Inicio Economía El informe «La desigualdad mata» de Oxfam arroja luz sobre la pobreza...

El informe «La desigualdad mata» de Oxfam arroja luz sobre la pobreza en el mundo

480
0
Compartir

Joe Fathallah, Partido Socialista de Cardiff Este (CIT Inglaterra y Gales)

El informe «La desigualdad mata» de Oxfam arroja luz sobre las horribles condiciones de pobreza que sufren miles de millones de personas en todo el mundo. Esta situación se ha agravado aún más durante la pandemia del virus Covid: el 99% de la población mundial está ahora en peor situación que antes. El informe señala que, al mismo tiempo, los diez hombres más ricos del mundo han duplicado su riqueza.

Es difícil imaginar los niveles de desigualdad que se exponen en estas páginas. Estos hombres más ricos tienen ahora más riqueza que los 3.100 millones de personas «de abajo». Si gastaran su riqueza combinada a un ritmo de un millón de dólares al día, tardarían más de 400 años en conseguirlo todo.

Se calcula que 5,6 millones de personas mueren al año en el mundo neocolonial por falta de acceso a la sanidad. Al menos 2,1 millones de personas mueren cada año de hambre y malnutrición. Millones de personas han muerto por falta de acceso a una vacuna Covid, ya que el suministro y la distribución están restringidos por la necesidad de beneficios de las empresas farmacéuticas.

Oxfam utiliza la expresión «violencia económica», diciendo: «Las políticas económicas y la cultura política y social están perpetuando la riqueza y el poder de unos pocos privilegiados perjudicando directamente a la mayoría de la humanidad y del planeta, siendo las personas que viven en la pobreza, las mujeres y las niñas, y los grupos racializados y oprimidos los más afectados».

Es indudable que los gobiernos capitalistas sirven a los intereses de los más ricos a costa de todos los demás. Aunque Oxfam considera que esto necesita una mera corrección, en realidad, esta situación está profundamente arraigada en el sistema capitalista.

«Rediseñar radicalmente»

Oxfam concluye que «podemos rediseñar radicalmente nuestras economías para que se centren en la igualdad». ¿Qué significaría esto en términos prácticos, y cómo podría lograrse?

El informe propone «recuperar la riqueza extrema a través de impuestos progresivos», e «invertir en medidas públicas potentes y probadas para acabar con la desigualdad». Los socialistas apoyan los intentos de gravar a los superricos y los programas de obras públicas destinados a proporcionar empleos y servicios.

Sin embargo, los multimillonarios encuentran formas de evitar y evadir incluso los impuestos que actualmente deben pagar. Por ejemplo, Amazon, propiedad del segundo hombre más rico del mundo, Jeff Bezos, no pagó ningún tipo de impuesto de sociedades en el Reino Unido en 2020, a pesar de tener unos ingresos por ventas de más de 44.000 millones en Europa.

Esto se logró procesando las ventas en el Reino Unido a través de una empresa de fachada con sede en Luxemburgo. Incluso si el impuesto de sociedades para las grandes multinacionales se duplicara o triplicara, el resultado neto sigue siendo cero si no hay nada que gravar.

Tanto el gobierno laborista del Reino Unido posterior a 1945 como el régimen de Roosevelt en Estados Unidos en los años 30 y 40, pusieron en marcha medidas para crear puestos de trabajo en el sector público a gran escala. Y, a corto plazo, aumentó el nivel de vida de una parte de la clase trabajadora.

Esto ocurrió en un momento en el que el sistema capitalista se encontraba en una situación económica desesperada, y después de 1945 debido a la enorme destrucción de la guerra. Los súper ricos de la época comprendieron la necesidad de reconstruir las economías, incluso a costa de parte de sus beneficios, para evitar levantamientos revolucionarios de la clase obrera.

Hoy en día, en países capitalistas avanzados como Gran Bretaña y Estados Unidos, los gobiernos se han esforzado por privatizar cada parte de la economía. Esto es para proporcionar salidas de inversión más rentables a los capitalistas, reemplazando la industria que se ha perdido durante el mismo período.

Muchos de los súper ricos son ahora especuladores en lugar de inversores directos, y no desempeñan ningún papel en la economía real. En su lugar, apuestan en los mercados monetarios con bonos y «futuros».

Esperar que los superricos se den por vencidos y renuncien a su riqueza es una utopía. Incluso las reformas más suaves, como las propuestas por el líder del Partido Laborista británico Jeremy Corbyn en su programa electoral de 2017, son recibidas con indignación e histeria por quienes controlan la economía y sus portavoces. Crear una economía «centrada en la igualdad» significa crear una economía socialista, poseída y controlada por la gente de la clase trabajadora, en lugar de una pequeña élite súper rica.

La profesora de economía Jayati Ghosh, en su prólogo al informe, afirma: «En los últimos dos años han muerto personas que contrajeron una enfermedad infecciosa porque no se vacunaron a tiempo. Aunque esas vacunas podrían haberse producido y distribuido más ampliamente si se hubiera compartido la tecnología». Esto requeriría la nacionalización de la industria farmacéutica, la puesta en común de los recursos disponibles y la abolición de las patentes de vacunas.

Medidas socialistas como ésta requieren movilizaciones masivas de la clase trabajadora y de los pobres, tanto en los países capitalistas ricos como en el mundo neocolonial, para barrer a los capitalistas, a los especuladores y a sus secuaces en los gobiernos y las fuerzas estatales.

Los movimientos de masas en Sudán, Líbano y Kazajstán muestran el poder potencial de la clase trabajadora. Oxfam reconoce el poder de los movimientos sociales, citando casos como el de Black Lives Matter, #NiUnoMenos contra la violencia contra las mujeres, y las protestas de los agricultores indios, como conquistas contra las desigualdades estructurales.

Pero para lograr sus objetivos, los movimientos tendrán que estar armados con un programa socialista, y un partido de la clase obrera capaz de aplicarlo. Un movimiento así puede extirpar el cáncer del capitalismo y comenzar el proceso de construcción de un mundo socialista sin pobreza ni desigualdad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here