Inicio Análisis y Perspectivas Los problemas insolubles del capitalismo europeo y la situación del movimiento obrero

Los problemas insolubles del capitalismo europeo y la situación del movimiento obrero

359
0
Compartir

Documento del 13º Congreso Mundial sobre Europa

Europa está inmersa en una nueva ola de Covid, y la Organización Mundial de la Salud predice que, para la próxima primavera, dos millones de personas habrán muerto a causa de la enfermedad en todo el continente. Mientras que en la primera oleada de la pandemia, los gobiernos pudieron en general aumentar temporalmente su apoyo bajo la bandera de la «unidad nacional» contra el virus, esto se ha convertido ahora en lo contrario.

En 2020, la Eurozona se contrajo un 6,3%. Esto no se repartió uniformemente. La economía española se contrajo un 10,8%, frente al 4,6% de Alemania. Fuera de la Eurozona y de la Unión Europea (UE), Gran Bretaña fue uno de los países más perjudicados, con una contracción del 9,8%. En 2021 la recuperación fue más lenta en la eurozona que el inestable crecimiento de EE.UU. o China, lo que refleja las debilidades particulares del capitalismo europeo. Ahora, la última oleada de la pandemia, y algunos otros factores, están amenazando incluso esa limitada recuperación. Todavía no está claro cuán prolongada será la última oleada, o si será seguida por otro peak severo del virus como resultado del Omicron u otra variante. Si esto se produce, tendría importantes efectos económicos y políticos. Pero incluso sin eso, está claro que el continente se enfrenta a una fase de mayor crisis económica, sanitaria y medioambiental. Esto llevará a la inestabilidad y a la lucha de masas, alimentada por lo que la clase trabajadora ha experimentado en los últimos dieciocho meses, así como por lo que está por venir.

En toda Europa, el panorama general es de gobiernos impopulares y cada vez más inestables. La nueva coalición «semáforo» en Alemania, la potencia europea más fuerte, es intrínsecamente frágil. El debilitamiento de la base social del capitalismo alemán está claramente indicado por el hecho de que los dos partidos principales -la CDU y el SPD- obtienen menos del 50% de los votos juntos (en comparación con más del 90% en los años 70). No es posible enumerar todos los gobiernos europeos débiles, pero, por poner ejemplos, después de ocho meses de regateo aún no se ha formado un gobierno de coalición en los Países Bajos. Portugal se enfrenta a unas elecciones generales anticipadas tras el colapso del gobierno. En Suecia, el gobierno encabezado por la primera mujer primer ministro de la historia, Magdalena Andersson, del SAP, duró sólo siete horas antes de hundirse, antes de ser reformado de forma inestable. El canciller austriaco tuvo que dimitir por cargos de corrupción en octubre de 2021; las crisis de gobierno no son nuevas allí, el país ha tenido seis administraciones desde mayo de 2016. Irlanda, como Alemania, tiene un gobierno de coalición inestable. El resultado de las elecciones presidenciales francesas es incierto. El primer ministro tory de Gran Bretaña, Boris Johnson, es cada vez más atacado por la prensa capitalista, y dentro de su propio partido, tanto por las profundas divisiones en los tories, como por ser un representante tan «trumpiano» y poco fiable de los intereses de la clase capitalista británica.

En todo el continente, la rabia subyacente contra todo lo que ha sufrido la clase obrera, que se ha ido acumulando particularmente desde la Gran Recesión, está empezando a resurgir. Sin embargo, el papel generalmente lamentable de la dirección del movimiento sindical, y la ausencia de partidos obreros de masas, significa que la rabia puede estallar de forma inesperada, confusa y episódica. La participación de sectores de la clase obrera en el movimiento de los chalecos amarillos en Francia ha sido un ejemplo de este fenómeno. Las importantes manifestaciones contra las restricciones gubernamentales por Covid que han barrido grandes partes de Europa reflejan en parte esto y la completa falta de confianza en todas las instituciones del capitalismo, sobre todo en los políticos capitalistas. Esto y el completo fracaso de las direcciones sindicales y de los partidos de izquierda a la hora de plantear una política alternativa al Covid y de movilizarse por ella, dieron lugar a que estas protestas aparecieran como la única opción para expresar la rabia, a la vez que proporcionaban un caldo de cultivo para que las fuerzas de la derecha obtuvieran beneficios. La composición de clase, el grado de dominio de las fuerzas de extrema derecha en estos movimientos y el tamaño de las protestas varían considerablemente de un país a otro.

Sin embargo, en este momento, en todos los países, sólo una minoría muy pequeña de la clase trabajadora está expresando su ira participando en las protestas «anti-vacunas». Especialmente en los países en los que las nuevas medidas de bloqueo contra toda la población se achacan a los no vacunados, podemos ver el aumento de las divisiones dentro de la clase trabajadora en este tema. Como hemos hecho hasta ahora, tenemos que seguir presentando un programa hábil, adaptado a la situación específica, pero siempre señalando la responsabilidad del capitalismo en las crisis causadas por la pandemia, y planteando demandas que apunten a la necesidad del control obrero.

Hemos tenido que desarrollar continuamente nuestro programa basándonos en la situación de la pandemia y en la conciencia de las masas. Presentamos un programa para una lucha eficaz contra la pandemia en interés de la clase obrera, que incluye demandas de nacionalización de la industria farmacéutica, patentes gratuitas para las vacunas, un sistema de salud pública, más personal y salarios más altos para los trabajadores de los hospitales, etc.

Trabajadores de la empresa Serco en huelga celebran una concentración en el hospital Whipps Cross, al este de Londres. Los conflictos laborales han aumentado desde fines de 2021 en Gran Bretaña y en otros países de Europa (Foto: Isai Priya)

Conflicto intercapitalista

Las divisiones sobre Covid son sólo un aspecto de las crecientes tensiones en toda Europa, entre y dentro de las clases y las naciones. Todas ellas se intensificarán aún más en el próximo periodo. En un mundo multipolar cada vez más conflictivo, la presión es inmensa para que las clases capitalistas de Europa se acerquen para actuar como un bloque común eficaz. Sin embargo, al mismo tiempo, los intereses cada vez más conflictivos de las diferentes clases capitalistas nacionales también están aumentando las fuerzas centrífugas. Éstas tenderán a pasar a primer plano cuando la Unión Europea (UE) se esfuerce por encontrar una respuesta común a las múltiples crisis a las que se va a enfrentar. El fin de la «era Merkel», en una coyuntura económica y políticamente muy incierta, marca el inicio de nuevas relaciones más díscolas entre las diferentes potencias de la UE, siendo una posibilidad real futuros «Brexits», una ruptura de la Eurozona, o incluso una fractura y reconfiguración de la UE. El Brexit de Johnson, y las interminables negociaciones resultantes con la UE, están debilitando aún más el capitalismo británico. Esto puede actuar como un cierto «cuento con moraleja», pero en última instancia no negará los intereses en conflicto de las diferentes clases capitalistas de Europa o la creciente desconfianza hacia la UE entre las poblaciones.

Ante las crisis internas, los políticos capitalistas se apoyan cada vez más en el nacionalismo para tratar de apuntalar su base social. Esto se demuestra claramente en ambos lados en la repugnante disputa entre Johnson y Macron sobre el ahogamiento de 27 refugiados en el Canal, así como por el uso cínico de los refugiados por Lukashenko para presionar a la UE. La creciente crisis climática, la guerra y el empobrecimiento crearán inevitablemente nuevas olas de migración masiva. El horror de que un número cada vez mayor de personas se ahogue en el Canal de la Mancha porque las vallas que rodean el puerto de Calais se han construido lo suficientemente altas como para bloquear otros métodos, ligeramente más seguros, para llegar a Gran Bretaña, es otra demostración de que ninguna represión impedirá la migración. Sin embargo, las actuales tensiones políticas en torno a los refugiados no están provocadas por una nueva ola migratoria. Los solicitantes de asilo que llegan a Gran Bretaña, por ejemplo, están actualmente a la mitad del nivel de la década de 2000. El conflicto es un reflejo de las posturas nacionalistas de los gobiernos británico y francés. Al igual que en el enfrentamiento sobre los derechos de pesca, los intereses objetivos del capitalismo británico y francés se podrían resolver discretamente entre bastidores, pero los acontecimientos no están totalmente bajo su control.

El conflicto en curso sobre el protocolo norirlandés sigue siendo potencialmente la consecuencia más peligrosa del Brexit. Tanto para la Unión Europea como para el gobierno británico, el riesgo de una escalada del conflicto sectario ha pasado a un segundo plano frente a la defensa de sus propios y estrechos intereses. Sin embargo, el gobierno de Johnson teme las perjudiciales consecuencias económicas y políticas de activar el artículo 16 y está sometido a una considerable presión por parte de Biden para no seguir ese camino. También podría ser el punto de inflexión para la destitución de Johnson como primer ministro, y parece estar considerando la posibilidad de intentar alcanzar un acuerdo de «compromiso». Sin embargo, hacerlo sigue siendo extremadamente difícil, dada la necesidad de la UE de defender el mercado único, las objeciones de los protestantes de Irlanda del Norte a cualquier frontera en el Mar de Irlanda y el temor de Johnson a los ataques de la derecha de su partido si se ve que hace concesiones a la UE.

Está claro que las relaciones son especialmente díscolas con Gran Bretaña, pero cada vez más se desarrollarán conflictos similares dentro de la Unión Europea UE. Las crecientes tensiones centrífugas son tanto Este/Oeste como Norte/Sur. Por ejemplo, el pago del primer tramo de los 36.000 millones de euros que le corresponden a Polonia del paquete de recuperación de Covid se ha retrasado por la disputa en curso sobre las incursiones bonapartistas del gobierno polaco en la «independencia» del poder judicial polaco. A corto plazo, no parece que esto vaya a conducir al «Polexit», aunque eso puede cambiar en el futuro. En la actualidad, más del 80% de los polacos desean permanecer en la UE, ya que siguen viéndola como un camino hacia una mayor prosperidad, y Polonia es un receptor neto de fondos de la UE, lo que da al gobierno un incentivo importante para permanecer. Al mismo tiempo, para la UE, Polonia es importante en los crecientes conflictos con Rusia y los Estados de Europa del Este que se orientan hacia Moscú. Sin embargo, esto no evitará las crecientes tensiones entre Polonia y las potencias dominantes de la UE.

También pueden surgir conflictos sobre cómo abordar aspectos de la política exterior. Las distintas potencias de la UE siguen adoptando enfoques diferentes respecto a la empresa tecnológica china Huawei, lo que refleja las divisiones sobre hasta dónde llegar para unirse al intento de bloqueo de Biden contra China. China es el mayor mercado de exportación de Alemania, lo que hace que Berlín se muestre especialmente reticente. Tampoco es probable que la Comisión Europea consiga hacer realidad su propuesta de movilizar 300.000 millones de euros para un intento europeo de rivalizar con la iniciativa china Nueva Ruta de la Seda (Belt & Road). Más cerca de casa, el aumento de las tropas rusas en la frontera de Ucrania, junto con el mayor suministro de armas de la OTAN a este país, hacen que surja la amenaza de una nueva guerra. Al mismo tiempo, las divisiones en el seno de la UE sobre el nuevo gasoducto ruso Nord Stream 2, reflejan las divisiones sobre cómo tratar al régimen ruso en general.

En Bosnia-Herzegovina, la amenaza de secesión de la zona serbia hace que un nuevo conflicto militar esté más cerca que nunca desde 1995. Milorad Dodik, el miembro serbio del «liderazgo tripartito», se niega a reconocer al «alto representante» europeo que, según el Acuerdo de Dayton, tiene poderes dictatoriales para gobernar. Dodik ha declarado que si la UE retira los fondos, en su lugar obtendrán recursos de Rusia o China. La restauración del capitalismo en la zona condujo en la década de 1990 a sangrientas guerras civiles, y luego a un cuarto de siglo de división étnica supervisada por las potencias imperialistas. Ahora, cuando la tensión entre esas grandes potencias se recrudece a nivel mundial, no se puede descartar una nueva guerra de los Balcanes. En todas estas cuestiones, existen divisiones dentro de la UE sobre la mejor manera de responder.

La crisis del capitalismo europeo también se refleja en el resurgimiento de las cuestiones nacionales dentro de los Estados-nación existentes. En mayo de 2021, en Escocia, la mayoría de los diputados elegidos se comprometieron a apoyar un segundo referéndum de independencia. En este momento, la dirección del SNP no quiere llevar la cuestión a un punto crítico, por lo que es posible que no se plantee de forma aguda durante uno o dos años, pero independientemente de las intenciones del SNP, este será un escenario central de lucha para la clase obrera escocesa en el próximo período. Lo mismo ocurre en Cataluña, donde los partidos independentistas obtuvieron la mayoría absoluta de los votos (52%) en las elecciones al parlamento catalán de 2021. Al mismo tiempo, la oposición nacionalista española a la independencia de Cataluña ha sido utilizada como fuerza movilizadora por la derecha. La cuestión nacional también puede pasar a primer plano en otros lugares y será una prueba importante para las fuerzas de izquierda. Uno de los elementos del fracaso de las «nuevas formaciones de izquierda» posteriores a 2007 ha sido su enfoque erróneo de la cuestión nacional, especialmente el corbynismo y Podemos.

¿Integración económica?

Sin embargo, desde el punto de vista económico, en 2020, en respuesta a la primera fase de la pandemia, la UE dio lo que en apariencia parecían ser pasos hacia la integración. El estímulo de 750.000 millones de euros, el Paquete de Recuperación, fue por primera vez prestado colectivamente a través de la venta de bonos de la Comisión Europea, y con una mayoría que se distribuiría como subvenciones en lugar de préstamos. Sin embargo, este acuerdo surgió de la debilidad, no de la fuerza. La cumbre fue la más larga de la historia, pues duró tres días más de lo previsto. Al final se llegó a un acuerdo porque, de no hacerlo, la UE se habría enfrentado a una catástrofe. Sin embargo, no supuso un paso cualitativo hacia la integración de la UE. Toda la deuda existente sigue siendo responsabilidad de los distintos Estados nacionales, y la deuda no es totalmente común porque no está garantizada «solidariamente». En realidad, el problema de cómo reembolsarla y de quién sería responsable de hacerlo se ha dejado de lado.

El primer tramo de este dinero, sólo el 13%, no se entregó a los gobiernos nacionales (¡pero no a Polonia!) hasta el verano de 2021. Esta lentitud en comparación con los paquetes de estímulo de los Estados nacionales ha intensificado inevitablemente el sufrimiento de las economías más débiles de la UE. La economía española sigue siendo un 6,6% más pequeña que antes de la pandemia, mientras que la inflación, del 5,5%, está por encima de la media de la zona euro. Tampoco, incluso ahora que el estímulo está empezando a entrar en funcionamiento, se parece lo más mínimo al Plan Marshall con el que se ha comparado. España será el país que más reciba en 2021-22, lo que equivale a alrededor del 3% del PIB. Aunque esto puede tener un cierto efecto limitado, estos pagos han estado ligados a que el gobierno liderado por el PSOE deje los elementos centrales de las viciosas leyes antisindicales del PP en los estatutos, y a las privatizaciones y «medidas de eficiencia». Los pagos futuros dependerán de la aplicación de las «reformas» necesarias, con el derecho no sólo de la Comisión Europea, sino de cualquier Estado miembro, de suspenderlos si un gobierno no aplica la privatización requerida o los ataques a la clase trabajadora. De hecho, casi la única certeza para las políticas de la UE en el próximo período es la continuación de los intentos de hacer que la clase trabajadora pague por la crisis, con los hilos de los paquetes de estímulo siendo utilizados como un ariete contra los derechos de la clase trabajadora, particularmente de los países «periféricos». La Comisión Europea ya ha lanzado advertencias a Italia por no «limitar suficientemente» el crecimiento de su «gasto corriente financiado por el Estado» y le ha instado a tomar medidas inmediatas para reducir sus niveles de deuda.

No hay un camino claro hacia adelante

Tras haberse visto obligadas a aplicar paquetes de estímulo masivos en el momento álgido de la pandemia, las principales potencias capitalistas están ahora tanteando el camino a seguir en el próximo periodo. En la UE, los «halcones» sólo aceptaron a regañadientes el Paquete de Recuperación sobre la base de que sería algo excepcional. Por supuesto, una nueva etapa de crisis catastrófica puede hacer que se retracten de esto. Sin embargo, independientemente de esto, está claro que va a ser extremadamente difícil para las diferentes clases capitalistas de la UE negociar un camino a seguir cuando ninguna de ellas tiene la menor idea de a qué se enfrentan o de las mejores políticas a adoptar para combatir la crisis.

Draghi, ex presidente del BCE y ahora primer ministro de Italia, ha dejado claro públicamente que cree que las viciosas normas neoliberales del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) que presidió, suspendidas hasta 2023 durante la pandemia, están anticuadas y deberían reescribirse. Dado que las deudas nacionales de trece estados superan el límite del 60% prescrito por el PEC, está afirmando lo obvio. Sin embargo, el nombramiento como ministro de Finanzas alemán de Christian Lindner, líder de los neoliberales Demócratas Libres y opositor al paquete de recuperación Covid, indica que el gobierno alemán querrá limitar hasta dónde se flexibilizan las normas.

Al mismo tiempo, la inflación en la UE ha alcanzado el 4,1%, y hay claras divisiones sobre cuándo subir los tipos de interés. Lo primero aumentaría el coste de la deuda para las empresas y la población, y agravaría la crisis económica, sobre todo en los países más débiles de la eurozona. Sin embargo, la inflación ha alcanzado casi el 6% en Alemania, lo que aumenta la presión para tomar medidas.

La UE también se enfrenta al dilema de cuándo detener el actual programa de compra de bonos públicos del BCE. Está previsto que finalice en la primavera de 2022, pero esto podría desencadenar la apertura de un abismo entre los bonos alemanes y los más arriesgados italianos y españoles. Este es uno de los numerosos acontecimientos futuros que podrían desencadenar una nueva crisis de la deuda soberana, posiblemente con la participación de Italia y/o España. Como tercera y quinta economías de la UE, esto empequeñecería la crisis de la deuda soberana griega. Las sumas acordadas en el Paquete de Recuperación serían totalmente inadecuadas para hacer frente a tal escenario. Si bien es evidente que al imperialismo alemán le interesa mantener la eurozona, en el contexto de una nueva etapa de crisis económica en todo el continente, esto no sería necesariamente posible. Un gobierno alemán que defendiera el gasto de enormes sumas para rescatar a la Eurozona mientras los trabajadores alemanes se enfrentan al desempleo masivo, por ejemplo, se enfrentaría a una revuelta masiva y a la expulsión del cargo. Lo mismo ocurriría en Francia.

Al destacar los peligros a los que se enfrenta la eurozona, el BCE se ha hecho eco del infame comentario de Greenspan sobre la «exuberancia irracional», señalando los peligros del enorme nivel de deuda de las empresas y los Estados, pero también de las burbujas en gran parte de los mercados de la vivienda, la deuda y las criptomonedas, que los hacen «cada vez más susceptibles de sufrir correcciones», que podrían desencadenarse por una «recuperación del mercado más débil de lo esperado», o una «reintensificación de la tensión en el sector empresarial no financiero». Todos estos peligros se ven incrementados por el actual repunte del virus, pero no desaparecerán cuando la pandemia retroceda.

Un repunte de la lucha de clases

Sin embargo, incluso antes de una nueva fase de crisis económica, la recuperación no es alegre para la mayoría de la clase trabajadora. La rabia se acumuló durante la pandemia, al igual que una cierta toma de conciencia del poder colectivo de la clase obrera, como pueblo «esencial» para el funcionamiento de la sociedad. Este estado de ánimo subyacente se ve ahora alimentado por la inflación, que va por delante de los salarios, y está llevando a un aumento de las luchas sindicales militantes en varios países. En algunos países, los paquetes de apoyo a la pandemia siguen estando parcialmente en vigor, y su retirada también podría alimentar la lucha. Los gobiernos capitalistas pueden, al menos parcialmente, intuir las tormentas de la lucha de clases que se avecinan en todo el continente. Muchos intentan prepararse para ello con nuevas leyes represivas, por ejemplo, tratando de limitar el derecho a la protesta.

En Italia, el pasado mes de octubre, tuvo lugar una huelga general de 24 horas contra las políticas salariales y de pensiones del gobierno, y el levantamiento de la prohibición de los despidos que existía durante la pandemia. La ocupación de la planta de GKN en Florencia en respuesta a la amenaza de cierre, con decenas de miles de personas manifestándose en apoyo de los ocupantes, es otro indicio de una nueva fase de lucha en Italia. En los demás países, las huelgas son en general de carácter local y/o sectorial, debido sobre todo a la falta total de liderazgo de los dirigentes sindicales de la derecha, pero no por ello dejan de ser significativas. En España, la huelga de nueve días de los trabajadores del metal de Cádiz se enfrentó a una brutalidad policial despiadada, incluso el gobierno autorizó el uso de tanques fuera de servicio contra los huelguistas. En casi todos los países, sectores de trabajadores, a menudo encabezados por los trabajadores del transporte, están actuando para exigir aumentos salariales. Entre ellos están los profesores de Hungría, el personal de las guarderías de Austria, los ferroviarios de Francia y muchos más. En Bélgica, incluso la policía ha organizado protestas masivas por los salarios y las pensiones. En Gran Bretaña, la elección de Sharon Graham como secretaria general de Unite es un reflejo del aumento de la militancia en los centros de trabajo, que su elección ha alimentado aún más. El sindicato está actualmente implicado en más de cincuenta conflictos vivos. Este estado de ánimo también es un factor en la elección de Carmel Gates, miembro del CIT, como secretaria general del mayor sindicato del sector público de Irlanda del Norte, el NIPSA.

Fracaso de las «nuevas» formaciones

Estos pasos hacia una lucha más generalizada en los lugares de trabajo están teniendo lugar, sin embargo, con el trasfondo de la extrema debilidad, o la completa ausencia, de las formaciones de la izquierda de masas. Las «nuevas formaciones» de la era posterior a 2007 han resultado totalmente insuficientes. En general, sus programas muy limitados y la falta de participación activa de la clase obrera les ha llevado a retroceder rápidamente o a traicionar ante los ataques de los capitalistas. En algunos países, esto puede llevar a un alejamiento temporal de la arena política por parecer «demasiado difícil», por parte de algunos importantes sectores combativos de la clase obrera.

En Gran Bretaña, el corbynismo ha sido derrotado decisivamente dentro del Partido Laborista, y el liderazgo de la derecha blairista se ha consolidado bajo Keir Starmer. Miles de activistas de izquierda están siendo expulsados del Partido Laborista, y al propio Corbyn no se le permite ser diputado laborista. Bajo el impacto de estos acontecimientos, un pequeño sindicato, el de los panaderos, se ha desafiliado del Laborismo. Unite, el mayor sindicato afiliado a los laboristas, ha aprobado una moción exigiendo a los concejales que apoyen que «no haya recortes en los presupuestos», y Sharon Graham está planteando la necesidad de una «política obrera». Potencialmente, esto abre el camino para que Unite y otros activistas sindicales se presenten a las elecciones con un programa contra los recortes, por el que estamos haciendo campaña. Sin embargo, en este momento, más allá de nosotros y de otros en TUSC, ninguna fuerza seria del movimiento obrero está entrando en el plano electoral.

En España, la entrada de Podemos en el gobierno como socio menor del PSOE, en lugar de permitirle llegar al poder como gobierno en minoría, marcó un cruce del Rubicón. Ha supuesto un enorme retroceso electoral para el partido, que ya no es visto por las masas como oposición al «establishment», sino como parte de él. En Portugal, el Bloque de Izquierda (BE) y el Partido Comunista (PCP) cometieron errores similares, de nuevo, no porque permitieran que el Partido Socialista (PSP) llegara al poder, sino porque -aunque no se unieron formalmente al gobierno- formaron un pacto que dio estabilidad al gobierno, sin obtener compromisos para detener los ataques a los niveles de vida de la clase trabajadora. Luego siguieron apuntalando al gobierno mientras éste utilizaba leyes antisindicales contra una serie de huelgas. Como resultado, ambos partidos han sido castigados por aquellos que anteriormente les votaron. En respuesta a la presión desde abajo y a la oleada de huelgas que se produjo en Portugal, el BE y el PCP no votaron el presupuesto del PSP, lo que provocó la caída del gobierno. Si entonces hubieran formado un frente unido, con un programa socialista, vinculado a la necesidad de una acción sindical masiva contra la austeridad, todavía podrían haber dado importantes pasos adelante. Sin embargo, este no es el enfoque que han adoptado, y han sufrido nuevas pérdidas electorales en las elecciones generales.

En Francia, Mélenchon no ha convertido a La France Insoumise en un partido democráticamente estructurado, vinculado a las luchas de masas y basado en la clase trabajadora. Por el contrario, sigue siendo una organización de arriba abajo, centrada sobre todo en el papel de Mélenchon como individuo. Se presenta a las elecciones presidenciales bajo el nombre de un nuevo vehículo, L’Union Populaire. No obstante, Mélenchon se encuentra actualmente en torno al 10% en las encuestas de opinión para las elecciones presidenciales y, si lleva a cabo una campaña de lucha dirigida a la clase trabajadora, es posible que su voto supere los siete millones que recibió en 2017, principalmente de las comunidades de clase trabajadora. Esto podría incluso conseguir cortar con los candidatos de la derecha actualmente dominantes y hacer que Mélenchon pase a la segunda vuelta. Esto, a su vez, plantearía la necesidad de un partido obrero entre una capa importante de la clase trabajadora. El potencial de la izquierda para lograr avances electorales también queda demostrado por el éxito en Croacia de una formación «tipo Podemos», Mozemo, que se fundó en 2019. Su candidato ganó la alcaldía de Zagreb en mayo de 2021, pero no está claro el carácter de su base social, ni si han aprendido alguna lección de los errores fundamentales de la dirección de Podemos.

Die Linke fracasó por completo a la hora de aprovechar el creciente enfado con el establishment capitalista en Alemania; perdió casi la mitad de sus votos en las elecciones generales, y apenas entró en el parlamento a pesar de caer por debajo de la barrera del 5%. Las escisiones en Die Linke pueden plantearse en el próximo periodo. En general, es poco probable que estas formaciones actúen como precursoras directas del desarrollo de nuevos partidos obreros de masas. Las nuevas fuerzas, que surgen de las enormes batallas de clase que se avecinan, serán el principal motor de estas formaciones. Aunque no podemos predecir lo rápido que se desarrollarán las nuevas formaciones, tenemos que estar preparados para que el proceso sea muy rápido una vez que la clase obrera vea un medio viable para luchar por sus intereses en el plano político. Al igual que Syriza pasó del 4,6% de los votos a ganar unas elecciones generales en seis años, los nuevos partidos pueden hacer avances muy rápidos. Aprendiendo las lecciones de la última década, algunos tenderán a tener un punto de partida más alto que la primera ola de «nuevas formaciones». Por supuesto, es posible que algunos de los participantes en la primera oleada desempeñen un papel en el desarrollo de las nuevas formaciones. Tampoco es malo que intervengamos en formaciones existentes en algunos casos, manteniendo nuestro propio programa y perfil independiente. Incluso si una formación existente estuviera claramente en declive terminal, esto podría ser tácticamente correcto en algunos casos, si ayudara a elevar nuestro perfil y llegar a un sector más amplio de trabajadores y jóvenes.

Recoger las viejas armas

Una de las características de este periodo es que, buscando medios para expresar su enfado con el orden existente, la clase trabajadora puede recoger temporalmente todo tipo de armas electorales. Esto significa que, si logran aferrarse a la existencia a pesar de sus raíces poco profundas, no se puede descartar que diferentes formaciones de «izquierda» nuevas tengan una nueva vida electoral en el futuro, incluso cuando hayan traicionado a la clase obrera en el gobierno. Sin embargo, esto no es lo mismo que desarrollar partidos de lucha de masas de la clase obrera.

Se observa que, en unos pocos países, los partidos comunistas, con una base obrera generalmente más fuerte que las «nuevas formaciones de izquierda», han experimentado cierto crecimiento electoral. En Grecia, el KKE, que ha mantenido una cierta base en la clase obrera pero ha tenido una actitud muy sectaria, parece estar ahora más abierto a cooperar con otros en el movimiento obrero.

En Bélgica, el Partido de los Trabajadores (el PTB), de origen maoísta, obtuvo en 2019 el 8,6% de los votos a nivel nacional y el 13,8% en Valonia. Ahora tiene más de 150 representantes electos, incluidos 12 en el parlamento federal. A pesar de sus limitaciones políticas, incluida una estructura antidemocrática y vertical, el PTB podría dar más pasos adelante, como resultado de su retórica a favor de la clase obrera, siendo el único partido bilingüe en el parlamento, y también, junto con la extrema derecha, siendo uno de los pocos partidos que no forman parte del actual gobierno de coalición. The Economist comentaba que «los votantes descontentos de las regiones deprimidas han sido el forraje de la derecha radical en toda Europa», pero que la «política astuta» del PTB ha «invertido esa tendencia, arrastrando a los votantes hacia el otro lado». Para cualquier fuerza trotskista seria que intente construir en Bélgica, sería necesario plantear exigencias al PTB. Sin embargo, los que se separaron de nosotros en la escisión de 2019 parecen haber adoptado una «estrategia» de tratar de fingir que el PTB no existe, sin ningún enfoque sistemático hacia los que se sienten atraídos por él. Además, el Partido Comunista de Austria quedó en primer lugar en las elecciones locales de 2021 en la segunda ciudad de Austria, Graz, con el 29% de los votos. Parece que han conseguido el apoyo a través de algunas campañas comunitarias locales y de que sus concejales sólo cobran un salario de trabajadores. También es un cambio para esta época que casi un tercio de los votantes estuvieran dispuestos a votar a candidatos que se presentaban como comunistas.

Dada la poca profundidad de la base de todos los partidos del establishment, tenemos que estar preparados para todo tipo de cambios electorales repentinos. Ahora mismo hay un cierto resurgimiento electoral de los partidos socialdemócratas en varios países. La mayoría de las veces, como en Alemania, donde el SPD obtuvo su tercer peor resultado de la historia a pesar de haber «ganado» las elecciones, esto se debe a una caída del voto de los partidos tradicionales del capitalismo más que a un aumento espectacular de los partidos socialdemócratas. No obstante, en la primera fase de los nuevos gobiernos dirigidos por los socialdemócratas, es inevitable que haya algunas esperanzas entre los sectores de la clase trabajadora de que las cosas «mejoren». Sin embargo, estas esperanzas serán poco profundas y se romperán con relativa rapidez. En algunos casos, los partidos socialdemócratas serán representantes más fiables de los intereses de la clase capitalista que las fuerzas cada vez más debilitadas y divididas de los partidos capitalistas tradicionales. También es notable que los Verdes, de nuevo a menudo a pesar de haber desempeñado ya un papel nefasto en el gobierno en las últimas décadas, están teniendo un nuevo impulso electoral en varios países, alimentado por el deseo de actuar sobre el cambio climático. Ahora forman parte de gobiernos de coalición en Alemania, Irlanda, Austria, Bélgica, Finlandia, Escocia y Luxemburgo, a veces con partidos abiertamente de derechas. El resultado inevitable será el desmoronamiento de cualquier ilusión de que ofrezcan una alternativa de izquierdas a los partidos del establishment, o de que sean capaces de tomar medidas eficaces para hacer frente a la crisis climática.

Populismo de derechas

El otro canal electoral que los sectores de la clase media y trabajadora están tomando para expresar su ira es, por supuesto, el populismo de derechas y las fuerzas de extrema derecha. Los Hermanos de la Extrema Derecha de Italia, que celebran abiertamente el gobierno de Mussolini, han superado a la Liga en las encuestas de opinión, en parte debido al apoyo de la Liga al gobierno de Draghi. En Francia, el tertuliano neoliberal y ultraderechista Zemmour está muy cerca de Le Pen en algunos sondeos para las elecciones presidenciales, con ambos entre el 15 y el 20% de los votos. Aunque no es lo más probable, no se puede descartar que uno u otro gane las elecciones presidenciales. En todo el continente, dado el vacío de la izquierda y la bancarrota de los principales partidos capitalistas, existe un espacio para el desarrollo de fuerzas de derecha-populistas. En Gran Bretaña, por ejemplo, uno de los pocos países donde actualmente no hay ninguna formación significativa de este tipo, es sólo porque se ha subsumido temporalmente en el apoyo al ala Johnson del Partido Tory. A medida que crezca el enfado por el fracaso de Johnson en «nivelar» a las comunidades de la clase trabajadora, surgirán nuevas formaciones de derecha.

En general, las formaciones de extrema derecha siguen siendo fundamentalmente electorales. Sin embargo, su crecimiento y el del populismo de derechas han dado confianza en algunos países a las bandas fascistas, y a un cierto aumento de activistas de extrema derecha dentro de las fuerzas policiales y militares. También hemos asistido a un aumento de los ataques racistas y de los atentados terroristas de extrema derecha, estos últimos generalmente llevados a cabo por «lobos solitarios». Al mismo tiempo, el estado de ánimo antirracista de la mayoría, en particular de los jóvenes, ha crecido, como lo demostró el apoyo masivo al movimiento BLM en 2020. A medida que se desarrollen los movimientos de masas de la clase trabajadora, los populistas de derecha tenderán a retroceder. Sin embargo, dada la ausencia de partidos obreros de masas con programas de lucha en esta etapa, pueden resurgir y lo harán.

En Europa del Este, las fuerzas nacionalistas de derecha están en el poder en Polonia y Hungría y están ganando apoyo en algunos otros países. En Estonia, por ejemplo, los populistas de la derecha nacionalista están por delante en las encuestas de opinión por primera vez. En Polonia, el Partido de la Ley y la Justicia (PiS) pudo ganar las elecciones generales de 2020 en parte porque había dado algunas migajas a la clase trabajadora durante su primer gobierno, incluyendo la reducción de la edad de jubilación, el aumento del salario mínimo y la introducción de una prestación por hijo. Esto se ha combinado con el azuzamiento del nacionalismo, el aumento de la represión y el ataque a los derechos de las mujeres y de las personas LGBTQ+. Cuando en 2016 el gobierno del PiS intentó por primera vez atacar el derecho al aborto, que ya era extremadamente limitado, se vio obligado a retroceder por un movimiento masivo. Ahora ha implementado una prohibición prácticamente total del derecho al aborto.

Estamos entrando en un periodo con una serie de características complicadas, en particular la ausencia de partidos obreros de masas y el espacio que sigue habiendo para el populismo de derechas. Sin embargo, sería un grave error considerar estas complicaciones como las características más importantes de la época en la que entramos. Lo que será central son las crisis del capitalismo y las luchas de masas que se desarrollarán en respuesta a ellas. Bajo los golpes de martillo de la experiencia desde 2007/8, la comprensión de amplios sectores de la clase obrera ya había dado enormes pasos adelante en comparación con el período posterior al colapso del estalinismo. Al amparo de la pandemia, se ha producido una mayor radicalización, aunque aún no se haya revelado del todo. Los próximos acontecimientos verán saltos mucho más grandes hacia adelante, y oportunidades para construir poderosas secciones del CIT en todo el continente donde comenzamos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here