de personas por esta desigualdad sin precedentes en la historia del capitalismo será un factor crucial para dar forma a los explosivos acontecimientos que tendrán lugar en 2021.

La pandemia de la pobreza y la desigualdad coexisten con los avances de la ciencia y la técnica que ilustran el enorme potencial que existe para la humanidad en el siglo XXI. El aparente desarrollo de una vacuna contra el COVID, en el plazo de un año, ilustra el potencial de los avances científicos. Otros posibles saltos de la ciencia, como las pruebas para el diagnóstico muy precoz del cáncer y otras enfermedades o la perspectiva de los avances de las computadoras cuánticas, tienen el potencial de transformar la sociedad. Sin embargo, el capitalismo es incapaz de aplicarlos o las fuerzas productivas de una manera que beneficie a la masa de la humanidad. El capitalismo se encuentra ahora en un callejón sin salida y es el mayor obstáculo para el desarrollo de la humanidad.

Desigualdades de las vacunas

Las desigualdades de clase que existen a escala mundial, y dentro de las naciones, se replicarán con la distribución de la vacuna. Alrededor del 90% de la población de los 70 países más pobres del mundo no podrán obtener suficiente vacuna durante 2021. Al mismo tiempo, los países ricos han comprado suficientes vacunas contra el coronavirus para inocular a sus poblaciones tres veces más durante 2021. Incluso dentro de los países más ricos, es probable que estalle una lucha por la asignación de las vacunas.

La agitación política que sacudió al mundo en 2020 se ha desarrollado a una velocidad vertiginosa. La polarización, con elementos de guerra civil en los Estados Unidos, que se desarrolló durante las elecciones estadounidenses, es un reflejo de la crisis que atenaza al imperialismo estadounidense en su período de declive histórico. Una clara mayoría de la clase dirigente llegó a la conclusión de que quería librarse del errático y cada vez más despótico Trump. La polarización de clase en la sociedad estadounidense es ahora un abismo enorme que pide a gritos la construcción de un partido de masas de la clase obrera. La situación desesperada que existe se refleja en el aumento de los votos para Trump, a pesar de la oposición masiva que existía para él. Mientras que Joe Biden logró derrotar a Trump, los demócratas corporativos pro-capitalistas que él representa no ofrecerán ninguna solución a la crisis del capitalismo de Estados Unidos o terminar con la miseria que enfrentan millones de trabajadores estadounidenses. Nuevas luchas seguramente estallarán en los EE.UU. bajo la presidencia de Biden. La urgencia de construir un nuevo partido de la clase trabajadora es probable que se plantee aún más agudamente ahora en los EE.UU. El trumpismo, con o sin Trump, sigue siendo una fuerza política. Un nuevo partido de los trabajadores será necesario para desafiarlo y ofrecer una alternativa.

Los EE.UU., China y los bloques y alianzas regionales

El declive del imperialismo estadounidense y el auge de China han sido una de las características dominantes de 2020, que se refleja en el aumento de la guerra comercial. China, con su forma especial de capitalismo de estado, ha salido de la crisis en una situación relativamente más estable que sus otros rivales capitalistas. Sin embargo, China también está plagada de contradicciones y problemas. En 2020 se produjo un giro significativo del régimen chino con la adopción de la política de “doble circulación”, destinada a aumentar el énfasis de China en su mercado interno. Es seguro que en los próximos años se desarrollarán poderosos movimientos sociales, incluso de la clase obrera, los más grandes del mundo. Esto, junto con los trastornos que sacuden a los EE.UU., tendrá un efecto decisivo en los acontecimientos mundiales.

La década de 2020 estará marcada por el actual enfrentamiento entre los EE.UU. y China, entre las potencias regionales y dentro de los bloques emergentes. China pretende consolidar un bloque en Asia y el Pacífico, aunque será extremadamente inestable. Esto se refleja en la firma de un acuerdo comercial, la Asociación Económica Regional Integral (RCEP), en la que participan 15 países, entre ellos Japón y Australia, que representan el 30% de la población mundial. La perspectiva de la aparición de otros bloques inestables y alianzas que luchan por la influencia o las esferas de influencia es una consecuencia probable del choque de intereses entre las potencias capitalistas y el proceso de desglobalización que se ha venido produciendo en la economía mundial. La incorporación de Cuba a la Unión Económica Euroasiática, dominada por Rusia, es un reflejo de esto. Las tensiones dentro de estos bloques inestables es una característica de la situación mundial que se desarrollará aún más en la década de 2020. Esto se ha reflejado en la Unión Europea (UE). Aparte de Brexit, es significativo que el Primer Ministro portugués, António Costa, al tratar el presupuesto de la UE en expansión, planteó la cuestión de la división efectiva de la UE en dos y “reconocer las diferencias internas irreconciliables”.

La creciente crisis ha llevado a una intensificación de la desglobalización, a intentos de formar alianzas regionales y a crecientes enfrentamientos y conflictos en una serie de áreas. Los brutales enfrentamientos entre Armenia y Azerbaiyán, que han dado lugar a una vil “limpieza étnica”, reflejan la horrible situación que se abre con la continuación del capitalismo. La guerra en Etiopía y los ataques de las fuerzas gubernamentales a la zona de Tigray están teniendo consecuencias dramáticas en toda esta región de África. El auge de los movimientos de independencia nacional durante la crisis del capitalismo es una cuestión crucial para los socialistas y el movimiento obrero. La oposición a toda opresión nacional y la defensa de los derechos nacionales y étnicos es una parte central de la lucha contra el capitalismo. Sin embargo, como ha explicado el CIT, y la experiencia lo ha demostrado, asegurar los derechos nacionales plenamente democráticos y poner fin a la opresión nacional y étnica no es posible bajo el capitalismo moderno.

El aumento de la represión – los límites de la reacción

Las clases dominantes han usado la crisis del COVID como tapadera para introducir métodos más autoritarios. El CIT apoya todos los pasos para defender la salud y proteger a todos los trabajadores y a la población en su conjunto. Sin embargo, los gobiernos capitalistas han introducido medidas represivas para atacar los derechos de los trabajadores y tratar de evitar que se produzcan protestas y luchas. Según un informe del Instituto V-Dem, en 2020, 92 países en los que reside el 54% de la población mundial están ahora gobernados por formas de gobierno “autocráticas” o autoritarias. La lucha por la defensa o la conquista de los derechos democráticos es ahora una cuestión crucial para la clase obrera. La feroz represión llevada a cabo por los regímenes represivos de la India, Sri Lanka, Chile y otros países ha sido brutal. Las protestas masivas contra la legislación antidemocrática que está introduciendo el gobierno de Macron en Francia han conseguido obligar al gobierno a retirarse.

En el año 2020 se observó en algunos países una creciente amenaza de fuerzas populistas de derecha e incluso fascistas que representan una grave amenaza. Los gobiernos de derecha, como el de Narendra Modi en la India y el de Bolsonaro en el Brasil, trataron de utilizar la pandemia como tapadera para introducir ataques aún más brutales contra los derechos de los trabajadores y medidas represivas antidemocráticas. Justo antes del inicio de la pandemia en noviembre de 2019, la derecha llevó a cabo un golpe contra el gobierno de Morales en Bolivia e intentó introducir una ola de represión y ataques contra los derechos de la clase obrera y los pueblos indígenas.

Sin embargo, a medida que el año 2020 finalizaba, los límites de la reacción también se han puesto de manifiesto en una serie de movimientos cruciales que son un presagio de las agitaciones tormentosas pendientes en 2021. América Latina está convulsionada con movimientos y trastornos de masas, especialmente contra los gobiernos populistas de derecha. Las protestas masivas en Perú derribaron a tres presidentes en una semana. Colombia ha visto una huelga general y huelgas de mineros. El gobierno de Guatemala se vio obligado a retirar su paquete de austeridad tras las protestas masivas y el asalto al Congreso. Las elecciones en Bolivia, después de una huelga general masiva, han visto al MAS de Evo Morales volver al poder y propinar una derrota a los partidos de la derecha. Bolsonaro sufrió una aplastante derrota en las recientes elecciones locales de Brasil. Aunque los partidos capitalistas tradicionales de centro derecha volvieron al poder, el Partido socialista radical PSOL logró avances cruciales en las grandes zonas urbanas. Quedó en segundo lugar, por primera vez, en el mayor estado, Sao Paulo. El PT (‘Partido de los Trabajadores’) sufrió pérdidas a manos del PSOL, abriendo un nuevo capítulo en la lucha de la clase obrera por reconstruir una alternativa socialista para luchar contra el régimen de Bolsonaro.

Las elecciones en Venezuela también han sido una derrota para la derecha y el imperialismo. Estas fuerzas no lograron eliminar el régimen de Maduro a pesar del colapso económico, la corrupción y el régimen burocrático que lo caracteriza. El imperialismo estadounidense está pagando en parte el precio del desastre de la presidencia de Trump. El apoyo de Trump a la oposición de la derecha y las amenazas de intervención de EE.UU. para derrocar a Maduro provocaron una gran reacción entre las masas y jugaron un papel importante en permitir que Maduro se aferrara al poder. Esto a pesar de que Maduro también ha utilizado medidas represivas contra los trabajadores que han luchado contra el gobierno y contra algunos de la izquierda que desafiaron al partido gobernante (PSUV) y su frente electoral, el Polo Patriótico.

El régimen de Piñera en Chile se enfrenta otra vez a nuevas protestas y a la perspectiva de un nuevo resurgimiento de la lucha de masas en 2021. El plebiscito para cambiar la constitución de la era de Pinochet fue una humillación para la derecha cuando el 80% votó por el cambio. Este referéndum, a pesar de las modificaciones fraudulentas de la constitución que se están promulgando actualmente, fue un subproducto de los trastornos revolucionarios que sacudieron al país en 2019.

En la India, incluso el vicioso régimen nacionalista hindú de Modi se enfrenta ahora a una reacción violenta. La enorme huelga general de diciembre, en la que participaron hasta 250 millones de trabajadores, fue seguida por las protestas sin precedentes de millones de agricultores pobres que se enfrentan a una situación desesperada. Ellos tienen la opción de luchar contra las condiciones de pobreza desesperada. Estos movimientos de masas abren un nuevo capítulo en la lucha contra el régimen de Modi.

El régimen de Erdogan en Turquía, a pesar de utilizar sus crecientes intervenciones militares para ampliar su esfera de influencia con el fin de intentar azuzar el nacionalismo, se encuentra con resistencia y oposición. El gobierno se vio obligado a retroceder ante los ataques contra los pagos por despido tras las huelgas y las protestas de los trabajadores, incluida una marcha de mineros y trabajadores metalúrgicos en la capital, Ankara. Estos y otros movimientos, como la huelga general en Indonesia a finales de 2020, se suceden a los levantamientos sociales masivos que han barrido Nigeria, Líbano, Irak, Bielorrusia, Tailandia y otros países. Los movimientos de Black Lives Matter (Las Vidas Negras Importan) en los EE.UU., Gran Bretaña y en muchos otros países, fueron parte de estas revueltas sociales. Algunos de estos movimientos, como la revuelta del fin del SARS en Nigeria, comenzaron como “apolíticos” pero rápidamente se empezaron a politizar, en particular contra la corrupción y el “viejo orden”.

Revolución y contrarrevolución: la necesidad de una alternativa socialista

Hay una lucha global entre las fuerzas de la revolución y la contrarrevolución que se está desarrollando. La sociedad capitalista ha entrado en un callejón sin salida y se encuentra en una prolongada agonía de muerte. La necesidad de nuevos partidos obreros de masas con un programa socialista para romper con este podrido sistema de lucro es más urgente que nunca. Las múltiples crisis económicas, sociales, políticas y medioambientales no pueden resolverse en el capitalismo.

Sin embargo, la falta de una alternativa de masas, junto con la ausencia o debilidad de la idea de una alternativa socialista al capitalismo en la conciencia política de las amplias masas, hace que la crisis y la lucha entre la revolución y la contrarrevolución sea más prolongada y complicada de lo que es objetivamente necesario. Los levantamientos de masas que han tenido lugar contra los regímenes existentes han carecido de una alternativa clara y de una organización a través de la cual la lucha pueda ser llevada a buen puerto. En consecuencia, los regímenes existentes han permanecido en el poder o se ha producido un cambio cosmético en el gobierno que ha permitido que el sistema capitalista continúe.

Estos obstáculos se han visto agravados por el fracaso de los líderes de la izquierda, de partidos como PODEMOS en España, el Bloque de la Izquierda en Portugal, France Insoumise en Francia y Die Linke en Alemania, para luchar por un programa socialista independiente para la clase obrera. Desafortunadamente, gran parte de la izquierda, como los seguidores de Corbyn del Partido Laborista Británico, buscaron hacer la paz con las fuerzas de la derecha y pro-capitalistas. Actualmente están pagando el precio de esta política equivocada, ya que la derecha que está en ascenso en el Partido Laborista está en el proceso de expulsar lo que queda de la izquierda. La derecha está dispuesta a ir hasta el final para evitar cualquier desafío a su programa e ideas. Esto exige un liderazgo combativo y decidido de la izquierda. Desafortunadamente, esto ha faltado. El fracaso de Bernie Sanders en los EE.UU. para romper con los demócratas, fue otra oportunidad perdida para tomar los pasos necesarios para construir un nuevo partido obrero de masas. A pesar del alivio que sintieron millones por la derrota de Trump, los demócratas pro-corporativos, como Biden, no ofrecen ningún futuro a la clase obrera de Estados Unidos.

La dirección de los grandes o influyentes partidos comunistas de países como la India, Chile o Portugal, no han logrado organizar una lucha efectiva de masas o una alternativa socialista audaz. En la India, el fracaso de la dirección para ofrecer un serio desafío combativo, además de sufrir derrotas electorales, los ha dejado expuestos y puede conducir a una profunda crisis en sus partidos. Esto también puede ocurrir en otros países.

La construcción de nuevos partidos de masas de la clase obrera y de partidos marxistas revolucionarios, junto con la tarea crucial de luchar por transformar los sindicatos en organizaciones combativas de lucha, son desafíos decisivos a los que se enfrentan la clase obrera y los socialistas. La profundidad de la crisis hace que estos objetivos sean aún más urgentes.

La crisis mundial sin precedentes a la que se enfrenta el capitalismo en 2020 no se superará en 2021. Sus consecuencias tendrán un impacto aún mayor en la vida de millones de personas en el planeta a partir de 2021. Los horrores de la guerra y la pobreza se intensificarán en 2021. También lo harán las convulsiones sociales y políticas. El capitalismo ha entrado en una nueva era de crisis sin precedentes. Dentro de ella, hay muchas incertidumbres – políticas, sociales, económicas y en las relaciones geopolíticas. Sin embargo, las múltiples crisis del capitalismo global en el siglo XXI requieren una solución global. La necesidad de una ruptura decisiva con el capitalismo, con el objetivo de establecer un plan socialista democrático de la economía, a nivel internacional, es lo que exige esta era.

El CIT analizó la crisis de 2020 tal y como se ha desarrollado y explicó las tendencias y características probables para los próximos meses y años. Sin embargo, como dijo Marx, “Los filósofos sólo han interpretado el mundo, el punto es cambiarlo”. El análisis del CIT ha ido de la mano de la intervención activa en el día a día de las luchas de la clase obrera. En Londres, los miembros del Partido Socialista encabezaron la lucha por la introducción de medidas de seguridad para proteger a los conductores de autobús de COVID y para los trabajadores de la salud y otros trabajadores de primera línea. En Irlanda, las numerosas huelgas que han tenido lugar en 2020 han hecho que los miembros del CIT intervengan activamente y apoyen a los trabajadores implicados. Las protestas y los movimientos de masas que han tenido lugar en Nigeria, la India, Chile, Sudáfrica y otros lugares, han visto una participación combativa de los miembros y partidarios del CIT, que ha obtenido apoyo tanto para propuestas concretas de acción como para reivindicaciones socialistas. En los Estados Unidos, los partidarios del CIT lucharon enérgicamente por las políticas socialistas y apoyaron la campaña para las elecciones presidenciales de Howie Hawkins. En Alemania y Francia, los miembros del CIT han participado activamente en protestas y luchas de los trabajadores y contra la extrema derecha.

El año 2021 traerá nuevas oportunidades. Importantes capas de trabajadores y jóvenes más militantes buscarán una alternativa y lucharán por encontrar un camino para liberarse del sistema capitalista existente. El CIT tendrá la tarea en 2021 de proporcionar un análisis profundo de los acontecimientos e intervenir, luchando por las ideas y la organización socialista. Estas son armas indispensables que se necesitan para ayudar a los trabajadores y a los jóvenes a sacar las conclusiones necesarias sobre cómo acabar con el mundo del capitalismo putrefacto y sustituirlo por una alternativa socialista mundial, que es el único futuro en el que la humanidad puede desarrollarse verdaderamente.

1 Comentario

  1. BUENO EN LO DESCRIPTIVO, pero falta una critica del porque los socialistas revolucionarios regatean la discuciones sobre el programa de trancision o no estan de acuerdo en su vigencia,dada la crisis agonicas como dice el documento y “catastrofica” para otros revolucionrios de igual merito que la CIT.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here